Domingo 21 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2012-10-06 a horas: 01:57:13

La autocrítica de Hugo Chávez, el plus para ganar las elecciones de este 7 de octubre

El fraude, el primer derrotado de las elecciones presidenciales en Venezuela

Sergio Ferrari *

Caracas.- A dos días de los comicios del domingo, y cuando –este viernes 5- se instalan las más de 39 mil mesas en todo el país, la maquinaria electoral entró en la cuenta regresiva. Una etapa que se cerrará el domingo a la noche cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) anuncie los resultados parciales, pero indicativos de una tendencia ya irreversible.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

A horas del cierre de campaña de Hugo Chávez Frías y Henrique Capriles Radonski, y a tres días de los comicios generales, las expectativas generales se centralizaban ya en los resultados finales. Los que podrían depender no solo de carismas personales y programas electorales esbozados por los dos candidatos sino también de “detalles” significativos que en toda contienda pueden marcar la diferencia.

Las similitudes discursivas no faltaron, particularmente en la recta final de la campaña que concluye este jueves 4 de octubre. Valores cristianos e imploración al apoyo de Dios de parte de Henrique Capriles. Cristianismo y socialismo de parte del presidente-candidato. Promesas de “progreso para todos”, reiterado sistemáticamente en la boca del dirigente de la oposición. Compromiso explícito de Chávez por profundizar las mejoras sociales de los venezolanos reforzando los planes y programas actuales de sus 14 años de Gobierno.

Concepto de delegación de poder de Capriles al afirmar en que “votar por el Flaco” – es decir él mismo- “es votar por ustedes”. Idéntica imagen sustentada por el presidente quien recuerda siempre que «yo soy ustedes» en tanto depositario de un mandato transferido del ejercicio del poder ciudadano.

Las diferencias sustanciales empiezan a marcarse al identificar uno y otro los tiempos políticos que se mueven en torno a los resultados del 7 de octubre. Para el portavoz de la oposición, “como todo en la vida hay que acabar un ciclo de 14 años” de chavismo, siendo necesario voltear la página para renovar la vida institucional de Venezuela.

Para Hugo Chávez, en estas elecciones “nos estamos jugando los próximos cien años de la patria bolivariana”. Es fundamental profundizar los logros y conquistas y avanzar en las ejecuciones sociales. Cualquier cambio ahora significaría una regresión y una amenaza real a los logros populares, según el actual Jefe de Gobierno.

Diferencias aún más marcadas al analizar uno y otro -ante sus significativas movilizaciones populares de campaña- sus visiones de desarrollo en torno a la explotación y aprovechamiento petrolero, columna vertebral de la riqueza y el avance de esta nación sudamericana.

Mientas para Chávez es inimaginable cambios sustantivos en cuanto a la gestión actual, con fuerte control estatal y reforzando diversos acuerdos internacionales de venta del oro negro a precios subsidiados, Capriles anticipa aires de reprivatización de algunas esferas, sosteniendo que “no se va a regalar petróleo a nadie” y que la renta de la explotación que debe aumentar “se utilizará en y para los venezolanos”. Anticipando así, ya, una significativa variación de los que sería su política exterior mucho más re-centrada en sí misma y renunciando a jugar el rol motor que Venezuela ha venido implementando en la última era en diversas iniciativas latinoamericanas y caribeñas de integración.

Choque conceptual significativo, expresión directa de dos proyectos-modelos de sociedad y de posicionamiento internacional. Con la reflexión Chávez en el sentido de evaluar una derrota en las urnas como “el regreso de la burguesía” con sus planes socialmente excluyentes y un retorno al ajuste neoliberal.

Capriles no entra en el debate fino sobre lo que realmente representaría su Gobierno y lanza promesas factuales de 3 millones de nuevos empleos; crecimiento continuo de la economía para los próximos diez años de entre 6 y 7 %; mejoramiento de los planes sociales actuales. Y anticipa, además, “tolerancia cero frente a la violencia, el delito y la impunidad”, lanzando una señal de reaseguro a su base social natural, media y alta, al identificar temas de preocupación en la vida cotidiana del país, particularmente en los centros urbanos como Caracas.

Tres elementos sustanciales ha barajado Hugo Chávez en la campaña, que pueden llegar a tener una importancia significativa en el conteo final de las urnas del 7 de octubre. La necesidad de continuar en la línea de “darle dar más poder al pueblo”, creando “los consejos populares y organizando las comunas urbanas, rurales, sociales, económicas” para recrear fórmulas activas de participación y poder ciudadano.

Otro elemento importante es la propia visión de Chávez sobre la recomposición política nacional luego del 7 de octubre y de su victoria da por descontada. Como lo enfatizaba en una reciente entrevista, pedía que “respeten los resultados, que sigamos construyendo la Venezuela nueva y que surja una derecha nueva, un liderazgo serio, que le dé la cara al país, que le hable al país. Yo le doy la mano a esta nueva derecha…”.

Pero es sin duda el constante y abierto espíritu de autocrítica reiterado en numerosos momentos de la campaña lo que puede darle a Chávez un plus adicional para marcar la diferencia. “No los voy a fallar en el próximo periodo sino que voy a ser mejor presidente con la experiencia acumulada”, enfatizaba Chávez en uno de sus últimos discursos de campaña. Reconociendo problemas y fallas en la actual gestión gubernamental. Entre ellos: “la ineficiencia, falta de experiencia, burocratismo, falta de seguimiento a los proyectos que se aprueban…”.

Una nueva era donde no quepa la arrogancia y con el compromiso de “más eficiencia”, una reivindicación central sentida incluso por los sectores sociales más incondicionalmente chavistas. Filosofía de futuro del chavismo basada en tres pilares significativos: profundizar la participación ciudadana y el protagonismo popular; abrir las puertas a nuevas formas de comunicación con una nueva oposición seria y, fundamentalmente, asumir autocríticamente los errores de la gestión asegurando una nueva práctica de eficiencia.

El fraude, el primer derrotado

Más de 200 acompañantes electorales desplegados en todos los rincones del país, así como otros tantos nacionales, se convertirán en testigos de lo que pasen en las mesas, en una de las elecciones más “vigiladas” de toda la historia reciente de Venezuela tanto por los fiscales de todos los partidos como por la prensa nacional e internacional.

“Todo está listo. Se han cumplido los plazos. El pueblo podrá expresarse en las urnas con total confianza” enfatizó Tibisay Lucena, Presidenta del Poder Electoral a este corresponsal. “Aceitado”, “blindado contra el fraude”, de “alto nivel tecnológico”, “controlado en todas sus fases por todos los partidos políticos”… son algunos de los conceptos repetidos que las autoridades nacionales han repetido sistemáticamente en los últimos días refiriéndose al sistema electoral vigente.

Un sistema que se ha ido perfeccionando en una verdadera maratón de 14 elecciones y referendos realizados a partir de la vigencia de la nueva Constitución de 1999 que establece, según explica la titular del Poder Electoral, las bases de la “democracia participativa”. En los 40 años previos, los de la “democracia representativa” clásica –marcada en este país sudamericano por un fuerte bipartidismo- la ciudadanía fue consultada solo en 15 oportunidades.

Algunos indicios expresan este esfuerzo “inclusivo”. Si en 2004 un 20 % en la población en edad de votar no estaba inscripta en el registro electoral, hoy ese porcentaje se redujo a apenas un 3,5%. Si las concentraciones exageradas de votantes se pudieron convertir en un momento en un desestimulo para la participación, las mesas electorales se quintuplicaron en los últimos doce años pasando de 7 mil en 2000 a más de 39 mil en los actuales comicios de este domingo, atendidas por 500 mil electores escogidos por sorteo.

Con la garantía de que en cada una de ellas no se excedan los 600 electores, que teniendo en cuenta la rapidez del voto electrónico pueden ser absorbidos sin contratiempos en una jornada electoral que comenzará a las 6 de la mañana y concluirá doce horas más tarde.

Voto electrónico

La incorporación del uso de herramientas tecnológicas en el sistema electoral –lo que se llama corrientemente el voto electrónico- “ha sido uno de los avances más importantes”, subraya Tibisay Lucena. Reforzado por la generación de “múltiples garantías verificables por los partidos políticos” lo que le da una gran “fortaleza al sistema” y aumenta la confianza de la ciudadanía.

El voto, tal como lo explica el CNE, es automatizado – simple y rápido. Seguro, tanto en cuanto a secreto como a emisión de resultados. Y controlado por los partidos políticos y por los electores. Dicho sistema electrónico se basa en una serie de auditorías y mecanismos de seguridad y control permanentemente evaluados y mejorados. A subrayar que en los comicios del próximo domingo un 54 % de todas las mesas, elegidas al azar, serán doblemente auditadas a través de un doble control.

La historia reciente, se “convierte en un indicador político contundente de las virtudes de la automatización del sistema electoral” según la directora del CNE. Tanto en el referendo constitucional del 2007 como en las elecciones parlamentarias del 2010, aun con resultados con márgenes muy estrechos, todas las partes los aceptaron, reconociendo la calidad del sistema en plaza que ha continuado perfeccionándose.

La novedad de los actuales comicios es la incorporación de un nuevo método de autenticación de la identidad del votante a través de su foto y la huella dactilar biométrica, verificados con el padrón electoral respectivo. Asegurando el principio de un elector un voto e impidiendo que se pueda reemplazar ilegalmente a aquellos potenciales electores ausentes el día de los comicios.

Importantes instituciones especializadas en la observación electoral, tal como el Centro Carter, la misma Unión Europeas y la actual misión de acompañamiento electoral de la UNASUR en varias visitas recientes realizadas a Venezuela, han reconocido las bondades del sistema electoral, uno de los más desarrollados del planeta.

Con una base tecnológica -que la prensa y los acompañantes internacionales han podido verificar en los últimos días-, donde todo parece estar previsto y a prueba de desperfectos de última hora. Desde el alto stock de máquinas electorales de reserva para reemplazar las potencialmente defectuosas de último momento, hasta una “plataforma computarizada robusta” que se basa, según muestran los técnicos locales, en un “esquema redundante” (doble) de centralización de datos en los dos centros nacionales de recuento.

Cada “máquina” electoral –una especie de urna electrónica- tiene una propia batería con reserva de funcionamiento de una docena de horas lo que permite incluso de asegurar el proceso con cortes inesperados o eventuales de electricidad.

Si los fantasmas del fraude siempre sobrevuelan procesos electorales del continente, Venezuela se ha convertido en un caso excepcional. Cada paso del sistema es controlado por técnicos de las fuerzas políticas que participan en la contienda, que han debido perfeccionar personal para poder asumir este reto de envergadura.

Sin menospreciar las 17 auditorías puntuales de una de las partes o de todo el sistema electoral que, con presencia de todos los partidos, se han realizado para la preparación de los comicios de 2012. Sistema, por otra parte, que permitirá muy rápidamente, solo apenas unas horas más tarde de cerrados los centros de votación, dar el domingo próximo los resultados, sobre la base de cifras oficiales, cuando la tendencia sea irreversible y descartándose todo tipo de proyección paralela.

* Periodista y acompañante internacional de los comicios 2012

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 11

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014