Viernes 22 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2012-04-11 a horas: 02:27:31

En nombre de la libertad de expresión

La película de Delgadillo y Paulovich

Alfonso Gumucio Dagron

Hace casi cinco décadas el especialista de la comunicación venezolano Antonio Pasquali escribió que la “libertad de información” constituye una contradicción porque solamente denota la libertad de los informadores. Cada día tenemos prueba de ello, como muestra un ejemplo reciente, la telenovela en tres entregas entre el sobrino de la Tía Encarna y un ex ministro del MAS.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




11 * 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Primer cuadro: en una columna de La noticia de perfil titulada “Miles de metemanos”, el comentarista de humor Paulovich escribe que el ex Ministro Walter Delgadillo ha malversado fondos de un plan de vivienda popular, y se ha marchado del país. Segundo cuadro: Delgadillo responde que no se ha ido a ninguna parte, y que procesará penalmente a Paulovich por difamación y calumnia, si no se retracta públicamente. Tercer cuadro: un asambleísta de “oposición” afirma que las declaraciones de Delgadillo son un atentado a la libertad de expresión

¿Como se llama la película?: la Ley de Imprenta es una basura y todos somos cada vez más imbéciles.

No podía quedarse atrás “la oposición” representada por un efímero asambleísta para lanzar el grito al cielo y esgrimir la bandera fantasmagórica de la censura, con el argumento de que el gobierno “atenta contra la libertad de expresión”, el MAS “pretende instaurar la censura”, y otras pajas a las que no terminamos de acostumbrarnos.

En otras palabras, cualquiera puede publicar lo que le venga en gana sobre otra persona, calumniarla y acusar sin pruebas, porque no asumirá ninguna responsabilidad, todo está permitido en virtud de la “libertad de expresión” y de esa antigualla llamada Ley de Imprenta, que se utiliza caprichosamente de acuerdo a donde sopla el viento de la política.

Mis respetos por Paulovich, que nos ha hecho reír durante décadas con sus crónicas, pero mis respetos también por Delgadillo, que defiende su nombre, como lo haría el propio Alfonso Prudencio si alguien lo acusara de vender las joyas de su tía Encarna, de robar en una tienda o de emborracharse en el Georgísimo.

No soy amigo de este gobierno, pero me sublevan los actos de manipulación y la malicia con que se actúa frecuentemente en el terreno de la política. Voces muy similares acusaron en su momento a Juan Lechín, o a Víctor Paz Estenssoro de ser ladrones. Recordemos que según esas voces torcidas, repetidas en coro por una multitud de papanatas, MNR quería decir “mono no robes”. Obviamente la historia puso las cosas en su lugar, pero hubo que esperar muchos años.

La calumnia es una figura legal, y está clarísimo que Delgadillo tiene todo el derecho de llevar a Paulovich ante los tribunales para sentar un ejemplo, aunque trató de evitar ese paso que sería oneroso e interminable para ambos, proponiendo a mi tocayo que se retracte de acusaciones que según él no corresponden a la verdad, o que presente pruebas de lo que afirma. Si alguien quiere ponerle un juicio a Delgadillo por malversación de fondos, que lo haga también, pero que no ande echando barro (por no usar otra palabra más apropiada) con ventilador sin tener pruebas, aunque sea escudándose en el humor, que se convierte fácilmente en rumor.

Delgadillo tiene todo el derecho de iniciar un juicio por difamación, que es lo que corresponde en estos casos, y además llevar su denuncia al Tribunal Nacional de Ética Periodística (TNEP), que para eso existe, y que ha actuado con justicia y buen criterio en varias ocasiones. Es más, en ausencia de defensores del lector, el TNEP debería tener una actitud proactiva y tomar en mano estos asuntos aunque no exista una queja de quienes se sienten injustamente tratados en los medios de información.

Basta ya de escudarse irresponsablemente y de manera oportunista en la libertad de expresión, tan manoseada que está perdiendo todo valor.

Otros artículos de Alfonso Gumucio Dagron

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014