Lunes 22 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2015-02-18 a horas: 15:49:31

Cambio climático, ese par de palabras

Gustavo Guzmán *

¿Es el cambio climático, verdaderamente, una preocupación que merezca el altisonante adjetivo universal? Más aún: ¿será cierto que hay, verdaderamente, un empeño universal en los líderes políticos mundiales por salvar el planeta de la crisis climática? Más todavía: ¿será verdad que los océanos y la atmósfera del planeta se calientan como nunca antes, que los volúmenes de las masas polares y glaciares retroceden —como nunca antes—, que los fenómenos climáticos extremos son cada vez más frecuentes, que todo eso se debe a las emisiones de los llamados “gases de efecto invernadero”, que esas emisiones tiene origen antropogénico (obra de los humanitos) y que provienen, fundamentalmente, de la quema de combustibles fósiles, de las emisiones industriales y de la quema de bosques? ¿O será que estamos frente un engaño también universal urdido por unos oscuros conspiradores ecologistas, entre ellos miles de científicos y ambientalistas? Algo más: ¿sabe usted qué son, cuántos son y cuál es el efecto los gases de efecto invernadero?, ¿tiene que saberlo?

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

***

Así como se plantean, las preguntas parecen emanar —dirá usted, lector— un cierto tufillo socarrón, y hasta quizá una atrevida dosis de cinismo. Sí, algo de eso hay, y es algo que merece una explicación. Se trata de apenas un recurso retórico que nos permita ingresar en el tema y provocar su atención, algo poco importante, sin embargo, porque —convendrá usted conmigo, lector— a pesar de lo mucho que se escribe, se dice y se escucha sobre el cambio climático, a pesar de tanta conferencia aquí y allá, a pesar del abrumador convencimiento de científicos y ambientalistas sobre la abismo catastrófico al que nos aproximamos como Especie, ¿acaso puede afirmarse que el “ciudadano normal”, el “ciudadano de a pie” —usted y yo—, tiene plena conciencia de las dimensiones del acelerado deterioro del planeta?

***

Aquí, en estas líneas, a partir de lo dicho, y sin mayores pretensiones que las de un breve recuento periodístico, se abordan apenas un par de planos de la inagotable y multifacética panorámica informativa que nos propone la crisis climática; dos planos que nos sitúan en dos países, los dos “gigantes” de Europa y Latinoamérica: Alemania y Brasil. Y en ambos casos, lo que allí sucede y lo que allí se hace, algo y mucho tiene que ver con lo que sucede y se hace en Bolivia. Se acoge aquí, primero, el llamado “viraje energético alemán”, no sólo porque se trata de la economía más grande y del país más poblado de la Unión Europea; no sólo porque hace apenas unos días estuvo en Bolivia un diputado del partido socialdemócrata alemán (SPD) para hablarnos del tema (y para asistir a inicio de la tercera gestión del presidente Evo Morales), sino porque Alemania tiene previsto cerrar, en siete años más, y como parte de su viraje o transición energética, la última de sus centrales nucleares de provisión de energía. [Bolivia plurinacional marcha en dirección contraria.]

***

La noticia desde Brasil nos dice que la más grande de sus ciudades, São Paulo, se queda sin agua, y que 47 millones de brasileños (de un total de 200 millones) sufre algún tipo de restricción en el suministro de agua. Lo que las noticias no dicen, y sí la escritora, reportera y documentalista Eliane Brum, es que “ni el cambio climático ni todos los problemas socioambientales relacionados con él han tenido impacto alguno en las elecciones estatales y principalmente en las presidenciales. Nada. La mayoría, incluyendo los gobernantes, no parecen percibir que la catástrofe paulista está ligada a la devastación de la Amazonía”. [La Amazonía brasileña devastada, una realidad tan próxima a Bolivia.]

***

Klaus Barthel, el diputado socialdemócrata que visitó Bolivia hace apenas unos días, es un hombre de verbo seguro y pausado. Alemania es el país —el único país en el planeta— que puede exhibir el siguiente puñado de datos y cifras: en cinco años, en 2010, la primera economía europea reducirá en un 40 por ciento las emisiones gases de efecto invernadero; en siete años, en 2022, dejará de funcionar la última de las siete centrales nucleares de energía (de 17 que estaban activas a principios de siglo); hasta hace un año, en 2014, el 25 por ciento del consumo de energía en Alemania procedía de fuentes renovables (eólica, biomasa, y solar); en 35 años, en 2050, el 80 por ciento del consumo energético alemán procederá de esas energías renovables.

***

Fue el año 2000, y a través de una Ley de Energías Renovables, cuando en Alemania se alcanzó el primer consenso político nacional para apagar las centrales nucleares, explicó el diputado Barthel, e incidió, con particular énfasis, en los costos del viraje en el que su país está empeñado: “Tenemos que librarnos de la idea de que la transición energética es cara, por la sencilla razón de que el sistema de energía convencional basado en el carbón y en la energía nuclear es definitivamente más caro, muy próximo al doble del costo de las energías renovables”. Hoy, en Alemania, el costo de un kilowatio/hora de energía nuclear es de 14 o 15 centavos de euro; ese mismo kilowatio/hora, pero provisto por energía eólica, cuesta ocho centavos de euro. Pero además, es poco frecuente en el mundo —insistió Barthel—considerar el costo integral de la energía atómica, es decir, los costos que supone el transporte y almacenamiento de la basura nuclear que produce, y los riesgos que supone: no existe en el mundo entero un solo depósito para esa basura radiactiva.

***

Volvamos a la Amazonía brasileña. La mencionada escritora Eliane Brum cita las 40 páginas de un hermoso texto, El futuro climático de la Amazonia, de Antonio Donato Nobre, un científico brasileño. La Amazonía, el Gran Bosque o el océano verde, tal como la nombra Nobre, cuyo papel es insustituible en la regulación del clima de Brasil y del planeta, ha sufrido, en los últimos 40 años, una deforestación de 762.979 kilómetros cuadrados: tres veces el Estado de São Paulo, dos alemanias, 184 mil estadios de fútbol... un nivel de deforestación acumulada que equivaldría a una carretera de dos kilómetros de ancho entre la Tierra y la Luna (cuya distancia es de 380 mil kilómetros). “La selva sobrevivió durante más de 50 millones de años a volcanes, glaciaciones, meteoritos”, apunta Nobre, “pero en menos de 50 años está amenazada por la acción del hombre”. Algo más: el científico brasileño concluye que hay una única y principal causa para la deforestación de la Amazonía: la ignorancia.

***

Como puede suponerse, en el diálogo con el diputado socialdemócrata Barthel no podía faltar la pregunta sobre la decisión del gobierno boliviano de emprender la construcción de una planta de energía nuclear cuyo costo rondaría los dos mil millones de dólares. Barthel comentó que si ése es el propósito del país, tarde o temprano Bolivia tendrá que responder las mismas preguntas que se hizo Alemania: ¿cuán cara es la energía atómica?, ¿vale la pena sostenerla? Y en cuanto a los dos mil millones de dólares presupuestados, el diputado, discreto y cuidadoso, puso en duda que ése pudiera el costo actual de un reactor atómico.

***

El mundo ha sido siempre ancho y ajeno, para Bolivia, podría decir usted, con sincera amargura, estimado lector.

* Gustavo Guzmán es ex periodista.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014