Lunes 22 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Cartas
Actualizado el 2011-07-01 a horas: 17:31:53

Estocolmo, 27 de junio de 2011

Mar: Carta abierta a Evo Morales

Javier Claure C.

Excelentisimo Señor Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales Ayma, de mi mayor consideración: Tomando en cuenta las últimas relacionaes diplomáticas entre Chile y Bolivia, me dirijo a Ud. y su Gobierno para expresarle que los bolivianos radicados en el extranjero, también nos preocupamos por el destino de nuestro país.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Por medio de la televisión pude observar, hace algún tiempo, cuando Ud. se encontraba de visita en Chile. Lo vi junto a Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, y debo confesarle que sentí escalofríos en el cuerpo. No precisamente porque haya pisado suelo chileno, sino porque la oligarquía chilena, es como un fantasma negro que ataca, con su puñal por la espalda, en el momento menos pensado.

Con la señora Bachelet Ud. inició una agenda de 13 puntos, en donde se tomaba en cuenta la demanda marítima boliviana. Muchos años han pasado y, aunque la señora Bachelet sea una mujer socialista, no se ha logrado absolutamente nada. La agenda diplomática, un tanto amarga, fue un fracaso absoluto. Bachelet, a tan sólo un año de haber sido electa como presidenta de Chile, declaró: “... Chile debe estar disponible para aumentar el acceso al mar de Bolivia, para conferir una cualidad marítima, pero sin conferir soberanía”. No debemos olividar que detrás de la señora Bachelet actuaba, como hoy, el Ejército y su repugnante oligarquía. Razón tuvo Fidel Castro en calificar a la derecha chilena como “lo más rancio de la oligarquía”.

La retórica del señor Sebastián Piñera y la prepotencia de su Gobierno, obedece a su Ejército prusiano. Apesar de ello; en Chile hay muchos intelectuales progresistas, poetas, escritores, artistas y miembros del Partido Comunista Chileno que abogan para que Bolivia tenga un acceso soberano hacia las costas del Océano Pacífico. Sin embargo, existe también la otra cara de la medalla. Reconocidos historiadores chilenos como Francisco Antonio Encina, Oscar Espinoza Moraga, Diego Barros Arana y Benjamín Vicuña Mackenna, sólo para citar algunos, han manipulado la historia de la Guerra del Pacífico; para justificar la usurpación del Litoral boliviano. Los textos escolares e incluso universitarios, han ocasionado falsas interpretaciones de la Guerra del Pacífico. De ahí, que se escucha decir que Bolivia nunca tuvo mar. A esta misma afirmación, se suma un porcentaje de la población del país mapocho. Decir que Bolivia nunca tuvo mar, es como afirmar que los rayos solares nunca llegaron a la Tierra!

Mucho antes que estallará la Guerra del Pacífico, Chile y su alido de siempre Inglaterra planificaban, en secreto, una emboscada para apoderarse de los terrotorios peruanos y bolivianos ricos en salitre y guano. En 1866, empresarios chilenos e ingleses tenian los ojos puestos en los extensos yacimientos de salitre en la pampa de Antofagasta. La camarilla chilena de entonces, decidió que esos yacimientos deberían pertener a Chile. Para lograr con este objetivo aplicaron la teoría maquivelica de Diego Portales. Y de esta manera destruyeron la Confederación Perú-Boliviana, que era el sueño integracionista de Simón Bolivar.

Han pasado 132 años desde que se clavó un cuchillo en el corazón de América del Sur, y cada vez que Bolivia reclama una salida soberana hacia las costas del Pacífico, Chile reacciona de una manera incongruente, y no quiere dar ninguna solución al enclaustramiento boliviano. Es más, responde con la fuerza bruta, amenazando con su Ejército, sin importarle la vida humana. Sin importarle principios de hermandad, de civilización, de solidaridad, de soberanía, de integración y de complementariedad.

A Chile le gusta ver a una Bolivia sumisa, que no hable de la usurpación del Litoral, que le venda gas; y mucho mejor si le da acceso a sus manatiales y a sus ricos territorios en litio. Pero se han olvidado, que ya no son tiempos de piratería y de saqueo. Tampoco es posible que Inglaterra actue, en tierras ajenas, con sus lacayos andinos por delante. Además, el Estado Plurinacional de Bolivia se hace respetar, y lo más importante: ya no existen vende patrias como Mariano Melgarejo.

Estoy completamente de acuerdo con Ud. El Tratado de Paz y Amistad de 1904, nunca trajo ni paz, ni amistad. Si Chile y Bolivia fueran dos países con relaciones diplomáticas normales, entonces sí podríamos hablar de una amistad en todo el sentido de la palabra. El ministro de Defensa y canciller chileno, Andrés Allamand, ha demostrado que Chile, al igual que Israel, no dudará un segundo en utilizar sus aviones de guerra F-16, sí las condiciones lo exigen. Por consiguiente, la paz es vulnerable según el Ejército chileno.

Chile ha violado, varias veces, el Tratado de Paz y Amistad de 1904. Citaré tan sólo algunos ejemplos. El canciller chileno Ríos Gallardo, trazó un proyecto contra Bolivia. Y como fruto de ello, tres años antes de la Guerra del Chaco, impidieron el tránsito, por territorio chileno, de armamentos destinados a Bolivia. Los pasajeros bolivianos y sus cargas ya no pueden desplazarse como antes por vía férrea. Chile desvia arbitrariamente las aguas del Silala y del río Lauca, que están en terrotorio boliviano, para su consumo. Violaciones que deben ser acusadas en Cortes Internacionales de Justicia.

Bolivia nunca fue, ni lo es un país militarista y guerreo. Más bien es un país con diferentes etnias, rico en cultura y con una cosmovisión andina muy particular.

El hecho de que Bolivia no haya logrado, en la 41 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), un apoyo mayoritario, como en 1979, no significa que no pueda avanzar en su reclamación marítima. Sus expertos en la materia deberán esbozar, con la frente bien alta, una estrategia acertada para lograr una salida soberana hacia el Océano Pacífico.

Bolivia hoy, como en el pasado, juega un papel importante en la historia del Continente Sudamericano. El país goza de extensas riquezas naturales, su ubicación geográfica es de relevancia internacional. No sin motivo los presidentes de Chile, Brasil y Bolivia, en el año 2008, expresaron su anhelo de construir un corredor biocéanico que conecte al Océano Atlántico con el Océano Pacífico mediante Bolivia, creando así fuentes de trabajo en los tres países. En consecuencia, Chile debe entender que la solución del problema marítimo boliviano, no solamen-te es un tema bilateral, sino también, en gran medida, es de interés continental. Hoy más que nunca, Bolivia necesita un puerto con soberanía para la exportación de sus materias primas.

Dadas las circunstancias actuales, Bolivia debe custodiar estrictamente su frontera, kilómetro por kilómetro, para que Chile no siga violando los hitos fronterizos, ni siga desviando, a su favor, las aguas de manantiales bolivianos.

En la sesión plenaria de la OEA, en El Salvador, el pasado junio; el canciller chileno Alfredo Moreno anunció: “Chile no está en condiciones de otorgar a Bolivia, un acceso soberano al mar, menos aún sin compensaciones”. Estas palabras reflejan el descaro y la patraña sucia de la política internacional chilena. Chile arrebató a Bolivia su Litoral que comprende 120000 km2 (sin contar el territorio usurpado al Perú). La oligarquía chilena se ha alimentado de las riquezas naturales bolivianas: guano, salitre, plata y cobre. Y aún piden un territorio boliviano, en caso de devolver un trozo de territorio usurpado a Bolivia. Esta lógica invertida, no cabe en las mentes de los seres humanos del siglo XXI que tienen dos dedos de frente. Ningún boliviano, desde el más erudito hasta el más ignorante está dispuesto a ceder un milímetro de territorio boliviano a Chile. Ningún país del mundo plantea semejante desfachatez como Chile.

Estamos en el siglo XXI, el Muro de Berlín se ha caído hace mucho tiempo, los Países Bálticos, ya no están sujetos al yugo de la ex Unión Soviética, Etiopía ha devuelto territorios a Eritrea, y así hay muchos ejemplos en el mundo. Chile, apesar de las palabras de Salvador Allende en cuanto al tema marítimo boliviano se refiere, se ha empecinado en no reparar su centenaria deuda con Bolivia. La oligarquía chilena y su Ejército, no entienden lo que significa integración latinoamericana, y se han estancado en sus postulados del siglo XVIII.

Por último Sr. Presidente, tengo la plena confianza y firme convicción de que Ud. y su Gobierno tienen las fuerzas y legados históricos muy importantes, para encarar el enclaustramiento boliviano. Bolivia ha tratado, por todos los medios razonables habidos y por haber, de lograr un diálogo fructífero con Chile durante 132 años (!), pero su recalcitrante oligarquía es ciega, sorda y semi muda. Cuando se expresa da vueltas en un círculo vicioso distraccionista y sus mensajes caen al vacío. Por esta razón, Bolivia deberá tratar el tema marítimo de la mejor manera posible. Ya sea a nivel bilateral, trilateral o multilateral según los avances estipulados. No se debe perder ni un segundo en esta tarea, a la cual muchos países e intelectuales, de toda índole, han expresado su apoyo y sus opiniones de justicia.

Sin otro motivo, me despido de Usted, su Gobierno y de todo el pueblo boliviano.

Atentamente.

Javier Claure Covarrubias.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 8

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014