Sábado 15 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Economía >> Notas Institucionales
Actualizado el 2013-08-21 a horas: 20:04:45

El Banco Mundial propone una segunda generación de reformas para impulsar el crecimiento con equidad

Latinoamérica debe crecer a una tasa anual de 7,5% para reducir la pobreza y prosperar

Redacción Bolpress

En los últimos 15 años América Latina y el Caribe (ALC) logró un progreso encomiable en términos de reducción de la pobreza, crecimiento de la clase media y promoción de la prosperidad para todos los niveles de la sociedad. Sin embargo, alrededor de 80 millones de personas siguen viviendo en la pobreza extrema, la mitad de ellos en Brasil y México, y millones más que han salido de la pobreza corren el riesgo de volver a ella debido a las crisis económicas y a las condiciones meteorológicas adversas fruto del cambio climático, advierte el Banco Mundial.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

En la última década, la población en condición de pobreza extrema, definida en la región como todos aquellos que viven con menos de US$2,50 al día, disminuyó a la mitad en ALC, mientras que en 2011 la región logró tener un mayor número de personas de clase media que pobres por primera vez en la historia. En toda la región de casi 600 millones de habitantes, los pobres mejoraron su situación más rápido que los ya acomodados, reconoció el Banco Mundial (BM).

No cabe duda de que ALC ha hecho muchas cosas bien en los últimos años, pero desde una perspectiva más amplia, la región tiene todavía un amplio camino por recorrer para alcanzar niveles similares de prosperidad a los de países considerados hoy ricos. El hecho es que en la actualidad uno de cada cuatro latinoamericanos vive por debajo de la línea de pobreza moderada regional (US$4 al día), y el PIB per cápita ajustado por equidad permanece apenas por encima del 20% del nivel exhibido por los países de mejor desempeño.

Las agendas reformistas que se ejecutan en varios países de la región aceleran la prosperidad compartida al fortalecer los vínculos entre el crecimiento y la equidad y al enfocarse en elevar el nivel de vida de los menos favorecidos. No obstante, dice el BM, la región ahora necesita reformas de segunda generación que refuercen el “círculo virtuoso” del crecimiento económico y la equidad para promover la prosperidad compartida.

En abril de este año el presidente del BM Jim Yong Kim anunció una estrategia doble para la entidad financiera de cara al futuro: 1. erradicar la pobreza extrema a nivel mundial para el año 2030, y 2. promover la “prosperidad compartida”, un aumento sostenible del bienestar de los segmentos más pobres de la sociedad, definidos como el 40% de menores ingresos. “Asegurar que el crecimiento sea inclusivo es tanto un imperativo moral como una condición indispensable para el desarrollo económico sostenido”, argumentó Kim.

El último reporte del BM referido a la Prosperidad Compartida en América Latina evalúa el progreso regional en torno a los objetivos planteados por Kim, describe los desafíos pendientes y propone un marco político para que la región mantenga la tendencia ascendente y aumente de velocidad.

El indicador que utiliza el BM para medir la prosperidad compartida, la tasa de crecimiento del ingreso per cápita real del 40% más pobre de la población de un país, apunta a que la expansión económica de los últimos años en ALC benefició a los menos favorecidos. El reporte señala que desde el año 2000 el crecimiento económico de la región cobró mayor ritmo, incrementando los ingresos reales promedio en más de 25% en los siguientes 10 años.

El aumento creciente del ingreso laboral fue el factor principal detrás de la reducción de la pobreza, mientras que las pensiones, transferencias y demás ingresos no laborales explican más de un tercio de la reducción de la pobreza extrema. Igualmente importantes fueron las mejoras para los miembros menos afortunados de estas sociedades: la pobreza extrema disminuyó del 25% de la población al 13% en la década de 2000. ALC también redujo a la mitad su pobreza crónica, una forma diferente del problema caracterizada por ingresos persistentemente bajos y privaciones tales como viviendas deficientes y letrinas al aire libre.

A pesar del notable avance en cuanto a prosperidad compartida, el reporte del BM advierte que la región enfrenta obstáculos importantes si desea alcanzar los elevados niveles de crecimiento económico y aumento de bienestar que muchas otras regiones del mundo han logrado. Y está aún muy lejos de alcanzar los bajos niveles de desigualdad en el ingreso exhibidos por la OCDE y otros países de ingreso alto.

Uno de los principales desafíos de la región es la persistente desigualdad en el nivel de vida entre diferentes áreas de los países de ALC. Por ejemplo, como fruto de la creciente divergencia dentro de la región, la proporción de los pobres extremos en el Cono Sur disminuyó en los últimos 15 años mientras que el mismo segmento aumentó en México y América Central.

De acuerdo al Índice de Convergencia de la Prosperidad Compartida (SPCI en inglés), que mide los avances en crecimiento ajustado por equidad, hacia 2011 ALC había alcanzado apenas un quinto del nivel de referencia ostentado por países de mejor rendimiento. Si ALC mantuviese las tasas de crecimiento económico (3% per cápita) y de reducción de la desigualdad logradas a partir de 2003, hacia 2030 seguiría sin alcanzar el nivel de referencia mundial. Esto significa que, de continuar la tendencia actual, recién en 2052 podría el ciudadano latinoamericano promedio alcanzar el nivel de vida que los ciudadanos de los países de ingreso alto tenían en 2000.

De ahí que, recalca el BM, es obvio que debe registrarse un aumento dramático del crecimiento y mayores reducciones en la persistente desigualdad de la región para achicar más rápido la brecha con las naciones más ricas y erradicar la pobreza extrema. Para lograr esos objetivos, ALC deberá incrementar su tasa de crecimiento en más de dos veces, hasta 7,5% anual.

El presidente del BM estimó que América Latina crecerá este año más de un 3,3%, “no tan rápido como otras áreas, como África que va a crecer más de 5%, pero mejor que Europa, donde el indicador será 0,9% negativo”. Según el vicepresidente del BM para la región Hasan Tuluy, a ALC le será difícil mantener el nivel de progreso de décadas anteriores porque los precios de materias primas bajan y flaquea la demanda china y europea.

Tuluy vaticinó que en 2013 el crecimiento de la región será de 3,5%, mejor que el año pasado, pero por debajo del promedio de 5% previo a la crisis de 2008/09 o el 6% de 2010, razón por la cual exhortó a mantener y aumentar la competitividad y productividad en las difíciles condiciones de varios países por la apreciación de sus monedas. La productividad agrícola promedio en ALC aumentó del 25% en 1973 a alrededor del 50% en 2005 en relación con la de Estados Unidos, pero sigue siendo baja.

Para aumentar la productividad regional es necesario incrementar el volumen y la calidad de la inversión nacional y extranjera. El ejecutivo del BM informó que la tasa de inversión se mantiene en torno al 20% del PIB en ALC, mientras que en países de más rápido crecimiento de Asia oriental llega al 30%. Si las tasas de inversión de ALC alcanzasen un nivel promedio de 30%, esa colocación debería llegar a 600 mil millones, casi el doble del aumento registrado en la región en la última década.

Por otro lado, Tuluy advirtió que “la ola de delito y violencia en la región amenaza una década de progreso lesionando a todos los ciudadanos, especialmente a los más pobres que carecen de medios para protegerse. Los gobiernos, los ciudadanos y el sector privado pagan un alto precio, pero la delincuencia y la impunidad también están desgastando la confianza de la ciudadanía en el Estado y su apoyo a la democracia. Por todo ello, temo que la inseguridad esté convirtiéndose en el talón de Aquiles del desarrollo”.

En su reporte sobre la Prosperidad en ALC, el BM resalta cuatro políticas clave que los países de la región deberían considerar para mantenerse encaminados en los próximos años: 1. Mantener una política fiscal equitativa, eficiente y sostenible para promover la prosperidad compartida; 2. Fortalecer unas instituciones justas y transparentes que brinden bienes y servicios públicos de calidad; 3. Posibilitar un entorno con mercados que funcionen correctamente y que sean accesibles a todos los niveles de la sociedad, y 4. Mejorar la gestión de riesgos tanto a nivel macro como a nivel hogar.

Valorar el mercado interno

De acuerdo al informe “América Latina y el Caribe, sin viento a favor: en busca de un mayor crecimiento” de la Oficina del Economista Jefe del BM para la región, se debilita el formidable viento externo que favoreció el sólido crecimiento económico y la inclusión social en ALC en la última década. De ahí que en el nuevo contexto internacional, caracterizado por la liquidez en exceso, el menor crecimiento de China, una débil actividad económica y un elevado nivel de deuda pública en el mundo desarrollado, será necesario que América Latina haga más por sí misma para volver a las tasas de crecimiento de la última década.

Las tasas de crecimiento proyectadas para 2013 varían desde un escaso 0,1 y 1,0% para Venezuela y Jamaica, respectivamente, hasta 6% en Perú, casi 9% en Panamá y más de 11% en Paraguay. Bolivia, Chile y Colombia seguirán creciendo por encima del promedio regional, con proyecciones de entre 4 y 5%, mientras que Argentina y Brasil probablemente terminen por debajo del promedio regional, a pesar de rebotar de menos de 2% en 2012 a alrededor del 3% en 2013.

“Estas tasas de crecimiento son buenas aunque insuficientes para mantener el ritmo de progreso social que los latinoamericanos experimentaron en los últimos 10 años”, indicó el economista Jefe del BM para la región Augusto de la Torre. “A medida que la situación internacional se debilita, la capacidad de los países latinoamericanos de crecer por encima de 3,5% depende fundamentalmente de sí mismos. Por lo tanto, el eje de las políticas se está desplazando de los motores de crecimiento externos a los internos, y de la preocupación por la estabilidad macro y financiera a reformas que estimulen el crecimiento”.

¿Cómo puede la región estimular sus motores de crecimiento interno? Lo primero es comprender las particularidades del patrón de crecimiento de ALC, sus limitaciones y sus fortalezas. Aunque se habla mucho del modelo de crecimiento del sudeste asiático (basado en exportaciones de productos manufacturados, un elevado nivel de ahorro y tipos de cambio competitivos), el hecho es que las actuales circunstancias latinoamericanas presentan un marcado contraste con esta situación. Según De la Torre, dos factores centrales pueden ayudar a definir esta diferencia:

1. Crecimiento interno basado en la demanda. Entre 2004 y 2011 la demanda interna en América del Sur y México aumentó de un promedio de menos de 98% a alrededor de 105% del PIB, mientras que en el sudeste asiático disminuyó en un punto porcentual, de 95 a 94% del PIB. La contraparte externa del crecimiento interno impulsado por la demanda es la tendencia de ALC a generar déficits de cuenta corriente recurrentes (al contrario de los fuertes superávits asociados con el crecimiento basado en las exportaciones del sudeste asiático), financiados mayormente por inversiones extranjeras directas.

2. La importancia creciente del sector servicios. La opinión generalizada indica que un país no puede crecer satisfactoriamente sin un sector manufacturero fuerte. La verdad es que la competitividad de las manufacturas está estrechamente ligada a la de los servicios, según el informe De la Torre, Más aún, en el caso de ALC el sector servicios agrega valor, y de hecho emplea a trabajadores altamente calificados.

En las actuales circunstancias, y con miras a un rápido crecimiento, el BM considera que ALC debería seguir haciendo un uso inteligente del capital extranjero en remplazo de su escasa capacidad de ahorro y mejorar la calidad de la inversión, de por sí elevada en varios países de ALC.

“En la América Latina de hoy el intento de mejorar la competitividad de las exportaciones en base a mano de obra barata y tipos de cambio devaluados parece ser políticamente inviable y económicamente inadecuado. Si se desea mejorar la competitividad más allá de los bienes intensivos en recursos naturales y sin sacrificar el nivel de vida, la consigna entonces es mejorar la productividad”, comentó de la Torre.

Teniendo en cuenta el actual entorno económico mundial, el crecimiento estará cada vez más relacionado con las fuentes internas y deberá ser menos dependiente de las materias primas que en el pasado. La clave de este proceso será el el establecimiento de mercados más accesibles, políticas fiscales mejor aprovechadas, prestación de servicios de mayor calidad y reducción de la vulnerabilidad ante impactos económicos y climáticos.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 12

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014