Martes 11 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2016-01-07 a horas: 16:49:38

Fenómeno de El Niño en comunidades indígena originario campesinas de Bolivia

Lorenzo Soliz Tito / CIPCA

La presencia del Fenómeno de El Niño del 2015-2016 en el continente ya fue advertida el año anterior. Se prevé que la afectación será con mayor fuerza entre fines de 2015 y marzo 2016, similar a la magnitud del año agrícola 2006-2007.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El gobierno nacional elaboró el Plan Nacional de Prevención Agropecuaria frente al fenómeno de El Niño. Identificó siete áreas de mayor afectación en todo el país, y calculó que 186.526 hectáreas de la macrorregión del altiplano serían afectadas por la falta de precipitaciones pluviales. En el Chaco por la escasez de lluvias unas 760.000 cabezas de ganado estarían en riesgo. Para este plan se asignó un financiamiento de Bs 67 millones.

Actualmente, al cierre del año 2015, la situación en comunidades del área rural es muy diversa según las regiones. A continuación presentamos la situación de gran parte de las zonas de cobertura de CIPCA en Bolivia

Situación en zonas cobertura de CIPCA y alrededores

Altiplano central

Según información de Eduardo Acevedo, Director de CIPCA Altiplano, en esta región se presentaron lluvias torrenciales en los meses de julio, agosto y septiembre, lo que favoreció el rebrote de las praderas nativas para la crianza del ganado sobre todo camélido. En cambio, los cultivos de papa y haba, sembrados en octubre, han sido afectados por las heladas; las comunidades del altiplano central que sembraron quinua en el mes de octubre, están siendo afectadas por la helada y sequía.

Entre tanto, en zonas de Ingavi, Pacajes y Villarroel del Departamento de La Paz, y Sajama, San Pedro de Totora y Carangas, del Departamento de Oruro, aún no se ha realizado la siembra anual de forrajes por la falta de lluvia.

En general, hasta el inicio de este año 2016, son la sequía, helada y la lluvia muy localizada que están retrasando el normal desarrollo de los cultivos. Asimismo, la granizada afecta de manera localizada a los cultivos, como la caída este domingo 3 de enero en la localidad de Achica arriba en el entorno de la ciudad de El Alto.

CIPCA Regional Altiplano organizó en diciembre recién pasado el Foro “La Agroecología en tiempos de Cambio Climático, Gestión de Riesgos y el Fenómeno del Niño”11, con la participación de autoridades de los gobiernos autónomos municipales, autoridades originarias y sindicales, productoras y productores de las provincias Aroma e Ingavi del departamento de La Paz. Asimismo, representantes del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, del Instituto del Seguro Agrario (INSA), del Viceministerio de Defensa Civil, del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (Secretaría Municipal de Gestión Integral de Riesgos) y de la Unidad de Desarrollo Territorial de CIPCA Altiplano. Entre otros aspectos, se ratificó que una de las estrategias para enfrentar los riesgos climáticos es la diversificación productiva espacial y temporal, y las inversiones productivas; asimismo, se establecieron acuerdos para desarrollar acciones conjuntas para afrontar el fenómeno climático.

También, hemos evidenciado que las siembras de papa y quinua en el altiplano central (La Paz y Oruro) están muy localizadas debido a las lluvias localizadas. Aunque no es de la cobertura de CIPCA, en zonas ganaderas cerca de Khonani, La Paz, donde se ha realizado inversiones en captación de agua y siembra de forrajes como la alfalfa, la crianza de ganado bovino lechero presenta normalidad. Situación similar presenta la producción agrícola y ganadera en Caihuasi, Oruro donde se cuenta con sistema de riego desde hace ya muchos años.

En cambio la laguna Huarapata, Oruro, muy cerca de Caracollo, se ha secado por completo, amenazando el bofedal circundante del que se alimentaba el ganado ovino y camélido de las comunidades vecinas. Ello muestra la irregularidad de las lluvias, además muy localizadas en distancias relativamente cortas. La situación evidenciada en la foto abajo, se mantenía al 3 de enero.

Altiplano Sur2.

La siembra de quinua de la campaña agrícola 2015-2016 se inició en septiembre y octubre; pero hay zonas donde se perdió completamente por los fuertes vientos que taparon con arena las plántulas recién nacidas, resultado de la desertificación de los suelos en gran parte de la región circundante al Salar de Uyuni por la ampliación inadecuada del cultivo, estimulado por el boom de la quinua. A ello se suma la falta de lluvias, que está azotando la zona, otra causa para que los cultivos de quinua se hayan perdido en varias zonas de Uyuni, Colcha K y San Pedro de Quemes. Hay familias que han realizado la resiembra por segunda vez (en total tres siembras), esperando rescatar algo de sus inversiones si logran cosechar en la gestión 2016. Según la Cámara Departamental de Productores de Quinua Real Potosí, CADEQUIR, son más de 18.000 hectáreas de cultivo de quinua totalmente perdidas.

La sequía extrema en la región también afecta a la producción camélida (llamas) y a los animales silvestres (principalmente la vicuñas) que deben desplazarse grandes distancias para consumir agua. Juntos a autoridades de CADEQUIR y ARCCA, el equipo de CIPCA de aquella región verificó que en varias zonas las fuentes de agua disminuyeron su caudal y en otros casos se secaron. El caso más alarmante es la laguna de Vilacota en el municipio de Tomave, Potosí, un bofedal protegido y dispuesto por cinco comunidades como área de pastoreo de los camélidos, ahora está completamente seca, por lo que las familias no cuentas ya con agua ni alimentos para su ganado, el bofedal está amenazado.

Hay que recordar que en 2014 hubo una alta mortandad de camélidos por falta de alimentos, lluvia y nevadas. Se tiene el registro de más de 4.000 llamas muertas solo en San Pedro de Quemes (Asociación Regional de Criadores de Camélidos - ARCCA). Si no hay presencia de lluvias en las próximas semanas, esta situación podría repetirse en gran parte de la región perisalar y los Lipez.

Las autoridades municipales, de la Mancomunidad los Lipez y la Gobernación de Potosí recién empezaron a ocuparse del tema casi al cierre de la gestión 2015. Los gobiernos municipales de Tomave, Colcha K, Uyuni, San Pedro y San Agustín están en procura de contrarrestar la sequía con medidas paliativas con el SENASAG Potosí a través de la dotación de alimento para el ganado. Sin embargo urgen medidas estructurales para afrontar esta situación.

Valles interandinos de Cochabamba y Norte de Potosí3

Según el Plan nacional de prevención, en la zona de los valles las acciones deben estar orientadas a la “prevención al déficit de precipitación de Valles”. La situación en los valles interandinos es la siguiente.

Acasio, Norte de Potosí

Al igual que en otros municipios, hay escasez de agua por la disminución de caudal de agua en las fuentes: vertientes y pequeños ríos por lo que hay menor disponibilidad para el riego. Las zonas altas son las más afectadas por la sequía. Hay un retraso generalizado en la siembra de papa y maíz tanto en las zonas altas como bajas. La poca superficie sembrada hasta ahora, fue afectada por las granizadas. El gobierno municipal ha repartido semillas de hortalizas para las familias que cuentan con reservorios y semilla de papa para todos, como política municipal de apoyo a la producción. Torotoro, Norte de Potosí

En general, la situación es de retraso en la siembra temporal de papa y maíz. En la zona alta (Distritos Tambo K’asa, Araria) y en las zonas media (Rodeo, Carasi y Añawani) han disminuido la cantidad de agua de las vertientes y ríos afectando al consumo de agua potable y el riego. Se presentaron granizadas fuertes y medias localizadas, afectando a los cultivos. Se ha registrado la muerte de ganado menor por falta de alimento y agua.

En la zona baja (Julo y Calahuta) hay disminución del caudal de agua de riego y mayor frecuencia en la aplicación del riego. Hubo mayor presencia de granizadas fuertes que ha provocado mucho daño en los cultivos de papaya y limón, que en la época son las principales fuentes de ingresos económicos para las familias de este distrito.

Por ahora, el gobierno municipal de Torotoro, mediante la Dirección de Desarrollo Productivo ha comenzado con la evaluación de los daños provocados por la sequias y las granizadas, que son reportados al INSA y a la direcciones correspondientes de la Gobernación de Potosí. Asimismo, realiza la entrega de insumos agrícolas como fungicidas y abonos foliares para minimizar las perdidas en los cultivos de papaya y limón en el distrito de Julo.

Anzaldo, sur de Cochabamba

No se ha tenido precipitaciones pluviales desde noviembre. También ha disminuido el caudal de las fuentes de agua, por ejemplo, la vertiente de Natalio Sarabia, de la comunidad de Chapini, Municipio de Anzaldo, el caudal fue de 0,08 Lt/seg. en fecha 19/11/14 y al 26/11/15 sólo era 0,01lt/seg. Además se ha registrado el aumento de la temperatura, llegando hasta 28°C, cuando lo normal sería de 20 a 24ºC en la época, hecho que provoca la mayor evapotranspiración. Comunidad de Chillcani, medición del caudal de agua, 10 de noviembre 2015. Foto: María Oblitas, CIPCA Cochabamba.

Esta situación está provocando el retraso en la siembra de cultivos (papa, maíz), aún se espera las lluvias para la siembra de papa, maíz y trigo, pero la época está pasando y sólo tienen margen hasta la primera semana de enero, luego ya será demasiado tarde.

Los efectos de la sequía se dejan sentir con más fuerza que otros años, un indicador por ejemplo es que en Anzaldo, por primera vez, muchos atajados de reserva de agua se han secado y no ha sido posible la siembra temprana. Por la falta de lluvias no hubo recarga de agua en los atajados; a manera de ejemplo, en la comunidad de Torancali nueve atajados están sin agua y otros 23 están en niveles mínimos para mantener los peces carpa que están criando.

Las familias que tenían suficiente reserva de agua en sus atajados pudieron realizar la siembra temprana de papa (papa mishkha) y hortalizas, que ya cosecharon o están a punto de cosechar, aunque algunas tuvieron afectación por la granizada.

La cosecha de agua de riego en atajados para la producción con riego por aspersión y goteo en zonas semi áridas como las del municipio de Anzaldo, Cochabamba, lograron el incremento de rendimientos de los principales cultivos y conservación y mejora de la fertilidad de los suelos; diversificación productiva con la introducción de frutales y hortalizas; construcción de invernaderos para la producción de hortalizas, aportando a la mejora de la dieta familiar con productos diversificados y en mayor volumen; asimismo, con producción excedentaria destinada a la venta que contribuyen a la generación de nuevos ingresos económicos44. Sin embargo la sequía está afectando también estas iniciativas, ya que al no haber recarga de agua puede estar amenazada la producción. Por ejemplo, la familia de Sabino Herbas -que ya cosechó- logró un rendimiento de papa de 7,3 tn/ha en 2014 y sólo de 4,7 tn/ha este año 2015, la causa principal es el déficit en la disponibilidad de agua.

El Gobierno Municipal, mediante su unidad de desarrollo productivo, está realizando el recojo de información de las familias que han sembrado (siembra a secano 2015 -2016), que en el momento están teniendo afectación para la sequía.

Pojo, Cono Sur de Cochabamba

Este municipio no está identificado entre los que tendrá riesgo de afectación por el fenómeno climático. Sin embargo, hay disminución de los caudales de agua en las vertientes naturales y la lluvia es escasa, y hay retraso en la siembra de cultivos. Se han presentado vientos con velocidades mayores a las normales y aumento de la temperatura. Esto sin duda repercutirá en bajos rendimientos de los cultivos a secano y bajo riego. A ello se añaden las variaciones en los precios de los productos, lo que desanima a los productores.

Las acciones emprendidas para hacer frente a esta situación son diversas: campañas de forestación para la manutención de las fuentes naturales de agua; inspecciones técnicas y recopilación de información para la determinación de riesgo y porcentaje de afectación en los cultivos; priorización de inversión en producción agrícola con proyectos de riego y forestación; fomento a la actividades de concertación, información, socialización y alternativas sobre el desarrollo agrícola en el municipio. Igualmente pudimos evidenciar el bajo nivel de la represa la Angostura de Cochabamba, que riega aproximadamente unas 5 mil hectáreas, y un retraso generalizado en las siembras a temporal en partes del Valle alto cochabambino (Carcaje, Arbieto, Tarata, Cliza y alrededores) y en el valle de Sacaba.

Chaco cruceño y chuquisaqueño5

En el Chaco cruceño y chuquisaqueño de la llanura y pie de monte, los municipios de Camiri, Charagua, Boyuibe, Cuevo, Guacaya y Macharetí están en camino a declarar zona de desastre en sus jurisdicciones para hacer uso de recursos públicos y atender la emergencia y efectos negativos que está provocando la sequía, y dotar de agua para consumo humano y para el ganado. Las temperaturas llegaron a 40 y 42º en algunas zonas de la llanura.

Las primeras lluvias se presentaron el 22 de noviembre de manera generalizada y algunas familias sembraron maíz y les fue muy mal por el prolongado veranillo de casi un mes. La situación se ha mantenido sin lluvias hasta hoy, 4 de enero.

Las comunidades afectadas estás gestionando apoyo a sus autoridades municipales. Algunos municipios como Charagua ya tienen un plan de dotación de agua en cisternas pero también la construcción de reservorios de agua.

En cambio, en las zonas donde se hicieron inversiones en riego, captación agua de pozo, instalación de reservorios de geomembrana, entre otras prácticas de manejo de agua y monte aún disponen de agua para ganadería como agricultura, y también de forrajes por las silvopasturas. Un ejemplo es la zona de Yembiguasu, en la Capitanía guaraní, de Macharetí, en plena llanura chaqueña donde se han realizado inversiones en estos rubros. Pero hay que estar alertas a la evolución del ciclo lluvioso y la disminución de caudales y las reservas de agua y alimentos, que si no hay lluvias, igualmente puede ser afectada.

Al margen de varios casos como el mencionado en párrafo anterior, en general en esta zona chaqueña (llanura y pie de monte) se prevé que será un año malo para la producción, a lo que se suma el desánimo de los productores por los bajos precios de los productos como el maíz, provocado por el incremento del contrabando desde la Argentina.

En cambio en el Chaco subandino (Monteagudo, Huacareta), la situación es menos dramática ya que se han presentado lluvias con cierta regularidad y ha permitido el desarrollo casi normal de cultivos por la disponibilidad de agua y también la recarga de acuíferos.

Santa Cruz, Chiquitanía y Guarayos

En San Ignacio de Velasco, según información del equipo de CIPCA Santa Cruz, los caudales de agua han disminuido tanto para el consumo humano como para el consumo del ganado. Asimismo, las lluvias se han presentado tardíamente y han retrasado la siembra. Se ha iniciado con la plantación de la piña por ser un producto agrícola menos exigente en humedad.

En cuanto al ganado bovino y ovino de pelo, la sequía y la consecuente baja disponibilidad de forrajes repercute en la pérdida de peso del ganado y proclive a contraer enfermedades. La sequía y las fuertes olas de calor, también han provocado incendios que no provienen de las quemas ni chaqueos sino por la presencia de cristales (sobre todo botellas) que con el sol en determinada posición o ángulo se genera el fuego que luego se expande. Los incendios incluso provocaron la perdida de viviendas en La comunidad de La estrella y Tierra Firme.

En Guarayos, las lluvias han sido tardías y localizadas. También se plantó piña por ser un producto agrícola menos exigente en humedad. Está en riesgo la siembra de maíz, de la variedades nativas, que normalmente se siembra en octubre y noviembre. Asimismo el arroz precoz o noventón. Se espera que hasta enero se pueda concluir con la siembra tradicional. La situación del ganado en esta zona aún no es preocupante porque puede ramonear en lugares donde hay forrajes y humedad. Al igual que en la Chiquitanía se han presentado incendios y altas temperaturas, con quema de pasturas.

En las comunidades Pueblos Unidos del Movimiento sin Tierra (Municipio El Puente), según información de algunos de sus dirigentes, la siembra de invierno fue mala, no lograron buena cosecha y ahora están más con deudas que no pueden saldar con sus acreedores y tienen dificultades para iniciar la siembra de verano 2015-2016.

Amazonía norte y sur

En el Departamento de Pando y la Provincia Vaca Diez6, hasta el 18 de diciembre recién pasado se han presentado lluvias retrasadas y escasas por lo que muchos de los sembradíos se perdieron por la sequía; en otros casos, las familias han preferido no sembrar aún, lo que tendrá retrasos en la disponibilidad de alimentos. En algunos municipios sólo se ha sembrado en las zonas de bajio, cercana a la orilla de los ríos, mientras que en las alturas aún no ha iniciado la siembra.

Una vez más los sistemas agroforestales, al igual que contribuyeron a resistir las inundaciones del año 2014, ahora están contribuyendo a aminorar los efectos de la sequía amazónica. En el caso del cacao, por ejemplo, recién está floreciendo cuando las mazorcas ya deberían estar en crecimiento y maduración, pero habrá producción.

Pese a la escasez de lluvias en la región, el nivel de las aguas en algunos ríos como el Sena, ya subió, y proviene de la cordillera boliviana y peruana. A estas aguas que provienen de las zonas altas, localmente se denomina “agua gateadora”. La subida del nivel fue tal que se llevó la plataforma que instaló la empresa encargada de la construcción del puente sobre el rio Sena.

CIPCA y las Asociaciones de Productores Agroforestales organizaron cuatro intercambios de experiencias de gestión de riesgos en los municipios de Guayaramerín, Riberalta, Puerto Gonzalo Moreno y Puerto Rico. Fue un espacio de análisis de los riesgos climáticos como base de propuestas de acciones de mitigación, adaptación y control. En cada evento se identificó acciones y estrategias conjuntas para incrementar la capacidad de respuesta. Se socializó los avances en el desarrollo de políticas públicas, proyectos y acciones en apoyo a las iniciativas en las comunidades. En cada intercambio se realizaron visitas a terreno para compartir las prácticas que se vienen desarrollando para hacer frente a los efectos del cambio climático y diverso tipo de riesgos.

Las instituciones y organizaciones participantes: APA zonales de Riberalta, Guayaramerín y Puerto Gonzalo Moreno, Asociación de Productores Agroforestales de la Región Amazónica de Bolivia (APARAB), las Federaciones y Centrales Campesinas de los tres municipios, los gobiernos municipales de Riberalta y Guayaramerín, la Mancomunidad de Municipios del Norte Amazónico de Bolivia (MAMUNAB), la Secretaria de Desarrollo Amazónico (Gobernación de Beni), el Corregimiento de Riberalta, SENASAG, el Programa Amazonía Sin Fuego (MDRyT), Defensa Civil, Visión Mundial y CIPCA Norte Amazónico.

En la Amazonía sur, según información de Fátima Zelada, Directora de CIPCA Beni, a partir de los primeros días del mes de diciembre recién se iniciaron las lluvias, las cuales no son tan continuas, pero permitió la siembra de los cultivos con cierta regularidad. Sin embargo, ya se ha registrado la crecida de los ríos del Tijamuchi y Mamoré, que son aguas de las lluvias en tierras altas (“agua gateadora”). El río Apere en cuyas orillas viven al menos cinco comunidades del territorio Indígena Multiétnico TIM-1 también registra la crecida de las aguas, tanto así que a partir de mediados del mes de noviembre, ya no se podía ir por tierra a la comunidad San José del Cavitu, donde existen importantes superficies de bosques de cacao, debido a que las aguas pasan por encima del puente.

Ratificación de Lecciones y algunas propuestas

Queda ratificado una vez más que las inversiones realizadas en perspectiva de largo plazo tienen resultados, no sólo en inversiones físicas sino también en recursos humanos e institucionalidad. En las zonas donde hasta ahora no se han realizado inversiones para la captación y reserva de aguas (represas, atajados, aljibes, depósitos de geomembrana, entre otros) ni para el manejo de cuencas, etc. la escasez de agua es evidente. La agricultura sigue dependiendo de las lluvias y dada la carencia o escasez de agua, las siembras se han retrasado o se ven afectadas por la sequía. Situación similar se presenta en la crianza del ganado.

En cambio allí donde se han realizado inversiones para el consumo humano, la agricultura y ganadería la situación es muy distinta, aún hay disponibilidad de agua para todos los usos, sin desconocer que hay una baja de caudales y que puede provocar escasez, si continúan las bajas precipitaciones pluviales, pero la capacidad de soporte ante este tipo de eventualidades se mucho mayor. No desconocemos el incremento de las temperaturas, heladas y granizadas o vientos fuertes, que si bien no son fenómenos nuevos, su magnitud o variabilidad, sin duda afectan no sólo la producción sino la vida de la población que la padece.

Las inversiones en sistemas de riego de diverso tipo están mostrando sus frutos en la producción agropecuaria. En el caso de los atajados, fortalecen los sistemas productivos, pero otros de mayor magnitud, como el caso de Sacabamba, contiguo a Anzaldo, donde se ha realizado la transformación de la producción de secano a riego en la cuenca de Ch’iara Qhochi7, según la información del equipo de CIPCA Cochabamba, la producción de la siembra temprana es normal y están ya cosechando la papa y hortalizas, salvo alguna afectación de la granizada en alguna zona. Hace una década la producción de esta zona dependía enteramente de las lluvias, y con seguridad la población ya hubiera migrado hoy, de no ser el sistema de riego.

Asimismo, casos como el citado Yembiguasu donde se perforaron pozos, se instalaron reservorios de geomembrana y se hace manejo de bosque y agua con silvopasturas, entre otras medidas la ganadería criolla mantiene su nivel de producción.

De igual manera, los sistemas agroforestales de la amazonía están mostrando sus virtudes para hacer frente a la sequía amazónica, de ellos obtendrán las familias campesinas e indígenas sus alimentos pero también estarán en condiciones de destinar al mercado para aportar a la seguridad alimentaria de la población urbana. Así, estas y otras iniciativas ya desarrolladas en el país han mostrado sus resultados y virtudes.

Hay que tomar en cuenta los espacios de intercambio, interaprendizaje y de coordinación interinstitucional como los aquí mencionados que pueden contribuir enormemente en la previsión y gestión de riesgos, pero también de circulación de saberes y conocimientos, de iniciativas, proyectos e inversiones previstas.

Por todo ello proponemos:

Intensificar y ampliar inversiones no sólo para el manejo del agua sino para la gestión integral de los recursos naturales en perspectiva de cuencas y territorios que sean productivos y resilientes al cambio climático. Inversiones en iniciativas que generen cambios estructurales y no solamente paliativos momentáneos.

Replicar con la participación y aporte de las diferentes instancias estatales y a mayor escala iniciativas como las arriba indicadas puesto que han mostrado sus beneficios y su capacidad para hacer frente a fenómenos climáticos adversos.

Iniciar con prioridad la década del riego, para ampliar de 254 mil hectáreas (INE, Censo agropecuario 2013) a un millón de hectáreas que se propuso en la agenda productiva Sembrando Bolivia. Hay muchísimos proyectos elaborados que esperan ser financiados: sólo a manera de ejemplo está el Proyecto del Sistema de riego de San Antonio del Parapetí, en Charagua, en el Chaco cruceño, cuyo costo asciende a 12.300.000 $US para regar 2.000 hectáreas.

De todas maneras, ahora será necesario atender las emergencias y prioridades emergentes del fenómeno climático. Por ello, además de insistir en inversiones en perspectiva de largo plazo, proponemos la compra o reserva de semillas cuanto antes para la recuperación de la capacidad productiva, para aquellas zonas y cultivos que se prevé se perderán en magnitudes significativas. Dotar de semillas y ganado mejorado para recuperar la autonomía productiva del sector es el reto mayor.

No sólo comprar semilla mejorada o certificadas sino también de las variedades locales allí donde se ha podido mantener y cosechar pese a los efectos climáticos adversos

No será suficiente resarcir daños a través del INSA, será necesario asegurar que los productores reinvierta en semillas, ganado e insumos para recuperar o mantener su autonomía productiva. Un criterio podría ser la dotación combinada de recursos en efectivo y semillas, ganado e insumos, por ejemplo.

---

NOTAS

1 Valentín Pérez, miembro de CIPCA Altiplano.

2Basado en información de Gonzalo Aguirre, Responsable de CIPCA en Uyuni.

3Basado en información de Juan Carlos Alarcón, Director de CIPCA Cochabamba.

4Esta propuesta, implementada por comunidades de la parte alta del Municipio de Anzaldo con el apoyo de CIPCA Cochabamba, fue reconocida entre las cuatro propuestas institucionales por su aporte a la innovación tecnológica por el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) en ocasión del Primer Concurso Nacional de Innovaciones Tecnológicas, y Tercer Encuentro Boliviano de Innovaciones Agropecuaria y Forestal, llevado a cabo en la ciudad de Cochabamba, los días 26 y 27 de noviembre de 2015.

5Basado en el informe de Alejandra Anzaldo, Directora de CIPCA Cordillera.

6Información de Heydi Teco, Vincent Vos y Roberto Menchaca, de CIPCA Norte Amazónico.

7CIPCA Cochabamba concluyó su trabajo en el Municipio de Sacabamba el 2014, donde acompañó la construcción e implementación del sistema de riego Ch’iara Qhochi por casi dos décadas, desde la gestación de la idea de proyecto.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 24

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014