Miercoles 24 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2013-11-05 a horas: 23:37:58

Contra la tolerancia

Fran Araújo *

(CCS).- Son cada vez más las personas que ensalzan la tolerancia como bandera del diálogo y la buena convivencia. Parece que se nos ha olvidado el significado de la palabra tolerar que, según la Real Academia de la Lengua, consiste en sufrir, llevar con paciencia, permitir algo que no se tiene por lícito sin aprobarlo expresamente. Esto supone que existe una persona que posee la verdad, el correcto camino para la perfección, y que esta persona “tolere” las opiniones de los demás, aunque crea que son erróneas. Si partimos de esta situación de superioridad, nunca llegaremos a un entendimiento fructífero.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La defensa de la tolerancia es un ejemplo más de la obsesiva primacía de lo individual sobre lo común a todos los seres humanos. Supone una posición de poder en la que una persona “permite” a la otra manifestarse, expresar sus pensamientos. En realidad, se trata de un paso intermedio entre el absolutismo de pensamiento y la verdadera libertad de expresión. El único camino para la convivencia y la sana relación consiste en construir espacios de encuentro en donde mirarse en el espejo de las diferencias del otro. Porque sin el “otro” nosotros no sabríamos quienes somos.

El problema de primar la tolerancia en las relaciones humanas aparece en las situaciones límite. En el momento en el que existe un problema, todas estas cosas que se permiten pero que no se consideran lícitas, salen a la superficie en forma de confrontación. De ahí que asistamos a la guerra de las religiones, al conmigo o contra mí. Esta inestable situación de tolerancia no es más que una guerra fría con modales ingleses. No pasa nada porque el niño se deje el pelo largo, hay que entenderlo, es joven. Pero cuando el padre se queda sin trabajo y llega a casa de mal humor, el pelo de su hijo parece una buena excusa para descargar todas las iras.

Tolero que mi vecino del sexto lleve turbante, aunque he de reconocer que no me gusta. Ataquemos la raíz del problema. Acerquémonos a nuestro vecino para preguntarle qué significado tiene ese turbante para él. Quizá así descubramos que sólo es una forma de sujetarse el pelo, igual que muchas mujeres utilizan un moño.

Si aceptamos que no estamos en la posesión de la verdad y erradicamos los prejuicios que existen sobre el “otro”, podemos empezar a comprender su manera de ver el mundo. Quizá no sea mejor que la nuestra, pero no podemos partir de que no lo es. Seguro que encontramos muchas cosas valiosas para incorporar a nuestra vida.

La fuente de muchos divorcios nace de una situación en la que ambos toleran durante años actitudes que luego acaban por no soportar. La única manera de construir una convivencia es a través del diálogo y de pequeñas concesiones que faciliten la armonía. “Yo soy como soy y no pienso cambiar”, pero tampoco te voy a exigir a ti que cambies porque soy tolerante. ¿Existe alguna forma mayor de desencuentro?

Esto no significa caer en el todo vale, ni el relativismo moral. Se nos ha impuesto la tolerancia hasta niveles absurdos. ¿Se puede tolerar la pena de muerte? ¿Podemos tolerar que muchos de los países que forman parte de la ONU hagan caso omiso a los derechos fundamentales del hombre?

Seamos intolerantes con la tolerancia. Todos los meses asistimos a reuniones de organismos internacionales en las que los grandes mandatarios escuchan con educación las opiniones del resto, toleran con respeto lo que tienen que decir, para después exigir que hagan lo mismo con las suyas. Quizá si no se le “tolerase” tantas veces a Estados Unidos que deje tratados sin firmar (el Tratado Antiminas, los Acuerdos de Kioto, los Derechos del Niño, el Tribunal Penal Internacional), el mundo iría mejor. ¿Es que se puede tolerar que niños de menos de 8 años trabajen 14 horas diarias? ¿Es permisible que miles de personas se mueran porque no pueden pagar medicamentos? ¿Se puede tolerar que un gobierno suprima la ayuda a personas dependientes, ataque la educación, la investigación y privatice la sanidad?

El mundo iría mucho mejor si, en lugar de tolerar las opiniones de los otros, buscásemos espacios de encuentro entre todas las posiciones para encontrar un camino común.

* Director de cine, Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS).

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014