Sábado 21 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2012-05-22 a horas: 01:26:44

La muerte del gran escritor mexicano

La última sorpresa de Fuentes

Alfonso Gumucio Dagron

El 23 de marzo del 2011, en una firma de libros en la Librería Gandhi, en México, le extendí a Carlos Fuentes un ejemplar de "Todas las familias felices" (2006). Me preguntó “¿para quién?”. “Para Bolivia” le dije. A su lado una representante de la Editorial Santillana comentó: “¿Para todo el país?” mientras Fuentes dibujaba una mapa de América del Sur para ubicar exactamente a Bolivia en el corazón del continente. “¿Le gusta mi mapa?”, me dijo al devolverme el libro.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




9 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Le pregunté si su amor por el cine, compartido con García Márquez, había influenciado su narrativa. “Me gusta mucho el cine, conozco bien la época de la década de 1930 a 1950, pero pienso que la literatura se basta a sí misma; la imagen literaria es más poderosa que la del cine, porque le permite al lector imaginar, en tanto que en el cine el espectador está condenado a ver lo que está en la pantalla”, respondió.

Fuentes murió en México el pasado martes 15 de mayo, a los 83 años, luego de toda una vida como escritor. Desde 1954, cuando tenía 26 años, publicó 25 novelas, 15 ensayos, 11 libros de cuentos, 5 obras de teatro y 2 guiones. En otras palabras, un promedio de un libro por año. No cesó nunca de escribir y de sorprendernos con un plan de obras que fueron componiendo el rompecabezas de la sociedad mexicana, y también latinoamericana. Era un mexicano universal, no solamente porque desde niño anduvo por todo el mundo, sino porque su literatura incorporó a México en la cultura del planeta.

Fuentes dividía su tiempo entre Londres y México. En ambos lugares tenía domicilio permanente. En México su agenda estaba siempre copada por relaciones sociales y obligaciones culturales, por una parte los amigos entrañables y por otra su participación en eventos, además de ser requerido constantemente por los medios de información para entrevistas. Dijo alguna vez que en esas condiciones le era muy difícil escribir en México, que la ciudad los absorbía mucho porque tenía muchos amigos y familia, “los horarios son fatales”, las comidas empezaban a las 3 de la tarde y terminaban a las 6, se bebía demasiado, y se platicaba mucho también. En México podía escribir artículos de periódico y ensayos, y pero no una obra de mayor envergadura. Para escribir novelas tenía que hacerlo en su departamento en Londres.

“Londres tiene varias ventajas – dijo alguna vez- primero tiene mal clima, y no invita a salir a las calles. Luego, la comida no es la mejor del mundo, mi esposa y yo cocinamos para nosotros en la casa. Y luego, los ingleses son muy reservados y distantes, una cita para cenar se planifica con dos meses de anticipación, es todo lo contrario que en México. En Londres nadie me conoce, entonces tengo todo el tiempo para trabajar tranquilo.”

Su régimen de vida en Londres tenía una férrea disciplina diaria, Fuentes se levantaba a las 6 de la mañana para escribir hasta el medio día, hora en que salía a caminar por el Cementerio de Brompton, cerca de su casa, y a comprar los periódicos. Luego de comer con su esposa, le dedicaba tres horas “sólidas” a leer en las tardes.

Hasta el final de su vida escribió siempre a mano, nunca utilizó una computadora. “Escribir literatura de imaginación, de ficción, es una tarea sumamente solitaria, ya lo dijo Oscar Wilde, es 10% de inspiración y 90% de transpiración. Hay que sentarse a trabajar y esa es una tarea muy solitaria”.

Además de México y de Londres, una tercera ciudad ocupó una parte importante en su vida: París, donde decidió ser enterrado, junto a sus hijos, en el Cementerio de Montparnasse, donde también reposan los restos de Julio Cortázar y de César Vallejo, entre otros.

Aunque la literatura fue el campo de creación en el que desarrolló su talento, Fuentes tuvo un periodo intenso como caricaturista, y se consideraba muy bueno en ese oficio. El cine fue también una debilidad, y su conocimiento del séptimo arte era inmenso. La música fue otra de sus aficiones, le gustaba cantar. Hizo “una grabación de amigos” una noche de año nuevo, junto a García Márquez y a Julio Cortázar. De un lado de la cinta Fuentes y Gabo cantan corridos mexicanos, y del otro lado Cortázar canta tangos. Una rareza de colección que muchos quisiéramos tener.

Debo confesar que cuando le dieron el Premio Nóbel de Literatura a Mario Vargas Llosa, tuve sentimientos encontrados. Me alegré, porque el premio reconoció a uno de los grandes escritores latinoamericanos, y me entristecí porque pensé que Carlos Fuentes –mayor que Vargas Llosa- tendría que esperar unos 8 a 10 años a que el premio completara otro circuito por el planeta, antes de caer nuevamente en nuestra región.

Ha sucedido tal cual. Ahora no podremos sumar el nombre de Carlos Fuentes al Nóbel de literatura, aunque se lo tenía más que merecido. Su nombre honraría al premio sueco que lleva el nombre del inventor de la dinamita, que en ocasiones ha mostrado miopía y un precario sentido de las prioridades.

Se equivocan quienes dicen que Fuentes tuvo un “periodo revolucionario” y que luego se hizo conservador. En realidad mantuvo en su posición política una gran coherencia a lo largo de su vida, coherencia basada en su profundo respeto por la democracia, por las libertades individuales y colectivas y marcada por un sentido profundo de la ética. No se dejó encandilar por dirigentes que ofrecían más de lo que podían dar, y no dudó en criticar a quienes, a su parecer, actuaban de manera demagógica o irresponsable.

Cuando lo vi en la firma de libros, en marzo del 2011, estaba en forma, con toda su energía y lucidez. Fuentes siguió trabajando todos los días hasta el final. En una entrevista reciente con Francisco Peregil, de El País, realizada durante la Feria del Libro de Buenos Aires, anunció que había entregado a su editor su novela más reciente "Federico en su balcón", donde el personaje es Nietzsche resucitado, y que se aprestaba a continuar con "El baile del centenario", otra vez sobre la historia de México de principios del siglo XX, de la que ya tenía “muchos capítulos, notas y personajes”.

En la librería Gandhi le pregunté algo que hoy tiene una resonancia dramática: “Hay escritores que escriben libros y los publican, y otros escritores que escriben con un plan para desarrollar una obra completa. Usted es de estos últimos. ¿Cuándo concluye ese plan?”

No dudó un segundo: “En la muerte. Espero escribir hasta el final, no tengo otra cosa que hacer. Una obra no se completa nunca. Balzac no completó la suya, por qué la voy a completar yo. Siempre se quedan cosas en el tintero”.

______________________________________

La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero los iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero nunca sabemos lo que es.

—Carlos Fuentes

Otros artículos de Alfonso Gumucio Dagron

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014