Lunes 15 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2013-10-16 a horas: 23:09:53

Ecos del II Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural

Melgarejo toca la puerta

Hay que remontarse al siglo XIX para entender mejor cómo es que el modelo de desarrollo extractivista ha echado profundas raíces en el país. Una probable ocupación y avasallamiento de los actuales territorios indígenas de tierras bajas no sería sino la repetición de una viejísima historia en el país, aquella inaugurada hace más de 100 años, sostenida y alimentada en tiempos de la República, y con trazas de repetirse hoy, una vez más, en plena vigencia del Estado Plurinacional.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Esto es lo que nos propone una de las más lúcidas disertaciones que se escucharon en el Segundo Foro Andino Amazónico, realizado los pasados días 18, 19 y 20 de septiembre.

Esa viejísima historia, leída con ojos contemporáneos y a partir de la articulación de tres factores, el Estado, el mercado y los pueblos campesinos indígenas, se inicia con la primera reforma agraria ocurrida en el país, ésa que en 1876 tuvo como propósito la liquidación absoluta e irreversible de las comunidades indígenas a favor de la extensión del latifundio.

Fue ésta, la primera reforma agraria de la segunda mitad del siglo diecinueve, la que forjó el histórico modo de vinculación del Estado con el mundo campesino indígena. Así, la pretendida eliminación de la comunidad le permitía a la hacienda contar con mano de obra a su servicio y, algo fundamental, garantizaba la fuerza de trabajo en las minas, y con ello el nexo de la economía nacional con el mercado externo.

Ese proceso coincide, además, y no por casualidad, con la conformación de la llamada clase minero-terrateniente, aquella que gobernaría el país —desde el Estado, para sus intereses y en contra del mundo campesino indígena— hasta los años cincuenta del pasado siglo. Es un “momento constitutivo”, se diría, repitiendo a un conocido pensador orureño.

Y ahí, en ese tiempo, está el centro mismo de esta manera de leer la historia desde el presente: fue ése el primer momento de una política estatal dirigida a posicionar un modelo de desarrollo extractivista cuyo éxito sólo es posible a partir de la aniquilación del mundo campesino indígena y de sus formas de organización tradicional.

Dicho de otra manera, y en definitorias palabras más próximas a nuestro tiempo, ése fue el momento fundacional del “Estado anticampesino”, ese Estado que se reproduce dándole la espalda, precisamente, al mundo campesino indígena. Y el fundador de esa larga historia que se repite, o que amenaza repetirse hoy mismo, como ya puede presumirse, es Mariano Melgarejo.

Y es ésta, finalmente, la viejísima historia que uniría, en la misma tragedia y en los dos extremos de un único arco, también histórico, a los pueblos campesino indígenas de tierras altas —los que padecieron y padecen todavía la embestida del Estado anticampesino— y a los pueblos indígenas de tierras bajas.

Estas siete parrafadas pretenden —no sin poca audacia periodística— sintetizar la última de las dieciocho disertaciones —la de la socióloga Cecilia Salazar de la Torre, directora del Postgrado Multidisciplinario en Ciencias del Desarrollo (CIDES) de la Universidad Mayor de San Andrés— que recogió, durante de tres días (18, 19 y 20 de septiembre), el Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014