Jueves 13 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2014-11-09 a horas: 15:25:06

Brasil en su acontecer político

Raúl Prada Alcoreza

Las últimas elecciones han reelegido a Dilma Vana da Silva Rousseff como presidenta de la República Federativa del Brasil. Con esto van cuatro gestiones seguidas del Partido de los Trabajadores (PT). Las elecciones que llevaron a Luiz Inácio Lula da Silva a la presidencia, por primera vez, marcaban una diferencia del 1% entre el ganador y el segundo, la diferencia que llevó a la presidencia a Dilma, por segunda vez, marcan una diferencia menor. Los “analistas políticos” se han apresurado en decir que Brasil está dividido en dos. ¿Lo está desde la asunción al poder de Lula? ¿Antes no estaba? Este tipo de análisis político es pobre, no responde a preguntas, responde a prejuicios.

Raúl Prada Alcoreza

Raúl Prada AlcorezaEscritor, docente-investigador de la Universidad Mayor de San Andrés. Demógrafo. Miembro de Comuna, colectivo vinculado a los movimientos sociales antisistémicos y a los movimientos descolonizadores de las naciones y pueblos indígenas. Ex-constituyente y ex-viceministro de planificación estratégica. Asesor de las organizaciones indígenas del CONAMAQ y del CIDOB. Sus últimas publicaciones fueron: Largo Octubre, Horizontes de la Asamblea Constituyente y Subversiones indígenas. Su última publicación colectiva con Comuna es Estado: Campo de batalla.

Contactos con el autor
close

Contacto con Raúl Prada Alcoreza




15 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Los gobiernos de Lula y de Dilma forma parte de lo que se viene en llamar los “gobiernos progresistas” de Sud América, junto a Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Argentina, el denominado “giro a la izquierda”. Estos gobiernos se diferencian de los anteriores, que ejecutaban un proyecto neoliberal, por su convocatoria populista, por su carácter nacionalista, por su pretensión de marchar al “socialismo del siglo XXI”, aunque las diferencias con las políticas monetaristas, que caracterizaron al neoliberalismo, sean solamente discursivas. Algo que es análogo a los “gobiernos progresistas” es su pragmatismo y realismo político; las llamadas transiciones hacia el socialismo se hacen largas y su objetivo, cada vez, parece inalcanzable, sobre todo por las contradicciones profundas que desatan los “procesos” políticos y sociales.

La pugna de la segunda vuelta se dio entre el PT y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que llevaba a la candidatura presidencial a Aécio Neves da Cunha. Esquemáticamente se puede decir que se enfrentaba un proyecto social, cuyo núcleo orgánico es sindicalista, además de campesinista, por el Movimiento sin Tierra, el movimiento campesino más grande del mundo, contra un proyecto neo-liberal, que, a pesar de nombrarse como Social Democracia, ya no tiene, para nada, el carácter con la que nació la Social Democracia europea en el siglo pasado. Sin embargo, hay que anotar que los tejidos se cruzan. El PT en el gobierno ha generado una burguesía sindical que se ha hecho cargo de las AFPs, manejando millonarios fondos, burguesía sindical, ahora, más cerca de la burguesía tradicional de Brasil, la burguesía industrial, y de la herencia de la vieja oligarquía de “Café con Leche”. Los empresarios brasileros, en realidad, financian a ambos bandos, hacen lobbies en ambos bandos, dependiendo si se trata del Gobierno Federal o de los gobiernos de los estados de la federación. No se puede decir que las gestiones del PT han transformado a Brasil hasta el punto que ya se puede hablar de un “Estado socialista”; estas gestiones han efectuado cambios reformistas, como lo hacen todos los “gobiernos progresistas”, salvando las diferencias; incrementando la inversión social, ampliando la política de los bonos, incursionando estilos de nacionalización de la economía, apoyándose en organizaciones como el ALBA y UNASUR, organizaciones que pretenden encaminarse a la integración. El efecto de estas políticas ocasiona una mejora, no sustancial, de las condiciones sociales de las mayorías, efecto que se manifiesta en el engrosamiento significativo de contingentes poblacionales a las clases medias. Se puede decir que este es el efecto social de los “gobiernos progresistas”. Sin embargo, la sociedad como formación social, no ha dejado de tener las características de formación económico-social capitalista, con las características del capitalismo dependiente, estudiadas por Ruy Mauro Marini.

Algunos “analistas” hablan con respecto de los resultados electorales que llevaron nuevamente a la presidencia a “progresistas”, como una “nueva oportunidad”. Estos “analistas” olvidan que no se trata de oportunidad, como si fuera un juego de azar o de un llamado a la responsabilidad, sino de la mecánica de las fuerzas, del alcance de las contradicciones inherentes a los “procesos”. Los “gobiernos progresistas” están demasiado atrapados en la telaraña del poder como para lograr aprovechar una oportunidad. Como se dice popularmente mucha agua ha corrido bajo el puente. Al respecto, algo que hay que decir categóricamente es que, el cambio de curso, la “reconducción del proceso”, frase empleada en Bolivia, no depende de los gobiernos; éstos forman parte del poder, sino de las sociedades, de lo que hagan los estratos vitales de la sociedad, del mismo modo que la ruptura con el proyecto neoliberal, en lo que respecta a la forma de gobierno, ha dependido de las movilizaciones sociales. Mientras las sociedades se encuentren adormecidas por el discurso populista con tonalidad socialista, no son posibles cambios de curso.

Ciertamente hay que diferenciar el gobierno de Dilma de lo que podría haber sido el gobierno de Aécio Neves, una forma de gobierno de carácter populista a diferencia de una forma de gobierno neo-liberal. Esta diferencia no anuncia una “nueva oportunidad” sino la continuidad de la política pragmática y del realismo político, que, incluso puede encaminarse a mayores retrocesos a mayores analogías con los anteriores gobiernos. No se pueden caer en esos dilemas bizantinos de qué se prefiere, el mal menor o el mal mayor. Lo que importa es saber qué se hace en lo que respecta a postulados irrenunciables como las emancipaciones y liberaciones múltiples, la independencia y la autonomía, la integración de la Patria Grande. Este qué se hace depende de la reactivación de los movimientos anti-sistémicos, no de gobiernos atrapados en el burocratismo, en la corrosión institucional, en el pragmatismo político, que cada vez más es una excusa discursiva que encubre la decadencia.

El análisis detallado de la distribución de la votación en Brasil puede llevarnos a las diferencias del comportamiento en la geografía política, a las diferencias por estratos sociales, encontrando sintonías y di- sintonías; sectores populares que votan por el PT, pero también lo hacen sectores medios altos y parte de la burguesía; sectores medios altos y gran parte de la burguesía, además de la vieja oligarquía terrateniente, vota por PSDB, pero también lo hacen sectores populares, parte de ellos que apoyaron a María Osmarina Marina Silva Vaz de Lima, afiliada al Partido Verde, que salió tercera, contra los pronósticos, en la primera ronda electoral. Estos desplazamientos quizás se deben al desgaste del gobierno del PT, llevando ya cuatro gestiones. No tanto desgaste debido a la prolongada temporalidad, sino desgaste por desencantos populares.

No hay mucho que especular sobre la victoria de Dilma. El PT, sin lugar a dudas, es el partido más fuerte del Brasil; es un partido-Estado, como ocurre con los partidos populistas de América Latina que logran prolongarse en la temporalidad política. Generan tejidos políticos y clientelares en todo el campo social; son pues bloques clientelares de gran alcance. Además, lo que no hay que olvidar, generan tejidos estratégicos con la burguesía nacional, así como se ha efectuado la concomitancia política y social desde Lázaro Cárdenas hasta Evo Morales Ayma, teniendo en cuenta todas las diferencias históricas. En lo que respecta al PT de Brasil está en mejores condiciones de proyectar una geopolítica nacional y continental, que los partidos menores de la llamada “derecha”.

Otros artículos de Raúl Prada Alcoreza

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014