Martes 21 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2013-10-08 a horas: 23:56:38

A propósito del paro agrario: el gobierno miente y engaña

Infamia

Manuel Humberto Restrepo Domínguez *

El gobierno colombiano es especialista en mentir, en engañar, en dilatar, en encubrir, en hacer aparecer como bueno lo que es malo y en presentar lo bueno como malo. El gobierno y la elite política que durante los últimos 200 años se ha mantenido en el poder han convertido los recintos de la democracia en satélites de las grandes compañías transnacionales.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La clase política, salvo honrosas excepciones, hace silencio, firma sin leer, vota, hace el papel secundario de dóciles servidores del repartidor de mermelada como le llaman ahora eufemísticamente a los presupuestos oficiales. En las calles la clase por fuera del poder, se pregunta a quien representan los que debieran representar a las mayorías que los eligen? y ¿que negocian en su nombre?

El gobierno no está interesado en resolver los problemas del agro, ni del campesinado colombiano, como tampoco está interesado en encontrarle salidas a las crisis de la educación, de la salud, de la vivienda. Al gobierno solo le interesa sostener el rentable poder que le da la legalidad de ser el poder. Le interesa crear condiciones favorables para gobernar según su particular forma de entender a la gobernabilidad como tranquilidad, como vías despejadas, calles sin gentes que obstaculicen, mercados sin estorbos. Al gobierno le interesa salir de la gente, quitársela de encima, intimidarla, repartir terror, deshacerse de las movilizaciones desmontando los mecanismos de la movilización misma, violentándola, fragmentándola, buscando negociar con cada uno y en secreto. El gobierno no tiene interés de encontrar soluciones a ninguna reivindicación social, la gente le incomoda.

En el paro agrario le interesaba desbloquear las carreteras, mostrar imágenes limpias de problemas, tergiversar la realidad, asegurarse de que las inversiones extranjeras no se desmotivaran y de que los TLC no desmayaran en su impulso de llevar a los pobres a la exclusión total, a la negación de su existencia política y social. Por eso al gobierno le resultó más fácil enviar 50.000 soldados dispuestos a matar a los de su misma clase que solucionar los asuntos de la vida ligados a la tierra a los alimentos. Ha preferido incentivar la dependencia de los agroquímicos mortales y genocidas de Monsanto ya probados en los crímenes contra el pueblo de Vietnam y otras transnacionales, que convertir ese dinero de la guerra en nuevas semillas, en nueva vida, en nuevos alimentos de la propia tierra, la misma tierra ya cubierta con la sangre de los campesinos que reclaman dignidad.

Al gobierno le interesa el campo pero sin campesinos, a estos los prefiere en los cordones de miseria y de exclusión de las ciudades, en el destierro del que son parte 6 millones de desplazados. Del campo le interesan las riquezas codiciadas por las transnacionales y campesinos que voten para elegirlos o reelegirlos a cambio de esperanzas, que después se convierten en políticas de muerte y de despojo.

Después de las movilizaciones en la mesa de negociación el gobierno no ha permitido avanzar en nada. El presidente y sus ministros tratan de usarla para dilatar, engañar, cansar a su adversario, desgastarlo y tratar de deslegitimarlo, de obligarlo a claudicar. Los campesinos tienen aun en sus cuerpos la ira y el dolor de aguantar y aguantar la humillación, el olvido, la negación. Los campesinos están ahí, miran y traducen en su lengua lo que ocurre y pronto estarán otra vez convertidos en el rostro de la resistencia.

Los campesinos llenaron de júbilo a la universidad (UPTC Tunja) llegaron para convocar a hacer de la investigación un asunto de conciencia, de lucha, de compromiso para posicionar un pensamiento propio, ligado a la tierra. Acudieron a la cita con la academia, con los estudiantes, con los investigadores/as para llamar la atención otra vez respecto a la necesidad de investigar para cambiar, para transformar y mejorar las condiciones de vida y bienestar de la gente, para tomar partido contra la desigualdad y las injusticias.

Para modificar las leyes injustas hechas con las estrategias y propósitos de los poderosos, para motivar esa necesidad irrenunciable de articular los propósitos de las luchas y reivindicaciones sociales, económicas y políticas para producir cambios estructurales en las relaciones del poder. Llegaron hasta la universidad los negociadores de la mesa sectorial campesina que sostuvo desde el 19 de agosto y durante 21 días la más destacada de las luchas agrarias en Colombia en las últimas décadas, para contarle a la academia que las leyes creadas para el campo son injustas y que cumplirlas va en contra de toda dignidad.

P.D. Conversatorio sobre Investigación, movimiento campesino y paz, Tunja, UPTC, DIN, octubre 2 de 2013. Intervinieron por la Mesa negociadora Giovanni Vela, Walter Benavides, Yolanda Rivera, Plinio Hernández.

Infamia

Resulta infame, en el sentido de vileza y maldad, el uso recurrente calificar de infame en el sentido de deshonra, toda crítica, con el fin de quitarle fuerza a lo que cuestiona el ámbito de ejercicio del poder, que con esta expresión con origen en el derecho romano da muestra de sus vicios y desvíos. Esta semana el Ministro de Defensa –o mejor de guerra- y el Presidente del Congreso coincidieron en usar el término Infamia, en ambos casos para restar importancia a asuntos de fondo que ponen en entredicho los modos de hacer y vivir la democracia y de manifestarse frente a actuaciones que precisamente deshonran el orden institucional y las practicas del buen vivir.

En el primer caso, la situación corresponde a documentos del Centro Europeo de la Constitucionalidad y los derechos humanos, que contienen acusaciones contra el general Freddy Padilla de León, ante la Corte Penal Internacional por ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones a derechos humanos, considerados de lesa humanidad. El ministro de Guerra, una vez terminada su intervención como anfitrión en un evento académico sobre DIH, acusó de infames a quienes han proferido la denuncia, firmada con nombres propios y responsabilidades precisas (no es un anónimo).

El pronunciamiento del Ministro, que hace parte del equipo de un gobierno que mantiene negociaciones de paz, puede leerse como temerario e inapropiado, tanto por el tono con el que anuncia la palabra Infamia para descalificar y anular, como por su intención de ocultar y desconocer la existencia de otras denuncias interpuestas por víctimas de la política de terror que comprometen al General Padilla (hasta ayer Embajador en Austria) con la masacre de Caño Jabón, Meta, el 4 de mayo de 1998, varios casos de “falsos positivos” y otros crímenes contra defensores de derechos humanos y sindicalistas entre 2004 y 2008.

El Ministro se pronunció como hombre de guerra en un escenario de análisis académico y de intercambio de interpretaciones que propenden por integrar los elementos jurídicos a la práctica operacional del DIH en ámbitos de conflicto armado. El evento es el taller de Derecho Internacional Humanitario que se realiza en Cartagena, del cual participan delegaciones de 50 países, miembros del CICR cuya base es la neutralidad y otros reconocidos teóricos y expertos que trabajan en torno a la aplicación del DIH.

Este Taller es denominado SWIRMO (Senior Workshop on International Rules governing Military Operations) y cuenta entre sus expositores a Raoul Forster, Jefe de Derecho Internacional Humanitario (DIH) del Ministerio de Defensa Suizo que participó de la Creación de la Corte Penal Internacional, Javier Guisández, profesor en el Centro de Estudios de DIH de España, instructor de la ONU en Derechos Humanos y Director del Instituto Internacional de DIH de San Remo, Italia y Gia Toradze, de Georgia, reconocida escritora sobre DIH.

El segundo caso de uso de la categoría para ridiculizar el cuestionamiento, corresponde al pronunciamiento del presidente del senado, que calificó de Infame pretender señalar que la inasistencia a los debates sobre la reforma a la salud por parte de los congresistas se debía a que estaban molestos por la reducción de su salario en cerca de 8 millones (25% de sus ingresos) por cuenta de un ejemplar fallo judicial que eliminó una prima de salud y otra de transporte.

Sin embargo resulta por lo menos curioso y contra-ejemplarizante frente al fallo judicial, que el presidente Santos, principal interesado en sacar adelante una reforma a la salud, haya dictado por decreto el pago -inclusive retroactivo- de una prima especial de servicios por un monto igual al eliminado por el fallo y que corresponde al monto mensual cercano a 8 millones de pesos por congresista y que como respuesta inmediata retornen al Congreso y de manera inmediata, retomen el debate de la reforma después de 5 sesiones de ausencias. Se destaca la defensa de principios de por lo menos tres congresistas que renunciaron a recibir esta prima excepcional.

En contexto, la Colombia de hoy, que se debate entre construir los sólidos caminos de paz que reclaman millones de habitantes o seguir por las trochas de la guerra que alientan las elites, 3 de cada 4 asalariados recibe en promedio un ingreso mínimo de 589.000 pesos (aprox 330 dólares) y un auxilio de transporte inferior a 70.000 pesos (33 Dólares). Se suman a este panorama 2.8 millones de personas que reciben ingresos mensuales inferiores al salario mínimo que resulta ser 12 veces menor a los casi 8 millones que adiciona el presidente mediante un decreto inesperado, para tranquilidad de los congresistas.

Los cerca de 8 millones de pesos mensuales que recibirá cada congresista resultan desorbitantes frente a la degradada realidad laboral del país. Sin embargo los congresistas podrán alegar que sus ingresos son insuficientes frente a los beneficios que reciben las transnacionales para las que ellos han legislado en cabeza de sus sucesivos presidentes, como lo demuestran los TLC que han acelerado el ritmo de las movilizaciones sociales que pretenden ser judicializadas de manera Infame por el Ministro de Guerra.

Ocho millones de pesos adicionales al salario mensual superior a 15 millones para un Congresista, podrían ser un Infame aumento de ingresos comparado con los salarios que reciben por ejemplo los ejecutivos de alto nivel de Pacific Rubiales -con intereses en Colombia- y patrocinadora del equipo nacional de futbol cuyos sueldos por mes superan el millón de dólares, equivalente a 2.372 veces más que el ingreso de un trabajador Colombiano que con su trabajo en los campos de explotación de la riqueza nacional aporta para el pago de salarios y aumentos a los Congresistas pero también para el bienestar de sus jefes.

* mrestrepouptc.blogspot.com

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014