Martes 14 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2010-11-12 a horas: 00:34:38

No perdamos el tiempo, lo importantes es avanzar, sin perder de vista el objetivo estratégico

GAS POR MAR; ¡AHORA O NUNCA! (Parte II)

Víctor Flores Álvarez

“No hay peor cosa que no hacer nada; ver y dejar pasar todo, nos convierte en cómplices indirectos de lo que pasa”. Y la excusa es perniciosa, la peor consejera ante los hechos históricos. Hemos tratado de decir mucho en pocas palabras. Ante el convencimiento de que es muy, pero muy difícil, tener capacidad de síntesis para expresar de forma sencilla, suficiente y hacernos comprender lo que pretendemos sobre algo tan sensible y delicado a la vez, como el hacer una propuesta sobre “Nuestra Salida al Mar con Soberanía”. Mucho más si lo que pretendemos está ligado a la problemática de las grandes mayorías en la perspectiva de la Liberación Nacional. En el lenguaje popular sería mejor decirlo: “No perdamos el tiempo, lo importantes es avanzar, sin perder de vista el objetivo estratégico”

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

1. POST GUERRA DEL PACÍFICO; TRATADOS Y ACUERDOS:

No son los pueblos los que se enfrentan deliberadamente. Son los gobiernos los que los enfrentan irresponsablemente, abusando de su sensibilidad patriótica, para rédito de la oligarquía y las transnacionales. Esta afirmación no es sólo por las guerras que tuvo que soportar injustamente el pueblo boliviano, sino también por las sucedidas en otras latitudes del planeta con intereses muy especiales: el de expansión, de explotación y de dominación. Estrategia del capitalismo salvaje. Que miente, que mata, que destruye la moral humana y que hiere de muerte al planeta, con tal de salirse con la suya a como dé lugar. En tiempos "modernos”, el Neoliberalismo y la Globalización.

Después del “Pacto de Tregua” entre Bolivia y Chile, firmado el 4 de abril de 1884, para el cese de hostilidades, tuvieron que transcurrir algo así como dos décadas para que se suscriba el nefasto “Tratado de Paz y Amistad”, el 20 de octubre de 1904. Bajo la premisa de que: “La victoria concede derechos y Chile ha ocupado el Litoral con el mismo título con que Alemania anexó al Imperio la Alsacia y la Lorena, con el mismo título con el que los Estados Unidos de América han tomado Puerto Rico. Nuestros derechos nacen de la victoria, ley suprema de las naciones”, sostenía Chile. Mentalidad del capitalismo sin reparos afincado en él. Esto deja entrever que, no fue tarea fácil dar solución definitiva al conflicto bélico de 1879 entre los dos países andinos.

Se trataba del Litoral con abundantes riquezas. Para la ratificación del nefasto Tratado de 1904, se produjo un amplio debate en el Congreso Nacional de Bolivia, donde los oficialistas a la cabeza de Ismael Montes, sostenían que de no ratificarse el Tratado, se correría el riesgo de que “Chile invada hasta el corazón de Bolivia”, por su parte, la oposición calificaba de cinismo y simple negocio, se estaba aprobando la venta del Litoral. Que era cierto por lo que ya señalamos anteladamente.

Lo más lamentable de todo esto es que, en los eventos de la post guerra del Pacífico, no tomaron en cuenta para nada la participación de quienes ofrendaron sus vidas, los ex combatientes, gente de pueblo. Paradójicamente, asumieron todo los dos gobiernos representando intereses oligárquicos y transnacionales, sellando el carácter privado y comercial de aquel Tratado vergonzante de 1904.

El “Tratado de Paz y Amistad” de 1904, se lo suscribió declinando por el Litoral boliviano. Toda transacción económica estaba permitida, pero no se tocaba la ocupación chilena que nos condenaba al enclaustramiento marítimo. Y en caso de controversia, estábamos sometidos al arbitraje de Su Majestad el Emperador de Alemania; al Káiser del Imperio Alemán, después de sus conquistas prusianas de 1871.

Parecería mentira, pero, la verdad es que se trazaba la línea por la cual tendrían que transitar subordinados a las transnacionales los futuros gobernantes de ambos países. Como se demostrará más adelante.

A partir de 1912 se vino dando cobertura al Libre Comercio entre Bolivia y Chile. Un tratado sobre almacenamiento y tarifas. Otro, sobre el tránsito de las mercancías que se los incluyó en la licitación de concesionamiento de los puertos de Antofagasta y Arica. El costo para el Fisco de Chile, que implicaba sólo la gratuidad en el almacenamiento de la carga boliviana, era de aproximadamente US$ 450 millones/año (cuatrocientos cincuenta millones de dólares por años). Esto, sin considerar el resto de privilegios[1].

Este régimen no se aplicaba a ningún otro exportador que utilizara puertos chilenos. Y pese a la Convención de 1937, después de la guerra del Chaco, Bolivia no realiza inversiones en almacenes aduaneros propios para tal propósito. Pese a que se trataba de 450 millones de dólares por año, que el Estado Boliviano los perdía. A no olvidarlo. Este es un dato de desarrollo económico muy valiosos para la toma de decisiones en el futuro, sobre nuestras relaciones y negociaciones con Chile.

La Revolución del 9 de Abril de 1952, un hecho histórico Continental por sus reformas estructurales; montó en el poder para conducir el Proceso Revolucionario al menos indicado, a Víctor Paz Estenssoro –de retorno de su refugio en Argentina-, cuya picardía política truncó la Nacionalización de las Minas y la Reforma Agraria. Porque, entretanto nacionalizaba las minas con la mano izquierda, con la mano derecha y la señal de la "V” desnacionalizaba los hidrocarburos con el Código Davenport. Y haciendo abstracción de la deuda histórica de Chile con Bolivia suscribía el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) Boliviano-Chileno en 1955, para facilitar la construcción del oleoducto Sicasica-Arica para la exportación de petróleo. Así, se estaba retomando el contenido del “Tratado de 1904”, en momentos críticos de la revolución iniciada en 1952. Años más tarde, esta iniciativa sería retomada y profundizada por quien fuera su correligionario del MNR, Gonzalo Sánchez de Lozada. Ambos implementadores del neoliberalismo en Bolivia desde 1985.

En 1961, una concesión marítima a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, le permitía el mantenimiento de una terminal y una boya en la bahía de Arica, sector playa Chinchorro. YPFB concesionó a una empresa privada el oleoducto, sin que Chile ejerciera ningún veto ha dicho contrato y su ejecución. En esta operativa, no ha habido dificultades para los trabajadores bolivianos, ni para las faenas de mantenimiento y reposición del ducto[2]. En este mismo año se comenzó a exportar petróleo a Chile, hasta agotar nuestras reservas en el más corto tiempo, expoliación. Las transnacionales nos habían hecho creer que éramos un país petrolero y con suficientes reservas. Mentira. Todo estaba encarrilado al nefasto Tratado de 1904, para favorecer los intereses de las oligarquías enquistadas en las transnacionales de ambos países.

2. REUNIONES ENTRE REPRESENTANTES DE BOLIVIA Y CHILE:

Desde 1904, nuestros gobernantes patrocinaron reuniones, casi enmarcado en el máximo secreto; para tratar cuestiones comerciales, de transporte, de libre tránsito de mercancías; de integración energética y compra venta de gas natural entre otras más. Cuando los resultados no satisfacían a nuestros “diplomáticos” haciendo el papel de testaferros, utilizaban el recurso de “Nuestra Salida al Mar con Soberanía”, truncando así las negociaciones. Y los hechos demuestran todo lo contrario. Hasta el rótulo es estrictamente comercial, Acuerdo de Complementación Económica (ACE), y en consecuencia se procedió involucrando la venta de gas natural a Chile.

Entre tantas reuniones cabe destacar los siguientes: Los Presidentes Lagos y Banzer se reunieron el 1 de septiembre en Brasilia con motivo de la Cumbre Presidencial Sudamericana; el 17 de noviembre de 2000 en el marco de la Cumbre Iberoamericana en Panamá y el 20 de abril de 2001 en la Cumbre de la Américas en Quebec. Luego de la renuncia del Presidente Banzer, los mandatarios de Chile y Bolivia, Lagos y Quiroga, se reunieron el agosto de 2001 en Santiago, y el 12 de abril de 2002 en la Cumbre del Grupo de Río en San José de Costa Rica, así como en Guayaquil en agosto de 2002 con motivo de la II Cumbre Sudamericana. Con el Presidente Sánchez de Lozada el Presidente de Chile se encontró en cada Cumbre del Mercosur, la última de ellas celebrada el 18 de junio de 2003, en Asunción, Paraguay.

La Canciller María Soledad Alvear Valenzuela, igualmente, se ha reunido desde el año 2000 en diversos ámbitos multilaterales con los sucesivos Ministros de Relaciones Exteriores de Bolivia, tanto con ocasión de las reuniones del Consejo Mercado Común del MERCOSUR, como en otras oportunidades. Es así como se reunió con el Canciller Javier Murillo, el 5 de junio de 2000, con ocasión de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, OEA, en Windsor, Canadá. El 6 de abril de 2001, ellos nuevamente se reunieron en Buenos Aires, en el marco de la reunión preparatoria de ALCA. Posteriormente, los Cancilleres de Chile María Soledad Alvear y Gustavo Fernández de Bolivia, sostuvieron un prolongado encuentro en La Paz con motivo de la Cumbre Sudamericana de 2001, y con motivo de la Asamblea de la OEA y de la Asamblea General de la ONU, ambas en 2002. Posteriormente, se celebró un encuentro entre el Canciller de Bolivia, Carlos Saavedra Bruno y la Canciller de Chile, María Soledad Alvear Valenzuela, en Quito, en noviembre de 2002; también en Paraguay, en 2003 y en septiembre del mismo año, durante la Asamblea General de la ONU.

Finalmente, con posterioridad a la reciente crisis en Bolivia, el Presidente Carlos Mesa se reunió con el Presidente Lagos durante la Cumbre Iberoamericana de Santa Cruz, en noviembre de 2003. A su vez, la Canciller Alvear se ha reunido en más de cinco ocasiones con su colega boliviano Siles del Valle[3].

Como se puede ver, haciendo abstracción de la ruptura de “Relaciones Diplomáticas” entre ambos países, hubieron tantas reuniones para tratar cuestiones estrictamente comerciales, “negocios”, incluido la venta de gas natural para el desarrollo estratégico del norte chileno; y muy pocas en las que se haya tratado nuestro problema marítimo con la seriedad y profundidad merecida. En muchos de los casos sirvió de motivación para los eventos y de excusa en las frustraciones de los mismos.

3. ESTRATEGIAS SOBRE EL GAS NATURAL DE BOLIVIA.

En el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, se suscribió el Acuerdo de Complementación Económica, ACE-22, en Santa Cruz el 6 de abril de 1993. Con disposiciones de internalización: en Bolivia con el D.S. No.23538 de 30 de junio de 1993, y en Chile con el Decreto No.402 de 22 de abril de 1993 (CR/di 358.2). Implícito, proyectos de integración energética y la compra venta de gas natural. Una vez certificadas las reservas como suficientes. Para ello, se tuvo que diseñar toda una estructura técnica para hacer posible el Acuerdo, ligando intereses oligárquicos enquistados en las transnacionales de ambos países.

Para ello, las transnacionales en nuestro país organizaron Pacific LNG y se pusieron en contacto con Sempra Energy de EE.UU., para soslayar la negativa pública de las Fuerzas Armadas a que se exporte nuestro gas natural al país que tenía una “Deuda Histórica” con Bolivia. Una negativa histórica al cumplimiento del ACE-22 y al negociado del gas natural en términos leoninos. En cuya perspectiva asumieron responsabilidad los Movimientos Sociales, en especial los del “Histórico Octubre del 2003”.

El ACE-22, contiene 18 capítulos y 42 artículos. Estaba sujeto a 16 protocolos adicionales y a cuatro anexos. Así, en el Capítulo I, referido a los Objetivos del Acuerdo, en su Art. 1 inc. e) dice con claridad: “Establecer mecanismos para promover una activa participación de los agentes económicos privados en los esfuerzos para lograr la ampliación y profundización de las relaciones económicas entre los países signatarios y conseguir la progresiva integración de sus economías”[4]. Y en el Capítulo IX referido a Complementación Energética, contiene cuatro artículos, de los cuales consideramos el más importante el Art.16 que establece: “Sobre la base de las orientaciones acordadas en el Acta de Entendimiento suscrita en la ciudad de La Paz el 20 de junio de 1991, por el Ministro de Energía e Hidrocarburos de Bolivia y el Ministro Presidente de la Comisión Nacional de Energía de Chile, los países signatarios llevarán a cabo las acciones pertinentes para promover la ejecución de proyectos específicos de integración energética. De igual manera, los países signatarios procurarán que, en el futuro, se concreten entendimientos para la compra y venta de gas natural de origen boliviano, cuando se presenten las condiciones de disponibilidad de reservas bolivianas de gas natural, cuya producción correspondiente no esté comprometida y cuando se presenten las condiciones de factibilidad técnica y económica conveniente[5].

Entre 1993 a 1997, primer periodo de gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada; en el que se condena al país a vivir sólo de la cuestión impositiva. Luego de la enajenación del Aparato Productivo del Estado con su tristemente célebre “Capitalización” o privatización a ultranza de las Empresas Estratégicas del Estado. Transfiere la propiedad de ENFE -que tuvo que ver con el “Tratado de 1904- a capitales chilenos sin que le provoque rubor alguno respecto a la deuda histórica de Chile para con Bolivia.

Sánchez de Lozada, no sólo entregó la propiedad de los hidrocarburos a la voracidad insaciable de las transnacionales -rompiendo con la Constitución y el interés nacional, olvidando la “deuda histórica de Chile”-; sino que, como se pudo ver, se efectuaron tratados y acuerdos comerciales de carácter privado. Cuyas miradas estuvieron puestas en la explotación del gas natural boliviano. Es ahí, en ese ambiente de “negocios” privados, donde menos interesa “Nuestra Salida al Mar con Soberanía”, ni la “ruptura” de relaciones diplomáticas. La estrategia es sólo “negocios” de carácter privado.

4. INDICADORES SOBRE EL GAS NATURAL EN CHILE:

Chile tiene reservas probadas de 3,5 Tcf de gas natural, según la publicación “An Energy Overview of Chile” del Departamento del gobierno de los Estados Unidos. Mientras, su producción decrece en un 52%, el consumo de su mercado interno se triplica cada cinco años, de tal forma que el 82% de su consumo depende de la exportación de la Argentina. Pese a ello, a través de su Comisión Nacional de Energía, tenía el objetivo de duplicar su matriz energética, entre los años 2000 y 2020, de un 21% a un 43%. Es decir, el grado de desarrollo económico alcanzado por Chile entre 1996 al 2001, le significó un crecimiento en el consumo de gas natural entre 1,7 a 5,6 de miles de millones de m3/ año[6].

Pese a la adversidad en materia de hidrocarburos, Chile tiene diseñado una estrategia de desarrollo en su parte norte desde 1992; con instalación de gas domiciliario, plantas petroquímicas, plantas de tratamiento de agua de mar para hacerlas potable, plantas termoeléctricas para exportar energía eléctrica para la explotación minera de San Cristóbal en Bolivia. Todo en base al gas natural boliviano.

5. ALGUNOS APUNTES A MODO DE CONCLUSIONES:

Hasta acá, hemos hecho el mayor esfuerzo por recabar los argumentos que hicieron y hacen a nuestro enclaustramiento marítimo. Y en base a ello establecemos a modo de conclusiones lo siguiente:

a) El “Tratado de Paz y Amistad” de 1904, significó la compra venta del Litoral Boliviano, y la línea estratégica de libre comercio.

b) Se reconoció los territorios ocupados por Chile, como suyos, por el “Tratado de 1904”, sin derecho a indemnización ni controversia.

c) En pleno avance del Proceso Revolucionario de 1952, se comenzó a desnacionalizar lo hidrocarburos, y a suscribir el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) con Chile.

d) Desde 1961, se comenzó a exportar petróleo a Chile, para lo cual las transnacionales habían certificado suficientes reservas.

e) Con la “Capitalización”, el gobierno de Bolivia transfirió ENFE a capitales chilenos haciendo abstracción de la “Deuda Histórica de Chile”.

f) A partir de 1993, se estableció Acuerdos de Complementación Económica (ACE-22), que implicaba la compra venta de gas natural.

g) Entre 1993 al 2003, se intento exportar gas natural a Estado Unidos, por y para Chile; ligado a intereses transnacionales en ambos países.

h) El desarrollo de Chile, subsiste del gas natural que nosotros proveemos a la Argentina, y ésta vía baipás en precios más caros a Chile.

i) El norte de Chile tiene diseñado una estrategia de desarrollo en base al gas natural boliviano. Pese a no tener capacidad de autoabastecimiento.

j) La instalación de Almacenes Aduaneros, genera un movimiento económico de 450 millones de dólares por año y tiene carácter perpetuo.

k) Nuestro gas natural es apetecido por los países limítrofes, y es un recurso natural no renovables, extinguible y no es perpetuo.

6. PROPUESTA: VENTA DE GAS NATURAL POR “SALIDA AL MAR CON SOBERANÍA”.

Las rápidas conclusiones concretas que anteceden, nos permiten lanzar un esbozo de propuesta de venta de gas natural a cambio de “Salida al Mar con Soberanía”. Porque el “Tratado de Paz y Amistad” de 1904; Establece líneas comerciales claras, y los Acuerdos de Complementación Económica (ACE) más sus protocolos, ponen de manifiesto que, la recuperación de nuestra “Salida al Mar con Soberanía”, sólo es posible en términos de negocios comerciales, es decir, gas natural y salida al mar, hoy más que nunca, están íntimamente ligados para los intereses de ambos países.

Porque en el momento en que se produzca el acuerdo comercial, gas natural por “Salida al Mar con Soberanía”, desaparece la deuda histórica y se restablecen automáticamente las relaciones diplomáticas. Para ello, simplemente habría que ofertar nuestro gas natural a Chile en los términos que se exporta a la Argentina. Bolivia no pierde nada y hace posible su “Salida al Mar con Soberanía” vía relaciones comerciales. De lo contrario es estar como estamos. Nada se perdería con intentarlo.

Es importante recordar que, nuestro gas natural se acabará en determinado momento, y sabiendo que el movimiento económico portuario es de más de 450 millones de dólares año, algo así, como las transferencias que producía YPFB al Estado antes de que fuera capitalizada o privatizada a ultranza; se hace imperativo abordar el tema en una coyuntura que consideramos sumamente favorable para tratar el caso, cuando en medio tenemos el puerto de Ilo para desarrollarlo seria y estratégicamente por 99 años.

De otra forma; por la vía del enfrentamiento bélico, no lo sugeriríamos ni por asomo, o como no hacer nada; por nuestras condiciones de país pobre, atrasado y dependiente. Recurso bélico o pasivo con que, podrían estar de acuerdo la oligarquía nacional enquista en las transnacionales. Quienes, además, sabrían como generarlo y hasta inclusive dividir el país. Muestra de ello tenemos de sobra, y no vale la pena recordarlo. Ellos empujan a la guerra o a no hacer nada, con ciertos apetitos intestinos, y los muertos los pone el pueblo sumido en atraso como hasta ahora.

Bolivia necesita de salida al mar con soberanía, cuando el actual Proceso de Cambios está en la perspectiva de la Liberación Nacional y Social. De lo contrario, todos los esfuerzos se minimizaran en nada. Así lo creemos por convicción.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-11-Noviembre-2010

[1] Contexto.org: “LAS RELACIONES CHILENO –BOLIVIANAS EN EL CENTENARIO DEL TRATADO DE PAZ Y AMISTAD DE 1904”, Pág.2.

[2] Contexto.org: “LAS RELACIONES CHILENO –BOLIVIANAS EN EL CENTENARIO DEL TRATADO DE PAZ Y AMISTAD DE 1904”, Pág.3.

[3] Contexto.org: “LAS RELACIONES CHILENO –BOLIVIANAS EN EL CENTENARIO DEL TRATADO DE PAZ Y AMISTAD DE 1904”, Pág.6.

[4] Sice.oas.org: “Acuerdo de Complementación Económica N° 22 suscrito entre el Gobierno de la República de Bolivia y el Gobierno de la República de Chile, Pág.4

[5] Ídem.

[6] http://www.energy.ca.gov/naturalgas/natural_gas_project_status.html

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 19

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014