Lunes 22 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2013-07-31 a horas: 21:16:33

Los que ganan más de Bs. 4.500 se jubilarán con rentas inferiores al 70% del promedio de los últimos 24 sueldos

La burocracia precipita la firma de un miserable acuerdo con el gobierno

Miguel Lora Ortuño

Las direcciones sindicales han abandonado la concepción obrera de las rentas, se han sumado de cuerpo entero a la capitalización individual neoliberal y marchan hacia el colaboracionismo de clase con el patrón y el Estado burgués. El ampliado de la COB sólo ha servido para legitimar una vergonzosa capitulación. Según la burocracia sirviente del gobierno, se avanza consolidando migajas que –en última instancia— perjudica a los trabajadores.

Miguel Lora Ortuño

Es maestro y dirigente sindical.

Contactos con el autor
close

Contacto con Miguel Lora Ortuño




7 - 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Después de la última huelga por el problema de las rentas los dirigentes sindicales de la COB y de las diferentes confederaciones han mantenido reuniones con el gobierno y, como consecuencia de las mismas, éste ha hecho llegar a las organizaciones sindicales un proyecto de acuerdo al que habrían llegado de manera conjunta dirigentes y gobierno. El proyecto es vergonzoso porque rechaza toda posibilidad de revisar los más de treinta artículos de la Ley de Pensiones y sólo se ratifica los límites mínimo y máximo de las rentas logrado en las negociaciones durante el conflicto.

De acuerdo al proyecto, los sectores más perjudicados resultan los mineros, los maestros rurales y los fabriles; los primeros se jubilarán con el 30% o menos del promedio de sus últimos 24 sueldos; los maestros rurales con 50% y los fabriles, por la flexibilización laboral impuesta en el último cuarto de siglo, nunca podrán reunir los 30 o 35 años de aportes para poder acceder a una renta del 65 o 70% de su referente salarial.

El ampliado de la COB reunido en Cochabamba sólo ha servido para legitimar la vergonzosa capitulación. Los burócratas sirvientes del gobierno han usado como argumento la imposibilidad de volver a movilizar a los trabajadores para poder “avanzar algo más” y lo que corresponde es “consolidar lo poco que se ha logrado hasta ahora”. Según estos canallas, no firmar el acuerdo hubiera significado defraudar a una gran cantidad de trabajadores, sobre todo del sector del magisterio, que están esperando la consolidación de los miserables límites de las rentas logrados hasta ahora.

En el debate se han desnudado de cuerpo entero, y ahora son los campeones de la capitalización individual cuando sostienen, sobre todo los mineros, que no hay que insistir en el aporte estatal porque condenaría a las empresas estatales a una total debacle financiera, sobre todo ahora en que se encuentran en caída los precios de los minerales en el mercado mundial. Recomiendan que los fabriles no insistan en mejorar el aporte patronal porque, por este camino, se provocaría la quiebra de las empresas privadas lanzando a las calles a miles de desocupados. Por tanto, la consecuencia directa de esta posición cavernaria y colaboracionista con el patrón y el Estado burgués es ratificar la concepción neoliberal de hacer descansar las rentas sólo en el aporte de los trabajadores.

Por otra parte, el gobierno ha presentado un proyecto de ley de inversiones de los fondos de pensiones en el que básicamente plantea poner los ahorros de los trabajadores, los recursos de los regímenes especiales y el dinero acumulado para el fondo solidario en manos de la empresa privada, de las transnacionales y del mercado de valores. De este modo, en un momento en que el sistema social soporta una descomunal crisis estructural, los recursos financieros del régimen de rentas estarán en total indefensión, en permanente peligro de perderse como ha ocurrido ya en el pasado cuando se han hecho inversiones en empresas deficitarias como el Lloyd Aéreo Boliviano. Los burócratas sirvientes aceptan esta situación sólo a condición de que se les permita participar en la Gestora Pública de Pensiones, claro está, como peones para dar el visto bueno a todo lo que hagan y digan los representantes del Estado burgués.

Qué lejos está esta burocracia sindical de las verdaderas aspiraciones de las bases que, en el conflicto anterior, han generalizado la consigna de renta igual al 100% del sueldo de un trabajador activo. Qué lejos está de las multitudinarias manifestaciones y de los bloqueos de caminos que han exigido que el Estado y el patrón privado financien una renta que cubra las necesidades vitales de los trabajadores en su tercera edad.

Mientras no se haya satisfecho las necesidades de los combatientes, el conflicto no ha terminado. Los explotados –como es natural- viven un breve período de laxitud después del anterior conflicto, muy pronto retornarán a las movilizaciones urgidos por el hambre y la miseria que cada día se hace más insostenible.

Poner la ciencia y a los técnicos al servicio de la política del proletariado

A raíz de los debates en torno a la Ley de Pensiones, los trabajadores llegan al convencimiento de que el gobierno –deliberadamente- enturbia el manejo de las estadísticas, de las disposiciones legales y de ciertas categorías de la legislación social, todo con la finalidad de engañar y confundir a la gente. Como respuesta a esta situación, surge la tendencia desde las bases para que los sindicatos contraten asesores capaces e identificados con los intereses de la clase obrera.

Existe el peligro de una desviación muy común en el movimiento sindical, el creer que entregando la suerte de los trabajadores a los “asesores” se ha resuelto el problema porque éstos, de igual a igual, podrán tratar los problemas “técnicos” más intrincados con los representantes del Estado y de la patronal.

No hay que olvidar que los asesores, si no están debidamente politizados e identificados con los intereses y el programa revolucionario, muy fácilmente pueden terminar sirviendo al enemigo. La clase dominante y su Estado tienen en sus manos el poder económico que puede estimular las ambiciones de los técnicos y acabar doblegándolos para convertirlos en la quinta columna de sus bastardos intereses.

No está mal contratar los servicios de los asesores, pero para poner sus conocimientos al servicio de la política de los trabajadores. Para lograr este propósito, los trabajadores deben tener las ideas bien claras sobre los objetivos de su lucha, sobre las tácticas que deben seguir para lograr sus propósitos. En otras palabras, los trabajadores deben desarrollar su propia política claramente diferenciada de los intereses de la clase dominante y del Estado burgués; entonces, los asesores tendrán un marco de acción en el que sus conocimientos, la ciencia y sus habilidades personales se pongan al servicio de los trabajadores.

Lamentablemente, no se da este caso en el problema de la Ley de Pensiones. Las direcciones sindicales han abandonado la concepción obrera de las rentas, se han sumado de cuerpo entero a la capitalización individual neoliberal y marchan hacia el colaboracionismo de clase con el patrón y el Estado burgués. En estas condiciones ¿qué papel cumplirían los asesores que contrate la COB? Convertirse en corifeos de los argumentos de la clase dominante y terminar sirviendo, antes que a los intereses de los trabajadores, al enemigo de clase.

Un ejemplo del uso adecuado de los asesores fue lo que hicieron los bolcheviques en la revolución rusa. Reclutaron a los mejores técnicos, que antes habían servido al régimen zarista, para poner en movimiento la nueva economía socialista; sólo así pudo avanzar desde el primer momento la construcción de la base económica del nuevo Estado de obreros y campesinos.

* Secretario ejecutivo de la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba y dirigente del POR.

Otros artículos de Miguel Lora Ortuño

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014