Miercoles 17 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2013-10-29 a horas: 23:25:53

Solo en octubre se movilizaron empleados de banco, maestros, transportistas, estudiantes e indígenas

La muerte de otro joven desata nuevas protestas en Sao Paulo

Brasilia, Río de Janeiro y Sao Paulo (PL).- Un adolescente de 17 años de edad fue ultimado a balazos el domingo y este martes otro joven murió por disparo de arma de fuergo en Sao Paulo, lo que desató nuevas protestas, desmanes y el incendio de varios contenedores de basura y neumáticos. Los manifestantes se enfrentaron a las fuerzas del orden en la Avenida Teniente Amaro Felicíssimo da Silveira, en el Parque Novo Mundo, ubicado en la zona norte de la urbe, poco después del deceso del segundo muchacho, también de 17 años de edad y al parecer involucrado en un atraco.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Desde junio de 2013 varias ciudades de Brasil son escenario de fuertes protestas sociales con reivindicaciones diversas. El movimiento “Pase Libre” fue el protagonista de las movilizaciones de junio último que se extendieron por casi todo el país en reclamo, primero, de la reducción del costo del pasaje de ómnibus y que después sumaron otros pedidos como mejor educación y salud, menos corrupción y más seguridad.

Pese a que las autoridades de Sao Paulo y Río de Janeiro anunciaron el 19 de junio la suspensión de los aumentos en las tarifas del transporte público en esos territorios y la apertura de un diálogo con la ciudadanía, las protestas sociales no cesaron, y al contrario tendieron a radicalizarse. (1)

El 21 de junio más de un millón de personas marcharon en al menos 100 ciudades de Brasil para manifestar su descontento con las políticas sociales y el excesivo gasto público destinado a la Copa de Confederaciones y Mundial de 2014. Las manifestaciones fueron convocadas por movimientos sociales a través de Internet. En Río de Janeiro se movilizaron más de 300 mil personas en la avenida Presidente Vargas. Otro grupo concentrado en las próximidades de la Prefectura fue reprimido por las tropas antimotines, con un saldo de 62 heridos, entre ellos dos reporteros de prensa.

Ese día en Sao Paulo la protesta contó con la participación de más de 100 mil ciudadanos, la mayoría jóvenes, que ocuparon la avenida Paulista y reclamaron mejores escuelas, servicios médicos y educación de calidad, más seguridad y menos corrupción. Se reportaron también manifestaciones en Porto Alegre, la capital de Rio Grande do Sul; en Belem, Pará; en Recife, Pernambuco; en Natal, Rio Grande do Norte; en Maceió, Alagoas; en Goiania; Goias, en Curitiba, Paraná; en Manaos, Amazonas y en Florinapolis, Santa Catarina. (2)

Analistas políticos llamaron la atención de estas protestas, las mayores de Brasil, que carecen de liderazgo solido, ni participación de partidos políticos y superan a las de agosto de 1992 contra el presidente Fernando Collor de Melo, quien terminó abandonando la jafatura del Estado un mes después.

El 22 de junio las fuerzas policiales reprimieron una multitudinaria marcha en Belo Horizonte, estado brasileño de Minas Gerais, cuando la multitud se aproximó al estadio Mineirao, donde se enfrentaron México y Japón por la Copa Confederaciones. En la protesta, iniciada en la Plaza Siete, ubicada en centro de esta capital estadual, participaron -según noticieros de canales de televisión- unas 65 mil personas que rechazaron el elevado gasto público en la organización de esta Copa y el Mundial del próximo año y exigieron una educación y salud de calidad.

Además de esta protesta, en Salvador, estado de Bahía, donde chocaron las selecciones de Brasil e Italia, ocurrieron también marchas pacíficas en varios puntos de la ciudad. En Brasilia, la capital federal, se realizó una manifestación en la estación central de ómnibus contra el machismo y un proyecto de ley impulsado por un diputado y pastor evangélico que autoriza a psicólogos ofrecer tratamiento para curar a los homosexuales.

En Sao Paulo se registraron igualmente movilizaciones con la participación de unas cuatro mil personas que demandaron educación y salud de calidad, así como acciones eficaces para combatir la violencia en ese territorio. Otras marchas ocurrieron en Río de Janeiro, donde cientos de jóvenes se concentraron frente a la residencia del gobernador Sergio Cabral y otro grupo bloqueó varias avenidas de la periferia de esa urbe. Según medios de prensa nacionales, cientos de ciudadanos marcharon igualmente en una decena de municipios de los estados de Goiás, Río Grande do Sur y Rondonia.

A mediados de agosto nuevas protestas se registraron en Río de Janeiro y en Sao Paulo contra la corrupción en el transporte público en Brasil. Fueron reprimidas las manifestaciones que ocurrieron en las afueras de la Cámara de Concejales de Río, donde se celebró la primera reunión de una comisión parlamentaria destinada a investigar los contratos de la alcaldía con las empresas de transporte colectivo de pasajeros. Varias personas opuestas a la forma como se creó la comisión bloquearon una de las vías principales de la urbe, la avenida Rio Branco, mientras otras lanzaron huevos contra concejales y reclamaron la anulación de ese comité.

En Sao Paulo se registraron dos protestas; una contra un esquema de corrupción montado en el mantenimiento del metro (tren subterráneo), que involucra a empresas extranjeras y varios gobiernos estaduales de este estado, y contra la represión policial de anteriores movilizaciones. Según fuentes de la compañía alemana Siemens, en este escándalo está implicada la máxima autoridad de ese territorio, Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia (PSDB). (3)

Más sectores se movilizan en octubre

En octubre nuevos sectores sociales se sumaron a las protestas que tensionaban todo el territorio brasileño. El primer día del mes los indígenas iniciaron una semana de protestas y movilizaciones en diversas ciudades del país para demandar el derecho constitucional a las tierras heredades de sus ancestros. Convocada por la Asociación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), integrada por principales agrupaciones de nativos de diferentes regiones, la denominada Movilización Nacional persigue garantizar la vigencia de la Constitución de 1988, que el 5 de octubre celebró sus 25 cumpleaños.

Los indígenas realizaron un acto público frente al Congreso Nacional para rechazar las pretensiones de legisladores ruralistas de impulsar una Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC), que busca invalidar las demarcaciones de áreas aborígenes, realizadas por la Fundación Nacional del Indio (Funai). Según la APIB, el proyecto tiene como objetivo cambiar la Constitución para acabar con las reservas de los nativos y territorios pertenecientes a descendientes de negros esclavos que huyeron y se establecieron en diversas zonas del país.

El 2 de octubre el paro indefinido de los empleados financieros cumplió 14 días con 10.882 agencias y centros administrativos bancarios cerradas en los 26 estados de Brasil. La paralización había registrado un crecimiento del 76% desde su comienzo el 19 de septiembre, cuando no abrieron sus puertas 6.145 sucursales, destacó Alex do Livramento, dirigente del Sindicato de Trabajadores Bancarios de Sao Paulo.

“La intransigencia de los banqueros deja cada vez más indignado” a los empleados, resaltó do Livramento al reiterar el rechazo del gremio al ofrecimiento de subir en un 6,1% los sueldos, lo cual representa las pérdidas por el ascenso de la inflación de este año. Además de ignorar otras demandas económicas y sociales, la Federación de Bancos mantenía silencio y no respondía a la carta enviada el viernes último por el Comando Nacional del paro, en la cual se reitera el interés de negociar una propuesta que responda a las exigencias de los trabajadores, aseveró.

El dirigente sindical denunció que los banqueros presionaban y amenazaban al personal en huelga para que retornen a sus trabajos y abortar la protesta, en reclamo de un alza del 11,93% en los sueldos, un incremento del salario mínimo, el fin de los despidos, mejores condiciones de trabajo, y una mayor participación en las ganancias.

Las movilizaciones sociales continuaron en ascenso en Río y Sao Paulo, y el 15 de octubre se registraron nuevamente masivas protestas de profesores y maestros en demanda de mejores salarios y condiciones de trabajo, las cuales terminaron de manera violenta, con choques con la Policía brasileña.

La marcha en Río salió de la plaza la Candelaria hasta la zona de Cinelandia, donde miles de educadores, estudiantes, miembros de movimientos sociales y gremios se concentración en las afueras la Cámara Municipal. Todo el recorrido se realizó de manera pacífica, pero poco después de llegar a Cinelandia, los agentes de orden comenzaron a lanzar gases lacrimógenos y bombas de efecto moral y dispararon balas de goma contra un grupo de jóvenes encapuchados y vestidos de negro que intentaban avanzar hacia la Asamblea Legislativa.

La arremetida policial generó gran confusión y mientras la mayoría de manifestantes se dispersaba bajo la gran cantidad de gases lacrimógenos disparados por la policía, otros movilizados prendieron fuego a varios contenedores de basura y lanzaron piedras contra los uniformados. Teléfonos públicos, escaparates y vitrinas de agencias bancarias fueron destruidos, mientras 15 personas fueron detenidas, según reportes de la Policía. Los miles de profesores asistentes a esta marcha reclamaron mejores salarios y condiciones de trabajo, así como el fin de la represión policial de las protestas, que ocurrieron en el Día del maestro en Brasil.

En la Sao Paulo, las movilizaciones ocurrieron para apoyar a los educadores de Río, contra la política de enseñanza y para demandar la renuncia del gobernador del territorio Geraldo Alckmin. Las fuerzas del orden arremetieron contra los manifestantes cuando ocuparon una franja de la avenida marginal Pinheiros e intentaron bloquear la otra. Un total de 56 personas fueron arrestadas por participar en la destrucción de vitrinas y cristales exteriores de concesionarias de auto, mientras otro grupo de trabajadores sin casas protestó en las afueras de la Asamblea Legislativa en demanda de apoyo para tener acceso a una vivienda.

El mismo 15 de octubre la mayoría de bancos de Brasil reanudaron sus actividades luego que sus trabajadores aceptaron un acuerdo de aumento salarial de la Federación Nacional de entidades financieras, lo cual puso fin al paro de 23 días. Los banqueros propusieron un ascenso de los sueldos del 8%, un incremento de salario mínimo del 8,5% y el alza de hasta el 2,2% de la participación en lucros.

El 21 de octubre los trabajadores del Metro de Brasilia cumplieron un paro de 24 horas en reclamo de la realización de un concurso público para contratar más personal y cubrir las actuales plazas vacantes. La paralización afectó la transportación por las dos líneas del tren subterráneo del Distrito Federal, según un comunicado del Sindicato de Trabajadores del Metro de esta capital.

El 26 de octubre una marcha pacífica de unas tres mil personas en demanda del pasaje gratis en el transporte público para los estudiantes culminó en Sao Paulo con desmanes, destrozos y el enfrentamiento con la Policía, lo cual dejó un saldo de 78 detenidos. Convocados por el movimiento “Pase Libre”, los manifestantes se congregaron en el Teatro Municipal y recorrieron varias calles del centro antiguo de esa ciudad, pero al pasar por la terminal de ómnibus Don Pedro II varios encapuchados prendieron fuego a un autobús, el cual ardió de manera parcial.

Los protestantes llegaron hasta la Plaza de Sé, donde se enfrentaron con palos y piedras a la Policía, la cual respondió con bombas de efecto moral y gases lacrimógenos. Tal situación originó gran confusión, desmanes, la destrucción de banquetas de madera del lugar, así como la rotura de escaparates de tiendas y de agencias bancarias.

El coronel de la Policía Militar (PM) Reynaldo Simoes Rossi fue agredido, perdió su pistola calibre 40 y el radio-comunicador, señaló la asesoría de prensa ese cuerpo armado. Simoes Rossi fue trasladado a un hospital de la zona con fractura de clavícula y heridas leves, indicó la fuente. Según PM, varias personas enmascaradas robaron 2.500 reales (unos 700 dólares) de un establecimiento ubicado en la terminal de ómnibus, así como 15 cajeros automáticos quedaron destruidos.

Este martes la muerte de un segundo joven por el disparo de otro policía en el norte de Sao Paulo desató nuevas protestas, desmanes y el incendio de varios contenedores de basura y neumáticos. Según la Policía Militar, el joven de 17 años que perdió la vida estaba armado y recibió un tiro de un gendarme tras presuntamente participar en un asalto. Este lamentable hecho se registró dos días después de que otro adolescente, también de 17 años de edad, fuera baleado el domingo último por otro agente en circunstancias aún si aclarar en un barrio pobre de esta ciudad.

El fallecimiento del estudiante negro Douglas Rodrigues generó las protestas de los moradores de la favela Vila Medeiros, donde vivía la víctima, que dejaron anoche un saldo de dos camiones, un ómnibus y un auto incendiados, además de una treintena de detenidos.

Estos incidentes propiciaron que los comercios y tiendas de Vila Medeiros permanecieran este día cerrados ante el temor de que ocurran nuevas manifestaciones y desmanes. La Policía informó que delincuentes y ladrones aprovechan las manifestaciones para realizar saqueos y robos durante los desordenes y confusión.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff lamentó la muerte del estudiante y destacó que la violencia en las periferias de las ciudades evidencia las desigualdades. "En esta hora de dolor, mis condolencias a la familia y amigos. Al igual que Douglas, miles de otros jóvenes negros de la periferia son víctimas diarias de la violencia. La violencia contra la periferia es la manifestación más fuerte de la desigualdad en Brasil", afirmó Rousseff a través de su cuenta en Twitter.

Según la policía, el tiro que mató a Rodrigues fue accidental y ocurrió cuando los agentes estaban en el lugar tras recibir una denuncia por perturbación de la tranquilidad en esa zona.

Notas:

1. El gobernador del estado de Sao Paulo Geraldo Ackmin señaló que el precio del metro (tren metropolitano) y de los trenes volverá a costar tres reales, equivalentes a 1,50 dólar estadounidense. Una decisión similar fue adoptada por la administración de esta ciudad, de igual nombre que el estado, cuyo prefecto, Fernando Haddad, dijo que el pasaje de los ómnibus municipales caerá también a tres reales. Desde la ciudad de Río de Janeiro, la máxima autoridad esa urbe, Eduardo Paes, declaró en rueda de prensa el retorno del valor de la tarifa del transporte urbano a 2,75 reales, cerca de 1,40 dólar.

2. Miles de personas marcharon igualmente en Fortaleza, Ceará; en Belo Horizonte, Minas Gerais; en Teresina, Piauí, y en Salvador, Bahía, además de varias ciudades del interior de Rio y Sao Paulo. En Recife se movilizaron 57 mil personas y en Salvador, la protesta comenzó de manera pacífica y terminó con violencia, debido a los enfrentamientos con las fuerzas del orden. Además de Río y Salvador, en Porto Alegre, Campinas, Belem y Brasilia, los policías chocaron con grupos radicales, que cometieron desmanes y destrozos.

3. Unas tres mil personas se concentraron frente a la Asamblea Legislativa paulista y reclamaron la creación de un comité parlamentario que investigue las denuncias de desvío de dinero y la sobrevaloración de los precios de insumos en el mantenimiento de las redes del metro. Otro grupo de 150 jóvenes realizó una marcha por la calle Buena Vista hasta la Plaza Roosevelt, donde interrumpieron el tránsito durante varias horas y solicitaron el fin de la violencia policial contra los movilizados.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 14

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014