Jueves 18 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2015-10-13 a horas: 00:31:57

Mesa 18: Fuimos la mosca en la sopa de Evo Morales

Carlos Crespo

Dos semanas antes, si preguntaban sobre la implementación de la Mesa 18, la respuesta probablemente era hasta negativa entre la movida cochabambina y contactos nacionales: no fondos, temor a la criminalización, divisiones internas, es decir, condiciones totalmente adversas; pero había entusiasmo por lograrlo.

Carlos Crespo

Contactos con el autor
close

Contacto con Carlos Crespo




15 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

De esa manera, colectivos, organizaciones sociales, activistas, académicos, varios curtidos en la organización de la Mesa 18 el 2010, nos juntamos y rápidamente contactamos los participantes, se elaboró la convocatoria, programa, y a negociar un local en Tiquipaya.

El acuerdo básico era organizar, como el 2010, un espacio o foro autónomo auto convocado, para, como señala el texto de la convocatoria, “denunciar al gobierno de Evo Morales, extractivista, destructor de la naturaleza y genocida de los pueblos indígenas y comunidades locales.”, y visibilizar las diversas resistencias locales. Al mismo tiempo, “platicar y reflexionar colectivamente, sobre los otros mundos que estamos construyendo, otros modos de relacionarnos entre nosotros y con la naturaleza. Una zona autónoma, donde indígenas y no indígenas, urbanos y rurales” se junten fraternal y horizontalmente. Un espacio de alegría, festividad, pero también de indignación.

En términos organizativos, la experiencia de la Mesa 18 “recargada” evidencia la eficacia del trabajo colaborativo, horizontal, no partidario, en red.

“Nos vigilan. Actúa normalmente”

La Mesa 18 estuvo sometida, desde su inicio, al intenso escrutinio y sabotaje por parte de los poderes gubernamentales. Un caso es el local; 24 horas antes de la inauguración del evento, la dueña del local nos informa que, por aspectos de salud, desistía de alquilarnos el boliche; luego nos enteramos que un familiar suyo trabaja en la alcaldía "masista" de Tiquipaya. Asimismo, durante los dos días, funcionarios de inteligencia, vestidos como empleados de salud o intendencia municipal, recorrieron el nuevo ambiente donde nos vimos obligados a trasladarnos, otra chichería valluna, solo que sin chicha.

La ley seca en Tiquipaya durante los días de la Conferencia Mundial de Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de los Derechos de la Madre Tierra, solo mostró la doble moral del “proceso de cambio”, pues mientras se prohibía la venta de chicha, hecho que generó una carta de protesta de su sindicato, el consumo de Coca Cola y otra gaseosas corporativas y tóxicas eran de circulación normal en el evento.

“Somos el rayo que anuncia la inminente tormenta”

Fue una mesa de la verdad. En un país donde la mentira y la desinformación son política de Estado, los testimonios y exposiciones enfatizaban en la necesidad de decir su verdad, sobre la forma cómo opera la intolerancia gubernamental, sin que hasta ahora nadie les escuche.

La Mesa 18 fue de mucha pasión, bronca, dolor. Los testimonios de la represión en Takovo Mora nos conmovieron hasta las lágrimas. Pero también nos dio valor darnos cuenta que las luchas ecologistas en Bolivia están siendo liderizadas por mujeres: las doñas del TIPNIS, doña Silvia de Vandiola, las mujeres del Poopó, la joven dirigente takana.

Los gobernantes que han apostado por los transgénicos deben preocuparse, pues la Mesa 18 también acogió a un emergente movimiento de consumidores urbanos que están por una alimentación saludable. El movimiento antinuclear en la zona sur de la ciudad de La Paz fue otra sorpresa de la Mesa 18; su resistencia es inspiradora para los lugares alternativos que el gobierno está pensando (el altiplano de Oruro).

La Mesa 18 reunió a quienes han perdido el miedo a la intolerancia gubernamental. Estaban dirigentes de centrales, subcentrales, ayllus, intelectuales, funcionarios públicos, que seguramente serán criminalizados por haber participado de la Mesa, pero están dispuestos a dar batalla.

La presencia de políticos e intelectuales desencantados del MAS y el gobierno de Evo Morales fue notoria, pero de ellos se destacó la participación de Pablo Solón, en su momento embajador de Bolivia en NNUU y jefe de la delegación boliviana en las negociaciones sobre cambio climático. Sus contundentes datos del engaño de la lucha contra el cambio climático en el país, destruyeron toda la retórica ideológica gubernamental.

Y fuimos tapa de la prensa escrita, las principales agencias de noticias nos dieron cobertura, superando nuestras expectativas. Ganamos la batalla mediática.

Finalmente fue un espacio no partidario, diverso, fraterno. Construimos una zona liberada y autónoma.

“No tenemos demandas, nosotros somos la demanda”

La existencia de la Mesa 18 en sí misma es un hecho destacable, más allá de las conclusiones y su contenido. Los sentimientos, argumentos, pasiones compartidas, son la base de estructuración de redes de cooperación y resistencia. El consenso de la necesidad de unir, conectar las resistencias se observa en el documento de conclusiones, que entre sus puntos principales promueve la llamada “Alianza por la Vida”.

Una conclusión controversial es la inclusión del rechazo a la reelección del presidente, que, se ha dicho, le daría un tono político partidario –de hecho, nos han acusado de ser manipulados por la derecha-. Debemos entender tal resolución en el contexto de rabia de los y las presentes: la destrucción de pueblos y la naturaleza en Bolivia a nombre del progreso y el “derecho al progreso” solo puede ser detenida impidiendo una nueva reelección del “Jefazo” y su consorte.

Cochabamba, Octubre 2015

Otros artículos de Carlos Crespo

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014