Lunes 17 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2016-03-08 a horas: 09:11:34

Hegemonía mesiánica

Arturo D. Villanueva Imaña (*)

Desde el pasado año 2015 y especialmente a partir de la decisión oficialista de realizar el referéndum modificatorio de la Constitución que perdieron, se ha acentuado muy patentemente en la generalidad de las autoridades y representantes del partido oficialista y de gobierno, aquel ya indisimulado culto a la personalidad, que rebasa con creces (y en forma hasta delirante), un razonable sentimiento de afecto, lealtad y reconocimiento.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

No se trata de un hecho puntual o aislado y ni siquiera puede verse ya, dadas las circunstancias, como una manifestación del llunkerío (servil y sumiso), que la ciudadanía ya había percibido y criticado hace tiempo.

La exacerbación de este supuesto respaldo y defensa del Presidente (convertido en caudillo insustituible e imprescindible), llegó a los extremos de sostener que sin él no existía futuro ni ninguna otra alternativa y que, si no se lo apoyaba en el referéndum, “el sol se esconderá, la luna se escapará y todo será tristeza”. Es más, una vez conocida la derrota del “no” a la pretensión prorroguista, el vicepresidente volvió a ratificar públicamente que “quedaremos como huérfanos” y que “si se va Evo, ¿quién va a protegernos?”.

Más allá del indisimulable carácter colonial, paternalista y patriarcal de esas afirmaciones (que imaginan al ciudadano y especialmente a los pueblos indígenas como seres inferiores, incapaces y totalmente dependientes de lo que pueda hacer el primer servidor público –vaya paradoja!-), el asunto de fondo que se quiere resaltar, es el desplazamiento y sustitución del sujeto social y popular, por esta hegemonía mesiánica (entronizada en la imagen presidencial), que al margen de usurpar el protagonismo de aquel bloque popular que sustenta el gobierno, termina monarquizando, privatizando y concentrando el poder en una sola persona.

Desde esa perspectiva, lo que podría interpretarse como la expresión de un delirante (aunque inofensivo pero no desapercibido) llunkerío amarra huatos; en realidad expresa (sin ocultar), la pretensión de imponer y usurpar aquel protagonismo y hegemonía que le corresponde al bloque social y popular.

Por eso, lo que a la luz de una ingenua credulidad puede aparecer como la más grande lealtad y respaldo, en realidad traduce una sutil, pero no menos grave mutación, que además busca expresamente hacer carne en el imaginario popular.

Es claro que este desplazamiento no puede esperarse que se produzca en la práctica. Es más, no es conveniente en absoluto para esta lógica de reproducción del poder a como dé lugar, porque implicaría deshacerse del principal sujeto de sustento con que cuenta el gobierno. Lo que sucede es lo mismo que con el discurso y la ideología de izquierda que el gobierno y el oficialismo se han apropiado y pretenden privatizar (nunca mejor dicho), porque les permite (al margen de figurar y recibir réditos emergentes de las expectativas políticas que ha despertado internacionalmente), realizar un programa ajeno y antagónico al mandato constitucional y a los sectores populares que dice representar. Este es el verdadero drama.

Sin embargo, ello no es lo único. Cuánto más tienda a arraigarse esta especie de constructo hacia la concentración del poder en unas cuantas personas, más lejos estaremos de la posibilidad de ampliar los derechos, profundizar la democracia y favorecer la participación social y popular. Pero además, mayor será la intolerancia, la descalificación y hasta la represión o anulación de quienes osen criticar y/o (peor) ir en contra de los designios del poder, entronizado en la imagen presidencial.

De hecho una muestra de este afán por imponer la imagen de Evo Morales (y que al Presidente no parece disgustarle), es la divulgación amplia y generalizada en todo tipo de formato y medio de comunicación, que las obras son realizadas, entregadas y posibles, única y exclusivamente por la voluntad e iniciativa del Presidente. Es decir, no se trata del esfuerzo y la contribución del Estado y del pueblo por medio de sus impuestos, sino de la voluntad discrecional del Presidente.

---

arturovillanueva21@gmail.com

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014