Viernes 22 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2013-07-25 a horas: 03:00:50

Participación política, próximo punto en agenda

Acuerdo agrario, un paso hacia la paz de Colombia

Waldo Mendiluza *

La Habana (PL).- Con un acuerdo encaminado a la reforma rural integral del campo, el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) marcaron desde Cuba la ruta para la paz en el país sudamericano. “Lo que hemos convenido en este acuerdo será el inicio de transformaciones radicales de la realidad rural y agraria de Colombia con equidad y democracia”, expresaron las partes en su comunicado conjunto 16, al cerrar el 26 de mayo en la capital cubana la novena ronda de las conversaciones para poner fin a cinco décadas de conflicto armado.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El Gobierno y la guerrilla dedicaron más de seis meses -desde el pasado 19 de noviembre- a discutir el problema de la tierra, al que consideran clave por su relación con el origen y la profundización de unas hostilidades que han dejado miles de muertos y millones de desplazados. Los interlocutores denominaron el convenio Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral, iniciativa que busca superar las desigualdades en el sector agrario y restituir a las víctimas del despojo y del desplazamiento forzado. (1)

En el habanero Palacio de Convenciones -sede permanente de las pláticas- Cuba y Noruega, países garantes del nuevo intento para la paz en Colombia, presentaron a la prensa el texto alcanzado después de nueve ciclos de diálogo. Forman parte del documento cuestiones como el acceso y uso de la tierra, la infraestructura y adecuación de predios, el desarrollo social, el estímulo a la producción agropecuaria y las políticas alimentarias.

Según el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las fuerzas insurgentes, el acuerdo incluye entre sus propósitos revertir los efectos del conflicto, la actualización del catastro, la delimitación de la frontera agrícola y la protección social, con el combate a la pobreza y el hambre entre las prioridades. Con el paso dado en Cuba, se cierra temporalmente el primer punto de la agenda previamente pactada para las conversaciones. (2)

Además de la cuestión de la tierra, el programa recoge discusiones sobre la participación política, el problema de las drogas ilícitas, el fin del conflicto, la atención a las víctimas, y los mecanismos de refrendación y verificación de lo pactado. De acuerdo con el comunicado conjunto 16, las pláticas de paz debían reanudarse el 11 de junio, fecha en la que debían comenzar los intercambios en torno al tema de la participación política.

Coincidencias y visiones antagónicas

Las delegaciones de paz del Gobierno y las FARC-EP, a través de sus representantes en la mesa de diálogos, Humberto de la Calle e Iván Márquez respectivamente, celebraron el acuerdo, pero también dejaron claras sus posturas, visiones antagónicas de la situación colombiana.

La participación de la sociedad en el proceso de paz, la necesidad de transformaciones importantes en el campo colombiano y el enfoque social en el sector agrario son coincidencias señaladas por las partes. Sin embargo, la guerrilla advirtió de la urgencia de cambios estructurales que permitan una paz con justicia social, lo cual significaría a su juicio dejar atrás una “política neoliberal generadora de miseria”.

En una declaración a la prensa después del anuncio del acuerdo agrario, Márquez mencionó preocupaciones de la insurgencia por “la captura del Estado por parte de grupos de poder que aprueban leyes y regulaciones que solo favorecen su egoísmo, mientras desprecian el interés común y llevan la desigualdad y la defensa violenta de sus capitales”.

Según las FARC-EP, en la nación sudamericana reinan la corrupción y la impunidad, elementos que “hoy obstruyen la posibilidad de construir una alternativa de solución diferente a la guerra”. Al respecto, la guerrilla manifestó confianza en que las organizaciones sociales, políticas y populares de Colombia sabrán impulsar los cambios necesarios para garantizar el camino de la paz. A todo lo largo del proceso, las FARC-EP han criticado el latifundio y acusado a las autoridades de “entregar nuestro territorio a la voracidad de las transnacionales”.

Por su parte, de la Calle definió el acuerdo alcanzado con las FARC-EP en La Habana como “un cambio histórico, un renacimiento del campo colombiano, que puede darse en el escenario del fin del conflicto”, pero aclaró que “todo se hará con pleno respeto por la propiedad privada”. En múltiples ocasiones, el Gobierno ha descartado que el modelo de país aplicado esté en juego en la mesa de diálogo, en alusión a las demandas de cambios de la guerrilla.

Otra diferencia responde a la manera de legitimar los pactos que puedan lograrse en las pláticas, porque el Ejecutivo promueve un “mecanismo de refrendación popular”, mientras que las FARC-EP reclaman un “tratado justo y vinculante rubricado por una Asamblea Nacional Constituyente”.

Las conversaciones de paz en La Habana se guían por el principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”. El Gobierno y las FARC-EP precisaron que eso significa que los eventuales acuerdos están condicionados al logro de consenso en la totalidad de la agenda de seis puntos previamente establecida por los interlocutores.

En una declaración a periodistas en el cierre de la novena ronda, de la Calle explicó que los pasos acordados en la mesa solo se aplicarán una vez se logre un acuerdo completo para el fin del conflicto. “Este principio de que nada está convenido hasta que todo lo esté, también significa que si a lo largo de la discusión no se llegan a formalizar acuerdos en todos los aspectos contenidos dentro de un punto específico, estos pueden quedar como pendientes para ser retomados más adelante”, detalló.

Participación política, próximo punto en agenda

Los diálogos de paz entraron el 27 de mayo en un receso y debían reanudarse el 11 de junio con el tema de la participación política en la agenda. En declaraciones a Prensa Latina el guerrillero Ricardo Téllez, integrante de la delegación de paz de las FARC-EP, manifestó expectativas por el inicio de las discusiones sobre las garantías para el ejercicio de la política en Colombia.

“Vamos a pasar a ese segundo punto de participación política y ahí esperamos también poder tener avances sustanciales para que realmente se abra una democracia real en Colombia”, señaló en el Palacio de Convenciones en la jornada final de la novena ronda de conversaciones. Precisó que el objetivo del próximo punto en agenda no es lograr la participación política de la insurgencia, “sino del pueblo colombiano”.

Sobre esta cuestión, dijo que la guerrilla persigue que el proceso “permita hacer política sin temor a ser asesinados en Colombia”. Las FARC- EP han recordado a lo largo de los seis meses de diálogo lo sucedido con la Unión Patriótica, organización de izquierda fundada a mediados de los 80 del siglo pasado para insertar en la política -entre otros actores- a grupos insurgentes, muchos de sus miembros asesinados por paramilitares.

Notas:

1. Colombia es el país con el más alto número de personas desplazadas internamente en el mundo, con 3.943.500 desplazados internos registrados por las autoridades gubernamentales competentes desde 1997.

2. En Colombia el 52% de la tierra está en manos del 1,5% de la población. En la última década cerca de 6,5 millones de hectáreas fueron despojadas con violencia con el consiguiente desplazamiento forzoso de más de cuatro millones de personas. Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) indica que la concentración de la propiedad agraria desencadena los desplazamientos forzados y favorece la aglomeración en las grandes ciudades en detrimento de las condiciones de vida. Según el documento del PNUD, la estrategia agraria desactualizada aplicada en Colombia por más de 40 años, sumada a la apertura económica a los capitales privados, provocaron la concentración de las tierras. Como consecuencia, se incrementó la distribución desigual de las riquezas en este territorio donde fracasaron reiterados intentos de reforma agraria.

* Editor jefe de la redacción Nacional de Prensa Latina.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014