Viernes 22 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2013-01-23 a horas: 21:32:49

Si sólo caben discrepancias en privado y en un círculo restringido, ¿en qué queda la transparencia?

Entre el autoritarismo y el pluralismo

Xavier Albó *

En cualquier partido y asociación política la línea divisoria entre disciplina partidaria y levantamanos acríticos es siempre muy tenue y seguirá sujeta a debates tanto externos como también internos. Quienes quieran seguir en el proceso de cambio sin ser llullas, llunk’us ni ch’inyas, de que hablé en mis dos últimas columnas, no siempre lo tienen fácil. Desde el poder la gran tentación es casi siempre aumentarlo y concentrarlo más y más, apretando las tuercas por el lado del autoritarismo y no por el del sano pluralismo, incluso al interior de su propio partido.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Ocurre ante todo en las dictaduras de todos los tiempos y colores, sean militares, fascistas o socialistas, de derecha o de izquierda. Pero la tendencia se da también casi siempre en los partidos más poderosos de épocas democráticas. En México, durante las largas décadas democráticas con el PRI “partido único”, se lo llegó a llamar “la dictadura perfecta”. Más cerca de nosotros, recordemos el MNR –y “el maravilloso instrumento del poder”, de que hablaba Paz Estenssoro–, y el mutante ADN, PODEMOS, etc. del ex dictador Banzer.

Ahora los sectores más poderosos del MAS pasan por tentaciones semejantes. Un primer paso es distanciar y despreciar con epítetos insultantes a quienes habiendo sido aliados o incluso importantes miembros, empezaron a mostrar discrepancias, para ellos demasiado estridentes. Pasan a ser “resentidos”, onegeísmos neoliberales, etc., y se usan todos los artificios para identificarles con la oposición más neoliberal, lacaya del imperialismo. Paradójicamente se pololea a la vez con la vieja oposición…

La víctima para mí más lamentable de este estilo ha sido la rotura del Pacto de Unidad de los movimientos sociales, primero retirando a los aliados menos orgánicos y después intentando dividir a éstos entre un bando leal al MAS y los otros, objeto de toda esa retahíla de epítetos. Por el camino van favores de todo tipo a los leales y repudios a los otros. En el largo y todavía no concluido conflicto del TIPNIS han abundado ese tipo de estrategias.

El más reciente capítulo de ese proceso ha sido el retiro de la confianza a Rebeca Delgado para que no siga en la presidencia de la Cámara de Diputados, después de su mayor apertura a debate interno dentro del Hemiciclo, su conflicto con Carlos Romero, y el cuestionamiento a la constitucionalidad de una ley que excluiría responsabilidades de mandos superiores.

Comparto la defensa que de ella hace Rafo Puente (Página Siete, 11-04-13), uno de los militantes masitas más dispuestos a decir públicamente su verdad sin dejar de trabajar activamente por el actual proceso, aunque por ello haya debido renunciar a determinados cargos ejecutivos. En este nuevo episodio, ya (aún?) no se la insulta feamente. Pero, por haber tenido la valentía de discrepar públicamente en función de su rol de presidenta de diputados, se la empuja a un lado.

Por un viaje inminente envío mi nota sin conocer aún el desenlace; el lector dominical ya debe saberlo. Pero, sin ser ni pretender ser masista, yo sigo apostando a que el MAS se decante más por el diálogo plural, fuera y dentro del partido, sin caer en un creciente autoritarismo enmascarado de “centralismo democrático”.

Si sólo caben discrepancias en privado y en un círculo restringido, ¿en qué queda la transparencia? Ni se cumple el ama llunk’u ni –al callar cuando debería hablarse– el ama llulla; con su variante ama ch’inya.

* Antropólogo, lingüista y jesuita.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014