Sábado 21 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2010-05-05 a horas: 00:14:43

Las páginas web de los diarios bolivianos

Renovaciones y estancamientos

Alfonso Gumucio Dagron

Los diarios bolivianos compiten por el espacio en Internet, pero sus páginas web dejan mucho que desear. Se actualizan tarde, están mal diseñadas, y privilegian cierto tipo de noticias más “comerciales”, sobre otras de mayor contenido. La cultura, por ejemplo, pasa a último plano, pero los deportes (circo para la gente) ocupan más espacio.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




8 * 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Leo todos los días los diarios de Bolivia en internet, ya que no puedo leerlos en papel. Internet tiene algunas ventajas, además de no ensuciarse de tinta las manos.

Por una parte permite acceder a la información incluso antes de que los diarios estén en la calle, y las páginas suelen actualizarse con los hechos que suceden durante el día; además, son gratis, aunque ya algunos diarios de Estados Unidos quieren establecer consultas pagas (fracasarán, ya lo intentó El País hace años y no pudo). Con excepción de los avisos necrológicos que no todos consignan (y que son importantes a partir de cierta edad) la información de las páginas web de los diarios suele ser la misma que la de la edición impresa, aunque organizada de manera diferente.

Ahora hay en Bolivia una competencia descarnada por posicionar a los principales diarios, ante la emergencia de nuevos proyectos periodísticos como Página Siete, que dirige Raúl Peñaranda, cuya página en la red no he podido encontrar todavía, de manera que no puedo comentarla.

La Razón acaba de renovar en días pasados su portal en la red. Yo ya estaba acostumbrado al diseño anterior, y en el nuevo veo un intento más comercial pero menos útil para los lectores. Los diseñadores de La Razón decidieron, por ejemplo, que la cultura no es importante: esa sección ha desaparecido. Como no saben ahora donde colocar las notas culturales, las ponen en la sección "La Revista" o en "Sociales" (como se puede ver el viernes 30 de abril en la nota sobre la nueva gramática del idioma español, cuatro miserables línea, por otra parte). Este diario ha prescindido incluso de un editor de la sección cultural (o por lo menos no figura en la lista del personal).

La sección "Al Cierre", que antes permitía ver las noticias más recientes, ya no existe. La sección "Política" ahora se llama "Nacional", como si no hubiera otros temas que también son nacionales. Y una de las secciones que más ha perdido es la de "Opinión", pues antes podía uno ver además de los títulos de los artículos, el nombre de los columnistas y su foto, ahora ya no. Hay que abrir la nota primero. Y no es que sea difícil poner más información en el link, sino que no les interesa. Quizás no importe al final de cuentas, porque La Razón ya ha perdido sus mejores columnistas.

Parece que la cultura le importa cada vez menos a los diarios de Bolivia. La Prensa (que ayer no se podía consultar porque está "bajo ataque" de los hackers) hace lo mismo que La Razón, no tiene sección cultural entre las opciones de su página web. La sección cultural está debajo de una cosa tan peculiar como "La Gente", que además incluye "Sociedad", "La Paz" y "El Alto"... Pero no incluye "Sociales", que tendría más razón de estar entre "La Gente" local que la cultura, que es algo demasiado importante para dejársela a los periodistas.

Paradójicamente, la "Economía" está debajo de "Negocios", lo cual dice mucho de la poca noción que tienen los encargados del tema. Debería ser, si acaso, al revés, para poner arriba lo "macro" que es el tema económico, y debajo algo específico que son los negocios. Pero el negocio de vender es el que más les interesa a los diarios, no la responsabilidad social de informar.

Los Tiempos mantiene, aunque en un sub-nivel, su sección cultural, titulada "Tragaluz", además del acceso a varios suplementos. También en Cochabamba, Opinión mantiene firme en la barra principal de su página web, la sección de "Cultura"; en general su página web es ahora una de las mejor diseñadas, pero, lamentablemente, tienen muchos hipervínculos que no funcionan (entre ellos el "mapa del sitio") y no hay manera de encontrar información sobre la planta de periodistas. Traté de ingresar a la página web del Correo del Sur que tenía marcada hace tiempo, pero al parece el dominio "está en venta". En cuanto a El Deber, de Santa Cruz, considera que la cultura tiene que ver con el espectáculo, y por eso incluye las notas culturales debajo de la sección "Escenas". En general, su página web no es muy agradable, está saturada de publicidad (como la de Los Tiempos) y es descuidada, facilona, floja.

Ahora en casi todos los diarios citados los lectores pueden escribir sus opiniones sobre los artículos y sobre las noticias, pero en Opinión obligan al lector a tener una cuenta en Facebook, lo cual es una barbaridad porque expone la privacidad de cada persona. Y en Los Tiempos no es mejor, le piden a uno muchos datos, que violan la privacidad. Debería ser suficiente el nombre y el email, como en La Razón y en otras partes del mundo. Basta ver el "formulario" para desanimarse. La interactividad es casi una norma en todas las páginas web de los diarios en el mundo entero, pues les permite decir que son democráticos y que la gente "participa", cuando en realidad esa interactividad no es sino una forma de catarsis individual, que no sirve en absoluto para crear debate sobre los temas importantes. Es solo un barniz que se dan los medios de información –que no de comunicación- para aparentar mayor horizontalidad. De todas maneras, es una opción que todos deberían tener, y que en Bolivia ni Cambio ni El Deber la tienen.

Rara vez los diarios que nacen con el impulso de los gobiernos cumplen alguna función útil a la sociedad, pues sirven solamente como plataforma de propaganda partidista. Debo reconocer que no es el caso de Cambio, el diario del "Estado Plurinacional" de Evo Morales. Aunque evita los temas "incómodos" para el gobierno (al menos en primera plana), su página web está bien organizada, es muy sencilla, con dos "menús" para estirar (pull-down menus) en su barra principal, que permiten acceder a todas las secciones y a todos los suplementos. Su sección "Culturas" está bien nutrida, pero la sección opinión adolece del mismo defecto de otros diarios: no pone los nombres de los comentaristas, solamente el título del comentario, lo cual obliga a abrir el texto para saber quien lo escribe. En cuanto a la interactividad, Cambio se aplaza, pues no tiene ninguna función de "Reenviar", "Imprimir", "Comentar", "Ampliar la letra", etc.

Con relación a los contenidos y las líneas editoriales de los diarios, hay mucho que decir, pero queda pendiente para otro momento. En años recientes se han movido intereses políticos y económicos poderosos detrás de los diarios bolivianos. La Razón, que perteneció al Grupo Prisa de España, hoy pertenece a un venezolano aunque mantiene una relación de intercambio con El País de España, según se anunció hace poco. Su calidad no cesa de bajar. Cambio sigue la línea del gobierno, pero trata de informar con amplitud sobre todos los temas. Algunos diarios de Santa Cruz son verdaderos latifundios familiares, casi da vergüenza leerlos. Y así sucesivamente.

En suma, la página web de Opinión me parece la mejor diseñada y con funciones y opciones que hacen agradable la lectura y permiten imprimir y reenviar notas (pero comentarlas sería una tortura). Y El Mundo, una de las peores páginas web (y no hablemos del contenido), espantosa es poco, parece un semáforo descompuesto.

Otros artículos de Alfonso Gumucio Dagron

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014