Miercoles 15 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2014-10-06 a horas: 10:21:40

De Comuna a los y las electoras

La discreta comedia electoral

Raúl Prada Alcoreza

Se dice que las elecciones forman parte de la práctica democrática o del ejercicio democrático; esto puede ser cierto si se lo toma de una manera general; pero, ¿qué verdad tiene valor efectivo si es general? Todo depende no solo de las circunstancias sino de las condiciones en las que se ejerce el derecho al voto. No solo hablamos de todo lo que todo el mundo debería saber sobre los requisitos básicos de la democracia como, por ejemplo, independencia del órgano electoral, del tribunal electoral, condiciones administrativas adecuadas para la votación como, por ejemplo, registros verificados de los votantes, basados en un censo científico, también en las estadísticas vitales, además de contar con la adecuada información sobre, no solamente los programas de gobierno, sino sobre la realización material de las políticas gubernamentales, siendo uno de los postulantes el partido de gobierno. Nos referimos a las condiciones materiales y culturales que garantizan la libertad, en todo sentido, no solo de opinión y de expresión, sino de voluntad. No estamos induciendo, de ninguna manera, la discusión hacia los reclamos liberales conocidos, como los relativos a las garantías de los derechos civiles y políticos, sino hablamos de la autonomía plural, la autonomía singular, que puede ser individual, la autonomía grupal, que puede ser comunitaria u otra forma colectiva o social, es decir, hablamos del ejercicio de la potencia social. Para no hacer una lista larga nos quedaremos aquí.

Raúl Prada Alcoreza

Raúl Prada AlcorezaEscritor, docente-investigador de la Universidad Mayor de San Andrés. Demógrafo. Miembro de Comuna, colectivo vinculado a los movimientos sociales antisistémicos y a los movimientos descolonizadores de las naciones y pueblos indígenas. Ex-constituyente y ex-viceministro de planificación estratégica. Asesor de las organizaciones indígenas del CONAMAQ y del CIDOB. Sus últimas publicaciones fueron: Largo Octubre, Horizontes de la Asamblea Constituyente y Subversiones indígenas. Su última publicación colectiva con Comuna es Estado: Campo de batalla.

Contactos con el autor
close

Contacto con Raúl Prada Alcoreza




8 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Si se cumplen estos requisitos y estas condiciones se pueden hablar de democracia, del ejercicio y las prácticas democráticas; de lo contrario, estamos ante una comedia, que simula la democracia, cuando, en realidad se efectúa la coerción múltiple.

El problema de las elecciones del 12 de octubre es que no cumple con los requisitos y las condiciones democráticas, en el sentido del que planteamos. No ha habido un censo científico; lo que ha habido es una farsa, por lo tanto una conducta irresponsable, que se delata cuando se dice que se hizo el censo, pero no se cumplió con el requisito indispensable de la actualización cartográfica. En Bolivia como en gran parte de América latina, salvo en San Paulo, no se cuentan con consolidados registros vitales. Lo que se ha montado es una lista perversa de votantes sobre la base de una ausencia censal. Por otra parte, no hay acceso a la información fidedigna, salvo la propaganda, que no tiene ningún valor objetivo. En esto no solo hablamos del gobierno sino también de lo que se llama eufemísticamente “oposición”. El pueblo, este referente tan amplio, tan aparentemente homogéneo, que significa la voluntad general, no ejerce la autonomía, en sus distintas formas. Se mueve o corporativamente, presionada por coerciones organizativas, en un caso, o por presiones de terrorismo ideológico, en otro caso. El primer caso, se refiere a los aparatos de presión oficialistas; el segundo caso, se refiere a la especulación aterrorizada y terrorista ideológica de la llamada “oposición”. El llamado pueblo, que no es ciertamente, ni homogéneo, ni la voluntad general, no se encuentra en condiciones de ejercer su autonomía, en sus distintas formas; es decir, no se encuentra en condiciones de ejercer y realizar la libertad, concepto moderno que se refiere a la voluntad.

En este artículo no hablamos ni recurrimos a nuestra crítica política, la que establece que el proceso ha muerto, de que estas elecciones significan el entierro del proceso, de que se está yendo a elegir entre una nueva derecha que gobierna, el mejor gobierno de la burguesía recompuesta, la antigua y los nuevos ricos, y la vieja derecha que quiere volver a gobernar; hablamos de democracia, de política. Decimos que no se ejerce la democracia, que no se ejerce la política, en el sentido de Jacques Rancière, sino que se habla de democracia, se habla de política, nombres que se colocan a prácticas de coerción y chantaje.

Este es el problema. La simulación de la democracia, que no solamente se da, como se da, en Bolivia, sino en el mundo. No es un problema de este gobierno, el de Evo Morales Ayma, sino de todos los gobiernos llamados “democráticos”, sean progresistas o no, sean liberales o conservadores, sean de “izquierda” o de “derecha”. No es por cierto el problema de las elecciones del 12 de octubre sino de todas las elecciones, no solamente en Bolivia. El problema en Bolivia es que se trata de un “proceso de cambio” en crisis, que dio marcha atrás. No porque traicionaron los que gobiernan - esta es una explicación ingenua y esquemática -, sino porque se entramparon en las mallas institucionales del Estado-nación, que restauraron, sino porque se convirtieron en engranajes del poder, cono toda revolución, sea socialista, reformista o indígena, que no destruye el Estado y el poder.

Es llamativo que, al respecto, no digan nada, no solo los medios de comunicación, que de la mediocridad en la que se movían, han caído en la calamidad de no informar y no decir nada, convirtiendo los noticiosos en crónica roja, no solo los partidos, incluyendo, sobre todo, al partido oficialista, que han reducido sus discursos a la pobreza grotesca de la diatriba, sino también al “pueblo”, que no reacciona, que se conforma, que es cómplice de esta decadencia.

La decadencia no solamente es culpa de los gobernantes, sino del pueblo que los deja hacer, que no dice nada cuando los gobernantes entregan los recursos naturales, los recursos mineros, los recursos hidrocarburíferios, a las empresas trasnacionales extractivistas. La ley minera es una traición a la patria, tal como tipifica la Constitución a estos actos comprometidos y comprometedores. Los que vayan a votar el 12 de octubre están avalando esta traición a la patria. Tendrán que rendir cuentas a sus hijos y los hijos de sus hijos por este aval entreguista.

No llamamos a no votar, no tiene perspectiva hacer esta convocatoria, pues la mayoría, va a ir a votar. Lo que hacemos es interpelar a los y las votantes. Están firmando la entrega de nuestros recursos minerales a las empresa trasnacionales extractivistas, están firmando el entierro del cadáver de un “proceso de cambio” arrodillado. Están firmando la restauración extendida del Estado-nación, que no es otra cosa que un estado colonial, aunque subalterno. Están firmando la recolonización. Para no seguir con una lista larga, están firmando la repetición grotesca de la simulación política de una revolución que no se da efectivamente sino en la demagogia desbordante de la publicidad y la propaganda.

Otros artículos de Raúl Prada Alcoreza

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014