Jueves 21 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2016-04-08 a horas: 19:09:04

Prejuicios y mala fe: la pobreza de los historiadores de hoy

Branko Milanovic *

Vivir en una ciudad postmoderna como Nueva York tiene muchas ventajas, pero también algunas desventajas. Entre estas últimas está la ausencia de librerías. Prácticamente la única librería a la que voy en la parte central de Manhattan es propiedad de Kinokuniya, una empresa japonesa, y tiene un90% de libros japoneses, ya sea en japonés o en inglés, de autores japoneses. De manera que apenas sí resulta representativa de lo que lee la gente en Nueva York.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Al principio, parece que no importa mucho, porque puedes encargar muchos más libros en Amazon. Pero la desventaja es que no te puedes hacer una idea de cuál es el Zeitgeist. Desde luego, puedes consultar la lista de superventas del New York Times. Pero eso no constituye un Zeitgeis intelectual: es el Zeitgeist de los lectores de culebrones. O si no, se pueden cotejar las ventas de Amazon autor por autor, libro a libro. Pero, ¿quién tiene tiempo de hacerlo, o quién puede recordar todos los autores que cotejar y comparar uno con el otro?

Así pues, me sentí encantado de descubrir que Londres no se ha deshecho (todavía) de las librerías. Todavía tienen montones de libros, de diversos géneros, y por lo menos el sábado pasado, las librerías estaban llenas de gente mirando y comprando libros.

Examinando más de cerca los libros a la vista, advertí algo peculiar. Casi todos los libros (me gustaría decir que “todos”, pero prefiero ser cauteloso) sobre las revoluciones francesa, rusa y china no solo eran críticos con las revoluciones, centrándose en la destrucción que acarrearon, sino que eran denuncias reveladoras de sus líderes, de su naturaleza asesina y sus perversiones sexuales. Robespierre es un misántropo de gafas verdes que nunca mantuvo relaciones sexuales; Lenin odiaba a la gente y solo quería a su amante; Stalin no sólo fue un asesino de masas sino un depredador sexual en serie, y georgiano (es decir, atezado, moreno y peludo); Mao fue un asesino maníaco y obseso que disfrutaba desflorando jovencitas.

Sentí algo extraño. Los autores, que más parecían pertenecer a la escuela sensacionalista del periodismo que ser historiadores, reaccionaban, supongo, al endiosamiento de estos líderes por parte de sus seguidores, tratando de hacer lo contrario. Por la misma razón por la cual, cuando se quiere denigrar al cristianismo, el budismo o el Islam, se sacan detalles desagradables de las vidas de Jesús, de Buda, o de Mahoma, estos autores tenían la necesidad de hacer lo mismo con los líderes revolucionarios.

Paradójicamente, lo que hacían no era mucho mejor que lo que hacían sus antagonistas, los que endiosaron a los fundadores de religiones seculares. Un grupo los representaba como sobrehumanos, otro grupo quería derribarlos, no solo en tierra sino en el barro. Ninguno de ellos prestaba mucha atención al hecho de que esa imagen fuera tan unilateral, y, en un caso, hagiográfica y, en el otro, malintencionada. O a que fuera completa.

Pero lo que yo pensaba que esos historiadores sensacionalistas (muchos de los cuales enseñan en las más prestigiosas universidades) dejan de lado es que resulta imposible explicar un movimiento, sea “bueno” o “malo”, por las virtudes o vicios personales de sus dirigentes, o por si nacieron ricos o pobres, en una familia pequeña o grande. Me contaron que Alemania quedó paralizada no hace mucho por varios meses de debates acerca de los testículos (sea aquí una cuestión singular o plural) de Hitler. ¿Nos dice esto algo acerca de la ideología nazi, del movimiento, de su ascenso y caída? De manera parecida, ¿nos dicen algo las costumbres sexuales de Lenin, Stalin, Mao, o por incluirlos también, de Roosevelt y JFK, sobre la razón por la que la gente les apoyaba y les seguía? ¿O sobre las medidas políticas y las opciones que tomaron?

Creo que se trata de un cambio lamentable que resulta destructivo para la investigación académica seria y refleja la cultura sensacionalista hoy dominante: todas las acciones deberían explicarse en función del sexo o el dinero o reducirse a ello; y entre quienes “sufren”, la explicación se reduce al miedo. No queda espacio para los intereses económicos de las clases, la ideología y las creencias, la emulación o la abnegación.

Podría ser que estas “historias” no sean realmente historias del pasado sino más bien historias de la época en que se escriben, es decir, de hoy en día. En la época en que no hay creencias y todo se individualiza y comercializa, toda la Historia tiene que explicarse como si fuera producto del vulgar egoísmo de unos pocos individuos. En el pasado, estos individuos eran judíos o masones; hoy en día, son revolucionarios fanáticos y pervertidos sexuales.

Cómo lograron estos individuos convencer a millones de personas de que les siguieran, o cómo, por ser más precisos, se los encontraron esos millones para hacer de ellos sus adalides y líderes, es algo que se ignora y queda sin explicación. Además, la explicación se considera superflua. Retrocedemos a una visión de la historia en la que no hay fuerzas sociales, no hay clases, sino solamente individuos: los dirigentes y los que son dirigidos, leones y corderos en la terminología de Pareto.

Así que, tal vez, al fin y al cabo, tenemos los historiadores que nos merecemos.

* Branko Milanovic es un economista serbio-norteamericano. Especialista desarrollo y desigualdades, es profesor visitante en el Graduate Center de la City University of New York (CUNY), así como investigador titular en el Luxembourg Income Study (LIS). Anteriormente, fue economista jefe en el Departamento de Investigación del Banco Mundial. Fuente: Social Europe Journal, 21 de marzo de 2016. Traducción para Sin Permiso: Lucas Antón.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014