Sábado 18 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2012-10-23 a horas: 12:21:20

Amenazas intimidatorias, mentiras y calumnias temerarias

Maniobras palaciegas para inventar el sí al camino de la discordia

Remberto Cárdenas Morales *

Consulta en Trinidad, votos resolutivos, fichas para que firmen los indígenas, consulta en cualquier lugar, envío de fiscales al TIPNIS, juicios a los originarios que rechazan la consulta, entre otras, son las sugerencias que han hecho, alternativamente, los ministros de la Presidencia y el de Obras Públicas, cual operadores obedientes y dispuestos a todo para agradar al jefazo que instruyó: “consulta y carretera”.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El argumento principal en el que apoyan esas sugestiones es que la Ley 222 de la consulta tramposa —de lo que nos convencemos cada vez más los bolivianos—, no prohíbe ese tipo de operativos y, por ello, el ministro Sánchez dijo que aquélla puede ser más aquí o más allá. El objetivo de esos operadores políticos es hacernos creer que la consulta que se realiza en el TIPNIS es constitucional, democrática, un hecho histórico y otras frases huecas.

Aunque se diga que lo que no está prohibido por la Constitución Política del Estado (CPE) y por una ley está permitido, las sugerencias de los gobernantes que hemos citado para concluir la consulta (posterior, desinformadora y de mala fe), además, si se ejecutara alguna de ellas violaría el principio de que toda consulta a los indígenas debe tomar en cuenta sus usos y sus costumbres. Las normas y la jurisprudencia (ésta especialmente de fuera de nuestro país), se encargan de demostrarlo.

Además, la supuesta consulta a 49 comunidades del TIPNIS, aunque lo nieguen los gobernantes, ha sido ejecutada con mañas, nuevas y viejas, como la de consultar a un corregidor y a su familia, sin participación de la comunidad indígena y porque esa autoridad originaria apoya al gobierno. Que apoye al gobierno, es una manera de ejercer la política, lo discutible es que ese respaldo a la construcción del camino de la discordia sea a cambio de regalos comprados con el dinero de los bolivianos o bajo presión que también lastima el derecho a la autodeterminación de los indígenas. Más aún, ningún indígena tiene derecho de negociar acuerdo alguno en contra de los verdaderos intereses regionales, populares y plurinacionales. Por ejemplo, que algunos indígenas acepten la construcción de esa vía por medio del TIPNIS pondría en riesgo el medio ambiente saludable, protegido y sostenible, como dispone la CPE. A eso no tiene derecho ningún indígena.

Las medidas sugeridas, a las que incluso el Ministro de Gobierno dice oponerse (quizá sólo para desinformar), tratarían de vencer a la resistencia de los indígenas que, a pesar de todo, impide el ingreso de los que afirman que consultan en el TIPNIS.

Otra mentira temeraria del Ministro de la Presidencia (del que se debe esperar cualquier maniobra) es que, según él, el bloqueo de los ríos de la reserva natural y al territorio de los originarios, sostenido por los indígenas en defensa de su hábitat natural, ocasionó la muerte “de cuatro o cinco niños”, por lo que amenazó con juicios a los líderes originarios con el propósito de meterles miedo.

Los dirigentes indígenas han vuelto a precisar que a los que se impide el ingreso a la reserva natural de todos los bolivianos y a su territorio es a los funcionarios del gobierno y del Estado que tratan de ingresar allí para continuar una labor fraudulenta, como es el remedo de consulta a los indígenas. Consulta que han hecho preferentemente a los cocaleros del Polígono 7, espacio que fue parte del TIPNIS.

Culpar a los indígenas de la muerte de cuatro o cinco personas, niños especialmente, sin pruebas, con lo que se hace campaña mentirosa, es propio de regímenes que tienen a la mentira, como instrumento para la “persuasión”, sin la que al parecer ya no pueden gobernar.

La amenaza a los indígenas con juicios tiene metas intimidatorias. Los procesos que siguen los gobernantes, en particular a los indígenas, son la prolongación de la fuerza del Estado y del gobierno para mantenerlos en la defensiva a los compatriotas del TIPNIS. A éstos —aunque no se lo confiese expresamente— los gobernantes los tratan como si fueran sus enemigos mortales y con intereses irreconciliables.

Las andanzas antiindígenas del ministro Quintana buscan convencer (vencer con argumentos) a los bolivianos de que los indígenas del TIPNIS, que se oponen a la carretera que tanto nos distancia, son personas que ni siquiera cuidan de la vida de sus hermanos de pueblo, de sus vecinos y de sus compatriotas. Lo lamentable, asimismo, es que todavía hay quienes creen a mentirosos como a ese Ministro atrincherado en el Palacio Quemado. Por eso los bolivianos de bien tenemos que contrarrestar, con argumentos, las pocas ideas y en particular la práctica de ese personaje siniestro. Sin embargo, no debemos perder de vista que lo que hace ese Ministro y los otros tienen la aprobación del Presidente o éste les instruye que hagan maldades a los pueblos indígenas.

Por su parte, el Vicepresidente, además de reiterar la calumnia del ministro Quintana, preguntó quién financia a los dirigentes que bloquean los ríos del TIPNIS porque no trabajan, sin embargo, resisten la consulta y viajan al exterior. El segundo mandatario pidió, a los dueños de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO), que abandonen la resistencia a cambio de nada y a los que “financian” a los originarios que dejen de hacerle daño al país.

El segundo funcionario público del país sabe o tendría que saber que los dirigentes indígenas que resisten la construcción del camino, que nos separa a los bolivianos, sufren penurias económicas, pero que también reciben la solidaridad de instituciones y personas; solidaridad parecida a la que Álvaro García Linera recibía en las filas del Ejército Guerrillero Túpac Katari, organización en la que el Vicepresidente dijo que había aprendido “a amar y a matar”.

Los organismos de seguridad e inteligencia del Estado, en cumplimiento de su labor, debían investigar a los dirigentes indígenas para establecer cuánto cobran y cuánto reciben, por ejemplo, de conservacionistas del llamado capitalismo verde u otra instancia imperialista. Y sin demora, así los gobernantes servirían al país, a las regiones y en particular a los indígenas.

El Vicepresidente al parecer considera que los indígenas del TIPNIS son mercenarios, es decir, que luchan para defender su casa grande a cambio de plata entregada por falsos defensores del medio ambiente. Asimismo, que por culpa del bloqueo de los ríos en el TIPNIS mueren personas por falta de atención médica oportuna.

Quizá ya sea vano esperar que el segundo mandatario del país cambie su comportamiento ligero y que deje de agredir a los pueblos indígenas y a sus dirigentes, entre los que labró su carrera política que en poco tiempo le deparó el cargo que ejerce.

El encargado de comunicación del Tribunal Supremo Electoral, en lo que podría dar la apariencia de que los miembros del gobierno discuten para buscar la mejor salida a la fatídica consulta, luego de nombrar las maniobras citadas en las primeras líneas de esta nota, señaló que las brigadas de ese organismo electoral observarán la consulta como determina la Ley 222 y según las instrucciones del Órgano Ejecutivo.

Ese funcionario del órgano electoral quizá tenga algún cargo de conciencia pero, básicamente, vemos que trata de que la consigna presidencial —consulta y camino—, se materialicen con el menor costo político del que ya paga del Presidente.

Dos magistrados del Tribunal Departamental de Justicia, de La Paz, han declarado improcedente el Amparo Constitucional interpuesto por el máximo dirigente indígena del TIPNIS para que esas autoridades ordenen la suspensión de la consulta en la reserva ecológica y territorio indígena porque, entre otras razones, no fue concertada, como determina una sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional.

Ese fallo de la justicia (que merece un análisis aparte) es lo que se esperaba entre los defensores del TIPNIS porque la mayoría de esos tribunales no dictan ni dictarán sentencias que desagraden a los gobernantes y sobre todo que contradigan al Presidente.

Lo cierto es que tenemos suficientes razones como para cuidarnos, lo más que podamos, de la justicia boliviana la que, esencialmente, sigue siendo la misma que operaba antes de las elecciones de jueces supremos.

Confiamos en que aunque los gobernantes, con fraude, venzan en la consulta antidemocrática, la resistencia indígena, para impedir la construcción del camino de la discordia, continuará incontenible, como afirmó el principal dirigente del TIPNIS, Fernando Vargas Mosúa. Y los que defendemos a la reserva natural y territorio en las ciudades estamos con esa resistencia legítima de los indígenas, que al menos se inspira en el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que dice que cuando se agota el estado de derecho los pueblos tienen derecho a la rebelión, como ya sucedió más de una vez en Bolivia.

* Periodista, editor del Semanario Aquí, http://www.semanarioaqui.com

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 8

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014