Jueves 21 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2015-01-22 a horas: 10:54:49

El ceremonial y la profecía

¿Tupac Evo Morales?

Wilson García Mérida

Sol de Pando.- Por tercera vez en una década del Estado Plurinacional, el presidente Evo Morales Ayma será posesionado en una ceremonia ritual con símbolos ancestrales en las ruinas de Tiahuanaco, donde el ungido vestirá atuendos de Inca con engarces de oro. El ceremonial evoca el advenimiento del Pachacuti y sugiere una hegemonía cultural indígena en los actos del Gobierno; pero adolece de una contradicción básica: Evo Morales no asume la plenitud de su transfiguración ancestral al mantener su nombre cristiano-colonial en un rito reservado para los elegidos, para los iluminados del Tahuantinsuyo, para los Tupac…

¿Túpac Evo Morales?

Transcribo a continuación el siguiente fragmento del texto publicado en Los Tiempos el 12 de marzo del 2006:

Ese domingo 22 de enero, día de la posesión formal, también fue una jornada lluviosa y asoleada a la vez, con un arco iris que inspiró a Galeano. Dirigiéndose a los cientos de miles de indios que acudieron a saludar a su Presidente en la Plaza de los Héroes, Evo Morales relató que en la madrugada de ese día tuvo un insomnio que le reveló un Jacha Uru (la alborada después del cataclismo). “A eso de las cuatro de la mañana finalmente logré conciliar el sueño y en esa breve dormitada soñé que me hallaba en una orilla del Lago Poopó, y desde la otra orilla salía el sol, radiante”.

En la antigua sociedad quechua-aymara, a los nacidos en día soleado se les llamaba “Tupac”, que en el doble idioma de los incas significa “iluminado” o “resplandeciente”. Uno de los gobernantes más lúcidos del incario se llamó Tupac Yupanki, que traducido a nuestro español significaría “el solidario iluminado”.

Tupac Amaru en el norte quechua del Titicaca y Tupac Katari en el sur aymara del lago sagrado, fueron caudillos que no sólo tuvieron el mismo trágico final en la lucha contra los españoles. El nombre de ambos tiene el mismo significado: “serpiente resplandeciente”. Amaru en quechua y Katari en aymara quieren decir víbora o serpiente, ser que en la cosmogonía andina simbolizaba la sabiduría y la paciencia, bajo la luz siempre radiante del pronombre “Tupac”.

Ergo: no es aventurado en modo alguno sugerir que el primer Presidente Indígena de Bolivia pudiera llamarse oficialmente Tupac Evo Morales, el Aymara.

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




9 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El 12 de marzo del año 2006 publiqué en Los Tiempos de Cochabamba un ensayodedicado a mi esposa Lidia Limachi titulado “Ese cuento infantil llamado Bolivia”, en gratitud a Lidia por la información que me brindó sobre los mitos del Pachacuti que su abuela le contaba en forma de cuentos para niños en su ayllu puquina-aymara de Chucaracito, en la provincia Saucarí de Oruro. Lidia falleció dos años después, el Día de Todos Santos del 2008, y en su memoria reproduje el artículo del 2006 en varios sitios de internet bajo el título “Noticias sobre la profecía del Pachacuti”.

Aprendí de Lidia Limachi que en la dialéctica andina, que es holística, los fenómenos naturales ejercen un rol social determinante y la historia tiene por demiurgos al sol, la lluvia, las semillas y los ríos. La fecundidad y la fertilidad se rigen por el tipo de relación que establecen los seres humanos entre sí y con los demás eslabones del ciclo evolutivo, incluyendo diosas y dioses. Y de ahí viene la definición de Pachacuti, como Sepúlveda señaló: “Una especie de renacer de las personas que se produce a partir de un fenómeno climático o un gran movimiento social que deriva en una transformación total de las conciencias”.

Evo Morales Ayma es y no es el Pachacuti, sostuve en otro texto publicado ese mismo año, en julio del 2006, a propósito de las corrientes diversas y contradictorias que confluyen y difluyen en la acción política del Presidente Plurinacional.

Pero Lidia Limachi, llamada Sabasta, estaba convencida que el ascenso al poder de Evo Morales era una señal posible de un nuevo Pachacuti en el siglo XXI. Alentaba con toda su inocencia y su fe esa esperanza. Si Evo era fiel a su origen indígena mostrando la humildad, sabiduría y transparencia de sus ancestros, sin ningún odio ni resentimiento, nada oscuro en su alma, los dioses lo bendecirían iluminándolo. “Vendría a serun Tupac”, decía Lidia Sabasta.

“Tupac” quiere decir —en quechua, aymara y puquina— “Iluminado”.

Según Lidia, “Tupac” no era un nombre sino un título, un rango, que sólo podían llevar los elegidos, a saber:

Tupac Amaru, el caudillo letrado que la gran revuelta indígena de 1780 a punto de hacer desmoronar el régimen colonial-criollo del Virreinato de Lima tomando el Cuzco, quien se llamaba —de acuerdo a su partida bautismal impuesta por el régimen colonial— José Gabriel Condorcanqui Noguera. Adoptó el nombre quechua de “Tupac Amaru” (“Serpiente de luz”) de su antecesor el último Inca que se enfrentó a los españoles en el siglo XVI.

Tupac Katari, que en aymara también significa “Serpiente iluminada”, se llamaba para el mundo cristiano colonial Julián Apaza Nina, y encabezó la misma revuelta tupamarista a este otro lado del Titicaca, desde Sica Sica, haciendo temblar el Virreynato de Buenos Aires y su Real Audiencia de Charcas.

La serpiente (amaru en quechua, katari en aymara) para los incas, como para los griegos, simbolizaba el conocimiento y la sabiduría.

El primer Tupac fue Yupanki, hijo del Inca Pachacuti, y padre del gran Huayna Cápac, fundador de Cochabamba. Estirpe de sabios iluminados.

“Si el Evo es fiel a esos ancestros, merece llevar el sobre nombre de Tupac” decía Lidia mientras me contaba los cuentos del Pachacuti que le narraba su abuela en la niñez de su ayllu y mientras veíamos en la TV la posesión del Presidente nacido en Orinoca, colindante al pueblo uru-puquina-chipaya de Lidia—cerca a las estribaciones de Pampa Aullagas en las playas del Poopó—, ungiéndose con los rituales de esos mismos ancestros en Tiahuanaco.

Ese día de enero llovía diluvianamente y estuvo presente en el acto de posesión Eduardo Galeano. “Estábamos tan ciegos de racismo que no vimos el arco iris que teníamos ante nuestros ojos” decía mirando hacia el Illimani, el eterno nevado, el escritor uruguayo que había llegado a La Paz para presenciarese acto de entronización asistida por cientos de miles de indios danzando bajo la lluvia.

Otros artículos de Wilson García Mérida

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014