Sábado 18 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Resto del mundo
Actualizado el 2013-11-01 a horas: 23:30:00

El primer ministro Anthony Abbott se opone al aborto y al matrimonio gay, y niega el cambio climático

Australia en manos de conservadores

Yosvany Noguet *

Canberra y La Habana (PL).- Una coalición conservadora australiana, liderada por Anthony Abbott, barrió en las elecciones parlamentarias del pasado 7 de septiembre, al obtener 86 de los 150 escaños de la Cámara de Representantes. El derrotado gobernante partido Laborista se quedó con 57 asientos, mientras los restantes curules se los repartieron el Partido Verde y otros grupos minoritarios.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El Partido Laborista liderado por el primer ministro australiano Kevin Rudd sufrió una derrota histórica al obtener el número de votos más bajo de los últimos 100 años en las parlamentarias celebradas el 7 de septiembre pasado. Según analistas políticos, diversos obstáculos deberá sortear el nuevo primer ministro australiano, el conservador Anthony Abbott, para dirigir el país, en especial por el pasado reciente de los laboristas a cargo del gobierno en los últimos seis años.

Abbott en sus primeros 100 días de gobierno aplicará un paquete de medidas para disolver muchos de los proyectos encaminados por los laboristas porque, según alega, no responden a sus intereses. Durante la campaña, el actual primer ministro dijo que su gabinete contaría con una carpeta dedicada especialmente a la atención de los asuntos indígenas, entre otros nuevos ministerios que se propone crear como el del comercio y la inversión.

Entre las propuestas se encuentran una ley que abolirá el impuesto a las emisiones de carbono y a las ganancias mineras, implementado por los laboristas en 2012, y además creará un programa para detener la llegada de barcos con inmigrantes ilegales, según el diario ABC. El plan de los conservadores incluye designar a un alto mando militar como responsable de la seguridad fronteriza, mantendrán las tramitaciones de solicitud de asilo con formulaciones en terceros países y serán repatriados los barcos con inmigrantes ilegales.

Un comunicado confirmó lo anterior y citó otras acciones como la construcción de una red nacional de banda ancha, cuya ejecución pudiera culminar en los próximos tres años. Expertos consideran que algunas de las propuestas encontrarán el primero de los obstáculos en el Senado, ente controlado por los partidos Verde y Laborista hasta mediados de 2014. A los conservadores les faltó conseguir cinco escaños para tener el control de la Cámara Alta como pretendían y el siguiente año esa instancia de poder deberá renovarse y admitir entre otros a representantes del partido del magnate minero Clive Palmer.

En el ámbito económico también se escucharon promesas de conseguir un ahorro al país de más de 36 mil millones de dólares en los siguientes cuatro años. A pesar del declive de la tradicional bonanza del sector minero, Australia mantuvo un crecimiento sostenido por más de dos décadas.

Abbott prometió además a una población de 22 millones de habitantes la creación de dos millones de puestos de trabajo en una década, y acabar con el déficit de los presupuestos estatales para el final de su mandato de tres años. Pero de todas las promesas la más popular fue la que contempla una especie de licencia de maternidad de 26 semanas con el pago del sueldo completo, para que las trabajadoras puedan atender mejor a sus bebés.

¿Nueva cara política del país?

El aparente nuevo rostro político australiano recibió felicitaciones de la República Popular China. La potencia asiática más importante le aseguró su voluntad de fortalecer la asociación estratégica bilateral sobre la base del respeto, la igualdad y el beneficio mutuo. Abbott asume el Ejecutivo coincidentemente con el momento en que preside el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, en calidad de miembro no permanente, y el país fue designado como sede de la cumbre del G20, el siguiente año.

Según especialistas, la política exterior marcará los primeros pasos de este gobierno, encabezado por un político de 55 años, ex seminarista, boxeador estudiantil y periodista, opuesto al aborto, a las relaciones prematrimoniales y que niega el cambio climático. Tampoco aplaude otras iniciativas como la investigación científica con células madre o el matrimonio entre personas del mismo sexo, y aunque no hizo ninguna prohibición a las musulmanas sobre el uso de la burka, sí les pidió no llevarlas ante su presencia.

Nacido en Londres en 1957, su familia regresó a Sidney cuando tenía tres años y allí se instaló, creció y obtuvo diplomas de Economía y Derecho en la Universidad local. Abbott ya tiene experiencias en el mundo de la política, ocupó las carteras de Trabajo (1998-2001) y de Sanidad (2003-2007).

En su segundo enfrentamiento televisado con el laborista Kevin Rudd, de cara a los comicios, convenció a muchos indecisos sobre todo con una frase que se espera pueda cumplir durante su mandato. “Quiero encabezar un Gobierno que dice lo que piensa y que hace lo que dice que va a hacer, no uno que habla demasiado y hace muy poco, y cuando por fin actúa es para dañar la población”.

El sistema político australiano dista de las fórmulas presidencialistas tradicionales, emplea el sistema parlamentario, en el cual el gobierno (poder ejecutivo) emana del parlamento (poder legislativo). Se basa en el principio de la confianza política, donde los poderes legislativo y ejecutivo se mantienen estrechamente vinculados y el ejecutivo depende de la confianza en el parlamento para subsistir.

En este sistema las facultades de control del poder se encuentran muy desarrolladas y los poderes del Estado se pueden afectar mutuamente. El gobierno tiene facultades para disolver al parlamento, y a su vez el ente legislativo puede censurar a miembros del ejecutivo y hasta obligarlos a renunciar.

Además de los enfrentados más visibles (Conservadores y Laboristas) se erigen entre los más fuertes de los que no lograron hacerse del poder, el Partido Verde, compuesto por una formación minoritaria y otra independiente. Otro partido es el de Clive Palmer, un excéntrico millonario minero que cuenta entre sus hobbies la actual construcción de una réplica del famoso barco Titanic y la creación del parque jurásico más grande del mundo.

El partido más joven en la escena política australiana lleva por nombre Wikileaks, liderado por Julian Assange, un analista buscado por Washington porque reveló muchos cables estadounidenses que revelan la política de la Casa Blanca como centro del mundo. La entrada en la arena política australiana de Assange durante los finalizados comicios generales no le aseguraron sus aspiraciones de Senador, sin embargo, dijo recientemente que su partido WikiLeaks se mantendrá en la escena.

Assange recoge los frutos de delegar, en quienes demostraron no merecer su confianza, durante los dos meses previos a los comicios mientras ayudaba al ex analista de inteligencia estadounidense Edward Snowden, asilado temporalmente en Rusia. Contrario a la gran derrota que las encuestadoras pronosticaron, WikiLeaks quedó por detrás del partido de Clive Palmer, insistió en mencionar Assange a la prensa desde la Embajada de Ecuador en Londres, en una entrevista divulgada por una televisora local.

La idea de Assange con la creación de este movimiento político era conseguir una banca en el Senado para la plataforma de transparencia de información y protección de los derechos humanos, una aspiración que, de momento, deberá esperar un poco más. Durante los recientes comicios parlamentarios se renovaron 40 de los 76 escaños del Senado de Australia, entidad que volverá a revitalizar su composición el primero de julio de 2014.

* Periodista de la Redacción Asia y Oceanía de Prensa Latina.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014