Lunes 19 de febrero del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2016-08-08 a horas: 14:35:10

La bomba

Pablo Cingolani

Aunque la historia se escriba siempre al revés, Hitler, Churchill y Roosevelt coincidían en lo básico: el enemigo principal se llamaba Stalin y su odioso comunismo. Para ellos, era la reencarnación de Gengis Kan, pero más malvado aún: quería abolir la propiedad privada. Ese era su pecado capital.

Pablo Cingolani

Pablo CingolaniHistoriador, periodista, explorador. Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1963. Reside en La Paz, Bolivia, desde 1987. Como historiador, realizó estudios sobre los derechos argentinos sobre las islas Malvinas y los problemas de tierras en la puna de Jujuy, la explotación cauchera en la Amazonía y la historia minera de Los Lípez potosinos.

Trabajó como redactor y colaborador en una docena de medios gráficos de La Paz y sus artículos también se publican en medios de Argentina, Chile, Ecuador y España. En video, dirigió con Gastón Ugalde ?Imagina Bolivia? y la primera serie de documentales sobre áreas protegidas. Encabezó expediciones ecohistóricas desde 1980, explorando, entre otras, la región de Iruya-Baritú, Cumbres Calchaquíes y la puna jujeña en Argentina, el desierto de Atacama en Chile y casi todos los parques nacionales de Bolivia, en especial en Lípez, Chaco y Amazonía.

Creador de la Expedición Madidi que ya realizó 4 versiones a distintos sectores poco explorados del parque del mismo nombre y declarada de ?interés nacional? por el congreso boliviano.

Contactos con el autor
close

Contacto con Pablo Cingolani




12 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Por eso, cuando el austríaco demente del bigotito se lanzó contra la URSS, todos respiraron aliviados: los nazis acabarían con los soviéticos. Luego, Occidente acabaría con esa desviación aria, racista, perversa, de la Europa blanca, culta y civilizada, madre de los Estados Unidos, y juntos volverían a ser las naciones democráticas y libres en un mundo de bárbaros.

Más no contaban ni con la decisión psicópata de Stalin ni menos con el increíble sacrificio del pueblo ruso. La batalla de Stalingrado y Leningrado resistiendo el asedio de los nazis son algunos de los ejemplos más claros de heroísmo y de la voluntad humana por escribir una historia diferente.

Cuando, al fin, Hitler cayó derrotado en el Volga, se pone en marcha la operación Manhattan, la fabricación de la bomba más devastadora de todas, la bomba atómica. La propuesta se la hizo a Roosevelt un emigrado alemán de origen judío, el físico Albert Einstein. Roosevelt, que moriría antes de arrojarla, aceptó de inmediato. Einstein, es considerado un genio y un benefactor de la especie humana (a la cual, ayudó a destruir).

En abril de 1945, Berlín cae en manos de los soviéticos. Empezó una venganza atroz, peor que Dresden. Los eslavos se ensañaron con sus antiguos verdugos. Las violaciones masivas en la Alemania rendida fueron solo el principio. Los yanquis empezaron a aterrorizarse: ¿Qué harían las tropas mongolas de Moscú si invadían nuestra amada tierra WASP? Mientras tanto, los bombarderos USA devastaban al único país del Eje que seguía en guerra: Japón. Tokio y demás ciudades eran arrasadas por bombas incendiarias, convencionales. Los muertos sumaban cientos de miles. Era una sangría a diario: Hirohito no aguantaría mucho más.

Muere Roosevelt. Asume Truman, otro demócrata, como los Clinton o como Obama. A él le tocó la decisión de arrojarla. Y lo hizo. No dudó. El 6 y el 9 de agosto de 1945. Contra la opinión de sus propios generales que le decían: Japón ya está vencido. Los militares no entendían de política: el enemigo era Stalin, que ya había movido tropas al norte de China y estaba dispuesto a invadir Japón y volverlo una isla roja.

Las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, en realidad, fueron una advertencia contra el mandamás del Kremlin. Detente, demonio, que las próximas serán contra vos. Japón capituló. Su emperador dejó de ser sagrado. Empezaba la Guerra Fría. Por caminos insondables, sigue hasta hoy. Es lo que el Papa Francisco llama “la tercera guerra mundial no declarada”.

Dos meses atrás, Obama visitó Hiroshima. No pidió perdón y dijo, hipócrita, que su recuerdo no debía desvanecerse nunca. Habría que preguntarle a que cosa se refería. Si a la memoria de Stalin o a los norcoreanos o a la inmoralidad absoluta de matar de un saque a 300 mil seres humanos sólo por enviarse un mensaje entre genocidas.

Fuimos viudas e hijos del rock and roll y herederos perpetuos de la bomba. Hasta que llegó la televisión de la globalización de los marines de los mandarines de Washington para volver a poner todo en su sitio: el de la estupidez rampante y la frivolidad desquiciante que nos domina. La bomba mediática es una versión siniestramente mejorada de la ultra secreta bomba H. No demuele hoteles ni ciudades. Tampoco mata. Cría zombies. El que ganará en noviembre, cualquiera de los dos, es uno de ellos. ¡Dios salve al mundo de Hillary o de Donald Trump!

Otros artículos de Pablo Cingolani

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014