Lunes 10 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2014-02-06 a horas: 17:23:38

Antiguas armas y tácticas de combate de guerreros que no sabían retroceder

EL ARTE DE LA GUERRA EN MOXOS

emir iskenderian

Cuando los soldados comandados porSoliz Holguín en la expedición del año 1617desde Santa Cruz aMoxosentran al primer pueblo de la privincia de los Tororcocí, no encuentran casi ningún habitante. Interrogadas – en lo posible - las “indefensas” mujeres sobre el paradero de los demás lugareños, parece que responden“yaya, yaya”indicando en dirección norte. Esto se ha interpretado como diciendo “se han ido a donde el Yaya”. Sólo se pudieron comunicar mediante señas.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Para tener una idea del asunto“Yaya”, tendremos que regresar al momento en que los soldados del ´17 se asomaban por una serranía que servia deobservatorio de la pampa, para descubrir que laGran Noticia era cierta.

¿oyen lostambores?”; dijeron que no, sino que eran vientos que daban en aquellas peñas; y les dije: ”tengan atentos los oídos y oirán mejor”; y así lo hicieron y lo oyerontodos los que íbamos como eran tambores(Soleto, Maurtua, 1906:205)

Nada más asomarse, los invasores castellano-guaraní a ver la inmensa llanura desde al serranía, ya sonaban los tambores de centinelas.Vigilantes del territoriohacían retumbar sus instrumentos dando lugar a un ritmo exacto, unanarrativa melódica de alertatemprana ante el arribo de una avanzada del ejército español. Se preparaba así sutáctica defensiva.

El fin que se proponían no era extender sus dominios, sino (…) defender sus pescadores y parques. Teníancentinelas siempre en sus pueblosy especialmente de noche se refregaban con ají los ojos para no tomar el sueño con aquel ardor y dolor que causa el ají (Anónimo, 1754).

Comparando estos relatos escritos con casi cien años de distancia, parece claro que los castellanos que observaron ese 1617 desde el mirador serrano,estaban siendo observados también. De hecho, uno de los soldados pudo llegar a ver al vigía y Soleto y todos después, escucharon los tambores que no podían sino estar dando el aviso a las demás tribus de la región:

Cuandotenían aviso previode que alguna nación se armaba contra ellos (y esto lo tenían muchas veces por eldemonio que hablaba con el hechicero) retiraban al interior del monte los niños y mujeres con bastante escolta y los dejaban escondidos. Ellos se ponían aesperar al enemigo en el campo o emboscadosconforme el valor y número de ellos (Anónimo, 1754).

De modo que cuando estos soldados llegan desde el mirador serrano hasta el primer pueblo, los mojeños de la provincia de los Tororococíya habían preparado su estrategia. Mujeres y niños a resguardo, mientras que los hombres y susarmas de chonta fina, se congregaban hasta formar una masa críticacapaz de repeler cualquier fuerza externa.Mientras más entrasen al territorio, más guerreros encontrarían. Su sistema de lograr un "aviso previo" gracias al hechizero, se mostraba eficiente,

Lossoldados más inexpertoshabían mordido el anzuelo del “yaya”. Estaban sorprendidos con ver tanta riqueza de bienes, que ellos necesariamente veían como prueba contundente de la existencia de oro, junto con la casi total ausencia de hombres. Esto una invitación a seguir adelante, asentirse confiados y dejar que sus ambiciones los traicionen,

Lo cierto es que ese 1617 no todos los descubridores del Dorado se creyeron el cuento del Yaya. En especial losguerreros Serranos Guaranís, cuyos antepasados ya conocían algo de las tácticas de combate mojeñas. Ellos no eran, de hecho, sino los sobrevivientes de una invasión guaraní que, penetrando a este territorio tan rico, vasto y en apariencia tan poco numeroso, se habían animado a incursionar a las zonas interiores, llegando hasta los Mama (Baures) más al norte. Una vez allí,habían sido derrotados al ser atacados por las tribus de la pampa desde los cuatro puntos cardinales. Loslíderes serranos ya habían relatado este suceso a Solíz, quien lapidario, ordena a sus entusiasmados hombres el regreso. Era necesario, pensaba Solíz,regresar con un ejército numeroso y bien equipado para poder hacer frente al ejército Torococí, del que no había más rastro que las frágiles huellas de un vigía, pero que Solíz sabía que estaba allí en alguna parte, numeroso y expectante, evidenciado en la inverosímil cantidad de percheles (silos de maíz) que se distribuían por ese inmenso territorio.

Parece claro que esta granconfederación tribalposeía unarma defensiva colectiva,laacción coordinada de tribusenteras para la emboscada del ejército invasor.

Para una idea de los múltiples y eficaces recursos que utilizaban para la guerra, veamos algunas de sus mortíferas armas:estólicas, adargas (escudos de cuero) y flechas.

recibirnos de guerra tirandonos muchasestólicas, que es el arma ofensivaque ellos usan y las agargas que usan” (Limpias, 1635, hablando de lo visto en 1617, Maurtua 1906:169)

Porarmas defensivas usaban algunos cueros de antapararodelas o adargas. Hacíanlas también de caña fuerte reducida a varas y unidas entre sí a manera de zarzo que traían envuelto antes de pelear y en la función lo desprendían sobre el brazo izquierdo (Anónimo, 1754)

“Peligros hay muy grandes, especialmente de hierba muy ponzoñosa y mortífera, que á los indios que mataron les hallaronflechería de hierba(Anónimo, 1596)

eranpelotas de greda dura claveteadas de puntas envenenadas que disparaban de una cañacon redezuela al extremo y cuerda para tirarla. Es de más alcance que las hondas y la eficacia del veneno tanto que un español murió en pocas horas sólo por haberle raspado en la oreja la punta de una pelota (Anónimo, 1754)

Lasblancas murallas, fueron otra impresionante defensa la de las lomas aldeas mojeñas. Además de salir a encontrara al enemigo para emboscarlo, también tenían fortificaciones bien defendidas, conmurallas vivas como trampa, fosos profundos y laberintos de zarzasy espinas.

y después de esto veíamos adelante adonde íbamos; vimos como a una legua unamurallaal parecer, y dijo este mismo capitán, que había estado en España y en las batallas de allá, queparecía una muralla con el sol que daba en ella y parecía de cal y canto. Y llegado a ella era uncerco de la manera de un fuerte, muy reforzado,y estaba en cerco por temor de seis enemigos que tenían, que eran estos indios Chiriguanas y Chiribianos; yera el fuerte de arboles de higuerones, y de cedros y cedros, plantados un paso de otro, y plantado alrededor para edificar su ciudad, y de estos arboles se infiere unos con otros, y viene ahacerse una pared; y la puerta tenía de arboles hincados, que apenas podíamos de hombre a hombre por la puerta, y estaba comotrampa” (Soleto, 1635, relatando su entrada de 1600, en Maurtua 1906:200)

En sus pueblos además de laconfianza del monte para la retiradade que hablamos tenían algunosfosos y murallas. Sembraban sinorono que es especie deplanta espinosa y alta. Con esto quedaba elrecinto impenetrable y para sus pocas fuerzas servía de murallas. Las entradas y puertas eran unoscaminos estrechos torcidos con vueltas y rodeosque sólo sabían con seguridad los prácticos por entre aquellaberinto de zarzas. Solían también rodear el pueblo con unfoso profundo lleno de agua y sus puentes levadizospara el paso, que todas las noches alzaban (Anónimo, 1754)

El primer encuentro entre estas culturas guerreras y orgullosas mostraba como escenario de fondo a una inmensa loma, amurallada de árboles de flores tan blancas y tan numerosas que resplandecían al sol despiadado de la pampa, rodeada toda ella de una fosa y defendida en su interior- a decir del cronista Soleto -por centenares deguerreros que “no saben retroceder”.

Autor:

Emir Iskenderian Aguilera

Lic. Relaciones Internacionales

BIBLIOGRAFÍA

Anónimo.1596.Carta Annuala Compañía. En Relaciones Geográficas de Indias. Perú. Tomo II.Ed. Ministerio del Fomento. Madrid, 1885

Anónimo.1754.la Comp.ªEn Archivo de Historia de la Provincia de Toledo de la Compañía de Jesús. Leg. Perú-Bolivia, L - 3.7

ISKENDERIAN, Emir.2008 1617, el descubrimiento del Dorado.Et. Al.RIVERO, Gustavo. Santa Cruz, Bolivia. Editorial Santosn Noco

MAURTUA, Víctor.1906.Juicio de Límites entre Bolivia y Perú. Prueba peruana presentada al Gobierno de la República Argentina.Tomos noveno / décimo. Madrid - España

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

06 de febrero de 2014

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Uhr 8

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014