Martes 23 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Resto del mundo
Actualizado el 2012-11-28 a horas: 05:31:18

La primera ministra elude primer voto de censura

Tailandia: Los desafíos de Yingluck

Hugo Rius *

Hanoi y Bangkok (PL).- Aupada por una amplia mayoría de sufragios que la convirtió en el verano de 2011 en primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra carga hoy sobre sus hombros el peso de disímiles y abrumadores desafíos en un país donde prevalecen múltiples diferencias políticas, étnico-culturales y religiosas de la mano de cíclicos estallidos de violencia.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Con tantos factores volátiles juntos se perfila este ya milenario reino asiático, que nunca pudieron conquistar las potencias coloniales gracias a una proverbial habilidad de sus monarcas para aprovechar las rivalidades de los invasores, franceses y británicos. Así se forjó, a lo largo del tiempo, todo un imaginario popular que pervive hasta nuestros días en el manejo del Estado.

Los casi 66 millones de personas que habitan en los 513.120 kilómetros territoriales tienen en su inmensa mayoría al anciano rey Bhumibol Adulyadej como la figura cimera que simboliza la unidad cultural nacional, y cualquier ofensa de acción o palabra se considera delito punible, de acuerdo con la Constitución. El grueso de cuantos votaron por el Partido Pueh Thai (para los tailandeses) de la joven estadista lo hicieron con la expectativa de que se crearan condiciones favorables a fin de que el país saliera por fin de la precedente espiral de violencia política y se encauzara hacia la reducción del abismo que separa a las élites capitalinas de las masas urbanas y rurales desfavorecidas.

Esta hermana menor de Thaksin Shinawatra, quien fuera primer ministro de 2001 a 2006 cuando fue derrocado por un golpe militar, porta de por sí una herencia ambivalente. De una parte el buen recuerdo de una década de relativa estabilidad y la aplicación de una política liberal populista que dejó dividendos. Por la otra, acusaciones de corrupción desde las filas opositoras contra quien permanece exiliado, rehuyendo comparecer ante la justicia.

Sin embargo lo primero inclinó más la balanza cuando los llamados camisas rojas, seguidores de Taksin, integrados en el Frente Unido Nacional por la Democracia y contra la Dictadura, protagonizaron un intenso movimiento de protestas, que en enfrentamiento con fuerzas policiales dejaron decenas de muertos en 2010, sin que cesara la crisis. Ni siquiera con la elección por la Asamblea Nacional legislativa del líder del Partido Demócrata (PD), segundo en importancia entre 67 formaciones, Abhist Vejjaviva, por lo cual sólo los comicios posteriores que devolvieron el poder a Pueh Thai abrieron una pausa de relativa tranquilidad, que prevalece hasta hoy.

Pero tampoco significa que se haya despejado el latente campo político minado, y esto parece tenerlo muy en cuenta la joven estadista, al enfrentar el principal problema de Tailandia, a saber, como poner fin a la violencia en las regiones sureñas de mayoría musulmana, atendiendo a sus reivindicaciones sin brechas al fantasma del separatismo.

Al dar sus primeros pasos en esa dirección, en septiembre pasado, Yingluck comenzó por atraer a esa causa a sus propios rivales políticos, encabezados por el PD de Vejjaviva, con quien se concentró en un intercambio de criterios sobre el camino a seguir, porque según dijo “queremos la misma cosa”. Por lo que dejan entrever los pronunciamientos oficiales, la gobernante se interesa por avanzar hacia futuras conversaciones con los movimientos insurgentes en esa parte del país, donde la virtual guerra desatada desde 2004 ha dejado un estimado de cinco mil muertos, e inclusive trascendió una propuesta de adelantar elecciones para gobernadores en tres regiones sureñas.

Ella supo aprovechar por aquellos días la celebración de un foro religioso al que asistió, y en el que se reunieron el secretario general de la Liga Mundial musulmana, Abdullah al-Turky Muhsin, junto con el miembro del Consejo Sangha, budista, Somdej Phramaharajmangklajarn, de las dos confesiones predominantes en Tailandia, por su potencial influencia.

Aún así, soplando vientos propicios, ningún gobernante civil tailandés puede ignorar el factótum ejército y menos en el caso puntual del sur, enfrascado como está en operaciones militares, bajo frecuentes estados de emergencias y reacio a cualquier eventual concesión de amnistías a los insurgentes, si llegara a entablarse a mediano plazo un diálogo con sus principales dirigentes.

De cualquier forma, y por encima de las disputas y tirones electoralistas, la necesidad de preservar el dinamismo de la economía de Tailandia, amenazada por las incertidumbres de la crisis financiera global, requiere de un entorno de cierta estabilidad social, y de relaciones de mayor entendimiento con sus países vecinos, que a la vez constituyen importantes mercados exportadores y terrenos para inversiones.

En ese contexto se inserta el acuerdo suscrito e implementado hace unos meses entre Yingluck y su par cambodiano Hun Sen, de separación de fuerzas militares en torno a un disputado territorio de escasos kilómetros, cercano al antiguo complejo monumental de Prea Vehar, cuyo inmediato resultado fue un beneficioso reflujo de turistas para Tailandia y Cambodia.

Al parecer en lugar de atizar el conflicto como solía hacerse con frecuencia para desviar la atención de los problemas internos, el actual gobierno de Bangkok prefiere encontrar avenencias de mutua conveniencia, y prueba de ello ha sido la reciente reactivación de un engavetado proyecto de explotación conjunta de cuantiosos recursos petroleros en el golfo de Tailandia.

Este reino de Indochina, con un producto interno bruto de más de 584 mil millones de dólares en 2011, una tasa de crecimiento del cuatro por ciento, cuyas exportaciones ascienden a 191 mil millones de dólares, de acuerdo con fuentes confiables, inevitablemente mira hacia el surgimiento en 2015 de la comunidad económica de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

Reconocida potencia turística mundial, que satisface hasta demandados cambios de sexo, exporta arroz, caña de azúcar, maíz, soya, textiles, cemento, muebles, automóviles y partes, joyas, circuitos integrados y electrónicos, principalmente a Japón, China, Hong Kong, Malasia, Singapur y Taiwán.

Con todas estas cuentas sobre la mesa, el más elemental sentido común inclinaría a las clases políticas del país a encontrar un acomodo pacífico, y de paso hacer menos pesada la carga de Yingluck. Pero por tratarse precisamente del menos común de los sentidos, los intereses de las clases privilegiadas previsiblemente seguirán dando trazos al dibujo del panorama. Tampoco se puede obviar el peso de la cultura, las tradiciones y la región como factores bullentes.

Y sobre todo que en Tailandia, según cifras oficiales, 10 millones de personas viven en extrema pobreza, lo cual sin duda alguna representa el desafío de los desafíos para cualquier gobernante, y su más explosivo campo minado.

Voto de censura

El 27 de noviembre la primera ministra Shinawatra salió airosa de la interpelación parlamentaria promovida por sus opositores, eludiendo un voto de censura con una andanada de estadísticas sobre su gestión en asuntos sensibles para el país. Medios de opinión destacan este resultado de un debate de dos días a solicitud del Partido Democrático (PD), principal ariete de la gobernante, que se enfrentó esta vez a una sorprendente oratoria demoledora, según aprecia el influyente diario The Nation.

En su página editorial comentó que a Shinawatra le bastaron 45 minutos para replicar a las acusaciones del líder del PD Abhisit Vejjajiva de que la política arrocera del gobierno destruiría el mecanismo de mercado, daña la competitividad de Tailandia como exportador y abre puertas a la corrupción a causa de subsidios. La interpelada defendió con cifras que se propiciara a los campesinos vender el grano al mejor mercado a precio más beneficioso en una orientación encaminada a que el país obtenga hacia finales de 2013 unos siete mil millones de dólares de ingresos, en un esquema para el cual se destinaron el equivalente a 13 mil millones de dólares.

Recordó que las estadísticas de enero a octubre muestran a Tailandia como tercer exportador de la gramínea, después de India y Vietnam, posición reforzada con un reciente acuerdo de ventas a China. Ante otros asuntos bajo escrutinio, reseñó medidas adoptadas para resolver el problema de las inundaciones, la visita que realizó a 23 países para promover inversiones en un entorno confiable, y el incremento del número de turistas, de 19 millones en 2011 a 20 millones en lo que va del año en curso.

Sin embargo, del extendido lastre de la corrupción, apenas se limitó a reafirmar que no ignora las propuestas de una comisión nacional dedicada a enfrentar el fenómeno y que se trabaja en actualizar las regulaciones preventivas a diferencia de lo señalado por Abhisit.

Al frente del Ejecutivo tailandés desde el verano de 2011, volvió a declarar que encontró entonces muchos problemas acumulados tras siete años precedentes de grietas políticas, administraciones interrumpidas y pérdidas de confianza inversora que afectaron la marcha del desarrollo económico.

Acuerdo con Estados Unidos

Por otro lado, el 15 de noviembre Tailandia y Estados Unidos renovaron un acuerdo militar bajo la premisa de mantener la paz y la estabilidad en la región Asia-Pacífico, según el espíritu y la letra del documento. El ministro tailandés de Defensa Sukumpol Suwanatat y el jefe del Pentágono Leon Panetta rubricaron el texto.

Se trata de la segunda escala de una gira asiática de Panetta, la cual comenzó por Australia, donde el Gobierno accedió a varias solicitudes de Washington, entre ellas, la colocación de un radar de largo alcance para observar "basura espacial". En el caso de Tailandia, el tratado actualiza uno anterior sellado hace medio siglo.

Washington reanudó en 2007 la colaboración militar con Bangkok, tras la realización de elecciones legislativas en el país asiático y luego las Fuerzas Armadas de ambas naciones reiniciaron maniobras conjuntas "Cobra Gold", a las que en 2013 se sumarán tropas de la vecina Myanmar. El año pasado participaron en esos juegos bélicos unos 13 mil uniformados de 24 países.

* Corresponsal de Prensa Latina en Vietnam.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 - 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014