Miercoles 17 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2014-05-26 a horas: 11:48:57

¿El peor lugar para los trabajadores? La mayor parte del mundo

David Wearing *

El Índice de Derechos Global, Global Rights Index, de la Confederación Sindical Internacional (International Trade Union Confederation-ITUC), que clasifica los distintos países en función de cómo protegen derechos laborales como la libertad de asociación, la negociación colectiva y el derecho a la huelga, se publicó por primera vez esta semana. La imagen que se desprende del mismo es desalentadora.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

De los 139 países analizados sólo se encontró uno, Dinamarca, que respetara los 97 aspectos fundamentales de los derechos laborales tal como se inscriben en la legislación de derechos humanos. Y se concluye que sólo en 18 países las violaciones de derechos son algo que sucede de modo irregular.

En cerca del 40% de estados, los derechos se violaron de forma sistemática o sencillamente carecen de garantías. En 53 países hubo trabajadores despedidos o suspendidos simplemente por tratar de negociar mejores condiciones. Vergonzosamente, el Reino Unido entra en la categoría de naciones en las que se violan habitualmente los derechos en el puesto de trabajo, junto a Sri Lanka, Tanzania y Venezuela, y por debajo de la categoría en la que se incluye a países tales como Albania y Angola.

El índice tiene el potencial para convertirse en una herramienta extremadamente útil. Los derechos laborales son fundamentales para que la gente pueda asegurarse mejor trato en el sistema capitalista o por lo menos protegerse de las formas más indignantes de explotación. El índice de la CSI ayudará a centrar la atención y ejercer presión sobre aquellos gobiernos que no llegan a garantizar estos derechos humanos básicos.

Además, los datos podrían ayudarnos a desarrollar nuestra comprensión del grado en que los derechos de los trabajadores se vinculan al bienestar humano. A primera vista, parece que si comparamos lo semejante –aislando, por ejemplo, los países de la OCDE– encontramos que los países con mejor protección del empleo son a menudo los menos desiguales (por ejemplo, Dinamarca, Suecia y Noruega), mientras que los que registran más violaciones (por ejemplo, el Reino Unido, los Estados Unidos y Portugal) son los más desiguales.

Tal como demostraron Kate Pickett y Richard Wilkinson en su célebre libro The Spirit Level, la desigualdad guarda una correlación directa con un deficiente bienestar humano en toda una serie de indicadores sociales. Es probable que asegurar derechos fundamentales en el puesto de trabajo desmpeñe un papel importante en el combate contra la desigualdad al impulsar la subida de salarios y mejorar así el bienestar humano de modo más general.

Una advertencia muy importante, sin embargo, es que los resultados del estudio han de comprenderse en un contexto global. Si bien hay que pedir cuentas a cada uno de los gobiernos, la denegación de derechos a los empleados es producto también de relaciones de poder que operan más allá de las fronteras.

Muchos países del sur global se han visto efectivamente coaccionados a concentrarse en actividades económicas de bajos salarios "flexibles" por parte de los estados del Norte global, y no menos por parte de instituciones tales como el FMI, la Organización Mundial del Trabajo y el Banco Mundial. Esta presión a la baja sobre derechos y salarios fue un elemento clave a la hora de provocar las revueltas árabes de finales de 2010 y primeros de 2011, por ejemplo. Encarar los problemas que pone de relieve la CSI resulta vital para poner en tela de juicio no sólo el comportamiento de los estados nacionales sino también la dinámica explotadora inherente al mismo capitalismo globalizado.

* David Wearing es estudiante de doctorado de la prestigiosa SOAS (School of Oriental and Asian Studies) de Londres, donde investiga sobre la política británica Oriente Medio. Fuente: The Guardian, 22 de mayo de 2014. Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014