Sábado 21 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2010-05-09 a horas: 11:02:36

Plus ça change, todo sigue igual (o peor)

Demagogias y payasadas

Alfonso Gumucio Dagron

En las últimas semanas he venido siguiendo las noticias de Bolivia con esa mezcla de asombro y malestar que uno experimenta cuando le dan gato por liebre. Cada vez más está claro de que el discurso pomposo de Evo Morales no tiene nada que ver con la realidad del país. Hasta hace poco ese discurso todavía servía para atrapar bobos a nivel internacional, pero ahora se terminó el romance y la opinión pública mundial se ha dado cuenta la farsa. No hay mucho nuevo, renovador y revolucionario en el gobierno de Evo Morales. Lo que hay es mentira e hipocresía.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




12 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Veamos algunos botones de muestra que evidencian la distancia entre el discurso y la realidad que se vive en Bolivia, donde además de tontos útiles lo que tenemos a raudales es mentes acríticas que no son capaces de ver dos centímetros detrás de una consigna demagógica, y oportunistas de toda índole seguros de que en los próximos cinco años de gobierno pueden sacarle el jugo a una gestión caracterizada por el autoritarismo y manejos arbitrarios.

El punto es que este gobierno, y en particular sus abanderados en la presidencia y la vicepresidencia, han vendido una imagen de cambio y renovación revolucionaria que no corresponde a la verdad. Lo que uno constata es que no hay diferencias fundamentales entre este gobierno y los más malos de las últimas tres décadas. Detrás del cacareo pretendidamente revolucionario, no pasa nada, plus ça change (como dicen en Francia), todo sigue igual (o peor).

- Evo Morales propone a la ONU que el agua sea un derecho universal, perfecto, no podemos estar en desacuerdo, pero por qué no empieza por garantizar agua potable para la población boliviana? Este es uno de muchos ejemplos de cómo el presidente tiene la boca fácil, para decir cualquier cosa, pero en los hechos no es consecuente con sus propias palabras.

- El gobierno envía cargamentos de solidaridad para Haití o para Chile, pero en los hospitales públicos de Bolivia no hay suficientes medicinas. Como antes durante los gobiernos “neoliberales”, los enfermos siguen comprando lo que se necesita para curarlos, están en manos de médicos pillos que hacen negocios con los bienes del Estado, y el seguro de salud que supuestamente cubre a todos los bolivianos, no es más que una patraña propagandística con fines electorales.

- Los bonos son una muestra de la demagogia gubernamental (de este y de otros gobiernos) y no contribuyen en absoluto a una reactivación de la economía del país. El presidente Morales se ufana de tener en las arcas del Estado de 8 mil millones de dólares; si hay todo ese dinero, ¿por qué no lo invierte el gobierno en crear empleo poniendo en marcha el aparato productivo? La gran política social del gobierno del MAS se ha reducido a paliativos insostenibles, y la propia distribución del dinero de los bonos está plagada de corrupción y de errores.

- Las relaciones con Chile son particularmente demagógicas. La actitud de Evo Morales gobernante contrasta de manera absoluta con su posición respecto de Chile cuando era opositor. Antes, el más intransigente, el más anti-chileno, censurando de manera ácida a cualquier gobierno que tratara de negociar con Chile. Hoy, la tortilla se ha dado la vuelta completamente, Evo Morales da las nalgas incluso al derechista Sebastian Piñeira, ya que no logró conseguir nada concreto con la “socialista” Bachelet, que lo hizo bailar hasta marearlo.

- En el ejército, al romper filas, se gritará “Patria o Muerte, Venceremos”, en lugar de “Viva Bolivia, Muera Chile”, que es lo que nos hacían gritar a los conscriptos (lo cual siempre me pareció ridículo e infantil). No me asusta en absoluto “Patria o Muerte”, también podría ser “Estado Plurinacional o Muerte”, para ser más consecuentes… Lo que me impacta es el oportunismo del gobierno para doblarse en cuatro ante Chile, y no conseguir nada con tanto servilismo.

- Pero el Ministro de la Presidencia asegura ante los medios que “Patria o Muerte, Venceremos” no tiene contenido ideológico. Este hombre debería revisar el contenido de su masa encefálica.

- El discurso indigenista del presidente boliviano ha sido solamente un anzuelo para conseguir apoyo internacional. A los europeos les encanta sentirse solidarios con los indígenas, pues ello lava sus conciencias y maquilla su pasado colonialista. Lo curioso es que el discurso indigenista parece calar hondo también en el mundo aymara de Bolivia, donde antes Evo Morales era considerado por los dirigentes comunitarios como un “yuqalla”, muchacho indisciplinado, sin familia y sin autoridad moral en la comunidad.

- Ya han pasado más de tres meses desde la entrada en vigencia de la nueva Constitución Política, la del MAS. Tanto Evo Morales como Álvaro García y todos los burócratas de los poderes del Estado deberían ya hablar un idioma nacional, además del castellano. ¿Quién se encarga de verificar que eso se cumpla? Hasta donde uno puede constatar en los medios, ni el presidente ni el vicepresidente hablan otro idioma que no sea el castellano. (Bueno, hablan sandeces, pero ese idioma no cuenta).

- Esto de los idiomas nacionales es una burla. El doble discurso oficialista se puso al descubierto cuando a mediados de abril los diputados oficialistas aprobaron un contrato de crédito con el Banco de Importaciones y Exportaciones (Eximbank) de la República Popular China, escrito en inglés. No había versión en castellano y menos en alguna de las 36 lenguas indígenas. Ejemplos como este hay muchos.

- Con uno y otro motivo, la Constitución Política del Estado versión MAS, la que ellos mismos aprobaron entre gallos y media noche, se la pasan por el arco todos los días. Cuando el autoritario presidente quiere algo, sigue funcionando con decretos o “leyes cortas” hechas a medida del autoritarismo imperante, como la que le permitió nombrar a todos los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. La Constitución no sirve más que para el discurso demagógico y para perseguir oponentes.

- La gran Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, no trascendió por sus propuestas interesantes sino por el afán de figuración de Evo Morales, que opacó los trabajos de las 18 mesas con un discurso indigno de un presidente. Además, hay sectores indígenas que le reprochan el doble discurso, porque mientras grita “planeta o muerte”, en Bolivia firma contratos con empresas multinacionales que no respetan el medio ambiente. Para afuera, como siempre, el discurso que suena bien. Para adentro, inconsistencias ideológicas y represión.

- La democracia no es el fuerte del presidente, sólo sirve cuando lo favorece. Después de las elecciones para gobernadores y alcaldes, hizo presión sobre la Corte Nacional Electoral para anular las justas electorales en varios lugares donde el MAS había perdido. Con la otra mano, la más dura, empezó a enjuiciar y perseguir a los opositores. La persecución política disfrazada de cualquier acusación “retroactiva” es una carta tipo “joker” en la manga del poder.

Sería interesantísimo rescatar las declaraciones furibundas de Evo Morales cuando estaba en la oposición, y contrastarlas con los hechos actuales. Cuantas veces no se victimizó frente a la represión de que fue objeto, y si embargo ahora su gobierno acumula ya más muertos en enfrentamientos violentos, que el gobierno de Sánchez de Losada.

La represión física no basta, porque los Goebbels criollos usan hábilmente la descalificación política. Todos los opositores son “neoliberales” (aunque en realidad cada vez hay más oposición de izquierda en Bolivia), y ahora la Central Obrera Boliviana (COB) es calificada de instrumento de Estados Unidos por el Robespierre de Alasitas que funge como vice-presidente.

Otros artículos de Alfonso Gumucio Dagron

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 * 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014