Miercoles 20 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Ecología
Actualizado el 2010-02-08 a horas: 14:43:29

Agua, la guerra que brota

Katia Monteagudo *

La Habana (PL).= La sobreexplotación, el crecimiento poblacional y el cambio climático podrían convertir la escasez de agua en un problema político, debido a rivalidades emergentes entre países, sectores y zonas rurales y urbanas, asegura el WWDR-3, realizado por 26 entidades de la plataforma ONU-Agua, bajo el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos, de la UNESCO.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Este peritaje, el más completo sobre el tema, se divulgó en múltiples escenarios durante el 2009, y dio nuevos elementos para pensar en la veracidad del augurio belicista, formulado por Ishmael Sarageldin, ex-vicepresidente del Banco Mundial, promotor de la privatización del vital recurso natural.

Aunque la masa líquida del planeta sobrepasa tres veces a la continental, solo es dulce el 2,5 por ciento del total. Pero casi todo ese porcentaje se encuentra en los hielos polares y glaciares, y en acuíferos de difícil acceso, algunos por debajo de los dos mil metros del nivel del mar. Solo el 0,025 por ciento del líquido dulce está en la superficie o se le puede acceder con facilidad.

Según el WWDR-3, una quinta parte de los más de seis mil 700 millones de personas que pueblan hoy el planeta, no tiene acceso al agua potable, y dos mil 400 millones carecen de adecuados sistemas de saneamiento. De persistir estas insuficiencias, hacia el 2030 más de media humanidad vivirá en zonas con problemas de abastecimiento hídrico, estiman estos expertos y la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico.

Este panorama se hace más complejo con la alerta de científicos y entidades mundiales sobre el impacto del calentamiento global en los glaciares y casquetes polares, las principales reservas de agua dulce en la tierra. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) vaticina que las variaciones en las precipitaciones y la desaparición de los glaciares afectarán en grande la disponibilidad del recurso natural para el consumo humano, la agricultura y la generación de electricidad.

Para Lonnie Thompson, investigador de la Ohio State University, la capa de hielo del monte Kilimanjaro podría desaparecer en menos de 15 años. Igual pronóstico prevé para el 2035 en los glaciares del Himalaya, donde se originan los caudales de los ríos Indo, Ganges, Mekong, Yangtse y Amarillo.

Esto afectará el suministro en gran parte de Asia, continente que distribuye un tercio del agua dulce disponible entre el 60 por ciento de la población mundial, alerta Thompson.

Pero de este riesgo tampoco escapa América Latina, región que concentra más de un cuarto de los recursos hídricos y acuíferos globales, para el ocho por ciento de los habitantes del planeta. En esa zona geográfica también los glaciares están desapareciendo, mientras ya afronta 180 millones de personas sin el vital líquido y con déficit de saneamiento.

El glacial Quelcaya, la fuente principal de Lima, en Perú, baja 30 metros por año, y se desvanecerá dentro de una década, aunque corre mejor suerte que el boliviano Chacaltaya, derretido a finales del 2009, seis años antes de lo previsto por el IPCC. Este campo helado resultaba decisivo para el abastecimiento y la producción de electricidad en la ciudad de La Paz, la capital de Bolivia.

Igual peligro corren los de Ecuador, y otros de la Patagonia argentina y chilena, la cordillera Darwin y la Isla de Tierra del Fuego, insisten los miembros del IPCC.

Con estos datos a la mano, expertos y organismos de la ONU descartan el cumplimiento de una de las metas del Milenio para el 2015, propuesta para reducir a la mitad las personas que hoy no tienen acceso al agua potable y a la red de saneamiento.

El informe WWDR-3 expone que los progresos de estos servicios básicos son insuficientes para alcanzar ese objetivo fijado.

"La lucha contra la pobreza depende también de nuestra capacidad para invertir en los recursos hídricos", insiste Koichiro Matsuura, director general de la UNESCO.

"Unos cinco mil millones de euros por año se requieren para conseguir ese objetivo del Milenio, y hoy cada tres segundos muere un niño por falta de agua y de higiene", asegura Carlos Fernández-Jáuregui, director de Water Assesment Advisory-Global Network. Sólo en el África subsahariana hay 840 millones de personas sin agua potable segura y carentes de adecuados servicios de saneamiento, precisa el analista.

El 80 por ciento de las enfermedades que azotan a los países en vías de desarrollo están relacionadas con este elemento natural y cinco millones de personas al año mueren por beber agua contaminada.

José Graziano da Silva, representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, considera que "con el cambio climático, el acceso al agua puede convertirse en un desafío mayor que el acceso a la tierra para la agricultura".

Como este líquido resulta imprescindible, muchos países adoptan leyes para proteger sus recursos y administrarlos con prudencia, pero la UNESCO afirma que estas medidas aún no surten efecto.

Los cultivos consumen las tres cuartas partes del agua que se extrae y el resto, para uso industrial y doméstico.

"Una persona necesita de tres litros al día, pero producir sus alimentos diarios requiere tres mil. Un kilo de carne demanda entre seis mil y 20 mil litros", expone como ejemplo Jan Van Wambeke, responsable de Tierras y Aguas de la FAO.

"El futuro del agua se encuentra en una agricultura más eficiente", asegura Jacques Diouf, director general de la FAO, quien propone una mejor gestión del recurso en este sector y más apoyo a los campesinos de los países en desarrollo para enfrentar la escasez y el hambre que genera.

Los autores del informe WWDR-3 afirman que para lograr leyes efectivas en la administración eficiente del agua, resulta necesario involucrar a los responsables de los sectores agrícola, energético, el comercio y la banca.

También hay voces que alertan, ante la evidente escasez para millones y la abundancia para otros tantos, de ocupaciones territoriales y saqueos forzados, además de la pugna en ascenso entre quienes consideran al agua una mercancía más y los convencidos de que solo es un bien social.

La primera década del siglo XXI casi concluye y la guerra anunciada por el agua orbita como el mayor conflicto geopolítico de la presente centuria. En las 263 cuencas hidrográficas internacionales y sistemas acuíferos transfronterizos existentes, donde vive casi la mitad de la población mundial, 158 carecen de marco común de gestión, precisa el informe WWDR-3, de Naciones Unidas.

"Existe una amenaza de estrés por el agua, de huida de los territorios en crisis y, en el peor de los casos, de guerras por los recursos en peligro de desaparición", alerta el documento.

Aunque el geógrafo estadounidense Aaron Wolf, director del proyecto Transboundary Freshwater Dispute (Conflictos transfronterizos sobre el agua) insiste en que el elemento natural sobresale como motivo de cooperación entre países, ya la ONU contabiliza más de 50 conflictos por su falta.

La cuenca del Trigris y del Éufrates es el centro de un contencioso entre Turquía, Siria e Irak; la del río Jordán, entre Siria, Palestina, Israel, Jordania y Líbano; la del Ganges y el Indo entre Bangladesh, India y Paquistán, y lo mismo sucede con las cuencas del Nilo y del Zambeze.

En América Latina, México y Estados Unidos disputan por el fronterizo río Bravo, además de las enormes dificultades de abastecimiento en la árida franja que los une.

Washington acusa a su vecino de no administrar bien el caudal, que se reduce en gran parte por evaporación, aunque estos argumentos, refieren analistas, encierran intereses relacionados con su privatización.

Diversos investigadores concuerdan en que la invasión a Irak, en marzo del 2003, fue también para controlar los ríos Éufrates y Tigris, los más importantes del Medio Oriente, donde el agua es tan preciada como el petróleo.

En América del Sur, la frecuente presencia del Jefe del Comando Sur de Estados Unidos en la Triple Frontera - entre Paraguay, Argentina y Brasil- constituye una forma de control sobre el Sistema Acuífero Guaraní (SAG), según una investigación del Centro de Militares para la Democracia, de Argentina.

Además, las declaraciones del Departamento de Estado norteamericano sobre la posible presencia de terroristas en esa región, corroboran los intereses de Washington en la zona, precisa el estudio.

El gigante del MERCOSUR, como también se conoce el SAG, es un inmenso reservorio de agua pura, que se extiende desde el norte de Brasil, por parte de Paraguay y Uruguay, y finaliza en la pampa argentina.

En respuesta a los conflictos emergentes, el Banco Mundial continúa invirtiendo y fomentando préstamos, convencido de que la privatización solucionará la escasez, ya que con precios más altos, no se derrocha y habrá un sistema hídrico más eficiente.

El bolsillo ciudadano resulta la medida más recurrente para atenuar la escasez, aunque el vital líquido está definido por Naciones Unidas como un recurso público y no como un objeto de comercialización.

No obstante, la Coca Cola predice que su agua, más cara que la gasolina en algunos países, terminará dando mayores beneficios que sus bebidas gaseosas.

Ya en el 2008 se hizo público que esta compañía envasaba agua potable en Londres y la vendía como agua mineral, a tres euros la botella, por todo el Reino Unido.

Las compañías francesas Vivendi y Suez, la alemana RWE, Thames Water, de Gran Bretaña; y la American Water Works, de Estados Unidos, se disputan el control monopólico del recurso, y, calculan los expertos, para el 2020 serán las dueñas mayoritarias del negocio mundial.

Mientras estos consorcios privados venden agua pura para subsanar el bajo acceso a la salubridad de millones de personas, sus dividendos superan a los de la industria farmacéutica, según la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Entre los años 1970 y 2000 sus ventas crecieron más de 80 veces, y al comenzar el nuevo milenio reportaban una ganancia de 200 mil millones de dólares.

Al monto ganancial se suman también los aportes por la construcción de redes de alcantarillado y saneamiento para potabilizar, distribuir y administrar el líquido.

Sin embargo, ya existen dos antecedentes de oposiciones populares contra los intentos de privatización. En el año 2000, en Bolivia, la empresa hispano-estadounidense Aguas del Tunari triplicó los precios de ese vital servicio, lo que provocó una revuelta masiva con muertos y heridos en la ciudad de Cochabamba, conocida hasta hoy como "la guerra del agua", que forzó a recolocar el suministro en manos estatales.

En Ecuador, en el 2003, varias organizaciones no gubernamentales denunciaron el incremento de la participación privada en ese preciado suministro. El Poder Judicial tomó medidas, pero no se concretaron hasta el 2007, bajo el mandato de Rafael Correa, quien frenó legalmente el proceso privatizador.

La combinación cada vez más explosiva del dinero, los conflictos y ocupaciones territoriales, dan razones a los expertos y organismos globales para que estén alertas en un caliente y sediento mundo, donde nunca faltan motivos para que brote otra guerra.

* Periodista de Prensa Latina especializada en temas globales.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 10

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014