Viernes 22 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2013-05-26 a horas: 23:52:02

Después de más de dócadas de ausencia

Proletariado boliviano vuelve a las calles desenmascarando al MAS

Miguel Angel Coca Orozco

La Central Obrera Boliviana, controlada por burócratas pro-oficialistas, convocó a una lucha nacional por reformar la Ley de Pensiones orientándola desde el principio al fracaso. La premisa de la cual partieron los burócratas fue lanzar una medida radical “huelga general” sin que la misma cuente con el apoyo de los trabajadores para luego capitular al gobierno del MAS. La medida al contrario de lo previsto por los burócratas halló eco en el proletariado minero de Huanuni y rápidamente se amplificó a otros sectores como el magisterio urbano y rural, y asalariados del país produciéndose una nunca vista movilización de bases asalariadas que exigieron una jubilación igual al 100% del salario. La burocracia cobista despertó, como un aprendiz de mago que no sabe controlar sus conjuros, las poderosas fuerzas sociales del proletariado minero y la clase media.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

¿De dónde emergió este enérgico movimiento del proletariado minero y la clase media que opuso tenaz lucha al gobierno masista por más de dos semanas? Al contrario de las elucubraciones oficialistas de que el movimiento era “un golpe de estado” orquestado por unos cuantos “dirigentes golpistas”—que erradamente considera que los movimientos de masas se producen por el capricho de tal o cual caudillo—el movimiento tuvo sus causas materiales en la cruda realidad boliviana: salarios por debajo de los precios de la canasta familiar, jubilaciones miserables con la nueva ley de pensiones, descontento y desencanto social frente a las políticas del gobierno que solo beneficia a la burguesía y las transnacionales; además un proceso orgánico de recuperación, de las bases, de sus direcciones sindicales intermedias independientes en Huanuni, magisterio urbano paceño, cochabambino, orureño, etc. Esto permite a las bases—sumando la llegada de los mineros de Huanuni a La Paz— superar la maniobra de los burócratas cobistas y ocupar las calles limitando las posibilidades de capitulación de la COB que discutía topes de jubilación con el gobierno cuando la consigna en las calles era 100% jubilación con aporte PATRONAL y ESTATAL.

A pesar de la limitación en la dirección política de los burócratas, los trabajadores fabriles, magisterio urbano y rural, sectores asalariados cuya característica es la de recibir salarios miserables, de hambre y que están condenados a recibir una renta de jubilación muy baja, fueron quienes sostuvieron la movilización en los otros departamentos del país logrando acorralar al gobierno; asimismo se barajaba un posible motín policial exigiendo una renta de jubilación igual al 100% para la tropa. Aspecto que el gobierno utilizó, como única salida, para urdir contra el movimiento una furibunda campaña de difamación denunciando un “golpe de estado”, aspecto que le sirvió para preparar el terreno a una superación del conflicto por vía de la fuerza, la represión; y al mismo tiempo movilizó de “arriba” hacia “abajo” con esta maniobra del “golpe” a las bases cocaleras y campesinas para demostrar su poderío social lanzando el mensaje claro de que el gobierno prefiere mil veces enfrentar pobres contra pobres antes que afectar los intereses de los empresarios privados y las transnacionales que son su fundamental sostén social.

La principal limitación del movimiento fue la dirección política de la burocracia cobista que se esmeró por evitar la formulación de un objetivo claro y concreto por el cual se movilicen todos los sectores y su incapacidad de responder las acusaciones del gobierno de que la lucha era para unos cuantos “PRIVILEGIADOS” que ganan más de diez, veinte y treinta mil bolivianos—sueldos que coyunturalmente reciben un 6, 13% (6% gana entre 16.000 y un 0,13 gana más de 30.000) de los mineros cuando permanecen en interior mina haciendo horas extras, realizando trabajos a destajo para vender rápidamente los minerales que excepcionalmente tienen precios elevados en el mercado mundial—. Así, los mineros derrotados por los argumentos del gobierno, que lograron frenar la incorporación de sectores como el movimiento estudiantil, tuvieron que retroceder en su exigencia de ganar hasta un tope de 8.000 bolivianos, aceptando sectorialmente la propuesta del gobierno retornaron a Huanuni con las manos vacías generando con esto el descalabro del movimiento al restarle al cuerpo de la movilización su columna vertebral.

En los últimos días de movilización, cuando la COB lanza un exagerado y poco disimulado cuarto intermedio de 48 horas desmovilizando a todo el país, el gobierno ya había logrado sectorializar la negociación con los mineros que aceptaron la propuesta gubernamental y se retiraron de la ciudad de La Paz; la COB tuvo carta blanca para empezar a acatar los dictámenes de la capitulación que le hacía el gobierno, de la que ahora el antiobrero Ministro de Hacienda Luis Arce Catacora señala no hay nada escrito, sino un simple acuerdo verbal.

La lucha del proletariado minero, fabriles y sectores asalariados de la clase media permite realizar las siguientes proyecciones: 1) La bonanza económica generada por el supuesto “proceso de cambio” no es más que demagogia masista. En el país la empresa privada y las transnacionales siguen dictando la conducta política del gobierno. 2) Se ha confirmado la tesis que el trotskismo postuló cuándo Evo Morales llegó al poder: el MAS es un partido burgués que iba/a terminar/do por agotar la ilusiones de cambio que sembró en la sociedad boliviana por su sacrosanto respeto a la gran propiedad privada de los medios de producción, así prefirió antes, mil veces, enfrentar pobres contra pobres antes que obligar a la PATRONAL y al mismo ESTADO a aportar para sostener una renta de jubilación con el 100% del salario. 3) El gobierno no ha hecho sino postergar la agonía de los movilizados que al no evidenciar cambios al sistema de pensiones y a su situación económica salarial en general, retomaran las calles recurriendo a la protesta callejera. 4) El movimiento obrero y las clases medias deben retomar sus direcciones sindicales para ponerlas al servicio de sus intereses expulsando a los infiltrados oficialistas. 5) La bandera de lucha de la jubilación del 100% del salario promedio de las 24 últimas papeletas con aporte PATRONAL y ESTATAL está intacta y más vigente que nunca. 6) El trotskismo y el POR ha sido el único soporte ideológico de la movilización contra el gobierno, por ello para derrotar la tendencia social que expresan los dirigentes trotskistas el gobierno ha iniciado una campaña de falsificaciones históricas en contra del POR, sin embargo esto no dará ningún resultado porque el MAS es un partido decadente de la burguesía nativa e imperialismo; el POR expresa política e ideológicamente el único camino por el cual los explotados deben recorrer para acabar con el decadente sistema capitalista apuntalado por el MAS. 7) El proletariado minero y la clase obrera han retomado y vuelto a mostrar su fuerza en el proceso político boliviano donde se pone en vigencia la tesis trotskista de la Revolución Social acaudillada por el proletariado que sepulte al capitalismo en decadencia y su expresión política burguesa que es el Movimiento al Socialismo, para poner en lugar de la gran propiedad privada, la propiedad social de los grandes medios de producción: base material y social del socialismo.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014