Sábado 21 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2012-03-04 a horas: 14:22:04

Entre la fiesta del chivo y el coronel no tiene quien le escriba

La fiesta del Evo

Alfonso Gumucio Dagron

Evo Morales hace gala de un autoritarismo centrípeto parecido a un agujero negro que atrae irremediablemente a los satélites que se le aproximan y los engulle hasta desaparecerlos en las profundidades sin luz.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




10 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

No se explica de otra manera la sumisión y la reverencia que le rinden al presidente boliviano sus colaboradores inmediatos, al extremo de ceder su propia dignidad y sus valores en aras de satisfacer la megalomanía del mandatario.

Una prueba reciente de ello son las instantáneamente famosas “coplas” de carnaval, que salieron a la luz y en vivo el viernes 17 de febrero, en plena Plaza Murillo, el corazón del poder altiplánico.

El lugar emblemático, testigo del colgamiento de Pedro Domingo Murillo, luchador por la independencia de Bolivia, y también de Gualberto Villarroel, presidente progresista bajo cuyo gobierno se organizó el Primer Congreso Indigenal en 1945 (la historia no empezó ayer señores) y se creó la poderosa Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), fue escenario de una coplas carnavaleras que podrían haberle dado un toque de humor a ese espacio trágico, pero más bien lo tiñeron de vulgaridad.

Ciertamente no fue el primer mandatario quien se dedicó a redactar esas frases mediocres y groseras que ofenden la dignidad de sus propias colaboradoras y de las “bartolinas” (la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa), pero al celebrar de una manera tan ampulosa y a risotadas el esperpento, no hizo sino otorgarle un certificado de origen, el mismo sello que Evo Morales imprime en muchas de sus cuestionadas actuaciones públicas, y que ya han dado origen a un libro sobre sus “dichos y hechos”, como se hiciera antes con los presidentes militares Melgarejo (1864-1871) y Barrientos (1964-1969).

El humor es sano cuando no es grotesco. Incluso el humor negro tiene sus reglas. No cualquiera puede hacer buen humor, se necesita talento. Cuando, como en este caso, el gobernante no tiene quien le escriba y hace gala de machismo mestizo, se producen absurdos como estas coplas que le han dado la vuelta al mundo, y que vale la pena registrar para que no se las lleve la hojarasca del calendario.

Alguna de las coplas podría admitirse como broma entre colegas en el gobierno: “Yo quiero Nardita como dice el dicho, casarme contigo sólo por capricho”, o como admisión del delirio de grandeza del primer mandatario: “Yo soy presidente y me llamo Evo, por eso yo quiero un palacio nuevo”; pero otras son inaceptables porque denigran la condición femenina y destacan la misoginia y torpeza proverbial del primer mandatario:

Nuestro Presidente mujeriego es, y cambia de chica en un dos por tres. Estas bartolinas tienen mucha fama, porque yo las llevo directo a mi cama. Nuestro Presidente muy pícaro es; sólo quiere a una y se come a tres. Este presidente, qué buen corazón, a todas las ministras les quita el calzón. Las ministras andan por los balcones, pidiendo limosna para sus calzones.

La última es verdaderamente una “perla” que solamente deja un interrogante: ¿cómo no renunciaron en masa las ministras del gabinete de Evo Morales, algunas de ellas casadas y con hijos? El grupo Mujeres Creando respondió con coplas a Morales: http://bit.ly/wpHHs2

Otra pregunta que me hago cada vez que Evo hace una pachotada de las suyas: ¿Hubiera tolerado él cuando estaba en la oposición que uno de los presidentes a los que atacó con tanta virulencia cantara o celebrara coplas como estas?

Como escribió Elizabeth Peredo, las coplas presidenciales “distan de las populares porque son articuladas desde el poder sin posibilidad de respuesta, son centradas en el macho pícaro y la mujer objeto a la espera de ser la elegida para ir a la cama por lo cual debe estar agradecida, aunque para ello haya tenido que andar limosneando por los balcones, sobre todo si es muy famosa y poderosa porque la cama se ha convertido –en este caso- en el escenario de la misoginia falocéntrica destinada a desvalorizar a las mujeres y reducirlas a escala ínfima”.

El calificativo de “Evusconi”, para homologar al presidente boliviano con el primer ministro italiano caído en desgracia por sus actividades sexuales con menores de edad, puede ser exagerado, pero revela el sentimiento de quienes se niegan a aceptar actitudes que revelan el carácter soberbio, arrogante y autoritario de Morales.

Entre el autoritarismo de la fiesta del chivo y el aislamiento del coronel que no tiene quien le escriba, el presidente boliviano Evo Morales continua una carrera de apariciones públicas marcadas por desaciertos que no es capaz de distinguir ni reconocer, rodeado como está de acólitos obsecuentes que le rinden pleitesía y le dan la razón en todo, obedientemente.

Mientras tanto la moledora de carne de vocación absolutista desmenuza en partes insignificantes la ética de quienes se le acercan, y pone de rodillas a los incondicionales.

Otros artículos de Alfonso Gumucio Dagron

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014