Miercoles 15 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2012-07-05 a horas: 17:11:48

Frente a la represión policial al campamento de la IX Marcha Indígena

Pablo Cingolani

A veces, uno ya no sabe qué decir, qué pensar, qué sentir. Que en la mismísima sede de gobierno del estado boliviano, a dos cuadras de donde se encuentra el propio palacio presidencial, la policía haya vuelto a reprimir a los niños que son parte de la IX Marcha Indígena –como sucedió el año pasado en Chaparina-Beni, con los niños y niñas de la VIII Marcha-, te deja sin palabras, con una sensación absoluta de vacío e impotencia.

Pablo Cingolani

Pablo CingolaniHistoriador, periodista, explorador. Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1963. Reside en La Paz, Bolivia, desde 1987. Como historiador, realizó estudios sobre los derechos argentinos sobre las islas Malvinas y los problemas de tierras en la puna de Jujuy, la explotación cauchera en la Amazonía y la historia minera de Los Lípez potosinos.

Trabajó como redactor y colaborador en una docena de medios gráficos de La Paz y sus artículos también se publican en medios de Argentina, Chile, Ecuador y España. En video, dirigió con Gastón Ugalde ?Imagina Bolivia? y la primera serie de documentales sobre áreas protegidas. Encabezó expediciones ecohistóricas desde 1980, explorando, entre otras, la región de Iruya-Baritú, Cumbres Calchaquíes y la puna jujeña en Argentina, el desierto de Atacama en Chile y casi todos los parques nacionales de Bolivia, en especial en Lípez, Chaco y Amazonía.

Creador de la Expedición Madidi que ya realizó 4 versiones a distintos sectores poco explorados del parque del mismo nombre y declarada de ?interés nacional? por el congreso boliviano.

Contactos con el autor
close

Contacto con Pablo Cingolani




7 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

A estas alturas, en verdad, el maltrato y el desprecio permanente al cual son sometidos los indígenas que marchan no sólo ya resulta escandaloso e inconcebible, sino que provoca sobre todo tristeza, mucha tristeza, y vergüenza, mucha vergüenza.

El gobierno tendría que entender una cosa: los indígenas que marchan son, ante todo, seres humanos y como tales, deberían ser respetados. Esto no sucede. Esto, inconcebible y lamentablemente, no sucede. Ver las imágenes de la represión policial al campamento urbano de los marchistas –los niños asustados, los niños más que asustados, los niños que algunos evacuaron como pudieron para que no sufran más daños de los que ya vienen padeciendo- no sólo estremece y cuestiona el más mínimo y elemental sentido de convivencia, sino que sacude y perturba las fibras más íntimas de la condición humana. Es triste, es tristísimo, porque el accionar del gobierno arroja al tacho esos valores que se supone nos constituyen en una sociedad organizada, pero a la vez sigue abriendo heridas, heridas dolorosísimas, que tardaran años, décadas, siglos o lo que es peor: que jamás se cicatrizarán.

¿Dónde está la valentía y la dignidad y la soberanía de usar el aparato coercitivo del estado contra niños indefensos?¿Dónde queda el tan proclamado amor al pueblo y la lucha contra la discriminación frente a una nueva muestra de barbarie policial contra los más vulnerables?

¿Quién responderá frente a la historia por tantos agravios gratuitos, por tanta insensibilidad manifiesta, por tanto daño perverso hecho a hombres y mujeres que sólo reclaman lo que ellos creen justo, y especialmente a sus hijos que los acompañan?

Creo que el punto ya no es si se realizará o no la consulta del gobierno, si se construirá o no una carretera, si se protegerá o no al bosque, creo que el dilema es –y es en verdad angustiante-, si como sociedad y como estado, vamos a seguir tratando a los hermanos indígenas como si fueran parias, como si fueran enemigos, como si fueran basura, como si fueran mierda.

Respetamos a los indígenas o no los respetamos. Respetamos sus derechos humanos o no los respetamos. Esa es la verdadera encrucijada de la hora y es realmente vergonzoso que en pleno siglo XXI, en el marco del estado plurinacional y la consagración universal de los derechos indígenas, haya pasado lo de hoy, y que esto ya parezca recurrente y siga sucediendo. Si yo fuera el gobierno, pediría disculpas.

Río Abajo, 5 de julio de 2012

Otros artículos de Pablo Cingolani

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014