Miercoles 26 de septiembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Cultura >> Varios
Actualizado el 2010-05-13 a horas: 17:13:15

Encomio de Juan Carlos Gumucio

Ramón Rocha Monroy

Encontré una fotografía de colegio, donde aparece con su habitual sonrisa socarrona Juan Carlos Gumucio Quiroga, de lejos el periodista y corresponsal de guerra más audaz y famoso que haya nacido en Bolivia.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




9 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

En su niñez no se le adivinaba esa ni otra vocación, salvo la alegría de agotar la vida donde la encontrara. Íbamos de excursión a la propiedad de su abuelo, don José Quiroga Gutiérrez, fabricante de las célebres conservas Curzani, en Suticollo, y Juan Carlos era la encarnación del entusiasmo.

Nos perdimos de vista a medio colegio, supe que se había dedicado muy temprano al periodismo escrito, que fue su pasión, que trabajó en Associated Press, en Nueva York, y que de pronto lo nombraron corresponsal de guerra en Beirut. A partir de entonces no hubo conflicto, de Beirut a Kosovo, donde no lo recordaran sus amigos y colegas por ese cinismo ya maduro, esa soberbia de la vida frente al peligro de muerte, pero, sobre todo, esa presencia de ánimo y de buen humor en las circunstancias más funestas, ya frente a un bombardeo o a una fosa común con restos desparramados de mujeres y niños que la violencia había sacrificado a su paso. Eso le dijo a Robert Fisk, célebre periodista inglés, que ellos eran corresponsales de fosas comunes, pues constantemente eran citados para abrir una nueva tumba colectiva, algunas veces con huesos tan remotos, según Juan Carlos se dio cuenta antes que nadie, que eran de una masacre de filisteos en tiempos bíblicos.

Su primo, el Moro Gumucio, me envió notas valiosas, de las cuales copio un fragmento: Luego del secuestro del periodista de AP Terry Anderson, la AP le dijo a Juan Carlos que no podía garantizar su seguridad en Beirut, y que le ofrecía trasladarse a El Cairo como corresponsal. Entonces Juan Carlos prefirió renunciar para quedarse en Beirut, y empezó a colaborar con el Times de Londres, y con el grupo Cambio 16 y creo que El País de España. También hubo una época en que hacía notas para la cadena de televisión CBS, pero odiaba eso, porque decía que era simplemente contar los muertos, sin análisis. Le daban 15 segundos en antena: "And now Juan Carlos Gumucio, our man in Beirut".

Su picardía innata le hizo conseguir salvoconductos de todos los grupos de milicianos, y así se movía en los lugares más riesgosos del convulsionado país árabe con el cabello renegrido y largo, la barba cerrada y esa mirada de niño que de inicio era la mirada más limpia del curso, pero al paso del tiempo se escondió tras unas ojeras y unas bolsas de los párpados que le daban un aire feroz, disipado de inmediato por su amplia sonrisa, su maravillosa pronunciación del italiano, del árabe y del inglés y, por supuesto, su dominio de los matices ocultos del castellano.

Así lo encontré en 1998, según creo, cuando él había vuelto a este matutino y me citó con urgencia para proponerme un proyecto loco: la represión a los cocaleros era tan fuerte que en cualquier momento se declaraba la guerra (su escenario favorito), de modo que iba a comprar una casa en el Chapare para que la compartiéramos enviando despachos al exterior que él traduciría si fuera necesario. Me recibió en una casa de Cala Cala y por todo saludo me arrojó un Winchester como se trata a un camarada de armas. Lo tomé al vuelo y me desafió a que disparara. ¡Qué placer accionar ese símbolo del Western que nos enloquecía de niños! ¡Y qué elogios de Juan Carlos, porque otras visitas no se atrevían a disparar!

Usaba una vieja puerta de calle como escritorio, sobre la cual había una lap top con los inicios de una crónica, y de pronto sonó el teléfono y Juan Carlos se expresó en italiano, en árabe y en inglés con la misma soltura con que agotaba los registros del castellano. Su proyecto era tentador, pero ya era notorio cuánto lo había acelerado el exceso de vida y cuánto de artificial tenía su excesivo entusiasmo. Yo era más modesto, más cobarde, y secretamente no le acepté aunque le di esperanzas.

Fue la única vez que lo vi después de tantos años, pues luego supe de su muerte en Tarata, donde se aisló y se fue de este mundo como Hemingway, con esa determinación de quien no ha agotado aún la vida pero ya no sabe cómo consumirla.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014