Domingo 24 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2012-11-04 a horas: 13:29:44

A propósito de los bonos bolivianos colocados en Norteamérica y Europa

Las materias primas estratégicas atraen a los inversionistas

Juan Carlos Zuleta Calderón *

En los últimos días se ha hablado mucho sobre los bonos soberanos que Bolivia colocó en el mercado internacional de capitales. Casi todos los comentarios han sido positivos y han ponderado la gestión del Ministro de Economía y Finanzas Públicas. Ninguno de ellos, sin embargo, ha partido de un análisis de los resultados de la operación. Esta nota está dirigida a iniciar un debate sobre algunos puntos que merecen atención por parte del pueblo de Bolivia.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Mi argumentación parte de lo más simple, de que la operación constituye una deuda contraída por el Estado Plurinacional de Bolivia con un grupo de inversionistas extranjeros. En general, existen dos factores que influyen en la otorgación de un préstamo a un individuo, una compañía o un país: el flujo (v.g. los ingresos) y el stock (v.g. el acervo de capital o garantía) de que dispone.

Simplificando al máximo el análisis, el flujo de Bolivia estaría representado por las principales fuentes de nuestras reservas internacionales netas (RIN), vale decir nuestras exportaciones menos las importaciones que realizamos más las remesas que recibimos de nuestros compatriotas que radican en el exterior, mientras que no quedaría claro cuál vendría a ser el acervo de capital.

Como una primera aproximación, podríamos pensar que las RIN son la variable de capital que garantizaría los bonos soberanos. Pero, esto equivaldría a asumir que éstas mantendrán no sólo su nivel sino también su crecimiento en los siguientes diez años.

Por una parte, si las RIN fueran el capital o la garantía de los bonos soberanos, no tendrían que usarse, por ejemplo, para préstamos a empresas estratégicas que podrían terminar no pagándolos (como parece que será el caso del proyecto piloto de litio), porque esto afectaría la cuantía de las mismas. Lo contrario significaría que las garantías de un préstamo normal pueden ir consumiéndose en el transcurso del tiempo de su vigencia; es como si el propietario de una casa o vehículo hipotecado tuviera la capacidad de ir vendiendo partes de la vivienda o el auto que hipotecó en el momento de recibir el crédito, lo cual no puede ser más absurdo.

Por otra, en anteriores artículos he hablado sobre las tendencias negativas de las exportaciones de minerales y las remesas, particularmente debido a la crisis financiera global que, habiendo arrancado en Europa, muy pudiera irradiarse al resto del mundo. De cumplirse estas proyecciones, las RIN no tardarían muchos años en desaparecer. Resulta poco probable que los inversionistas extranjeros no hubieran pensado en nada de esto en el momento de comprar los bonos soberanos de Bolivia.

La pregunta que sigue es: ¿Cuál es entonces el acervo de capital de Bolivia que estaría en la mente de los inversionistas extranjeros como garantía “implícita” de los citados bonos? Al parecer, no podría ser sino los ingentes recursos naturales que poseemos. Dicho de otro modo, ante la eventualidad de una crisis global de grandes proporciones que impidieran el cumplimiento de nuestra obligación de repagar los bonos incluyendo un interés anual de 4,875%, quedarían solamente nuestras riquezas naturales como garantía para los inversionistas extranjeros que confiaron en Bolivia a la hora de adquirir nuestros bonos soberanos.

En este contexto, he tratado de explicarme las razones por las cuales el 82% de los bonos emitidos por Bolivia a diez años por $us. 500 millones fueron adquiridos por inversionistas norteamericanos (43%) y europeos (39%). Para nadie es desconocido que desde 2006, prácticamente no ha habido en Bolivia mayores inversiones norteamericanas o europeas exitosas al margen de aquellas provenientes de la docena de empresas que operan en el marco del Decreto de Nacionalización de los hidrocarburos. Por tanto, mi hipótesis es que la compra de los bonos soberanos podría ser parte de una estrategia de largo aliento de Norteamérica y Europa para reintroducirse en la economía boliviana y conseguir acceso a lo que más les interesa: las materias primas estratégicas fundamentalmente minerales que tiene Bolivia.

Este planteamiento se puede comprobar al menos en forma preliminar por medio de otros dos resultados de la operación financiera. En primer lugar, la información de que inversionistas de Oriente Medio y Asia sólo adquirieron un 2% de los bonos demostraría claramente el desinterés de éstos por acceder a nuestros recursos naturales al cabo de la siguiente década ante una eventual quiebra del Estado boliviano. La pregunta inmediata es: ¿Por qué? Y la respuesta no puede ser otra que debido a que los principales inversionistas extranjeros que ya operan o tienen carta blanca para operar en los próximos años en el sector minero son y serán precisamente asiáticos. Me refiero a Sumitomo del Japón, dedicada a la extracción de zinc, plomo y plata en San Cristóbal; Kores y Posco de Corea del Sur, es decir el único consorcio que suscribió un contrato para fabricar cátodos de litio a partir de las salmueras del Salar de Uyuni; y Citic de China, que acordó con el gobierno iniciar la exploración del Salar de Coipasa, sin descartar otras opciones de inversión (también asiática) que se encuentren en curso y que podrían conocerse muy pronto.

En consecuencia, como las empresas mineras asiáticas más importantes ya se encuentran posicionadas en Bolivia, no tendrían motivo alguno para comprar los bonos soberanos que se ofertaron días atrás en el mercado internacional de capitales.

En segundo lugar, el dato de que el 58% de los inversionistas extranjeros que compraron los bonos fueron asesores de inversiones no sólo querría decir que “la imagen de la economía boliviana está muy bien posicionada”, como manifestó hace poco el ministro de economía, sino también que una parte significativa de los bonos bolivianos podrían ser objeto de especulación en el futuro, en razón a que normalmente estos inversores compran valores para transarlos generando una ganancia.

Habrá que ver más adelante la nacionalidad específica de cada uno de ellos, pero por el porcentaje elevado y las características particulares de este tipo de inversores resulta fácil deducir que prácticamente todos provienen de Norteamérica y Europa. En estas circunstancias, sería bueno reevaluar el supuesto éxito de la operación financiera que ha sido motivo de ponderación por parte de cuanto analista (económico o no) se ha animado a opinar sobre el tema en los últimos días.

* Economista, autor certificado de SeekingAlpha.Com, uno de los sitios web sobre temas bursátiles más importantes de EEUU.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014