Martes 11 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2014-03-10 a horas: 11:23:01

Rafael Quispe y Samuel Doria Medina, alianza servil

Alianzas de bellacos y la encuestitis mediática

Idón Moisés Chivi Vargas

Cuando se dice que el orden colonial es exitoso, lo es precisamente, porque el colonizado se mira con los ojos del colonizador. Y es que no hay que tener maestría en historia, ni licenciatura en política, para darse cuenta que lo hecho por Rafael Quispe y Samuel Doria Medina es una evidencia vil, de la línea ideológica que rodea a este ex Mallku del CONAMAQ.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Pero Rafael Quispe no está solo, sino que lo rodean una serie importante de operadores políticos, todos con nombre y apellido, todos con presencia en las redes sociales, pero no dan la cara, por no mostrarse como son, hombres en la sombra, porque necesitan la sombra local para tapar sus andanadas y negocios internacionales.

¿Ahora qué dicen pues estos asesores y compadres de Rafael Quispe? No creo que tengan mucho que decir. Ninguna explicación es válida.

El caso Rafael Quispe ayuda a explicar lo que pasaba en la CIDOB y su octava y novena marchas, es ahí donde se vio -con toda claridad-, cómo una fracción del movimiento indígena era cooptada por el colonizador con dinero de la cooperación internacional y dinero de la burguesía enana. Eran los tiempos donde se vislumbra el ocaso de un modelo de dirigencia sumisa y platista… comerciantes de la identidad nomas…

El Frente Amplio -hijo putativo de Unidad Nacional-, no tiene nada nuevo, nada es diferente el uno del otro, solo que uno (el Frente Amplio) tapa la historia de fracasos del otro (Unidad Nacional).

La alianza que viene con el 20% de “pliego petitorio” en la franja de seguridad y plurinominales además (para la gente de Quispe), es un vil acuerdo comercial, y hablan de “peligro para la democracia” pero si ese “acuerdo” ya es un verdadero peligro mediático nomas…

Hablan de que “no hay libertad de expresión”, pero si la hay hasta para que digan las estupideces más inimaginables.

Alianza vil

En un acto público (27/02/2014), se presentan los impresentables, lo hacen como si nada se hubieran dicho, como dos amiguitos de verdad, hablan de democracia, en esa que ellos creen que es su patrimonio particular. Hablan de unidad, como si la unidad fuera el problema.

Los que querían “reconducir el proceso de cambio”, los que se reclamaban que son “más izquierdistas que el MAS”, los que son “dueños de la única izquierda real”, sentados en la misma mesa con la derecha más reaccionaria que ha conocido el país en los últimos treinta años.

Acaso no fue Rubén Costas quien adjetivó como “macaco” a Hugo Chávez? Y tuvo el comando político de la afrenta terrorista para fundar la Nación Camba? Llamo a Evo Morales como “excelentísimo señor asesino”..

Acaso no es Rubén Costas corresponsable del genocidio en El Porvenir? Acaso no gozaba cuando juventudes paramilitares dirigidas por un activista venezolano, ordenaba usar la quimsa charaña contra todo colla en la calle?

Claro, el Juan con el Revilla han cruzado su propio rio de farsas, Rubén los recibe con todo gusto, al fin y al cabo son lo mismo. Nada hay de nuevo en el frente. Qué más da, es un tiempo, donde la derecha está más confundida que Adán en el día de la Madre.

Encuestitis mediática

En el artículo de Aldo Camacho -en esta misma edición- se hace un recorrido exquisito sobre las encuestas de Data Siete -Tal Cual Comunicación Estratégica y Captura Consulting - Revista Poder y Placer. Y se dice lo que ya se sabe: “Evo ganará las elecciones en primera vuelta”

¿Con cuánto ganará? Es la pregunta que flota en el ambiente, y tal parece que las respuestas que construyen las encuestas, apuntan a dejar estacionado a Evo por encima del 51% pero por debajo del 64%.

¿Qué intereses se juegan detrás de las encuestas? Cómo se han diseñado las variables? ¿Quiénes son los encuestados? Son preguntas incomodas, pero preguntas que apuntan a indagar en las encuestas o sondeos de opinión que hoy están de moda en el mundo mediático.

Es sabido que las encuestas tienen una presencia relativamente reciente en el campo político, de hecho sus fracasos han sido poco estudiados y sus éxitos predictivos convertidos en mercancías de plaza.

Recordemos por ejemplo que el Padre Pérez hizo ganar en “boca de urna” a Manfred Reyes Villa el 2002, falló y por mucho. En el caso reciente de Jesica Jordán, la encuesta le daba la victoria, la realidad se encargó de desmentir a la “probabilidad estadística”

Es que las encuestas en realidad tienen la misión de construir un escenario político, por tanto quienes diseñan las encuestas están haciendo política químicamente pura.

Evo lo dijo con experiencia: “El 2002 (las encuestas) nos daban 8%, 10% sacamos 21%, el 2005 las encuestas no nos subían de 30% y ganamos con 53%, el 2009 nos decían que íbamos a ganar con 51% pero tenemos 64%, ahora nos toca ganar con 74%”

La experiencia de Evo con las encuestas es una lección política que no podemos dejar de lado, pues reflejan in toto, el papel de este instrumento de medición en la construcción de uno o varios escenarios políticos. Dicho de otra forma, quienes diseñan las encuestas no lo hacen por mero interés científico, sino que son parte de una disputa comercial que los convierte en presa fácil del circuito político empresarial.

Las “empresas” en este campo político, no tiene otra que preparar la “mejor oferta”, generar una “línea de opinión pública” que en el caso de Evo hoy se balancea entre “intención de voto” y “calificación de la gestión pública”.

En la intención de voto, no llega al 51%, en la calificación de la gestión pública llega al tope del 73%. Pero la pregunta viene aquí, ¿acaso la intención de voto está separada de la calificación a la gestión pública? Quién decidió esta división metodológica?

Si apelamos a la idea de construcción mediática de la realidad, podemos darnos cuenta que la idea es separar la intención de voto, con el horizonte de un imaginario colectivo donde Evo está por debajo del 51%, pero reforzar la calificación en gestión pública, es decir que se nos está planteando una especie de voto cruzado en una línea imaginaria de democracia y gestión.

Si esto es así, que nos corresponde hacer a los analistas? Primero, desnudar a las encuestas en su intención de fondo. Segundo, ser prudentes en la apreciación de sus variables. Tercero, hacerse las preguntas al revés de lo que plantean las empresas encuestadoras.

De hecho no podemos confiar ingenuamente en los imaginarios que se generan en las usinas de las encuestadoras, y esperar que nos hagan un favor, sino que tenemos la obligación política de generar nuestras propias matrices políticas, y a partir de ahí desarrollar el imaginario de la victoria.

A estas alturas no es descabellado pensar en una victoria total con el 80% aunque algunas voces digan que es demagógico plantear este escenario (W. Chávez) o que es matemáticamente imposible lograr ese resultado (H. Moldiz).

Estoy convencido que no es imposible, de hecho las condiciones de la derecha en Bolivia, nos lo anuncian con toda claridad. Las alianzas viles de Quispe con el cementero y del Granado con Costas, no son otra cosa que una crónica de una muerte anunciada. A la derecha le espera una derrota estratégica y traumática.

Estratégica porque dará lugar a un nuevo modelo de oposición y traumática porque esta nueva oposición no querrá repetir para nada los viejos esquemas mentales patrimonialistas, hacendatarias, provincianas y corruptas de la vieja derecha, Se viene una oposición de otro cuño, con otros objetivos. Y esto es así porque en Bolivia se ha logrado romper el punto de bifurcación por el lado revolucionario de la historia, tal como ocurrió en Ecuador y Uruguay -si vemos los casos recientes- pero que en Venezuela aún está en curso.

Por tanto, la derecha necesita de las encuestas para posicionarse como oposición, necesita de las encuestas para construir un imaginario favorable de 25% sumados todos (Costas, del Granado, y Doria Medina).

En este contexto las encuestas son como juego de espejos, la idea no es la verdad, sino la confusión… Y la confusión es el escenario que la vieja derecha necesita para oxigenarse, para darse un respiro, dado que su muerte está anunciada, están jugando sus últimos cinco minutos. Y lo hacen con datos en la mano…

La encuestitis -en consecuencia-, no es producto de las urgencias académicas, sino el resultado de un juego de espejos donde el capital circula en forma de política y la política circula en forma de números, y los números –a su vez-, pretenden mostrarse asépticos. No hay nada más falso y engañoso que eso…

Seriamos ingenuos y poco serios si pensaramos que la disputa del poder pasa por las encuestas. La querella del voto, pasa por la gestión pública como factum democrático, y en ese preciso lugar Evo Morales tiene una ventaja enorme sobre sus oponentes. No hay presidente de Bolivia que haya hecho tanto en tan poco tiempo…

Por eso separar “intención de voto” de “gestión pública” es una construcción artificial que no tiene que ver con la realidad. Este escenario es el que debe llamarnos la atención, para las futuras escaramuzas estadísticas, por lo visto, tenemos para rato con la encuestitis…

* El autor es indio aymara.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014