Domingo 21 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Sociedad
Actualizado el 2013-11-19 a horas: 03:00:45

El fin del celibato podría ser uno de los grandes cambios doctrinales de la era Francisco

Reformas sin tabúes en el Vaticano

Nubia Piqueras Grosso *

Divorcio, homosexualidad, celibato y aborto son algunos de los temas que se abordan desde el Vaticano, tras la asunción del primer Papa latinoamericano, el argentino Jorge Mario Bergoglio. Teólogos, especialistas y religiosos de diversos credos opinan que más que un cambio doctrinal, el sucesor de Pedro aboga por una eliminación definitiva de viejos tabúes eclesiales, que por fuerza de la costumbre adquirieron un falso estatus de dogma.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Y es que para Francisco, nombre elegido por el ex arzobispo de Buenos Aires para su pontificado en honor al santo de los pobres y de la paz, la referencia a estas problemáticas de la vida moderna en recientes entrevistas periodísticas parecen indicar que para la Iglesia católica ya no hay tabúes.

En su misión de abrir la casa de Dios para todos por igual y recuperar la esencia humilde de sus inicios al estar más cerca de los necesitados, el Sumo Pontífice emprendió un largo y difícil camino en su deseo de cambiar las actitudes y la estructura de la institución. Para ello, el pasado septiembre un Consejo integrado por ocho cardenales de diversas nacionalidades analizó alrededor de 80 documentos como parte de un proceso que intenta reformar el Gobierno de la Iglesia Católica, plagada en los últimos años por escándalos sexuales, corrupción y filtración de documentos secretos.

Entre las propuestas del llamado G-8 del Vaticano sobresalen la creación de una nueva Constitución que dé al traste con una administración central acusada por obispos de todo el mundo de ser disfuncional, repleta de luchas internas, inepta, autocrática, condescendiente y demasiado burocrática.

En una entrevista publicada recientemente por un periódico italiano, Francisco afirmó que uno de los principales problemas de la Curia radica en que está demasiado centrada en sus propios intereses y encerrada en sí misma. Los asesores sugirieron, además, la fusión e incluso la desaparición de algunos departamentos del Vaticano en aras de lograr una administración más eficiente y evitar la corrupción, problemas expuestos por Benedicto XVI en documentos clasificados robados de su escritorio por su mayordomo y filtrados a medios de prensa.

El Vaticano sanea cuentas

El 15 de febrero de este año el Consejo de Supervisión de la Santa Sede nombró al alemán Ernest van Freyberg como nuevo presidente del Instituto para Obras de Religión (IOR), conocido como Banco del Vaticano, en sustitución del italiano Ettote Gotti Tedeschi. La decisión fue aprobada por la Comisión Cardenalicia, un órgano colegiado que vigila el trabajo del IOR, fundado en 1942 por el papa Pio XII y reformado en 1989 por Juan Pablo II, luego de un complicado caso de quiebra del Banco Ambrosiano, de Roberto Calvi, quien apareció ahogado en Londres en 1982.

Medios de prensa italianos recordaron que la bancarrota del mencionado banco provocó el cierre de unas 30 empresas. El Vaticano admitió entonces solo su responsabilidad moral, pero pagó 212 millones de dólares de compensación. La salida de Tedeschi, presidente del Santander Consumer Bank, se produjo un día después del estallido del escándalo de Vatileaks, el 24 de mayo de 2012, por un veredicto del Consejo de Supervisión, que luego fue confirmado el 2 de junio de ese año por la Comisión Cardenalicia.

Antes de renunciar, el papa Benedicto XVI respaldó la decisión de la citada comisión para sustituir a Tedeschi, de 67 años, y a quien se acusó de violentar las normas de previsión de blanqueo de dinero, vigentes desde la década de 1980. Autoridades policiales italianas investigan al menos 13 transferencias monetarias por el valor de un millón de euros, consideradas sospechosas, realizadas mediante el Banco del Vaticano. El rastreo de esas operaciones se suma a otras judiciales en curso, en las cuales se sitúa como blanco el IOR, creado para administrar los bienes de personas físicas o jurídicas que tengan por objetivo actividades religiosas o caritativas.

Según el diario Corriere Della Sera, las operaciones financieras investigadas son similares otras que en 2010 provocaron una pesquisa en el banco, las cuales ascendían a 23 millones de euros. El proceso está en su fase final, por lo cual la fiscalía está a punto de llevar a los tribunales al director general del IOR Paolo Cipriani y a su adjunto Massimo Tulli, quienes renunciaron. Las dos dimisiones ocurrieron días después del arresto de monseñor Nunzio Scarano, acusado de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Scarano, quien se desempeñaba como contador en la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, ya había sido suspendido del cargo a finales de mayo último. Al respecto, el portavoz del Vaticano Federico Lombardi aseguró la disposición de la Santa Sede a colaborar con la investigación, y señaló que el papa Francisco está informado sobre la cuestión.

Estos hechos coinciden con el anuncio de que el Sumo Pontífice dispuso crear una comisión para reformar el IOR, asunto colocado entre las prioridades de su pontificado, con el propósito de promover los cambios necesarios para lograr su mayor armonización con la misión de la Iglesia Católica. El 19 de julio el Vaticano anunció la creación de la comisión pontificia para reestructurar la economía y la administración del Vaticano.

El trabajo del grupo tiene el propósito de “simplificar y racionalizar las estructuras actuales, y lograr una planificación más cuidadosa de las actividades económicas de todas las administraciones del Vaticano”, señaló un comunicado de la oficina de prensa. La comisión realizará las investigaciones correspondientes, reportará periódicamente al Sumo Pontífice, y cooperará con el Consejo de Cardenales en el estudio de los problemas económicos y organizativos de la Santa Sede.

Los integrantes de la comisión son expertos en temas legales, económicos, financieros y organizativos, procedentes de varios países como Francia, Alemania, Singapur y Malta. Se trata de la segunda comisión de este tipo creada por Francisco, quien recientemente habilitó otra similar para reformar el Banco del Vaticano.

El 9 de octubre el Vaticano aprobó una ley sobre transparencia, vigilancia e información financiera, dirigida a mejorar el actual sistema interno de prevención y lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Según el boletín diario de la Santa Sede, la normativa fue avalada por la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, como parte de las acciones encaminadas a combatir las actividades ilegales en el sector financiero y monetario.

Los principales puntos incluidos en el texto legal se refieren a medidas para prevenir y combatir el lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, así como supervisar y regular las entidades dedicadas a actividades profesionales de carácter financiero. También legisla lo referente a la cooperación e intercambio de información a nivel nacional e internacional, tema que compete a la Autoridad de Información Financiera.

Además, la ley establece medidas penales contra quienes ponen en peligro la paz y la seguridad, y aborda el tema de la declaración del transporte transfronterizo de dinero en efectivo. Las nuevas disposiciones son “un paso importante hacia la transparencia y la supervisión de las actividades financieras y una contribución a la estabilidad y la integridad de la industria a nivel mundial”, señaló el Vaticano.

Por otro lado, el pasado 23 de octubre el papa Francisco suspendió de su puesto al obispo alemán Franz-Peter Tebartz-van Elst, de la diócesis de Limburgo (sudeste germano), quien ha sido acusado de despilfarrar grandes sumas de dinero para vivir en el máximo lujo. Se desarrolla una investigación sobre el caso del prelado, de 57 años, quien enfrenta en su país imputaciones y exigencias de renuncia por la edificación de una sede episcopal en la cual se han invertido más de 30 millones de euros, aunque el costo declarado inicialmente fue de solo 5,5 millones.

Una iglesia abierta a los problemas sociales

La decisión de Francisco de apoyarse en cardenales de Italia, Chile, India, Alemania, República Democrática del Congo, Estados Unidos, Australia y Honduras resulta un visible mensaje de que pretende tener en cuenta los pedidos dentro de la Iglesia de descentralizar una institución tradicionalmente vertical. Pero muy lejos del popular refrán que enuncia que del dicho al hecho va un buen trecho, en el caso del Obispo de Roma las transformaciones comenzaron a ser realidad desde la propia asunción al cargo en marzo último.

En aquel entonces apareció vestido de blanco en el balcón central de la Basílica de San Pedro, diciéndose “obispo” y pidiendo que la gente de la plaza lo bendijera. Incluso, semanas antes de que este organismo permanente que auxilia al Papa en la toma de decisiones sugiriera algunas reformas dentro de la estructura de la Secretaría de Estado, Bergoglio anunció uno de los primeros cambios de su Gobierno: la sustitución de Tarciso Bertome por Pietro Parolin al frente de ese ministerio.

Para algunos expertos, la designación del diplomático con 27 años de experiencia es seña de que Francisco quiere una Iglesia con mayor protagonismo en la arena internacional, algo ya adelantado durante el ayuno por la paz en Siria y la enérgica condena a la política migratoria europea. Sin embargo, para muchos lo más trascendental está por llegar teniendo en cuenta sus declaraciones a la revista jesuita Civiltá Cattolica, donde abordó medulares temas como divorcio, homosexualidad, celibato, las finanzas del Vaticano y el papel de la mujer dentro de la Iglesia, entre otros.

Teólogos, especialistas y religiosos de diversos credos opinan que más que un cambio doctrinal, el sucesor de Pedro aboga por una eliminación definitiva y contundente de los viejos tabúes eclesiales, que por fuerza de la costumbre adquirieron un falso estatus de dogma. Durante un encuentro con los sacerdotes de la capital italiana en la basílica de San Giovanni en Laterano, el Papa instó a la Iglesia a buscar “otra vía, dentro de la justicia”, para las “segundas nupcias”, al referirse a los católicos divorciados que se vuelven a casar.

Justamente este asunto fue abordado por Francisco durante el vuelo de regreso a Roma desde Río de Janeiro tras participar de la Jornada Mundial de la Juventud, en el cual recordó que dicha situación no se podía ignorar ni desatender, y debía ser analizada por la Pastoral de Familia. En esa oportunidad, el Papa también sorprendió al mundo con sus declaraciones sobre la homosexualidad: “El problema no es ser gay. El problema es hacer lobby. Si alguien tiene esa inclinación, ¿quién soy yo para juzgarlo?”, apuntó.

“Lo que dijo sobre los homosexuales no se contradice con su posición anterior, pero crea la diferencia entre una Iglesia que rechaza el pecado y ama al pecador. Es la diferencia entre ser una Iglesia que acoge y recibe, y una que juzga y expulsa”, precisó Norberto Saracco, teólogo y pastor de la Iglesia Evangélica Pentecostal.

“Este Papa está rescatando a la Iglesia de aquellos que creen que condenar a las personas homosexuales y oponerse a la anticoncepción definen lo que significa ser un verdadero católico [...] Es un cambio notable y reconfortante”, opinó John Gehring, director del programa Faith in Public Life, un grupo progresista en Estados Unidos.

Para otros religiosos, el fin del celibato podría ser una de las grandes reformas de la era Francisco, un fenómeno que para muchas personas resulta el principal responsable de los escándalos sexuales que sacuden a la Iglesia desde hace varios años. “Creo que una vez que avance con los cambios en la banca del Vaticano, el siguiente paso será el fin del celibato. No es una medida que impactará solo dentro de la iglesia, sino que dará un salto de credibilidad y proximidad de la Iglesia hacia la sociedad”, afirmó Saracco.

Criterio con el que coincide el rabino y amigo personal del Vicario de Roma Abraham Skorka, quien en varias oportunidades le escuchó del celibato como una disciplina en la que él se formó, por tanto seguirá fiel a ella, aunque en el futuro se podría cambiar.

Según un sondeo del Instituto Quinnipiac, un 68% de los católicos estadounidenses está de acuerdo con los comentarios realizados por el Santo Padre sobre homosexualidad, aborto y anticoncepción; en tanto el 60% aprueba la ordenación sacerdotal de mujeres. Justamente quienes conocen a Bergoglio dentro y fuera de la Iglesia aseguran que para el primer Papa jesuita nombrar cardenal a una mujer no resulta una broma, pues es una idea que ya le pasó por la cabeza.

Con este plan, el sucesor de Pedro podría resolver el tema femenino, un asunto de vieja data que no puede esperar y que dejó bien claro con dos frases lapidarias en su entrevista a Civiltá Católica: “La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer” y “Necesitamos de una teología profunda de la mujer”. Escolástica que según Bergoglio no puede ser construida en el laboratorio del Vaticano, ni mucho menos apadrinada por el poder porque “la mujer está formulando construcciones profundas que debemos afrontar”.

Por lo pronto, dos incógnitas penden: ¿cuál será la profundidad de la reforma? y ¿cómo será asimilada por los sectores más conservadores de la Iglesia?

* Periodista de la redacción Europa de Prensa Latina.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 12

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014