Lunes 24 de septiembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2012-04-15 a horas: 06:27:59

El becerro de oro del capital

Sacrificios humanos para aplacar a los mercados

Susan George *

Las políticas de austeridad impuestas en todas partes son tan dogmáticas como cualquier dogma inventado por Calvino o el papa. El modelo económico que defienden las elites está más basado en la fe ciega que en la racionalidad, lo cual debe reflejarse en nuestras resistencias al mismo.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El informe del Grupo Euromemorandum, publicado recientemente, es tanto un análisis como un conjunto de propuestas particularmente importante y minucioso en lo que se refiere a reparar años de daño autoinfligido en la Eurozona. Su voz, aunque bienvenida, no es la única de un coro que ha llegado a ser potente.

Muchos expertos prestigiosos, como el premio Nobel Paul Krugman, Martin Wolf del Financial Times e innumerables ONG cantan con la misma partitura. Esta amplia coalición ha propuesto alternativas válidas y convergentes basadas tanto en la historia como en el sentido común.

Pero seamos honestos. Ninguna de las propuestas razonables y factibles de este consenso, trabajado desde el centroizquierda a los radicales veteranos, está encima de la mesa. Los gobiernos, el FMI e instituciones como la Comisión Europea y el Banco Central Europeo no sólo no las están discutiendo o implementando, sino que ni siquiera las leen. Esta cruda verdad debería darnos una pista con respecto a lo que sucede realmente.

No es de la economía de lo que hablamos. Hablamos de religión, de la religión del fuego eterno. No había ninguna razón económica para permitir que la suspensión de pagos griega, aparente o real, socavara y posiblemente destruyera 50 años de construcción europea. Grecia no representa más que el 3% de la economía europea. Sin embargo, en vez de obligar y ayudar a Grecia a corregir las evidentes anomalías económicas, lo que incluye un presupuesto militar inflado y ningún ingreso por vía de impuestos procedente de la Iglesia o los ricos, se impuso un escenario de obra de teatro medieval con moralina.

Las políticas de austeridad impuestas en todas partes son tan dogmáticas como cualquier dogma inventado por Calvino o el papa. No importa que las doctrinas recetadas no funcionen. No se trata de que funcionen si “funcionar” significa que se beneficie la gran mayoría de los pueblos europeos. Los mandamientos recetados deben aplicarse cualesquiera que sean las consecuencias: de acuerdo con las repetidas advertencias de sus adversarios, una recesión en toda regla y la más que probable destrucción de las notables, aunque deficientes, conquistas de la posguerra.

Se trata de antiguos y oscuros ritos de sacrificios humanos; hay que aplacar a los mercados. A estas misteriosas fuerzas casi divinas se les rendirán tributos: echar al fuego otro servicio público, más recortes salariales, más niños sin educación y más padres sin empleo, sin ayudas o mal pagados. La sed de estos dioses no se puede apagar. Como descubren con frecuencia los dirigentes europeos, siempre exigen nuevos sacrificios.

Sí, reconozco que también operan otras fuerzas casi racionales. No hablamos sólo de religión. También hablamos de política, dinero, poder y Rapport de Forces y las elites que nos gobiernan seguramente piensan que han encontrado una manera a toda prueba de que el pueblo vuelva a pagar la crisis de éstas. El capital debe continuar devorando el tejido social, privatizar los servicios públicos, incrementar la plusvalía y perpetuar las desigualdades ostensibles que lo mantienen a flote.

Lo que quiero decir a las personas que todavía están dispuestas a seguir luchando es que entiendan que en este momento no se trata de una discusión racional sobre las alternativas económicas con otras personas respetables cuyas ideas son simplemente distintas de las nuestras. Nos enfrentamos a un sistema de creencias rígidas, con muchos recursos a su disposición, cuyo sacerdocio está dispuesto a defenderlo hasta la muerte. Sí, debemos seguir con nuestras campañas y explicaciones, nuestras propuestas y publicaciones, nuestras ocupaciones y marchas. Pero también debemos hacer mucho más que esto.

Con la campaña de impuestos sobre las transacciones financieras de Attac verificamos la regla del pulgar [un procedimiento destinado a recordar o calcular aproximadamente un valor o tomar una decisión] de Gandhi: “Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego te critican y dicen que no puede funcionar nunca, entonces ganas”. Hemos avanzado considerablemente con esta campaña, pero sigue sin aplicarse al euro. Sólo ganas cuando la mayoría de tus adversarios se da cuenta de que es de su interés o cuando ya no aguanta la presión.

Las propuestas del Euromemorandum no son del interés de los mercados financieros y no podemos maquillarlas para que lo sean, de manera que nos situamos en la fase 1 de Gandhi: nos ignorarán. Es por esta razón que necesitamos el apoyo no sólo de economistas sino también de antropólogos, historiadores, actores, cómicos y teólogos. Necesitamos la sátira y la denuncia, los sermones y nuestras propias obras de teatro medievales con moralina.

Algunos de nuestros enemigos quizá hasta reconozcan que se están poniendo en peligro al adorar al becerro de oro. No olvidemos al enviado papal a quien en 1209, durante la cruzada albigense, le preguntaron sus soldados qué hacer con los católicos que se pudieran encontrar entre los herejes. Él, como los mercados sagrados y el 1%, gritó “Mátalos a todos, Dios reconocerá a los suyos.” Quizá también a los alemanes.

* Investigadora asociada y presidenta de la Junta del TNI y presidenta honoraria de Attac-Francia [Asociación por una Tasa sobre las Transacciones especulativas para Ayuda a los Ciudadano]. Autora de 14 libros traducidos a numerosos idiomas. Fuente: N. 182 de Red Pepper, http://www.redpepper.org.uk/Rebelión.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014