Domingo 21 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Regiones
Actualizado el 2013-12-17 a horas: 23:31:51

Los indígenas víctimas del racismo estatal, como en los peores tiempos de las dictaduras

La sede de CONAMAQ intervenida con la policía boliviana

Pablo Mamani Ramírez *

Las oficinas de CONAMAQ están intervenidas por la policía boliviana. Esta afirmación es literal, pues los uniformados están adentro de las oficinas de la organización de los ayllus que representa al mundo de los Andes. Los interventores se justifican ante la opinión pública alegando que están afuera, supuestamente, para evitar un “enfrentamiento” entre indígenas. Aquí hay un sofisma colosal, porque en los hechos los policías tienen tomadas las oficinas y varios de ellos, como se observa, permanecen sentados en sus puertas interiores. ¿Qué hacen la Defensoría del Pueblo, el representante de Naciones Unidas para los pueblos indígenas y otros pretendidos defensores de los derechos humanos?

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El gobierno ha tratado de justificar que la policía está ahí con el fin de resguardar las oficinas, pero la realidad es otra. En los hechos el gobierno ha tomado estas oficinas y toda afirmación contraria a ésta simplemente no es real. En este contexto, se observa en los pasillos interiores un desolador paisaje de ladrillos tirados en el suelo, palos o maderas quebradas, y una férrea vigilancia policial que, más que resguardar el inmueble, despliega una sistemática violencia psicológica y política. Estas dos violencias se muestran mediante el amedrentamiento a los que están adentro y a los que también están afuera. Pues ahí adentro se respira un ambiente de gran tensión y guerra no declarada como en los peores tiempos de las dictaduras militares.

Varios datos para evidenciar este hecho: Para ir al baño, por ejemplo, uno tiene que ir acompañado por un policía a una distancia de cinco metros. Las mamas y tatas que se encuentran aún adentro, para ir al baño, también deben ser acompañados por un policía, bajo la mirada fija de los otros policías que merodean en el interior del inmueble. Cosa absolutamente curiosa cuando las autoridades originarias salientes y entrantes han mostrado una lucha sorprendentemente pacífica y según los marcos del derecho social y político nacional e internacional que tienen los pueblos indígenas originarios consagrados en la propia Constitución Política del Estado.

Incluso a los tatas y mamas que están adentro no se les dejan hacer libremente sus necesidades biológicas durante las noches; los molestan con golpes de botas en la puerta del baño, particularmente si estos se tardan un poco. A esto se suma un hecho por demás grave: la ducha del baño ha sido robada en la madrugada del día martes 17 de diciembre, presumiblemente por los policías interventores. Aquí ya no existe el derecho a bañarse y evitar enfermedades.

¿A esto se puede llamar resguardo policial de las oficinas de CONAMAQ? Lo que existe es, además de violencia policial, una fragrante violación del derecho a la vida, a la salud y a la alimentación. Hay gente incomunicada, entre hijos y madres o entre esposo y esposa. Aquí la única explicación posible es que el Ministro Carlos Romero tiene tomadas dichas oficinas con el fin de entregarlas a un pequeño grupo financiado por el gobierno de Evo Morales y Álvaro García, que el 9 de diciembre intentó tomar violentamente estas oficinas. Y la evidencia de ello es que hoy se tiene la puerta de la calle rota, ventanas rajadas y gente que no puede salir, es decir, la violación su derecho a la comunicación y locomoción.

Este cuadro se complementa con el asedio de agentes del servicio de inteligencia que pululan en las afueras de las oficinas, junto a una cámara de vigilancia instalada en uno de los postes de luz cercanos a CONAMAQ. Es decir, los ayllus preexistentes a la colonia y a la república, como establece el artículo 2 de la Constitución, sufren de modo abierto una acción persecutorial y criminal. El delito de los ayllus es haber demandado el respeto a sus derechos sociales y luchar por la autonomía política de la organización frente a una política de cooptación y de corrupción de los dirigentes.

Los policías tienen la orden de no dejar que “nadie entre ni nadie salga”; “es una orden desde arriba”, explican. Dado que un grupo de seres humanos está sufriendo, además de las inclemencias del tiempo, una sistemática violencia policial y estatal en pleno proceso democrático y de las libertades civiles y políticas, ¿qué hace la Defensoría del Pueblo?, ¿qué hacen el representante de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas en Bolivia y otros organismos de los derechos humanos?

Es en este sentido que existe una innegable, abierta y descarada intervención del gobierno a una organización social que es crítica frente a un régimen que produce cada día más violencia y una criminalización sistemática de la lucha social.

¿Por qué es importante resaltar ahora que aquí hay una intervención? Porque la palabra intervención es una acción fragrante que viola el derecho a organizarse libremente, tanto de una familia y de una organización con fines lícitos como es CONAMAQ. Intervenir quiere decir irrumpir dentro de un espacio y tiempo propio y autónomo para imponer los designios de los poderosos con el fin de acallar las voces críticas. Después de ello se aplica una violencia sistemática agrandada a lo que ahora existe en contra de las autoridades de una organización y sus procedimientos propios. Además, intervenir quiere decir acallar, controlar, alterar el normal funcionamiento de una institución u organización.

En síntesis, intervenir quiere decir que hay una acción de un foráneo a un lugar para imponer sus intereses con la finalidad de sojuzgar a los miembros del grupo o movimiento intervenido. Es lo que hizo Estados Unidos en Irak o la Unión Europea en Libia. Una intervención es legal y socialmente aceptable cuando en ella existe algún indicio de actividad ilegal y abiertamente atentatorio a los intereses generales de la sociedad. En este caso no existe ningún dato que nos hable de alguna actividad ilegal.

Solamente existe una realidad de una organización social que se yergue como ente crítico a un proceso de lucha que no es anticolonial ni antirracista sino que, por el contrario, es un gran proceso de la reproducción de los hechos procoloniales y proracistas. Lo cual es una tragedia nacional por adelantado porque aquí no existe ningún atisbo de Estado plurinacional (como se sostiene) o de un proceso de cambio que apunte justamente en contra del colonialismo y un profundo racismo hoy incólume. Aquí lo que existe es un incremento radical del racismo estatal justamente en contra de los pueblos indígenas originarios que han sufrido un oprobio por siglos y siglos. Y esto además se parece a un hecho igual o peor al del tiempo del apartheid boliviano liberal de los años 80 y 2000 del siglo pasado.

Así vivimos en Bolivia, igual o peor que en países como Colombia, Guatemala, Ecuador o México, donde existe una violencia extrema en contra del indígena y de toda la sociedad. La vida allí no tiene ningún valor, ni la opinión crítica como tampoco una lucha digna por justicia y las libertades humanas y políticas. Bolivia vive en las puertas de una dictadura.

* Sociólogo aymara.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014