Viernes 19 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2014-05-02 a horas: 14:55:15

¿Qué sentido tienen las elecciones?

Raúl Prada Alcoreza

A estas alturas del partido esta pregunta es pertinente: ¿qué sentido tienen las elecciones? Fuera de ser el mecanismo democrático periódico de la evaluación cuantitativa de las fuerzas, la crisis del “proceso de cambio”, la crisis del Estado, no se resuelve electoralmente. Menos cuando asistimos a la tercera elección general, después de la crisis y las movilizaciones sociales del 2000 al 2005, elección que viene acompañada por apatía, desencanto, falta de entusiasmo y muchas dudas.

Raúl Prada Alcoreza

Raúl Prada AlcorezaEscritor, docente-investigador de la Universidad Mayor de San Andrés. Demógrafo. Miembro de Comuna, colectivo vinculado a los movimientos sociales antisistémicos y a los movimientos descolonizadores de las naciones y pueblos indígenas. Ex-constituyente y ex-viceministro de planificación estratégica. Asesor de las organizaciones indígenas del CONAMAQ y del CIDOB. Sus últimas publicaciones fueron: Largo Octubre, Horizontes de la Asamblea Constituyente y Subversiones indígenas. Su última publicación colectiva con Comuna es Estado: Campo de batalla.

Contactos con el autor
close

Contacto con Raúl Prada Alcoreza




14 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Elecciones donde tanto el oficialismo como la oposición se parecen cada vez más. Ambos se refieren a la Constitución de una manera referencial, ambos se acusan de no cumplirla, ambos reducen la Constitución a una interpretación jurídica, eludiendo su evidencia histórica como acontecimiento político. La oposición acusa al gobierno de ser responsable de actos de corrupción, de alterar inapropiadamente la institucionalidad, de atentar contra los derechos, así como lo acusa de autoritarismo; en algunos casos, de terrorismo de Estado. El gobierno acusa a la oposición de conspiración, de no contar con un programa o propuesta de país, de representar a una minoría de la minoría. También ha sido acusada de actos de corrupción, sobre todo pasados. Como se puede ver, su debate es intrascendente. No toca los problemas fundamentales de la coyuntura y del periodo político.

Un problema fundamental tiene que ver con la Constitución, con las propuestas transformadoras de la Constitución. Tiene que ver con la condición plurinacional, comunitaria, autonómica, intercultural y participativa del Estado en transición. Ni la oposición ni el gobierno tocan estos tópicos; el gobierno, porque considera que estas condiciones se cumplen en la segunda gestión de gobierno. La oposición porque ha decidido no tocarlos, quizás porque se ha dado cuenta que como no hay cambios al respecto, si el Estado plurinacional es tan parecido al Estado-nación, que lo único que cambia son los nombres, entonces es mejor aceptar este Estado plurinacional “realizado” por el gobierno, que pelear contra el proyecto de Estado plurinacional, como lo hizo en el inmediato pasado, cuando se lanzó a la ofensiva contra el proceso constituyente y contra la aprobación de la Constitución. El debate en el que se han entrampado oposición y gobierno los aproxima más que alejarlos. Lo único que disputan son caudales de votos. Nada más.

Entonces estas elecciones que vienen no tienen el valor histórico que tuvieron las elecciones de 2005, tampoco las del 2009, cuando se aprueba la Constitución y se le otorga al MAS los 2/3 de la votación, transfiriéndole el control de todo el Estado, de todos los órganos de poder, el control del Congreso. Las elecciones del 2014 son grises, opacas, sin gracia, sin transcendencia. ¿Tiene importancia quién salga cuando oficialismo y oposición se parecen en sus prácticas políticas, en sus discursos, en sus imaginarios nacionalistas? Quizás sólo como símbolo, el recuerdo de un presidente al que se llamó el primer presidente indígena. Quizás por nostalgia; no por política, pues la práctica política es parecida en ambos bandos.

Es triste y gris el panorama. El MAS se solaza restregando en los rostros de la oposición que no cuentan con un candidato que le haga frente a Evo Morales Ayma. Esta afirmación es casi aceptada por la oposición, que se esfuerza por conformar un solo frente para enfrentarse al MAS. Pero, ¿Qué tiene el MAS? Apenas un símbolo carcomido por sus dudas y vacilaciones, por la cantidad de errores que arrastra. Su candidato a la presidencia ya no cuenta con la vitalidad que desplegó el 2006-2009, tampoco al principio de la segunda gestión 2009-2014. Es un candidato que dice algo sobre un tema conflictivo, para después decir lo contrario. Es un candidato plagado de contradicciones, una imagen deteriorada. Ya no es el líder internacional de la izquierda, de los pueblos, de los indígenas; de alguna manera todos descubrieron el doble discurso puesto en marcha, salvo esa “izquierda” oficial, gubernamental, que se empeña por mantener el mito con los recursos retóricos de la propaganda. Si la gente popular va votar de nuevo por el candidato oficial lo hará sin entusiasmo, más por persistir en una creencia, puesta en duda, más por evitar que vuelvan contra los que luchó y derrotó. Ya no por convicción, como antes, cuando sentía que al hacerlo lanzaba piedras contra las edificaciones del poder. Ahora el poder es el MAS, es Evo Morales Ayma, pero ese poder no es tan distinto al poder de la derecha derrotada.

Las elecciones que vienen serán como una constatación ordinaria, tanto como repetición, orden y letargo. Se constata que el poder, como dominaciones, se reproduce, ya estén unos o estén otros en el gobierno; que al poder, en cierto sentido, le es indiferente quienes estén. Lo importante es que el poder, las estructuras de dominaciones, funcione, dentro de determinados márgenes de maniobra, intervalo en el cual se pueden distinguir los matices. Cuando se den los resultados electorales, se podrá decir: “el proceso de cambio ha concluido”, ha terminado. El oficialismo entenderá que es así porque continúa, porque ha sido ratificado, porque ha cumplido. Pero esto no es más que imaginario. En realidad el “proceso” muere en manos de los que lo condujeron a ese final; decrépito, sin fuerzas para continuar; otoñal, vejestorio; empero, investido de oropeles. Casi un cadáver vestido de traje de gala para disimular.

Esto parce confirmar la curva biológica de los organismos, en este caso de las instituciones; se nace, se crece, se llega a una cúspide; cumbre desde la cual se desciende, en unos casos estrepitosamente, en otros de una manera más lenta. Sin embargo, hay que decirlo; esto ocurre cuando un “proceso de cambio”, cuando una “revolución”, se institucionaliza; entonces va sufrir del deterioro de los organismos y de las instituciones. Otro es el cantar cuando un “proceso”, una “revolución”, no se institucionalizan, cuando mantienen el ímpetu y la intensidad desbocada de la potencia social, de la potencia de la vida, y se mantienen permanentes, renovadas, en la bullente composición creativa de la alteratividad social. Sin embargo, esto de la potencia instituyente y constituyente abierta, permanente, bullente, no suele ocurrir. Lo regular es que el “proceso”, la revolución”, se institucionalice. Condenando a la potencia social, atrapada en las mallas institucionales, a recorrer la curva de su ciclo, de asenso y descenso.

Este panorama interpretado desde la hipótesis de las capturas del mapa institucional y de las consecuencias que conlleva esta captura al atrapar la potencia social, condenando a la energía social, que es energía de vida, a la entropía y desgaste de las singularidades. Energía social manifestada en cuerpos, potencia social realizada en composiciones, ciclos sociales entrelazados, que son como las ecologías, biodiversidades y nichos, donde anidan las interrelaciones y entrelazamientos de los ciclos vitales; por tanto, vida social, en cierto sentido, “eterna”. En otras palabras, los ciclos de la vida, sus entrelazamientos, la perspectiva del Oikos, no se puede figurar, configurar y refigurar, desde la perspectiva individual de los organismos; estos nacen, crecen, llegan a su cúspide, para luego descender hasta morir. En cambio, la vida como integralidad, no funciona ni se despliega de esa manera. La vida, en su forma, contenido, expresión, mecánica, dinámica, integral, como memoria sensible, como genoma y la proliferación de sus formas, no muere, es si se quiere metafóricamente, “eterna”. La vida se mueve en los espesores del espacio-tiempo curvo; el genoma, en sí, no se mueve en el tiempo; en su dimensión virtual, sustentada en la materialidad energética de las dinámicas moleculares, no hay tiempo, aunque el tiempo aparezca, como espacio-tiempo, en la proliferación plural de las formas de vida y sus ciclos.

Por lo tanto, no se puede reducir la vida a la vida de los organismos singulares; así como tampoco se reduce la potencia social a sus capturas institucionales. La potencia social, en su forma libre, de fuga, de creación y composiciones posibles, sigue sus propios recorridos alterativos. Si no fuese así, las instituciones no tendría potencia que atrapar. Si bien parte de la potencia social atrapada en la malla institucional sigue el curso institucional, la otra parte de la potencia social, en verdad, gran parte de la potencia social, aunque dispersa, sigue sus propios cursos proliferantes. El “proceso de cambio”, la “revolución”, atrapado en su institucionalización, va a encaminarse por la vía ordinaria de su propio deterioro; de modo diferente, la potencia social no atrapada, autónoma, desata y teje, a partir de sus dinámicas moleculares, otras composiciones. Este es el secreto, si se quiere, de que la historia no termine, no tenga fin.

Hay dos formas con que la potencia social abre horizontes; una es por la irradiación misma de su propia potencia; otra es cuando choca en los bordes del espacio estriado con las mallas institucionales. Cuando ocurre esto último, las estructuras institucionales son afectadas, impugnadas, exigidas, interpeladas, buscando sus transformaciones. Volviendo al caso que nos ocupa; el “proceso de cambio” puede haberse institucionalizado; empero, la potencia social, de donde proviene el “proceso” no se institucionaliza, se mantiene como alteridad. La potencia social que produjo el “proceso de cambio” se mantiene como alteratividad, con capacidad de ocasionar alternativas. Los choques entre potencia social y “proceso de cambio” institucionalizado se dan lugar, develando la impotencia de la institucionalidad de capturar totalmente la potencia, de controlar absolutamente la potencia, de llegar a la “utopía” reaccionaria del poder, el fin de la historia.

En lo que respecta al “proceso de cambio” boliviano, estos choques se han dado varias veces, en lo que va del periodo de las dos gestiones de gobierno. Nombraremos tres importantes, la crisis del “gasolinazo”, el conflicto del TIPNIS y la asonada de los suboficiales. En los tres casos, en los bordes institucionales, las composiciones de la potencia social chocaron, en sus formas concretas de demandas, de protestas e interpelaciones, con la institucionalidad del poder, con sus pretensiones representativas del “proceso de cambio” institucionalizado, afectando a los objetivos propuestos por el gobierno. El pueblo movilizado paró el gasolinazo, deteniendo las pretensiones de las empresas trasnacionales de descongelar los precios de los carburantes en el mercado interno, parando en seco los compromisos del gobierno con estas empresas. En el conflicto del TIPNIS las comunidades indígenas del Isiboro-Sécuré, las organizaciones indígenas, todavía no divididas, el pueblo que apoyo las marchas indígenas, sobre todo en la VIII marcha, lograron detener la construcción de la carretera extractivista, que atenta contra el núcleo del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Séure. La asonada de los suboficiales, denunciando las discriminaciones, el régimen racial, de las Fuerzas Armadas, vuelven a develar la permanencia de la colonialidad en el Estado-nación, que se nombra rimbombantemente Estado plurinacional.

Estos choques de la potencia social, mas bien, de sus composiciones concretas, afectan el decurso institucional optado, alteran su recorrido, obligan a modificaciones. La historia efectiva no es el curso programado por el diseño político de los gobernantes, por el delirio “metafísico” de algún clarividente, sino, mas bien, el efecto múltiple de las fuerzas intervinientes. La capacidad del “proceso de cambio” no se encuentra en el gobierno, en los órganos de poder del Estado, en los usurpadores del “proceso”, sino en los y las que interpelan la institucionalidad del “proceso de cambio”. Son las y los movilizados contra el “gasolinazo”, las comunidades y pueblo movilizado contra la carretera extractivista, los suboficiales rebelados contra el régimen colonial del ejército, los que abren la posibilidad de que el proceso no esté concluido, no termine en el imaginario fin de la historia de gobernantes, políticos y apologistas.

Otros artículos de Raúl Prada Alcoreza

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 11

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014