Miercoles 17 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2012-02-12 a horas: 14:47:07

Periodismo bajo fuego

Pablo Mendieta Paz

Trátese de la guerra que fuere, guerra ultramoderna con misiles y armamento sofisticado, guerra civil, guerra del narcotráfico, guerra de guerrillas, o guerra a palos (no puede haber una guerra no absurda, por más que a lo largo de la historia insignes estrategas de la irracionalidad le hubieran conferido principios de orden científico, y hasta sublimemente artísticos, como es el caso de Sun Tzu, general chino del siglo V antes de Cristo, en cuya lóbrega filosofía define que, en esencia, el arte de la guerra es el arte de la vida), lo cierto es que, como dramático desenlace de ellas, más de cien periodistas, o empleados de medios de comunicación, fueron brutalmente asesinados el año 2011, especialmente en Pakistán, Irak y México, donde la violencia acabó con la vida de once de ellos en cada una de esas naciones; espeluznante estadística de una actividad que no persigue otro fin, ya lo sabemos, que no sea el de dar a conocer información a partir de su fundamento capital: la noticia.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Pero así como el ejercicio del periodismo en esos escenarios se ha transformado en esta época en la puesta a prueba del valor y heroísmo a ultranza, la práctica de esta noble profesión en otras dimensiones más pacíficas, pero no por ello menos opresivas, toman el pulso del estoicismo y carácter de mujeres y hombres que van a la búsqueda de información basada en la certeza y ecuanimidad.Por supuesto que lejos de los sistemas totalitarios imperantes en la era de Stalin o de Hitler, por ejemplo, cuyas policías militarizadas de naturaleza represiva eran la antorcha de la faceta más oscura de esos regímenes, contrastaba la acción de éstas, sin embargo, con otros órganos superiores de coerción, limitación de libertades y, sobre todo, de manipulación mediática: aquellos de la propaganda sutil que disparaban mensajes de toda especie, subliminales mayormente, dirigidos a influir en el conjunto de valores del ciudadano y en su conducta, y a silenciar al periodismo; no muy diferentes, en esencia, a las propagandas blanca, gris y negra que surgieron posteriormente en la “sigilosa virulencia” de la Guerra Fría.Lejos de lo anterior, decía, han aparecido no obstante, en los últimos tiempos, estadistas de miniatura con gruesos manuales de acción bajo el brazo, en los que se perfilan fórmulas innovadoras orientadas a acallar de alguna manera la voz del ciudadano y del periodismo en particular; una voz para ellos punzante y molesta que tiende a bajar el tono de sus megalomanías y grandilocuentes discursos, a veces rabiosos o ásperos, que aturden a una opinión pública que espera de ellos mesura y serenidad dialéctica, como mínimo. Pero la impostura no ocurre únicamente con los estadistas.Hace poco tiempo el alcalde de Santa Cruz, cabeza del gobierno municipal, en un arranque de pirotecnia verbal, fustigó dura y soezmente a un periodista que supuestamente había tenido la osadía de juzgarlo. Con palabras que sonaban como latigazos, y frases tan demoledoras que, como pasa en las veladas boxísticas, parecían una seguidilla de uppercut al mentón y al hígado, la autoridad edil dio una torpe muestra de iracundia y exabrupto, soberbia y matonismo, destapando un enorme vacío intelectual como para sostener argumentos de orden personal y profesional, y quebrantando, además, las más elementales reglas del hablar prudente y respetuoso. Una demostración más de tanto ataque a periodistas, cuya dignidad, honra e integridad puestas al servicio de la libertad de expresión (un derecho incoercible), no pueden ser ultrajadas por el grito y el insulto tan opuestos al ejercicio de la razón; la misma que, por lógica, tendría que ser la etiqueta distintiva en la función de cualquier autoridad nacional, sea ésta de mayor o menor jerarquía. Pero en los hechos, como puede verse (y oírse), el asunto es invariable. La historia lo ha proclamado: en todo tiempo y lugar siempre ha existido la represión, y existirá, pues, si parafraseamos en sustancia lo que advierte como irrefutable verdad Francisco Umbral, es de ley que el periodismo mantiene a los ciudadanos avisados e inquietos a los gobiernos…

--- ---

pablo[arroba]mendieta.zzn.com



Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014