Lunes 15 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2013-10-01 a horas: 00:58:29

Elecciones presidenciales: El candidato oficialista del CD lidera las encuestas

Panamá: A quiénes engorda Ricardo Martinelli y para qué

Luis Manuel Arce Isaac *

Panamá (PL).- Al líder del Partido Panameñista Juan Carlos Varela, que sigue siendo vicepresidente de Panamá y candidato presidencial de su tolda para las elecciones de 2014, le preocupa que varios de sus correligionarios engorden demasiado. El problema, según su sarcástica advertencia, es que Ricardo Martinelli está invitando a almorzar o comer a mucha gente de la cúspide de su partido, como por ejemplo a la ex presidenta Mireya Moscoso, o al influyente Arnulfo Arias Olivares y Manuel Lobo, invitados por el candidato presidencial oficialista José Domingo Arias.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El 26 de agosto los partidos Panameñista y Popular concretaron la alianza electoral El Pueblo Primero y aprobaron por votación de 96% la candidatura presidencial de Juan Carlos Varela, líder del panameñismo. Aunque no se anunció la candidatura de Henríquez como compañero de fórmula de Varela, el candidato panameñista dedicó gran parte del tiempo a alabar la labor del Partido Demócrata Cristiano, hoy PP, en la recuperación de la democracia en Panamá.

Se trata de la primera alianza opositora que se conforma con miras a participar en las elecciones de 2014. Varela dejó claro que no se trata de una simple unión electoral y que es un acuerdo de dos partidos fundamentado en un bien estructurado plan de gobierno que incluye una serie de ejes que van a los principales problemas de la vida nacional y que además plantean la manera de resolverlos. Mencionó que una vez sean gobierno en 2014 trabajarán por una nueva Constitución en la que los gobernadores se escojan por votación directa, se equilibrarán los poderes del Estado, se descentralizarán los municipios, y se trabajará en un gobierno que respete los derechos individuales.

A Varela le preocupa que Martinelli invite a almorzar o comer a mucha gente de la cúspide de su partido. La última invitación fue al vicepresidente del panameñismo Alberto Vallarino, su ex ministro de Economía y Finanzas antes de que la alianza Cambio Democrático (CD) y Partido Panameñista explotara como una granada de fragmentación cuando el mandatario sacó de la Cancillería a Varela.

Con esa invitación, las cosas pasan un poco a mayores pues Martinelli no solamente mantiene a Vallarino en la selecta junta directiva del Fondo de Ahorro de Panamá que él ideó e impulsó en su época de ministro, sino que ya lo había sondeado antes cuando CD buscaba candidato a la presidencia. Ahora Vallarino, que es un gran empresario con propiedades hoteleras, entre otras, y yerno del multimillonario Samuel Lewis Galindo el mentor político de Martinelli -quien también fue invitado a la comida- declaró que no renuncia al panameñismo pero sin descartar una recomposición de la alianza con CD.

Varela trató de desentenderse un poco de lo que sucede en los restaurantes a sabiendas que es contra él: Nosotros creemos en la democracia, aquí todo mundo que almuerce con quien quiera almorzar y que coman. Me preocupa que van a engordar a la gente de tanto almuerzo. Es preferible que caminen y bajen de peso, expresó. Sabe que Martinelli le serrucha el piso, renueva promesas a los indecisos, intenta reconquistar las bases de un sector importante del panameñismo -y con esos almuerzos- “engordar” el padrón electoral de Cambio Democrático pues no es mucha la seguridad de que repita en 2014.

Por lo menos algo importante logró Martinelli con la invitación a Vallarino, y fue la defensa cerrada que este hizo al decreto presidencial que remodela el Fondo de Ahorro de Panamá (FAP) y permite la venta de acciones del Estado en empresas mixtas. El ex ministro cuestionó que dirigentes de la oposición pongan en duda la credibilidad de la actual directiva del FAP, al decir que se quieren vender las acciones del Estado para usar el dinero en política, aún cuando en privado confesó que sí hay riesgo de venta de esos papeles, según el diario La Estrella.

Varela, quien ha bajado en las encuestas y no logra salir del tercer lugar detrás de Arias y de Juan Carlos Navarro, del Partido Revolucionario Democrático, responde a la ofensiva de Martinelli con el argumento de que él fue elegido candidato presidencial por el 99,8% de la militancia panameñista.

Los almuerzos no pararán a juzgar por el presidente del Partido Molirena Sergio González, ahora principal aliado de Martinelli, quien anunció que vienen más y habrá sorpresas. Parece que la idea es “engordar” el caudal electoral de CD para tratar de asegurar su repetición en el gobierno en mayo de 2014 con la disidencia de un panameñismo que se proyecta de nuevo crucial para Martinelli como lo fue en 2009.

El líder del PRD cae en las encuestas

Hasta el 30 de julio el líder del Partido Revolucionario Democrático (PRD) Juan Carlos Navarro registraba una ligera ventaja en las preferencias de los panameños con mira a las elecciones generales del 4 de mayo de 2014. Navarro aventajaba al candidato del oficialista CD José Domingo Arias en 8%, y éste a su vez en 4% al abanderado del Partido Panameñista Juan Carlos Varela.

En la última encuesta de julio de Panamá Opina, preparada por Ipsos para Telemetro y La Estrella, llamaba la atención que las cifras se congelan en medio de un agitado proceso de difusión de cuñas oficialistas y opositoras, en las que se pondera y cuestionan obras del gobierno. Navarro afianzó su primacía en la capital, Colón, Darién, Guna Yala y provincias centrales, pero decreció (nueve puntos porcentuales) en Chiriquí, Noñbe Buglé y Bocas del Toro. En esta última, Arias mostró un crecimiento de ocho puntos porcentuales.

Los movimientos sincronizados afectaron, en cambio, el número de personas que prefirieron la opción “otros candidatos”, a los indecisos y a los que no respondieron o alegaron que el voto es secreto, con un punto porcentual cada uno, indica la encuesta. Paralelamente, la oposición se cimentó, pues el 53% de los panameños asegura que le darán su voto, cuatro puntos porcentuales más que un mes antes. El Gobierno, que emprende una campaña mediática para justificar su continuidad, decreció dos puntos porcentuales (de 27 a 25%), mientras que los independientes retuvieron su cinco de favoritismo. Dudas y escepticismo se contraen, pero siguen ahí: de 14 a 13 y de cinco a cuatro por ciento, respectivamente.

En septiembre el candidato del PRD se tomó muy en serio los resultados de las más recientes encuestas que lo entierran en sus aspiraciones de ser el próximo presidente de Panamá. De buenas a primeras, su oponente principal, el candidato oficialista del CD acumula 38 puntos en las preferencias del electorado y él queda sepultado con 24%, una distancia bastante difícil de remontar cuando el contrario goza del aval y los recursos del gobierno.

En la ecuación de los opositores de Navarro dentro de su propio partido, el tramo que le saca Arias no es resultado de sus méritos, que según el PRD no tiene, y ni siquiera de la agresiva campaña del presidente Martinelli, sino consecuencia de las debilidades en el liderazgo partidista y una campaña desacertada. Para ese sector del perrederismo, que incluye a sus ex líderes Mitchel Doens y Francisco Arias Cárdenas, la fortaleza del partido de Martinelli está en las debilidades del PRD y del Partido Panameñista de Juan Carlos Varela.

Uno de los grandes errores señalados a Navarro es su posición excluyente hasta ahora de los líderes históricos que Martinelli y otros denominan “dinosaurios”, y que al menos en teoría son los más apegados al pensamiento de Omar Torrijos, el fundador de ese partido. Tengan o no razón sus detractores, las encuestas han remecido de tal forma la tolda navarrista que han obligado a una rectificación de todos para aunar fuerzas ante la posibilidad real de que el partido de Martinelli, con su candidato actual Arias o con quien sea, se mantenga en el poder en mayo de 2014.

Y como una alianza entre el Panameñismo y el PRD es por ahora casi imposible por un asunto de liderazgo, la única posibilidad de mejorar la proyección es mediante la unidad interna del partido. Esa es la nueva estrategia iniciada con el movimiento titulado Camino hacia la victoria.

El PRD ha tomado conciencia de que los molinos de la poderosa y casi fulminante campaña de Martinelli son electrónicos y no los mueve el viento, sino máquinas de bancos que han contabilizado más de 20 millones de dólares en gastos de propaganda oficialista, según cifras que manejan algunos medios de prensa. Martinelli se defiende de esas acusaciones al argumentar que no se trata de campaña proselitista para que su partido repita en el gobierno en mayo de 2014, sino que es un derecho que le asiste de publicitar los logros de su administración, aún cuando de forma coincidente, aparezcan él o su candidato en los spots.

Sea legal o no allí están los vídeos, y la propaganda de los Juan Carlos, Navarro o Varela, es insignificante al lado de la avalancha oficialista. Pero el asunto para los adversarios de Navarro dentro del PRD, no está en la campaña de Martinelli sino en lo ineficaz del proselitismo navarrista. Mitchell Doens cuestiona que no se trata de una política realmente de oposición al gobierno y pone como ejemplo las presuntas reuniones de Navarro con Martinelli, antes, durante y después de su nominación como candidato del PRD.

Ese estigma se está empezando a romper con el nuevo giro de Navarro de acercarse a los históricos, en especial Ernesto Pérez Balladares, y buscar la unidad interna reintegrándoles a los íconos del partido su valor intrínseco que puede ser trascendente en los próximos comicios. Doens fue muy claro al señalar recientemente en un programa de televisión que si el PRD sigue desunido y sin hacer una oposición real como su membresía quiere, será muy difícil derrotar a Cambio Democrático.

Aunque el veterano dirigente planteó como solución una gran coalición nacional para la cual aparentemente no hay condiciones, sus palabras han encendido luces rojas en el partido que han contribuido a tomar mayor conciencia de que la unidad es ineludible si se quiere transitar por el camino de la victoria como proclama Navarro.

Panamá requiere nueva Constitución, según político independiente

Juan Jované, destacado académico, investigador y economista, está entre el numeroso grupo de candidatos presidenciales independientes de Panamá que creen de manera muy seria cómo alguno de ellos pudiera ser el próximo mandatario de la nación istmeña. En su caso, explica en una entrevista exclusiva con Prensa Latina, ya entregó al Tribunal Electoral más de 15.800 firmas y piensa que para el 4 de enero de 2014, última fecha de entrega de rúbricas, pueda haber llegado a las 30 mil.

Eso le permite asegurar que en las elecciones de mayo del año entrante habrá candidatos independientes: “De manera que va a haber candidato independiente. A estas alturas andamos cerca de las 19 mil firmas y tenemos hasta el 4 de septiembre para tratar de llegar a las 30 mil. Después de esa fecha se puede seguir hasta el 4 de enero, pero ya con libros estacionarios, lo que hace la tarea más difícil”.

Ante las afirmaciones de voceros de los partidos tradicionales, en especial del gobierno, de que los independientes no tienen la más mínima posibilidad de ganar, Jované es optimista. Recuerda que en las encuestas 16% de los entrevistados siempre responde que votará por un independiente, así que las posibilidades no son tan limitadas como se piensa. Yo creo que estas candidaturas independientes introducen un factor nuevo en la sociedad panameña distinta a los partidos políticos tradicionales con formas ideológicas y propuestas diferentes, lo cual permite una tarea pedagógica de introducir temas importantes en la discusión política que generalmente no se tocan, explica.

Pero su base de sustentación está en la idea de que un candidato independiente debería avanzar lo más rápidamente posible en la creación de una nueva Constitución que permita la refundación de Panamá. Por eso escogió para el grupo el nombre de Movimiento Independiente de Renovación Nacional, porque hay que rehacer el pacto básico nacional que es la Constitución actual. Esto apunta a un proyecto nacional que ya tiene un antecedente en Panamá muy claro cuando en el siglo pasado fue recuperado el Canal, asegura Jované.

El nuestro, aclara, es un nuevo proyecto profundamente democrático, de justicia social y sostenibilidad ambiental que debe dar lugar a una constituyente con proyección al siglo XXI. “Lo que pensamos es que los partidos establecidos a partir de la invasión de Estados Unidos en 1964 han desarrollado un mismo proyecto neoliberal, el cual ha ido cercenando las conquistas de la población y ha generado un profundo proceso de desposesión de los pueblos originarios y de los derechos de los trabajadores, que ha afectado también a los sectores medios mediante una inflación proveniente de un proceso especulativo”.

Todos los partidos que han gobernado este país, que se disputan ahora el manejo del Estado, han seguido ese proyecto, asegura. “Solo nosotros somos independientes de él porque tenemos el nuestro propio, es decir, un proyecto de nación con rasgos definidos, con justicia social, sostenibilidad ambiental, eficiencia económica, en el que difícilmente podremos ser parte de una coalición con esos partidos oligárquicos que ni siquiera tienen un sentido nacional”.

Usted se pregunta quién hizo el Tratado de Promoción de Libre Comercio con Estados Unidos, y tiene que responderse que los tres partidos tradicionales, Cambio Democrático, Revolucionario Democrático y Panameñista. “Los tres saben que ese tratado va a hacer que la agricultura del país desaparezca, que la seguridad alimentaria no cabe en ese proyecto, y que los independientes no podemos ser parte de él porque es antinacional y no resuelve los problemas del país”.

La firma de ese TPC es un profundo error, advierte. El sector agropecuario de Panamá, por ejemplo, ha llegado a un nivel tal de deterioro que de cada 10 dólares que se producen en el país ni siquiera tres surgen de la agricultura. “Sin embargo ahí trabaja el 17% de la población ocupada del país, por lo tanto destruir la agricultura es destruir la forma de vida del 17% de los trabajadores de Panamá, y de hecho el TPC va a llevar a eso pues vamos a tener que multiplicar como por 30 la productividad por año para poder competir con la agricultura norteamericana que, además, es subvencionada, algo imposible”.

Detrás de eso, denuncia, hay un proyecto de los comerciantes de este país de importar alimentos y seguir vendiéndolos a precios altos y especulativos, y eso no le resuelve nada a Panamá, como tampoco le va a resolver la Alianza del Pacífico. Esa Alianza no es nada, es lo que quedó del ALCA, ese proyecto no le sirve a Panamá y lo que implica por el contrario son problemas tremendos como, por ejemplo, los experimentos de siembras de productos genéticamente modificados, transgénicos, que van a dañar aún más nuestra agricultura y tienen que ver directamente con ese tratado con Estados Unidos, explica.

Seguramente para el sector salud esos tratados también son problemáticos pues en la medida que amplía los períodos de protección de las patentes de medicinas, por ejemplo, estas se van a encarecer no solamente para el Ministerio de Salud y la Caja del Seguro Social, sino también a la población porque no se van a poder importar los genéricos aunque sean sus equivalentes. Por eso, señala Jované, afirmamos que a Panamá no le conviene absolutamente para nada ni los tratados de promoción comercial alentados por Estados Unidos y mucho menos la Alianza del Pacífico, sino lo correcto sería acercarse al estilo de integración latinoamericano, de América del Sur.

En cuanto a lo que dejará en herencia este gobierno, Jované destaca no las obras que vienen realizándose desde mucho antes, sino la enorme deuda que ya tiene hipotecado al país. Es que la deuda pública en los últimos cuatro años subió cerca del 50%, expresa el entrevistado.

Hay una parte que ni siquiera se ha contabilizado como deuda que son las correspondientes a las ampliaciones del aeropuerto de Tocumen y el Canal de Panamá, y los préstamos para comprar los corredores Norte y Sur y la empresa de telecomunicaciones Etesa, de tal manera que la deuda pública total no será como dice el gobierno de 15 mil millones de dólares, sino de más de 20 mil millones.

El gobierno se defiende y dice que la economía va a seguir creciendo, pero lo cierto es que ya empezó la desaceleración, y la misma Comisión Económica para América Latina de Naciones Unidas redujo el perfil. Si usted observa las tasas de crecimiento del mismo Ministerio de Economía y Finanzas para el próximo quinquenio, verá que está en un promedio de 6,1% del Producto Interno Bruto, es decir, ya no son tasas de 10 o más puntos, indica.

“Entonces yo sí creo que los próximos gobiernos van a tener problemas con el servicio de la deuda generada e incrementada por este gobierno, pues no van a tener amplitud para desarrollar su propio programa”, precisó. Es lo que en economía se llama rigideces y esta deuda pública las está creando porque realmente su servicio va a ser alto, y la tasa de crecimiento económico y la baja en las recaudaciones no van a ser las mismas y van a dar lugar a que los organismos internacionales y los bancos ejerzan la condicionalidad sobre la economía por mantenerse en este camino errado.

* Corresponsal de Prensa Latina en Panamá.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 16

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014