Sábado 15 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2016-04-19 a horas: 17:59:32

Sectores sociales pierden el miedo y el gobierno pierde autoridad

Miserable oferta salarial encabrita a los trabajadores

Miguel Lora Ortuño

La burocracia, que hasta la víspera pregonaba su adhesión al proceso de cambio, se ve obligada a rechazar la oferta de aumento salarial del 4% y anuncia que convocará a movilizaciones. El 8% que plantean los dirigentes oficialistas tampoco satisface a las bases del movimiento obrero. Hay que organizar pactos intersindicales desde las bases para emprender una movilización nacional.

Miguel Lora Ortuño

Es maestro y dirigente sindical.

Contactos con el autor
close

Contacto con Miguel Lora Ortuño




12 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El Ministro Arce Catacora, con el argumento de preservar la salud de la economía nacional en momentos que caen vertiginosamente los precios de los hidrocarburos y de los minerales en el mercado mundial, ha anunciado de manera oficial a la mesa de negociaciones que trata el problema económico salarial un miserable incremento de 4%. Este anuncio ha caído como un balde de agua fría para todos los sectores de trabajadores del país y las reacciones se han dejado sentir inmediatamente.

Los representantes de los fabriles y de los maestros urbanos han abandonado la mesa de negociaciones anunciado que rechazan la oferta por ser insultante a la miseria por la que están atravesando sus bases; los dirigentes de las confederaciones y federaciones, de las diferentes centrales obreras departamentales y de los sindicatos de base, a pesar de que hasta la víspera juraban su fidelidad al “proceso de cambio”, han anunciado que rechazan la oferta gubernamental porque no palia la difícil situación por la que está atravesando sus bases, algún dirigente ha graficando que ese incremento significa 2 bolivianos diarios que no sirve para cubrir ni siquiera los gastos de pasajes diarios de uno de los miembros de la familia.

La burocracia de la COB, de manera completamente inconsulta porque en ninguna instancia –menos en el último Congreso- se ha discutido y aprobado esa postura, ha planteado como referencia para la discusión el incremento del año anterior (8.5 %). El magisterio ha denunciado que la posición de la burocracia cobista es vergonzosamente capitulante porque ese porcentaje que plantea está lejos de satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores.

Por su parte, los empresarios privados han propuesto que las negociaciones salariales se hagan en cada uno de los sectores y no de manera global como ahora se está haciendo. Argumentan que la situación de las empresas no es homogénea, unas están en condiciones de dar incrementos y otras no. Señalan que muchas empresas, por estar al borde de la quiebra, no podrán soportar ningún incremento de sueldos y salarios, de lo contrario –indican casi con tono de amenaza-, aún con el 4 % se verán obligadas a paralizar sus actividades.

Como de costumbre, las contradicciones que se dan entre empresarios y gobierno son aparentes; en la práctica, existe una política concertada entre ambos para cargar sobre las espaldas de los trabajadores y de la mayoría de los hambrientos de este país todo el peso de la crisis económica mientras se pone a buen recaudo las ganancias del patrón.

Los asalariados no pueden ni deben abandonar el principio de que los sueldos y salarios deben servir para garantizar la sobrevivencia, en condiciones normales, de la fuerza de trabajo; por esta razón es que la única referencia válida para calcular el tamaño del salario es la suma de las necesidades vitales del trabajador y de su familia (salario mínimo vital) que en el lenguaje sindical en Bolivia se llama canasta familiar. Para que los sueldos y salarios no pierdan su valor adquisitivo por el permanente proceso inflacionario que se vive, es preciso lograr que éstos suban de manera automática y en la misma proporción que suben los precios de los artículos de consumo.

La postura de los dirigentes sindicales de mostrarse radicales rechazando la propuesta gubernamental es hipócrita, ellos están vendidos en cuerpo y alma a la política anti obrera del gobierno pro empresarial del MAS. En la primera inflexión de la movilización mostrarán su verdadera cara de agentes de Evo Morales. Como ellos no garantizan nada, menos la lucha consecuente por un verdadero incremento de sueldos, corresponde organizarse desde las bases a través de pactos intersindicales con los sectores que ya empiezan a salir a las calles. El magisterio paceño ha avanzado bastante en este trabajo, anuncian que se movilizarán de manera conjunta con los médicos, los trabajadores de salud, los trabajadores de la Caja Nacional de Salud, etc.

LOS SECTORES PIERDEN MIEDO Y DESAFÍAN AL GOBIERNO

Después del referéndum del 21 de febrero, cuando todos esperaban que el gobierno asumiría con humildad los resultados adversos de la consulta popular, contrariamente ha asumido una actitud agresiva y acentuado sus rasgos autoritarios; ha arremetido en su campaña contra los sectores urbanos donde su derrota ha sido contundente y, como de costumbre, ha hecho esfuerzos por demostrar que la campaña por el NO estuvo generosamente financiada por el imperialismo y la derecha tradicional. Evo Morales, en uno de sus últimos discursos, ha sostenido que las redes sociales estuvieron asesoradas por doce técnicos norteamericanos de origen centroamericano que penetraron al país subrepticiamente para burlar el control de la migración.

Los conflictos sociales que se han suscitado a raíz de los efectos de la crisis económica han sido combatidos sañudamente como si fueran artificiales y cuyo interés estaría orientado a desestabilizar al gobierno, la burocracia sindical de todos los sectores ha reproducido esta política arremetiendo contra los sectores movilizados y las tendencias revolucionarias en el seno de los sindicatos. La COB, las direcciones sindicales nacionales y departamentales se han esmerado agresivamente a contener todo brote de movilización en sus respectivos sectores y, de manera desafiante, concurren por órdenes del gobierno a la CONALCAM y a los actos políticos que organiza el oficialismo.

En el sector educativo ha acentuado la aplicación de la Reforma pachamámica a través de la Resolución Ministerial 01/2016 que, esencialmente, es anti docente y anti educativo porque está orientado a profundizar la flexibilización laboral obligando a los maestros a trabajar más con sueldos de hambre y el recorte sistemático de sus conquistas profesionales y sociales.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurría en el pasado donde las masas retrocedían frente a la arremetida del gobierno y los conflictos sociales nacían y se diluían aisladas, ahora adoptan una actitud desafiante y no se arredran ante las amenazas de las autoridades. Es ejemplar la conducta de la gente de capacidades especiales que marchan penosamente hacia la sede el gobierno; las autoridades han intentado contener la marcha con la promesa de instalar negociaciones a condición de que suspenda la marcha, los marchistas han rechazado la maniobra y han señalado que, si el gobierno quiere negociar, debe ser en el camino y que los representantes del gobierno lleven ofertas claras y no simples subterfugios como eso de garantizarles trabajo en las reparticiones del Estado y en las empresas privadas. Saben que gozan de la simpatía nacional e internacional y se siente seguros de que tienen el sartén por el mango.

Los maestros urbanos en su último Congreso Nacional Ordinario les han dado una paliza al gobierno y sus operadores, los agentes del Ministerio de Educación han sido derrotados a pesar de las pandillas de matones contratadas y de la chorrera de plata que han hecho circular; sus sirvientes han sido ignominiosamente expulsados de todos los niveles de la dirección nacional y del Consejo Nacional de Disciplina Sindical, brazo operativo de la burocracia sindical para la represión contra las tendencias revolucionarias en el seno del magisterio urbano.

Los curas han publicado una carta pastoral denunciado que el narcotráfico ha penetrados a todos los niveles del Estado, incluido el aparato represivo (policía y ejército); denuncia que ha causado revuelo en el oficialismo y Evo Morales ha dado un ultimátum a los obispos para que digan qué gobernantes están implicados en el narcotráfico. Sorprende que los curas hubieran respondido desafiantes al gobernantes indicando que los ultimátum no corresponde en un Estado democrático. Para el colmo, en la inauguración de la Conferencia episcopal, se han ratificado en el tenor de la carta pastoral y, de manera provocativa, han señalado que en Bolivia faltan líderes “honestos y veraces” que represente genuinamente los intereses del país. A todo esto se suma la actitud rebelde del cura Xavier Albó que, en pleno acto de su condecoración con el Cóndor de los Andes, le ha dicho a Morales en su cara que no le queda otra que obedecer los resultados del referéndum y descansar para dar la oportunidad a otra gente (como Choquehuanca por ejemplo) para que se proyecten como nuevos líderes hacia las elecciones del 2019.

No es que los curas, de la noche a la mañana, se hubieran vuelto rebeldes y revolucionarios o que los marchistas con capacidades especiales y los maestros hayan superado sus naturales limitaciones de clase, se trata de la expresión de un cambio que se está operando en la situación política. El gobierno del MAS cada día va perdiendo autoridad entre los sectores que no ven satisfechas sus necesidades y están convencidos que están frente a un gobierno incapaz, parlanchín, abusivo y demagogo. Es uno de los rasgos que configura el inicio de una futura situación política revolucionaria.

El talón de Aquiles de este proceso es el retraso en la incorporación a la movilización del movimiento proletario de las minas nacionalizadas que no logran liberarse de la ilusión de que, apoyando al gobierno, van a lograr financiamiento para que Huanuni y Colquiri sigan operando y se garantice de esta manera la estabilidad de sus fuentes de trabajo.

EL OFICIALISMO INSISTE EN DIVIDIR A LAS ORGANIZACIONES CONTESTATARIAS

El objetivo del paro cívico en Cochabamba, la demolición de un puente que al cabo de ocho meses de uso ha colapsado, al principio apareció como demasiado pequeño, pero en diferentes reuniones del Comité Cívico se decide elaborar un documento que contempla 12 puntos, entre ellos la exigencia de más presupuesto para educación y salud.

Comprometen su acatamiento la mayoría abrumadora de las instituciones afiliadas, con excepción de la Central Obrera Departamental y la organización de los productores de leche. La COD aparece en el escenario coreando el argumento de la gobernación en sentido de que se trata de un movimiento político de la derecha que busca desestabilizar al gobierno y al proceso de cambio.

El paro fue exitoso porque varios sectores importantes se incorporaron de manera decisiva: los transportistas que paralizaron todo el tráfico en la ciudad y las provincias bloqueando con sus movilidades los puentes y las bocacalles; los comerciantes minoristas que realizaron también bloqueos y movilizaciones; los comités cívicos provinciales que participaron de manera activa bloqueando los caminos y paralizando los centros urbanos más importantes de las provincias. También expresaron su decidido apoyo los universitarios, los maestros urbanos y otros sectores.

La población en general, lejos de expresar su malestar por las incomodidades que implica una medida de esta naturaleza, mostraba sin disimulo su adhesión al paro alentando a los bloqueadores y proporcionándoles agua para saciar la sed en un día bastante caluroso. De esta manera se confirma, una vez más, el análisis que hace el trotskismo sobre las particularidades actuales de la situación política. Hemos señalado que los sectores mayoritarios de los centros urbanos conformado por la clase media en todas sus capas, el movimiento obrero (sobre todo el fabril), el magisterio, los universitarios, los comerciantes minoristas, etc. han entrado a un proceso agresivo de diferenciación política respecto al gobierno del MAS, han superado el miedo que hasta la víspera era un obstáculo para la profundización y la generalización de las movilizaciones.

La reacción del gobierno no se ha dejado esperar, el Ministro de Gobierno y luego el Vice Ministro Rada, en sendas conferencias de prensa, han deslegitimado al Comité Cívico señalando que sus miembros son autonombrados, su principal dirigente ha sido acusado de haber pertenecido al MIR como prueba de que el paro era político inspirado por la derecha tradicional. Posteriormente las bartolinas del Trópico de Cochabamba han anunciado que conformarán otro comité cívico más legítimo en los próximos días. Todo hace pensar que el gobierno tiene decido conformar una organización paralela controlado políticamente por los sectores oficialistas, así como procedieron en el TIPNIS, el CONAMAC y la CIDOB, aunque la actual situación política es diferente al período comprendido entre el 2010 al 2014 y pueden romperse las narices en la ejecución de esta maniobra.

* El autor es secretario general del Partido Obrero Revolucionario (POR)

Otros artículos de Miguel Lora Ortuño

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 11

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014