Martes 21 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2015-08-24 a horas: 06:34:26

Polarización y división como instrumento político

Arturo D. Villanueva Imaña (*)

A inicios del mes de marzo del presente año, cuando las campañas electorales municipales y departamentales se encontraban en su auge, compartí un artículo titulado “Amenaza y chantaje como instrumento político” (Ver: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=196366).

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

No era la primera vez que los más altos dignatarios del actual gobierno amenazaban, porque ya lo habían hecho antes por ejemplo con los empresarios, a quienes se les dijo que si querían respaldo y garantías “no debían meterse en política”. Utilizaban un libreto muy propio de los gobiernos derechistas, autoritarios y antidemocráticos, haciendo gala de una de las más repulsivas prácticas políticas que se había enseñoreado para acallar, amedrentar y hasta aniquilar a la oposición y lo que se entendía como “activistas o subversivos”.

Lo penoso y lamentable es que una vez más vuelve a repetirse en voz del Vicepresidente Alvaro García Linera. Esta vez contra ONGs bolivianas a las que al mismo tiempo de descalificar y acusarlas de realizar activismo político, también las amenaza con expulsarlas, contraviniendo los más elementales derechos constitucionales.

Esta nueva arremetida (que se suma a la realizada contra periodistas y medios de comunicación como la denunciada por Amalia Pando), ya no puede ser entendida como un hecho aislado de intolerancia. Ya ni siquiera es únicamente un acto de arrogancia conservadora y reaccionaria que pretende arrebatar y apropiarse del derecho de hacer política, como si éste fuera un atributo y propiedad privativa del gobierno y los partidos políticos, y prohibida para todos los demás (incluido el pueblo y los movimientos sociales), que tienen el derecho de expresarse, disentir y hacer política, porque sencillamente constituye la principal relación que se establece entre el Estado y la sociedad civil. Muchísimo más, cuando existe un proceso de cambio y transformaciones en cuya dinámica política todos deberíamos aportar y participar.

Entonces lo que debemos preguntarnos y pensar es: cuáles son las profundas motivaciones (más allá de la evidente arrogancia y autoritarismo expresados), que explica semejante actitud que ya no constituye una excepción, sino la regla de la práctica política gubernamental.

Y entonces seguramente alcanzaremos a comprender que de lo que se trata NO es únicamente de un acto profundamente colonial y autoritario por el cual se pretende someter o amedrentar a todo(s) aquello(s) que se oponga(n) a los designios gubernamentales, o, que además pretende dar un sentido perverso y maligno a toda acción política que no forme parte o sea diferente de la oficial; sino que se tiene el propósito de polarizar y dividir a la sociedad.

Una sociedad polarizada y dividida, queda inerme y debilitada, y prácticamente no tiene opciones, por la sencilla razón de que es muy difícil imaginarse la existencia de una mayoría que NO esté dispuesta a sentarse en la mesa de los “poderosos que gobiernan”, y/o que no haya terminado sucumbiendo a las tentaciones del poder, o las amenazas y el miedo.

Entonces la apuesta resulta clara: la mejor manera de conservar hegemonía y anular toda posibilidad de alternancia (incluida la formación o aparición de nuevos líderes), o el surgimiento de opciones alternativas; es fomentar la polarización y división de la sociedad y sus movimientos sociales emergentes. Mucho más cuando se ha logrado, vía cooptación, prebendalismo y canonjías, controlar cúpulas de sectores sociales afines, cuyos caudillos (también para afianzarse y consolidar su privilegiada situación) terminan reproduciendo está práctica autoritaria y colonial.

La conservación y reproducción del poder y el gobierno entonces, ya ha dejado de guiarse y ser hace mucho tiempo un servicio pasajero para “gobernar obedeciendo”, y se ha pervertido como objetivo supremo. Pero también es claro que toda acción provoca una reacción opuesta de la misma fuerza y potencia.

---

(*) Sociólogo

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014