Jueves 18 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2013-12-12 a horas: 22:10:13

La gran derrotada en las elecciones municipales del 8 de diciembre fue la derecha política

El oficialista PSUV y sus aliados ganan 255 de 337 alcaldías en Venezuela

Jesús Adonis Martínez y Silvia Martínez *

Caracas (PL).- El balance final de los comicios municipales venezolanos, efectuados el 8 de diciembre, coloca en manos de los socialistas y sus aliados a 255 alcaldías de un total de 337 en disputa. El Consejo Nacional Electoral (CNE) adjudicó al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) 241 municipios, mientras que fuerzas afines a la revolución lograron otros 14 cargos de alcaldes.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

En los comicios municipales del 8 de diciembre se disputaron en las urnas 2.792 cargos, entre ellos 337 alcaldes (incluyendo Caracas y el Alto Apure) y 2.455 concejales. El padrón de electores habilitados para votar fue de 19 millones 66.431, en tanto los 100.985 venezolanos residenciados en el extranjero no sufragaron en elecciones municipales por tratarse de una circunscripción local.

El CNE reportó la formalización de 16.880 candidaturas a los comicios municipales, escogidas de entre 43.126 solicitudes. De las postulaciones surgieron 1.964 aspirantes al cargo de alcalde en los municipios, cinco para el Alto Apure y nueve en el Area Metropolitana de Caracas. Para la integración de los concejos se reportaron 14.521, con 86 por el Cabildo de la Alcaldía Mayor de Caracas y 31 en el caso del Alto Apure. Las representaciones indígenas se escogieron entre 262 candidatos, mientras que en el Distrito del Alto Apure dos aspirantes se disputaron la representación de los pueblos originarios.

La importancia de los sufragios trascendió ampliamente el ámbito local, pues constituyeron eventualmente un termómetro de las fuerzas políticas y el apoyo real con que cuentan en la base. En el juego de las alternativas, se esperaba que el 8 de diciembre deje como saldo el reforzamiento del proyecto impulsado por el fallecido líder Hugo Chávez y, ahora, continuado por el presidente Nicolás Maduro, quien con la mayoría de los cabildos de su lado -sumados a una veintena de gobernaciones y la preponderancia parlamentaria- dispondría de un panorama muy favorable para llevar adelante el Plan de la Patria legado por su predecesor.

Un avance opositor, en cambio, complicaría en la práctica la gestión del Gobierno e, incluso, otorgaría a los sectores más extremos de la derecha venezolana un potencial superior para desarrollar -así lo denunciaron constantemente fuentes oficiales- renovadas tácticas de desestabilización, encaminadas a desgastar la imagen y el poder efectivo del llamado “chavismo”.

Al parecer, la cúpula opositora colocó una buena porción de esperanzas en los comicios, los cuales utilizarían -en caso de serles favorable- como argumento para reflotar los argumentos de supuesto fraude electoral en las elecciones presidenciales del 14 de abril último y como trampolín para iniciar la búsqueda de un futuro referendo revocatorio. En tal sentido, el propio Maduro advirtió que en las urnas decembrinas solo se decidirá la nueva nomenclatura de las alcaldías y concejos municipales y que, claro, en ningún caso la Presidencia de la República. Pero más allá de las justas verbales y las descalificaciones de uno y otro lado, la batalla principal parecía librarse en el terreno económico.

El presidente Maduro ha denunciado una y otra vez la existencia de “una guerra económica”, basada en el desabastecimiento artificial y la especulación, para crear descontento en la población y cobrar, sin dudas, un rédito político. De ahí la necesidad -no solo, lógicamente, debido a la coyuntura electoral- para el Gobierno de neutralizar las prácticas perniciosas de determinados actores y, sobre todo, de propiciar con movimientos efectivos la dinamización de los flujos económicos y, por ende, la disponibilidad de rubros básicos y de otros que demanda la inminente etapa de festividades de fin de año.

La dirigencia del GPP ha insistido en la importancia de la unidad de cada ente político integrante de la alianza y en la movilización de sus seguidores, con miras a atraer a nuevos votantes, pero más que cualquier cosa para evitar la dispersión o la apatía en el núcleo duro de sus electores. Maduro también envió un mensaje desde su bitácora virtual a los adversarios: “A la derecha que está nerviosa, que conspira, que sabotea la economía le digo, prepárense para reconocer los resultados. ¡Ya basta de violencia!”.

Un par de sondeos de la firma International Consulting Service (ICS) mostraron un escenario propicio a la opción socialista, chavista y bolivariana que defiende el GPP. Un estudio realizado entre 14 y 24 de septiembre reveló que el 45,6% de los venezolanos encuestados apoyaría los candidatos de esa alianza, mientras que el 30,3% daría su voto a los postulantes de la MUD. Un 14,6% de los consultados alegó entonces no saber por quién votaría en las elecciones, mientras que el 5,9% afirmó que no sufragará.

La investigación diagnosticó que el PSUV contaba para la fecha con un respaldo del 43,3%; en tanto, Primero Justicia -integrante de la MUD- poseía un 21,6%. De igual manera, el 56,9% de las 1.200 personas encuestadas por ICS del 20 de mayo pasado al 15 de octubre consideró de regular hacia buena y excelente la gestión del presidente Maduro para mejorar la economía, mientras que el 42,1% desaprobó su desempeño en esta importante materia.

Las municipales cerrarían un ciclo electoral que comenzó el 7 de octubre de 2012 con la reelección de Hugo Chávez, además de las regionales de diciembre pasado para escoger 23 gobernadores y las extraordinarias del 14 de abril último tras el deceso del mandatario.

El chavismo en fiesta democrática

El proceso venezolano quedó fortalecido en toda la nación, tras las elecciones municipales del 8 de diciembre. En estos comicios participó cerca del 59% de los más de 19 millones de venezolanos que conforman el padrón electoral para elegir 337 alcaldías y 2.435 concejales, en 39.427 mesas electorales dispuestas en 13.651 centros de votación.

En ese entorno resultaron triunfadoras las organizaciones del Gran Polo Patriótico (GPP), encabezado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). El CNE adjudicó al PSUV 241 municipios, mientras que fuerzas afines a la revolución lograron otros 14 cargos de alcaldes, haciendo un total de 255 alcaldías de 337 en disputa. Por su parte, la derecha -representada en la denominada Mesa de la Unidad Democrática y partidos fuera de ese bloque- se impuso en 82 municipios.

De esa forma, el PSUV y el Gran Polo Patriótico cuentan con el 76% de las alcaldías, en tanto la primera de esas organizaciones se consolidó como la principal fuerza política del país. Unido a ello, el chavismo tiene el 75% de los consejos municipales del país (con un total de 2.455 integrantes) y una brecha en la votación del 10% a su favor respecto a la oposición.

Según analistas, la alianza revolucionaria logró recuperar posiciones al tomar en cuenta que en las elecciones presidenciales del 14 de abril la diferencia era solo del 1,5%. El primer vicepresidente del PSUV Diosdado Cabello confirmó que los socialistas superaron con 500 mil votos a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). La izquierda ganó en 15 de las 23 capitales estaduales y en 30 de las 40 principales ciudades del país.

Empero, la sumatoria del triunfo chavista abarca a las 21 alcaldías en manos de aspirantes que presentaron candidaturas independientes; pero “han dejado bien claro que son compatriotas y sus votos pertenecen al GPP”, señaló Cabello. Ello quiere decir, aclaró, que el proceso bolivariano abarca más de 250 de las 337 alcaldías en disputa, lo cual representa el 79,8% de los votos emitidos contra un 20,2% para sus rivales políticos.

El presidente Nicolás Maduro afirmó que el chavismo ganó el 76% de las alcaldías y superó a la oposición por un millón 220 mil votos. Recordó que el 55% de los votos nacionales fueron de las fuerzas revolucionarias, y que de las 337 alcaldías en disputa 255 pertenecieron al bloque del GPP. Pero se sumó una más, la de Carlos Miranda, de la opositora MUD, en San Sebastían de los Reyes y entonces son 256 alcaldías, exclamó durante un encuentro con los alcaldes y concejales del estado Aragua electos el 8 de diciembre.

Dijo que de las 24 ciudades capitales (23 más Caracas) la Revolución ganó 15 para el 63% y de las 70 ciudades más grandes del país el GPP ganó 50 para un 71% de ventaja. En votos nacionales -precisó-, pasamos del 1,5% que marcó la diferencia entre la Revolución y la derecha en las elecciones presidenciales de abril, a 11,5% para recuperar 10 puntos de fuerza popular.

La gran derrotada, otra vez, fue la derecha política agrupada en la MUD, cuyos principales dirigentes trataron de convertir los comicios en un plebiscito contra el gobierno de Maduro, pero en la práctica resultó a la inversa. Los opositores basaron sus expectativas en la supuesta incapacidad del movimiento revolucionario venezolano para sobreponerse a la desaparición física de Hugo Chávez, para lo cual pusieron en práctica una estrategia desestabilizadora dirigida a provocar la ingobernabilidad de la nación.

La escasez inducida de productos de alta demanda, el incremento desmedido de precios, la especulación financiera y acciones de sabotaje contra el sistema eléctrico nacional fueron y son parte del plan. Participan en la conspiración los principales grupos empresariales, la ultraderecha política y medios de comunicación masivos nacionales y extranjeros en alianza con el gobierno de Estados Unidos a través de su embajada en Caracas.

La más reciente prueba de ello fue la expulsión de la ex encargada de negocios de Estados Unidos en Venezuela Kelly Kinderling, reconocida como agente de Agencia Central de Inteligencia (CIA), y junto a ella el vicecónsul Dave Moo y la consejera adjunta de asuntos políticos Elizabeth Hoffman. A través de un video, el gobierno venezolano mostró pruebas de conspiración de esos diplomáticos en contubernio con opositores de la ultraderecha nacional.

Tras los comicios y hechas públicas las cifras, las tendencias de los análisis apuntan a un gran derrotado: al opositor gobernador del estado de Miranda Henrique Capriles, quien acumula cuatro chascos electorales en 14 años, dos presidenciales, uno regional y uno municipal.

Sobre el tan reclamado referéndum de Capriles, en términos de “vamos por ti ahora Maduro”, el grueso de los análisis hacen referencia a los comicios como un “plebiscito contra la oposición” y no falta quien augure un ajuste de cuentas entre perdedores y ganadores dentro de la MUD.

Tras el escrutinio y las evidencias de los números, aquel Capriles amenazante, incendiario e instigador a la violencia -que encontró ecos el 14 de abril pasado con un saldo de una decena de muertos-, aparece en público sosegado, reflexivo, llamando al diálogo y a la unidad, y “que nadie se sienta derrotado”.

La oposición admite que la ofensiva del gobierno para contrarrestar la guerra económica aumentó la simpatía popular hacia el Maduro, quien al momento de realizarse las elecciones alcanzó su mayor reconocimiento desde que asumió la presidencia en abril pasado.

Para el director de la encuestadora Hinterlaces Oscar Schemel, la estrategia opositora de considerar los comicios municipales venezolanos como un plebiscito de la gestión gubernamental resultó un fracaso. En declaraciones al canal privado Globovisión, Schemel estimó que la derecha debe revisar la debilidad y carencia de contenido de su liderazgo. Cree que el bloque opositor subestimó una vez más al chavismo, que lejos de estar acabado, constituye una realidad social y cultural de esta nación.

En Venezuela “pudo más el amor que el odio, la verdad que la mentira”, señaló el presidente tras anunciar los resultados del Consejo Nacional Electoral. “Con la gran victoria que hemos obtenido (...) el pueblo venezolano le ha dicho al mundo que la revolución continuará ahora con más fuerza”, advirtió.

El profesor de la Universidad Complutense de Madrid Juan Carlos Monederos fue parte de los más de 50 expertos internacionales que acompañaron y más tarde validaron los comicios de “pulcros y transparentes”. Para el académico español, la respuesta ciudadana de las urnas está en el legado de Chávez, quien “instruyó al pueblo y al final le dijo, el futuro político está en tus manos”.

* Corresponsales de Prensa Latina en Venezuela.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 11

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014