Miercoles 20 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2015-06-09 a horas: 14:52:12

Crisis académica en el sistema nacional universitario

Fernando Benito Salazar Ortuño *

A poco de dos meses de ser aprobado la Resolución Rectoral RUC No. 01/15, sobre titulación de docentes extraordinarios en la Universidad pública Mayor de San Simón, los medios de comunicación y población en general censuran dicha medida y exigen que “los docentes deben dar examen para dar clases”. Esta mirada es correcta si de lógica y racionalidad se trata, pero al mismo tiempo es incompleta en estricto sentido, por los siguientes argumentos comparativos.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Primero, debemos diferencias tres elementos en el conflicto, uno es el ingreso a la docencia y los otros son la permanencia y ascensos de la calidad docente (examen de titulación).

Sobre el ingreso de nuevos docentes.

Las Universidades Públicas (estatales) del país cuentan con un reglamento de acceso a la docencia, mismo que varía en cada una de las universidades, pero que en general este se realiza mediante convocatorias públicas o internas, tablas de calificación que emiten las carreras y facultades a través de sus consejos conformados paritariamente por docentes y estudiantes. Los consejos forman comisiones para la recepción de exámenes de conocimiento a cargo de docentes del área (y a veces se omite estas pruebas), evaluación didáctica a cargo de alumnos, plan de estudios calificado por alumnos y docentes, méritos o curriculum a cargo de comisión de docentes y estudiantes. Entonces, se observa el poder real que tienen los estudiantes en este proceso que puede tener más del 50% de la calificación.

A esta regla también se aplican los casos de docentes invitados y docentes que toman las cátedras de materias por prelación (derecho de dictar la misma materia en cursos paralelos o materias afines ejercidas por lo general por docentes titulares o docentes extraordinarios).

Hasta antes del conflicto en la UMSS este proceso de admisión docente no fue cuestionado a nivel interno, ni por la población y medios de comunicación. No obstante de tiempo en tiempo surgieron denuncias de favoritismo, nepotismo e incluso corrupción, por algunas gestiones de consejos de carrera y/o facultativos (cogobierno docente – estudiantil), que llegaron a favorecer como docentes a profesionales con nivel de licenciatura recién titulados y/ licenciados con escasa experiencia. Estos casos son pocos y de ninguna manera puede atribuirse a la mayoría de los docentes.

Otra limitante en las universidades públicas es que el único requisito que exigen las convocatorias es el título básico de licenciatura en el área (o afines) y un curso diplomado en educación superior.

En el caso del resto de los diferentes tipos de universidades del país, el ingreso de sus docentes se da, en general, a partir de convocatorias y calificación de méritos (currículum). NO SE TIENEN NINGÚN TIPO DE EXÁMENES Y LOS ALUMNOS NO CALIFICAN A SUS DOCENTES, quienes califican los méritos son docentes que no necesariamente tienen el mismo nivel que los postulantes (un licenciado o magister puede calificar a un doctor). Esto se da en las Universidades Militares (EMI, Colegio Militar, Academia...) en las Universidades de la Policía Nacional (Academias de Policías), en las Universidades Indígenas (Casimiro Huanca del Chapare y las otras del país) y en todas la Universidades Privadas. Esta práctica de contratación, nunca fue, ni es cuestionada hoy en día por la opinión pública, ni por medios de comunicación y menos por los estudiantes, cuyo único rol es el estudiar. Es más, muchos de sus docentes son al mismo tiempo decentes de las universidades públicas como las de San Simón.

La peor parte de esta irracionalidad es el vacio de normativas básicas sobre contratación docente en las anteriores Leyes de Educación y en la actual Ley Avelino Siñani. Pero este vacío se encuentra también en los organismos de acreditación de carreras universitarias, tanto nacionales (CEUB o Ministerio de Educación), como internacionales (MERCOSUR). Estas acreditan las carreras de universidades públicas o privadas con el nivel de excelencia sin tomar en cuenta los vacíos y dispersión académicas en la contratación y calidad de sus docentes universitarios, a sabiendas que en cualquier universidad de prestigio internacional lo mínimo que se exige para ser docente es contar con un nivel de formación de máster y doctoral con amplia experiencia, donde los que califican el ingreso de docentes son pares académicos con superior nivel de formación o nivel meritorio. Los estudiantes no califican a los profesionales que postulan a docencia, ya que un estudiante no puede calificar a un máster o un doctor o postdoctoral.

Sobre el examen de titulación como forma de permanencia y ascensos de docentes.

Un segundo momento en la carrera universitaria docente es el referido a los exámenes de titulación, cuya práctica se inició en la colonia, se mantuvo durante la república y se replicó con la autonomía en la década de 1930s. En la actualidad, hace 20 años el último proceso de titulación implicó un largo y costoso trámite de aplicación, cursos de actualización pedagógica a cargo de departamento académicos, pruebas de conocimiento que toman otros docentes, calificación de méritos por comisión académica, plan de estudio, dossiers y didáctica (a cargo estudiantes).

Este examen de titulación es por una materia, se tiene casos de docentes que son titulares de dos e incluso de tres materias. Para postular a los exámenes de titulación bastaba contar con un título básico de licenciatura (esto hace 20 años cuando había pocos máster y doctores). Los ganadores alcanzan la categoría máxima de docentes catedráticos (y junto con ello elevan de hecho su nivel salarial) solamente ganan la regencia de una materia, pero al ganar una sola materia esta les da derecho en la práctica de permanencia indefinida o vitalicia, pudiendo tomar más de dos grupos de estudiantes y ser designados por prelación a otras materias (afines). A ello se suman derechos políticos como ser únicos en aplicar a cargos de autoridad (en el caso de la UMSS hace pocos años se logró que los docentes extraordinarios puedan también ejercer cargo de autoridad excepto el de rector).

Para que un docente titular mantenga su calidad de catedrático solo tiene obligación de dictar clases a nivel licenciatura en aula, no conlleva ninguna obligación se superación, producción científica y aporte a la nación. Por ello se critica este tipo de jerarquía, ya que ser titular no es garantía de excelencia académica y científica, como tampoco lo es un título de doctor en sí, si es que esta no va acompañada de producción científica.

Esta falta de evaluación continua para permanencia y ascenso generó la llamada “titulación” sea un obstáculo para el desarrollo científico y compromiso total con la academia. Si no tiene obligación el o la “titular” de producir y hacer ciencia no tiene necesariamente necesidad de producir.

Pese a estas limitaciones la UMSS es calificada como una de las mejores universidades de Bolivia y Latino América, ello por su producción de muchos docentes tanto titulares como extraordinarios que cumplen tareas de investigación de alto nivel.

En el caso de los otros tipos universidades (indígenas, militares, policiales y particulares), no existe ningún tipo de examen de titulación ni se tiene como criterio la producción científica. Los mecanismos de permanencia docente son múltiples, como el de invitaciones, renovaciones de contratos, considerando a lo sumo la evaluación de estudiantes y evaluación administrativa. NO EXISTE NINGÚN TIPO DE EXAMEN DE TITULACIÓN.

Sobre el escalafón docente como forma de permanencia y ascensos de docentes.

En cualquier universidad de excelencia académica, rige el escalafón docente (niveles de calidad docente), donde los docentes que logran ingresar a todos los tipos de universidades (públicas, privados y otros) son evaluados por organismos especiales del estado (Secretarías Nacionales de Ciencias y Tecnologías) o por los Sistemas Universitarios, bajo un mismo mecanismo de tabla de calificación, realizado por expertos con títulos de máster y doctores de élite académica; siendo el criterio básico la producción científica de libros, artículos científicos, tutorías doctorales, descubrimientos, patentes, participación en congresos científicos, elaboración de políticas nacionales sobre problemáticas especiales y otras responsabilidades de estado.

Son también este grupo de académicos de élite los encargados de los programas de postgrado a nivel de cursos de diplomado, especialidad, maestrías y doctorados. Vale decir que estos docentes forman la elite científica de un país y son los formadores de futuros docentes universitarios. En el caso Boliviano el tema de postgrado es mucho más dramático que el de pregrado, ya que cada Universidad (pública, privada, militar, policial, indígena) maneja a discreción la contratación de docentes de postgrado sin regirse en Escalafón docente, por ello se tiene la duda sobre si este nivel tiene como fin la especialidad o lucro.

Conclusión.

El conflicto de la UMSS nos muestra el agotamiento de un sistema de régimen docente que prevalece desde periodo colonial, republicano y validado con la autonomía universitaria de 1930. Poco o nada cambio desde entonces, y pese a los casos de alta producción científica en las universidades, estos siempre fueron resultados del compromisos casi individuales de los profesionales y el esfuerzo institucional que logró que hoy en día se tengan más de 150 profesionales con el título de doctor en diferentes disciplinas de la UMSS, así como la formación a nivel máster en su plantel. Con esta base de científicos es posible implementar una revolución universitaria real.

Los grupos de poder político partidario siempre vieron a las universidades como botín político, creando poderosas estructuras en los gremios de estudiantes, docentes y administrativos. Durante la última década se pide que todos sean evaluados por igual, no solo en el ingreso, sino en la permanencia y ascensos. Para esto, reitero, no basta un examen en una sola materia, sino la producción científica. Es necesario que el grupo de científicos sea el encargado de los centros de investigación, de postgrado e incluso en el futuro próximo ser los que tengan el derecho de ejercer como autoridad y cogobierno.

Manteniendo la lógica, también se debe velar por la igualdad de nuestros jóvenes para el ingreso a la universidad (algunas carreras se dan exámenes y en otras son casi ficticias, pero existen casos de las becas PAE en que bachilleres por recomendación de sus organizaciones y dirigentes ingresan directamente a la universidad, pagado por la Gobernación) la permanencia estudiantil, esto es que la actual gratuidad en la UMSS que gozan los universitarios (no pagan matrícula ni colegiatura) y los beneficios como seguro médico, becas comedor, becas trabajo, becas tesis, becas deportes, auxiliares de materia y de investigación (pagados con fondos IDH y recursos institucionales) sea para los estudiantes que vienen a estudiar. Ellos merecen este beneficio, pero se debe regular sólo a cinco años de formación en los que además tengan el derecho de ser dirigentes y cogobierno; dando incluso uno o dos años de gracia para que concluyan su carrera (sin derecho a ser dirigentes o cogobierno). Esto permitirá dar verdadera oportunidad igualitaria para otros bachilleres que no encuentran cupo para estudiar.

Cuando un partido político busca tomar control de una carrera, facultad o universidad su fin es el partido, colocar a sus militantes como docentes, e incluso a sus allegados y familiares. Poco o nada les interesa la academia, es más sus líderes son estudiantes que estudian 7, 10, 15 hasta 20 años; saltan de una carrera a otra y bajo el título de estudiantes son intocables, estos militantes políticos viven de la Universidad.

Por último, es urgente que las organizaciones sociales, autoridades departamentales y nacionales asuman un análisis integral del problema de las Universidades, y que sus propuestas no sean sólo para la UMSS, sino para todas las Universidades del Sistema Nacional, tanto para aquellas que reciben fondos del Estado (públicas, indígenas, militares y policiales) como para las Universidades Privadas. El no abarcar el tema integral y comparativo, es caer en una parcialidad incompleta que volvería meros portavoces e instrumentos del grupo político troskistra POR que mediante su frente universitario URUS pretende controlar toda la universidad.

Es posible cambiar el Sistema Universitario, hagamos historia juntos.

---

Es docente Investigador IESE – UMSS, salazarofer@yahoo.com

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 12

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014