Martes 23 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Mujer
Actualizado el 2014-03-25 a horas: 12:39:29

Representantes de todo el mundo exigen medidas verificables para superar siglos de exclusión política, social y económica

Mujeres indígenas, el rostro olvidado de la pobreza

Waldo Mendiluza *

Naciones Unidas, México, Panamá, Guatemala y Bogotá (PL).- Discriminadas y con severos obstáculos en su acceso a los derechos básicos, las mujeres indígenas constituyen el rostro olvidado de la pobreza, un panorama que esperan superar con la voluntad política de los gobiernos.

La ONU reclama a favor de mujeres rurales

El secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon convocó a gobiernos y sociedades a invertir más en favor de las mujeres rurales, la protección de sus derechos y la mejoría de su situación. El empoderamiento de ese sector de la población es crucial para poner fin al hambre y la pobreza, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por la ONU en 2000 para ser cumplidos en 2015.

En un mensaje por el Día Internacional de las Mujeres Rurales, el responsable del organismo mundial pidió que sean escuchadas las voces e ideas de esas féminas y demandó políticas que respondan a sus necesidades y demandas. Denunció que ellas no son propietarias de la tierra que cultivan, al tiempo que se les niegan los servicios financieros que podrían sacarlas de la pobreza, y viven sin la garantía de una nutrición básica, servicios de salud, agua potable y saneamiento.

Al respecto, destacó un programa lanzado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la entidad ONU-Mujeres dirigido a eliminar barreras e impulsar las aptitudes de esas féminas como productoras, líderes y empresarias. Cuando la seguridad alimentaria y la nutricional mejoran, las mujeres rurales tienen más oportunidades de encontrar trabajo decente y proveer a la educación y la salud de sus hijos, aseguró.

En ese sentido, demandó para ellas acceso igualitario a los recursos de la tierra, al crédito y a los recursos productivos como vía para incrementar su productividad y vender sus productos. El Día Internacional fue instituido por la Asamblea General en 2007 para reconocer la contribución de la mujer rural, incluida la indígena, en el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza en el campo.

El pasado 12 de noviembre en Bogotá, cientos de mujeres de diversas etnias indígenas elaboraron estrategias de defensa y resistencia para sus territorios en la II Cumbre Continental de ese sector con sede en Piendamó, en el sureño departamento colombiano del Cauca. La cita, que sesionó de forma paralela a la V Cumbre de los Pueblos Indígenas, aunó a centenares de lideresas, consejeras y otras de esas poblaciones ancestrales, quienes trabajan en conjunto para buscar alternativas y evaluar los modelos de desarrollo implementados en la región que afectan directamente sus formas de vida.

Reunidas en el Resguardo La María, sede la Cumbre en la que están representados más de 12 países, las indígenas trabajan en seis mesas paralelas para elaborar propuestas frente a temas como el desarrollo, las industrias extractivas en sus territorios y la violación de los derechos humanos de las mujeres de esas comunidades. Temas como el impacto del conflicto armado en Colombia o la explotación minera en Perú centran las discusiones, cuyas propuestas se recogerán en un documento final.

Violencia y discriminación azotan a millones de indígenas mexicanas
 
Cerca de seis millones de indígenas mexicanas padecen desnutrición, analfabetismo, discriminación, desigualdad y violencia de género, denunció Cecilia García, directora general de la Asociación Anauatlali Pro Derechos de la Propiedad Rural, basada en un estudio de la Universidad Autónoma Chapingo, en el Estado de México, que ella divulgó en víspera de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de Marzo.

Las mujeres indígenas representan el 10,4 por ciento del total de las mexicanas de la nación, que bordea  los 57 millones. Su posición laboral es de franca desventaja, solo el  57,5 por ciento de ellas trabajan y reciben menos de dos salarios mínimos y casi el 20 por ciento no reciben ningún ingreso.

La precariedad en que viven millones de mujeres indígenas en México fue admitida por integrantes de las siete bancadas de la Camara de Diputados. El balance sobre el tema se hizo al celebrarse el Día Internacional de la mujer indígena, instituido en 1983 a la memoria de la indígena aimara Bartolina Sisa, descuartizada en 1782 por enfrentarse al despotismo colonial español en la zona andina del Ayllu, en el hoy Perú.

Como deuda histórica fue considerada la difícil situación de más de cinco millones de mujeres originarias de esta nación por sus condiciones de vida, económicas y sociales, reflejos de un inadecuado tratamiento social del tema. En tal sentido diputadas de los siete partidos representados en la Cámara Baja mexicana abogaron porque en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2014 se destinen recursos suficientes a programas educativos y sociales para ayudar a estas mujeres a superar sus problemas de desarrollo.

Preocupa a UNICEF situación de adolescentes y niñas indígenas panameñas

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) mostró gran preocupación por la falta de atención a la infancia indígena en Panamá donde la mortalidad es de 37,1 por cada mil nacidos vivos entre los ngöbes-buglé. En su último informe sobre Panamá, la organización señala que en el caso de la mortalidad materna el índice es también muy alto, de 42,4, cuando la meta proyectada para 2015 es de 12,5 muertes por cada 100 mil casos, según los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El documento denominado "La niña indígena y el adolescente urbano: entre riesgos y oportunidades" alerta que las muertes en menores de cinco años se dan en el primer año de vida. Las causas son por afecciones en el período perinatal, neumonía, diarreas y malformaciones congénitas.

Preocupa a la ONU la ablación femenina en comunidades indígenas colombianas
 
El Fondo de Población de Naciones Unidas (FNPA) y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) expresaron su preocupación por la práctica de la mutilación genital femenina (ablación) en algunas comunidades indígenas del país.  Ambos instaron al Gobierno a realizar esfuerzos conjuntos con las autoridades indígenas para eliminar la mutilación y sus efectos perjudiciales en la población femenina de las etnias ancestrales.

En 2007, con la muerte de dos niñas de la comunidad amerindia embera, como consecuencia de la ablación -en la localidad de Pueblo Rico (Risaralda)-, Colombia se convirtió en el único paíslatinoamericano donde se lleva a cabo esa mutilación. El análisis llama al Estado a implementar las decisiones adoptadas por el Consejo Regional de Risaralda sobre la utilización de ese procedimiento, vetado por su legislación, así como todas las formas de discriminación y violencia contra la mujer. Entre estas últimas figuran algunas todavía invisibles como el encierro y el cepo, la violencia sexual y los embarazos en niñas indígenas menores de 14 años.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Si las féminas en general representan -según datos de Naciones Unidas- el 70 por ciento de los mil 200 millones de seres humanos en la pobreza y seis de cada 10 de las personas con hambre en el planeta, la situación específica de las originarias es aún peor. Asimismo, las mujeres indígenas sufren la usurpación de sus tierras por las transnacionales y el crimen organizado, y la represión cuando alzan sus voces ante ese escenario.

Por otra parte, son víctimas de la explotación laboral y sexual, y la violencia, esta última expresada en flagelos como la mutilación genital y los casamientos forzosos. De acuerdo con Otilia Lux de Coti, activista guatemalteca del pueblo Maya Quiché, para dejar atrás siglos de marginación y desigualdad, deben ser escuchadas las voces hasta ahora ignoradas de decenas de miles de féminas de los pueblos originarios.

"Queremos ser visibles, que nuestros derechos estén incluidos en la agenda post-2015 de desarrollo sostenible, porque para los Objetivos del Milenio no fuimos consultadas", señaló a Prensa Latina la directora ejecutiva del Foro Internacional de Mujeres Indígenas.

Lux de Coti participó en el 58 Período de Sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, foro celebrado entre el 10 y el 21 de marzo en la ONU, donde se debatieron los avances y desafíos en materia de igualdad de género y empoderamiento femenino, dentro del progreso político y socio-económico mundial.

Para la otrora parlamentaria y ministra guatemalteca de Cultura y Deportes, el nuevo marco de desarrollo sostenible, el cual sustituirá en 2015 a las metas del milenio, significa una oportunidad histórica de abordar prioridades particulares de las originarias.

No fuimos escuchadas para establecer los anteriores objetivos, pero eso debe cambiar, a partir de la creación de espacios en Naciones Unidas para que tengamos representantes consideradas interlocutoras en igualdad de condiciones, advirtió. Se trata -dijo- de la posibilidad de que nos consulten decisiones que nos afectan, además de ubicarnos en mejores condiciones para impulsar el cumplimiento de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada en 2007 por la Asamblea General.

Durante el 58 Período de Sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, delegadas indígenas de diversos continentes reclamaron un compromiso de los gobiernos con medidas verificables que las ayuden a superar siglos de exclusión política, social y económica.

Falta voluntad política en los estados para atender un sector especialmente vulnerable a las crisis, el impacto del cambio climático, la discriminación y la violencia de género, subrayó Lux de Coti. La activista lamentó que a tan adverso panorama se sume la criminalización cuando protestan y exigen sus derechos.

Vemos en algunos lugares de Latinoamérica y el mundo complicidad con empresarios vinculados a la minería y otras esferas agresivas para el entorno, y la respuesta a quienes rechazan tales prácticas a veces es la detención, y hasta la tortura y la muerte, denunció.

Las industrias extractivas llevan a los territorios indígenas militarización, pesticidas, abusos y desplazamientos, una situación que para las originarias además significa violaciones sexuales y explotación.

Para borrar este escenario necesitamos voluntad política gubernamental y apoyo de Naciones Unidas, sobre todo incluyendo la solución a nuestros problemas en la agenda de desarrollo sostenible post-2015, con indicadores medibles y verificables, estimó.

Lux de Coti recordó que los pueblos originarios enfrentan en el planeta severas dificultades para acceder a los alimentos, el agua potable y las fuentes de energía, cuestiones complicadas por la crisis económica y el cambio climático. Son situaciones que afectan sobre todo a las féminas, tal vez el sector más vulnerable ante la extrema pobreza, expuso.

Por su parte, la nepalesa Chanda Thapa Magar coincidió que la voluntad política es la clave para cambiar el adverso panorama de las mujeres indígenas.

A estas alturas hay estados que dudan en reconocernos como ciudadanos, porque nos consideran personas de segunda categoría, un problema particularmente duro para las féminas, explicó a Prensa Latina la coordinadora del Pacto de Asia para los Pueblos Indígenas.

Thapa Magar sentenció que las mujeres indígenas sufren doble el tema de la exclusión "por indígenas y por mujeres". La joven nepalesa también demandó una nueva agenda de desarrollo sostenible comprometida con las causas de las originarias.

Objetivos del Milenio y Post 2015

En su 58 período de sesiones, la Comisión creada en 1946 para impulsar en el planeta la equidad de género y el empoderamiento de la mujer se centró en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio y las prioridades para el marco de desarrollo sostenible que los remplazarán el año próximo.

Si bien se reconocieron progresos, el documento final del foro de dos semanas dejó claro lo mucho que resta por avanzar en materia de igualdad y del fin de la discriminación. Nosotras tenemos una situación más grave, porque los beneficios de las metas del milenio no han sido significativos para las originarias, alertó Thapa Magar.

En ese sentido, la activista nepalesa insistió en la necesidad de aprovechar la agenda post-2015 de desarrollo para hacer justicia.

Las conclusiones adoptadas por la Comisión demandan el cumplimiento de la declaración y el plan de acciones aprobado en la conferencia de Beijing sobre la mujer, celebrada en 1995. Dichas iniciativas dedicaron entonces espacios a los derechos de las indígenas y el respeto a su identidad, cultura, tradiciones y acceso a los servicios y la participación activa en la sociedad.

A casi dos décadas del encuentro de Beijing, las originarias siguen sufriendo de una forma particular la exclusión. Al respecto, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer mostró preocupaciones por los pocos avances en los grupos más marginados de la sociedad.

Compromiso y voluntad política son las únicas respuestas posibles para superar la inequidad y su brutal impacto en las féminas indígenas, coincidieron sus representantes.

El pasado 12 de marzo mujeres indígenas de diversos continentes demandaron en Naciones Unidas que la solución de sus problemas forme parte de la agenda de desarrollo sostenible post-2015. La erradicación de la pobreza, la violencia de género y la exclusión social, y el acceso a oportunidades de superación y participación política y económica estuvieron entre los reclamos expuestos en el LXIII Período de Sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

* Corresponsal jefe de Prensa Latina en Naciones Unidas.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014