Miercoles 24 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2014-01-05 a horas: 16:49:36

El Dakar 2014 y la psicosis electoral de Evo-Alvaro

Moira Sandoval Calvimonte*

El Dakar, a lo largo de sus varias versiones en Europa y Africa, y algunas en Sudamérica, siempre tuvo connotaciones deportivas de alto nivel y observaciones por el impacto ambiental que produce: siempre se supo que es una actividad que violenta el hábitat de las especies vivas por donde atraviesa. (sino, pregúntenle a Perú).

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Se dice que es una competición elitista: ni quien lo dude. La mayoría -por mucho que tengamos afinidad con el deporte tuerca y por muy buen piloto que fuésemos- solo podemos ser espectadores, pues no cualquiera puede invertir arriba de 100.000 dólares en una carrera (de ahí que varios de los competidores fueron siempre conocidos príncipes y multimillonarios árabes)

Pero aparte de estos elementos, nadie puede dudar de su naturaleza deportiva extrema y de alto riesgo, para la cual los más importantes y osados pilotos y navegantes del mundo (con sus equipos técnicos) se preparan con la mística del que sabe que arriesga la vida.

Si bien este Dakar versión 2014, tiene un significado especial para los bolivianos por los efectos positivos en el ámbito turístico, gracias al efecto propagandístico que generará hacia nuestro país, y que debería redundar en un movimiento económico importante en aquélla región. Sería frustrante que no fuera así, pues la promoción del gobierno y su descomunal publicidad, además que prometió una inversión de recursos significativa, debería asegurar ese beneficio.

Y es significativo porque por primera vez pasará por Bolivia la ruta del DAKAR, ello hace que inevitablemente afecte positivamente la autoestima nacional.

Sin embargo, este evento siempre deportivo, cuya naturaleza es indiscutible, por primera vez, tendrá connotaciones políticas. Así ya lo vemos.A diferencia de otros países que participarán en dicha competición y cuyas autoridades no tienen ningun interés de ejercer proselitismo a través del DAKAR, el actual gobierno lo ha convertido en un evento más de la agenda de campaña para las elecciones presidenciales.

Para ello está invirtiendo esfuerzos y recursos públicos. Transtornando un evento deportivo de primer nivel, en un grotesco intento de plataforma proselitista para los candidatos oficialistas. Todo ello usando el entusiasmo del boliviano de a pie, que pretende acudir a presenciar el paso de los célebres competidores, y ante el silencio funcional de los líderes de oposición, que siempre tan, pero tan candorosamente siguen el libreto que marca el gobierno.

Los pilotos extranjeros participantes, ignoran esta circunstancia, por lo cual la competencia se desarrollará con normalidad en todos los lugares de su recorrido: salvo en Bolivia.

Aquí, no será el DAKAR el único espectáculo que observarán los fans del automovilismo. Todos aquéllos que acudan a presenciar a sus pilotos bolivianos y a otros competidores, serán parte, inexorablemente, de la escenografía electoral de los candidatos a la presidencia Evo y Alvaro.En ese contexto, no descartemos que el oportunismo electoral de dichos candidatos, les genere mayor propaganda y preeeminencia que los pilotos mismos, quienes por cierto, es bueno recordar, estarán arriesgando sus vidas.

Ante la ansiedad colectiva generada por el DAKAR, impregnada de la psicosis y desesperación electoral del oficialismo, es oportuno recuperar objetividad en esta situación: El DAKAR cambiará únicamente la vida de los pilotos participantes, al modificar su lugar en el ránking mundial del automovilismo, e influirá en la economía de aquellos hoteles atestados de turistas, pero no será determinante para cambiar la calidad de vida de los bolivianos.

Lo sería, si al menos como resultado de aquélla competición, el gobierno hubiera construido un mínimo centro de salud en aquélla región, del cual pudiesen disfrutar los habitantes de los alrededores del Salar. Pero el dinero prometido, destinado a mejorar las condiciones de infraestructura de aquélla región, nunca se invirtió del modo apropiado y ofrecido: sólo se gastó en propaganda.

En tal sentido, menos mal que la organización a cargo del DAKAR, ha previsto una equipos y logística de excelencia, donde un competidor accidentado, puede ser trasladado en cuestión de minutos vía helicóptero, al centro de salud completo más cercano. Para lo cual, la organización cuenta con gente experta, comisarios médicos y deportivos preparados en estos avatares, todo con el fin de preservar la vida de los participantes como de los espectadores. Si dependerían del apoyo operativo del Estado Boliviano, de seguro estarían en mayor riesgo, pues por aquéllos lugares no se ha construido ni se ha intentado siquiera inaugurar una posta de salud.

Entonces, Bolivia después del DAKAR, será la misma, con sus tremendos contrastes entre quienes no saben en qué gastar sus nuevas fortunas vs. quienes no saben como llegar a fin de mes (peor con la subida de pasajes), y padeciendo de gigantescas injusticias.

Si dudan de esta última afirmación, pregúntenle a las autoridades legítimamente electas del CONAMAQ, y a sus bases, que son integrantes de los ayllus por donde, precisamente, pasará el DAKAR.

Por ello, aunque disfrutaría observar los cuadratracks y las motos con bandera boliviana, pasar raudamente por las mágicas rutas del Salar, donde cientos de henchidos corazones vibrarán con la ilusión de que nuestros competidores de motos y cuadras disputarán los primeros puestos con experimentados pilotos de potencias económicas extranjeras –y con ello creer ilusamente que somos un país del primer mundo- por esta vez, elijo no ser parte de la coreografía electoral del gobierno.

Porque un evento de naturaleza deportiva, fue transtornado con mezquinos fines políticos, en uno de naturaleza proselitista.

--

* Abogada

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014