Lunes 17 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Documentos >> Discursos
Actualizado el 2013-03-13 a horas: 18:19:34

Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, 12 de diciembre de 2011

Homilía por el Bicentenario de la Independencia de los Países Latinoamericanos

Cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ *

Buenos Aires.- Hoy conmemoramos el encuentro de la Virgen con América Latina. Quiso mostrarse mestiza como nuestro pueblo; quiso mostrarse embarazada; quiso mostrarse no a un docto, obispo cura o monja sino a un indio que iba para su trabajo, para dar de comer a su mujer y sus hijos. Y con sencillez quiso decirnos a todos nosotros, desde ese rostro mestizo y desde ese vientre que está gestando, que ella está con nuestros pueblos de América…

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

María, apenas recibido el anuncio de su maternidad, dice el Evangelio que “partió y fue sin demora” a prestar un servicio, a encontrarse con su prima; me gusta esta imagen de la Virgen, de la Virgen que no pierde tiempo con tal de acercarse a sus hijos, de encontrarse con ellos. Y este es el primer encuentro de Jesús: encuentro de Jesús en el vientre de María, encuentro de María con su prima y el niño que salta de alegría por el encuentro; la Virgen apurada por salir al encuentro de quien necesita, la Virgen apurada por llevar su maternidad mas allá todavía, llevarla a otros. Apurada porque es Madre, apurada porque a ese hijo no lo toma para gloria suya sino para servicio de la humanidad y porque creyó, es feliz. Por eso la llamamos feliz.

Y así como fue apurada en aquel momento a prestar servicio, ese primer encuentro lo siguió repitiendo a lo largo de la historia y hoy conmemoramos su encuentro con América Latina. Mestiza quiso aparecer. Quiso mostrarse mestiza como nuestro pueblo; quiso mostrarse embarazada como se mostró a su prima santa Isabel; quiso mostrarse piadosa con esas manos juntas pero a la vez abiertas en forma de patena que recibe a todo pueblo; quiso mostrarse no a un docto, obispo cura o monja sino a un indio que iba para su trabajo, para dar de comer a su mujer y sus hijos. Y con sencillez quiso decirnos a todos nosotros, desde ese rostro mestizo y desde ese vientre que está gestando, con esas manos juntas y abiertas que están rezando, que ella está con nuestros pueblos de América. Y hoy te damos gracias: gracias Madre por este encuentro, gracias por venir apurada a esta América que nacía como mestiza, gracias por traernos a Jesús de la misma manera que lo llevaste a tu prima en tu vientre.

Juan Diego era sencillo. Sabía el catecismo y las oraciones. Nada más. Sabía lo que era importante: cuando al tercer día tenía que ir a buscar un cura para confesar a su tío que se estaba muriendo, dio la vuelta al cerro para no perder tiempo conversando con la “Señora”… Sabía que más que una aparición, más que un mensaje, lo importante era la salvación del alma de su tío: no negoció su fe por tener un signo extraordinario. Fue digno hijo de esta sencilla mestiza embarazada de manos juntas y abiertas a la vez en el cumplimiento de su deber. Y así es nuestro pueblo de América en sus raíces más fecundas: no se deja marear por alguna cosa que parezca extraordinaria aunque en el momento se desoriente o no sepa qué hacer. En sus raíces no se deja marear. El bautismo caló hondo en América; la Trinidad presente el corazón de cada bautizado está allí, no se mueve. Aún cuando sea despreciado, ignorado, vituperado o perseguido, nuestro pueblo americano tiene la impronta de Juan Diego.

Pidámosle hoy a la Madre que también lo visite así. Hoy que conmemoramos los 200 años de la independencia de tantos pueblos nuestros. Que lo visite con esa impronta de la fe que no se negocia y no con la ilusión de las novedades de los mensajes que son más propios de una oficina de correos que de la Madre de Dios. Hoy miramos a Guadalupe, a la Señora de Guadalupe, “mi niña” como decía Juan Diego, y la miramos con todas las preocupaciones que tenemos (personales, las de la Patria y las de toda América) y las miramos con todos nuestros miedos (porque todos tenemos miedos en nuestras vidas) y escuchemos su voz como aquel en 1531: “Que no se inquiete tu corazón, que no se turbe ¿acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?”

¿Qué lindo, no? Se lo repetimos tres veces todos juntos para hacérselo recordar:

“¿acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?”

“¿acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?”

“¿acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?”

* Arzobispo de Buenos Aires. Fuente: http://www.aica.org/doc.php?s=Q2FyZGVuYWwgSm9yZ2UgTWFyaW8gQmVyZ29nbGlvIFNK#doc=6

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014