Lunes 20 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2013-04-23 a horas: 01:28:18

No existe una dirección que unifique las luchas

Movilización sin perspectivas y debilidad del movimiento obrero

Miguel Lora Ortuño

El movimiento cívico de Oruro ha significado una descomunal derrota política para el gobierno; el bloqueo aymara exigiendo la construcción de tres puentes en el Titicaca ha sido ejemplar por su radicalidad y su persistencia; las movilizaciones de los carniceros y de los comerciantes minoristas contra la pretensión del gobierno de grabar mayores impuestos a estos sectores ha paralizado a las grandes ciudades del país. Sin embargo, estos movimientos, tan pronto explosionan, se aplacan por algún tiempo.

Miguel Lora Ortuño

Es maestro y dirigente sindical.

Contactos con el autor
close

Contacto con Miguel Lora Ortuño




7 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

En la lejana localidad de Bermejo se ha reunido la Primera Conferencia Nacional del Magisterio Urbano, precisamente en el momento en que se debía tomar posición respecto al “Acta de entendimiento” firmada por el Gobierno, los dirigentes de la COB y los ejecutivos nacionales de todos los sectores afiliados a la organización matriz. Lo fundamental del acta es que estos últimos aceptan el miserable incremento del 8% al sueldo básico y el 20% al mínimo nacional, sin consultar previamente el criterio de las bases, adoptando una posición francamente traidora y progubernamental.

Según los estatutos del sector, una Conferencia Nacional es una instancia sindical donde se reúnen los dirigentes nacionales de la Confederación con los ejecutivos de cada federación departamental, regional y dos delegados de base democráticamente elegidos. Se trata de una instancia superior al Comité Ejecutivo de la Confederación donde se puede aprobar resoluciones importantes como mandato para la dirección nacional y definir la conducta que debe seguir el magisterio nacional entre un congreso y otro.

La última Conferencia Nacional del Magisterio urbano fue un paño de lágrimas. Sobre todo los delegados de base de aquellas federaciones donde realmente han sido elegidos de manera democrática reflejaron el malestar que existe entre los maestros sobre la firma del acuerdo. Han señalado que ese 8% no significa nada y que los firmantes del “acta” no sólo han actuado de manera inconsulta sino traidora.

Durante toda la jornada del 12 de abril, día de la Conferencia Nacional, los delegados han señalado la necesidad de estudiar una nueva ley de pensiones que garantice rentas equivalentes al 100% del sueldo de un trabajador activo; han denunciado que la aplicación de la nueva malla curricular y de la Resolución Ministerial 01/2013 que dispone que los cursos deben tener entre 35 y 45 alumnos, está provocando una drástica “optimización” de ítems (fusión de cursos, reducción de ítems en la unidades educativas) con los consecuentes recortes de horas en los maestros, reduciendo más sus miserables sueldos; todos se han quejado que el nuevo Reglamento de Evaluación del Sistema de Educación Regular no sólo es incompresible sino inaplicable; se han quejado por las arbitrariedad de las autoridades educativas a todo nivel, desde el central, departamental y de unidades educativas, llegando a exigir severas sanciones para todos aquellos que violentan los derechos de los maestros, etc.

Toda la jornada del 12 de abril ha sido un paño de lágrimas, reflejando el estado de indefensión en que se encuentran los maestros de base de todo el país. Ysin embargo, la Conferencia Nacional terminó aprobando lo que las bases consideran una traición. Los dirigentes nacionales han hecho esfuerzos por tratar de justificar su conducta abiertamente pro gubernamental y el argumento central que manejan es que sólo se han basado en el espíritu del documento político aprobado en el Congreso Nacional donde se recomienda que se “debe avanzar consolidando poco a poco las conquistas del sector, por muy pequeñas que éstas sean”.

Argumentaron que no se podía lograr un aumento mayor debido a las condiciones de la economía país y que sería una aventura simplemente el rechazar el 8% sin perspectivas claras de lograr un mayor aumento de sueldos. Hablaron de que no había la adecuada correlación de fuerzas porque al nivel de la COB los sectores, sobre todo los mineros a quienes no les interesa el problema salarial, no estaban en condiciones de enfrentar grandes movilizaciones y terminaron proponiendo una resolución contradictoria y hasta perversa en lo que refiere al problema salarial.

La resolución dice: “El incremento del 8% es miserable y no satisface las necesidades de los maestros pero, sin embargo, la aceptamos sin renunciar al derecho de exigir al gobierno un sueldo justo para el sector”. De este modo la burocracia sindical de la Confederación echa por la borda el concepto de la canasta familiar y la relega a condición de simple “aspiración” de los trabajadores porque en el capitalismo es imposible de lograr esta conquista.

Una vez más, la Conferencia ratifica que estas instancias sindicales, aunque estén presentes los delegados de base, son fácilmente manipulables por la burocracia que maneja a la gente de los distritos pequeños y alejados -que por su número constituyen una mayoría- con el pago de pasajes y viáticos. Sólo así podemos explicarnos cómo aquellos que denunciaron todo el día las atrocidades y el maltrato del gobierno y de sus autoridades agachen la cabeza para dar paso a tan vergonzosa resolución.

La firma del acta de entendimiento que oficializa el miserable incremento del 8% al sueldo básico ha tenido un efecto nefasto para las bases de los diferentes sectores laborales y, particularmente del magisterio. El común de la gente rumia su bronca porque ese llamado incremento, en los hechos, hace que los sueldos para la presente gestión sean más disminuidos que los del año anterior. Se estima que durante el 2012, sobre todo durante el primer semestre, los precios se dispararon por encima del 20% provocando una caída vertiginosa en la capacidad de compra de los sueldos y salarios.

Ahora, el común de los trabajadores razona que ya se ha consolidado el miserable incremento por la acción traidora de los dirigentes y no hay ninguna posibilidad de revertir esta situación, y llegan al convencimiento de que sus sindicatos de base, por muy combativos que sean, no están en condiciones de generar grandes movilizaciones para obligar a los traidores de arriba a modificar su conducta.

En el magisterio, desde la iniciación de clases, los maestros están sufriendo durísimos embates del gobierno que está empeñado en aplicar la malla curricular de su reforma educativa (ley 070) y las consecuencias inmediatas son los llamados “reordenamientos” que consisten en trasladar curso de primaria a secundaria provocando cierre de unidades educativas y reducciones en las horas de trabajo de los maestros con la consecuente caída de sus ya miserables sueldos.

Por otra parte, el gobierno aplica una dura política de “optimizaciones” (quitar ítems a unidades educativas que tienen baja matriculación para trasladarlos a otras donde hay gran cantidad de alumnos), a recortar las horas de acúmulo de los maestros para conformar otros ítems, etc. Todas estas maniobras terminan fatalmente reduciendo los sueldos de los maestros sin que las federaciones y los sindicatos de base puedan hacer nada para frenarlas porque encuentra el escollo de la imposibilidad de hacer movilizaciones unitarias. Finalmente, el gobierno está imponiendo despóticamente la aplicación de un reglamento de evaluación que es el fiel reflejo de la incoherencia subjetiva de su reforma educativa, inaplicable desde todo punto de vista técnico.

A pesar de estos problemas concretísimos que afectan al estómago y al trabajo diario de los maestros -a esto se suma la acción prepotente de las direcciones de las juntas escolares que trabajan en coordinación con el oficialismo-, no es posible movilizarlos por la poca credibilidad que éstas tienen en la efectividad de sus medidas de presión. De esta manera está surgiendo en las bases una tendencia de escepticismo en la capacidad de los sindicatos como instrumentos efectivos de defensa de los derechos económicos y sociales de los trabajadores.

La debilidad del movimiento obrero

No se puede decir que las masas están en un período de depresión o desmoralización cuando sectores importantes realizan grandes movilizaciones y dejan aflorar su repudio al gobierno porque, lejos de resolver sus problemas, dicta medidas que agravan más su miserable situación. El movimiento cívico de Oruro ha significado una descomunal derrota política para el gobierno; el bloqueo aymara exigiendo la construcción de tres puentes en el Titicaca ha sido ejemplar por su radicalidad y su persistencia; las movilizaciones de los carniceros y de los comerciantes minoristas contra la pretensión del gobierno de grabar mayores impuestos a estos sectores ha paralizado a las grandes ciudades del país.

Estos movimientos, tan pronto explosionan, se aplacan por algún tiempo para luego volver a resurgir con igual o mayor virulencia. Este fenómeno se debe a que no encuentran una perspectiva clara debido a que no existe una dirección que unifique sus luchas y los conduzca a la victoria.

De este modo, nuevamente vuelve a ratificarse el principio teórico de que estos amplios sectores sociales de explotados que constituyen la mayoría de este país no pueden, por sí solos, encontrar un rumbo propio para superar su miserable situación económica y social. Es imprescindible la presencia del proletariado como clase, o sea, como dirección política, para que pueda fijar una clara perspectiva en su lucha.

Lo dicho en líneas arriba confirma el programa trotskista que señala que la mayoría nacional oprimida sólo podrá encontrar su liberación y la solución plena de sus problemas en el marco del triunfo de la revolución social dirigida por el proletariado, la única clase capaz de derribar el orden social basada en la propiedad privada de los medios de producción.

El gran problema de la actual situación política en el país es que esta clase revolucionaria no está presente en el escenario de la lucha. Los mineros de la minería estatizada (Huanuni) no muestran ningún interés por acompañar a los otros sectores en la lucha económico–salarial porque casi todos perciben sueldos equivalentes o mayores a la canasta familiar. Lo más grave es que no logran superar el prejuicio de que ellos son los administradores de la empresa y que de su sacrificio depende que se salve la empresa. Podríamos decir que la expresión más avanzada del proletariado boliviano ha perdido su independencia de clase para embarcarse en franco colaboracionismo con el Estado burgués gobernado por el MAS.

El proletariado fabril, que ocupa tradicionalmente el segundo lugar en la estructura de la COB, debido a la insipiencia de la industria y porque no logra reponerse del régimen de la libre contratación impuesta por más de 25 años por el neoliberalismo, a pesar del alto grado de explotación que sufre a manos de la miserable clase dominante y de las transnacionales, también se encuentra entrampado en una suerte de colaboracionismo clasista con sus patrones. Por el terror a la paralización de sus fuentes de trabajo debido a la crisis internacional del capitalismo, desarrolla la lógica de no pedir a la patronal más allá de lo que puede dar.

Los otros sectores proletarios, debido a su pequeñez, tales como los constructores con fuertes rasgos artesanales, los zafreros y castañeros limitados por el lugar que ocupan en la economía y por su condición de trabajadores temporales, no constituyen factores que en el futuro puedan surgir como la posibilidad de una real dirección política en el país.

Sin embargo, esta situación del proletariado boliviano, lejos de justificar las teorías del reformismo que hablan de nuevas clases emergentes como el campesinado o sectores radicalizados de la clase media que terminarían ocupando el lugar de vanguardia del proletariado, tiene un carácter absolutamente coyuntural.

Los cambios de las condiciones objetivas que impone la crisis estructural del capitalismo, inevitablemente, repercutirán en el agravamiento de las condiciones de vida del proletariado, sobre todo minero debido a su relación directa con el comportamiento de los precios de las materias primas en el mercado mundial. Sin embargo, es preciso señalar que el agravamiento de la miseria no conduce mecánicamente a la clase a adoptar posturas revolucionarias como ocurre, por ejemplo, con el movimiento fabril. En el caso minero puede que la tradición facilite el proceso del retorno de la clase a su eje revolucionario.

Sobre la presunta desmoralización de las bases del magisterio, sabemos que se trata de un fenómeno coyuntural. Las direcciones sindicales deben bajar a las bases para explicarles que sólo la acción unitaria puede poner freno a las arbitrariedades del gobierno. El último Consejo Consultivo del magisterio urbano de Cochabamba ha resuelto la necesidad de parar en seco todas las medidas del gobierno que afectan directamente a los ingresos de los maestros y, en el camino de ejecutar esa determinación, se deben planificar acciones conjuntas con los padres de familia y otros sectores, por ejemplo, para evitar que los ítems sean trasladados de un municipio a otros o de una unidad educativa a otra. Debe generalizarse la consigna de que los ítems son patrimonio de la zona, del barrio y de la unidad educativa.

Las particularidades de la presente situación política no serán superadas por la desesperación voluntarista. Ningún tirabomba aislado, ninguna acción desesperada de grupos radicalizados, sin la presencia efectiva y política del proletariado en la lucha de clases, podrá enrumbar la lucha de los explotados hacia la perspectiva de la revolución socialista. Lo que corresponde es trabajar por fortalecer al partido revolucionario que, penetrando al seno del proletariado ahora extraviado de su rol de dirección política, le ayude a reencontrar su tradición revolucionaria.

* Secretario ejecutivo de la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba y dirigente del POR.

Otros artículos de Miguel Lora Ortuño

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 12

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014